Mises Wire

Home | Wire | Los mitos detrás de la afirmación «el capitalismo es racista»

Los mitos detrás de la afirmación «el capitalismo es racista»

  • inequality

Etiquetas Historia de EEUUHistorial Mundial

01/21/2021

A pesar de que numerosos estudios demuestran lo contrario, se sigue asumiendo ampliamente que el capitalismo perpetúa el racismo. Celebridades y académicos difunden incesantemente el mensaje de que el capitalismo engendra el racismo. Por ejemplo, recientemente en Twitter, la superestrella del atletismo Andre Iguodala informó a sus seguidores de que el capitalismo no puede separarse del racismo: «El capitalismo y el racismo van de la mano. Y no puedes tener uno sin el otro». Igualmente, mordaz es la declaración de la socióloga Edna Bonacich en una reseña académica: «El capitalismo y el racismo están estrechamente relacionados: .... La enorme riqueza de las empresas estadounidenses de propiedad blanca descansa sobre las espaldas del duro trabajo de los trabajadores, muchos de los cuales son personas de color».

A pesar de la popularidad de la retórica anticapitalista, es lamentablemente errónea. Algunos empresarios expresarán tendencias racistas, pero si están decididos a tener éxito en los negocios, no tienen otra alternativa que desprenderse de esas creencias. Gary Becker lo señaló hace años en su frecuentemente citado libro Economía de la discriminación. Becker planteaba que la competencia en el mercado libre hacía que a las empresas les resultara costoso discriminar a las personas por su identidad de grupo. Al negarse a contratar a solicitantes cualificados por motivos de raza o sexo, las empresas perderían cuota de mercado. Los racistas pueden oponerse a la contratación de personas ajenas a su raza, pero el quid de la cuestión es que el interés propio supera el colectivismo del racismo. Aunque los racistas aborrezcan a las minorías, el impulso de acumular riqueza es mucho más potente que el deseo de discriminar.

Del mismo modo, investigaciones recientes corroboran la tesis de Becker de que las empresas que practican la discriminación tienen menos probabilidades de seguir siendo competitivas. Devah Pager, en un innovador estudio de 2016 en el que se comprueba la relación entre la discriminación observada y la longevidad de las empresas, concluye que estas empresas muestran una mayor propensión al fracaso:

Este estudio se basa en las conclusiones de un estudio experimental de auditoría sobre la discriminación racial en el empleo realizado en la ciudad de Nueva York en 2004…. Vemos que el 17% de los establecimientos no discriminatorios habían fracasado en 2010, en comparación con el 36% de los que sí discriminaban. La probabilidad de quiebra de un empleador que discrimina parece, pues, más del doble que la de su homólogo no discriminador.

En el capitalismo, el atractivo del beneficio sirve como elemento disuasorio de la discriminación. Por ejemplo, la estridente resistencia de las empresas de tranvías del Sur de Jim Crow a las leyes que les obligaban a segregar a los clientes negros demuestra de forma conmovedora la hostilidad del mercado a la discriminación injusta. La economista Jennifer Roback, en un artículo titulado «Racism as Rent-Seeking», ilustra con lucidez que estas leyes fueron el resultado de un emprendimiento político:

Las relaciones raciales en el sur de Estados Unidos se encontraban en un estado de cambio en el período inmediatamente posterior a la Guerra Civil y permanecieron así hasta el cambio de siglo, cuando se implantó el sistema «Jim Crow» de rígida segregación…Los tranvías municipales estaban segregados por ley en muchas ciudades del sur…Antes de la legislación, los pasajeros de los tranvías de muchas ciudades se sentaban donde querían y junto a quien querían. Hay pocos indicios de que la segregación se introdujera en respuesta a las demandas de los pasajeros, y en algunos casos, los pasajeros de ambas razas estaban descontentos con la nueva norma. Además, algunas de las propias compañías de tranvías se resistieron activamente a la segregación, alegando que ésta sería demasiado cara…. Los pasajeros blancos parecían ser indiferentes a la segregación; las compañías de tranvías se resistieron a la segregación; ciertamente, los pasajeros negros se resistieron a la segregación. ¿Quién la deseaba tanto como para trabajar por su introducción? Los candidatos más probables son los políticos que creían que existía un sentimiento latente a favor de la segregación entre los blancos. Los empresarios políticos podían ofrecer a los votantes blancos algo que valoraran lo suficiente como para votar, pero no lo suficiente como para asumir los costes de forma privada. A través de la acción colectiva, los costes de la segregación podrían imponerse a los pasajeros negros (privados de derechos) y a las compañías de tranvías (reguladas).

Roback se refiere a estas tácticas como «búsqueda de rentas psíquicas», indicando que la gente aprovecha la fuerza del gobierno para adquirir beneficios psicológicos para sí mismos, a pesar de incurrir en gastos para otros.

A pesar de la propaganda de los izquierdistas, la retórica no sustituye a los hechos. La historia revela que la discriminación se inspira principalmente en la agenda corrupta de los buscadores de rentas en connivencia con el gobierno. El destacado economista sudafricano Thomas Hazlett señala que esto suele ser así:

La fiebre del oro sudafricana hizo que la sinergia natural entre el capital propiedad de los blancos y la abundante mano de obra negra fuera abrumadora…. Los trabajadores blancos temían la gran oferta de mano de obra africana como la competencia de bajo precio que era. Por ello, los comerciantes blancos y los funcionarios del gobierno, incluida la policía, acosaban regularmente a los trabajadores africanos para disuadirlos de viajar a las minas y competir por puestos permanentes. A partir de la década de 1890, la Cámara de Minas, un grupo de empresarios, se quejó regularmente de esta discriminación sistemática e intentó conseguir un mejor trato para los trabajadores negros. Su gesto no era altruista ni se basaba en creencias liberales…. Pero en este caso tenían un claro incentivo económico: los costes laborales se minimizaban cuando las normas eran daltónicas. Este interés propio era tan poderoso que llevó a la cámara a financiar las primeras demandas y campañas políticas contra la legislación segregacionista.

Del mismo modo, Sudáfrica durante el Apartheid es un excelente caso de estudio del poder del mercado para eliminar el racismo. Para proteger a los blancos de la competencia, se impidió por ley que los negros ocuparan puestos de trabajo de cuello blanco. Esto no sólo limitó su productividad, sino que también redujo el número de empleados negros capaces de aceptar trabajos industriales, creando así una escasez artificial de mano de obra. Por ello, el Comité Consultivo de Empresarios Sudafricanos sobre Asuntos Laborales presionó en 1977 para que se eliminara la discriminación por raza o color de todos los aspectos de las prácticas de empleo. Por lo tanto, motivados por el objetivo de ganar riqueza, incluso los viles racistas evitarán las políticas racistas.

Ciertamente, algunos propietarios y empresarios encontrarán nichos en los que puedan atender a clientes racistas. Pero para quienes desean alcanzar altos niveles de crecimiento y éxito, los datos son claros: atender indiscriminadamente a todos los clientes y trabajadores es el camino hacia la riqueza. Esencialmente, el poder del libre mercado es el mejor antídoto contra el racismo. Los empresarios buscan ganar en los negocios, y practicar una discriminación basada en la raza es la forma más segura de perder. Cabe destacar también el hecho de que las personas que emigran de otros países, independientemente de su raza, se vuelven más ricas después de trasladarse a Estados Unidos. Sin embargo, irónicamente, muchos de los que lamentan la naturaleza racista del capitalismo estadounidense también insisten en que los inmigrantes mejoran su vida al emigrar a Estados Unidos.

Tanto la teoría como la investigación empírica demuestran que un mercado verdaderamente competitivo es incongruente con el racismo, pero, evidentemente, decir lo contrario confiere a los izquierdistas los beneficios de expresar las «creencias de lujo» de las élites.

Author:

Contact Lipton Matthews

Lipton Matthews is a researcher, business analyst, and contributor to Merion West, The Federalist, American Thinker, Intellectual Takeout, mises.org, and Imaginative Conservative. He may be contacted at lo_matthews@yahoo.com or on Twitter (@matthewslipton).

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire