Mises Wire

Home | Wire | Los hogares estadounidenses obtuvieron ganancias económicas antes del covid, pero este progreso se puede perder

Los hogares estadounidenses obtuvieron ganancias económicas antes del covid, pero este progreso se puede perder

  • ladder

Etiquetas Economía de EEUUHistoria de EEUU

02/26/2021

Antes de 2020, había signos crecientes de una mayor prosperidad económica para una amplia variedad de grupos de ingresos en Estados Unidos. Queda por ver si esta prosperidad sobrevive a los confinamientos del covid y a los niveles cada vez más altos de regulaciones gubernamentales. Pero, a pesar de la política monetaria y fiscal cada vez más imprudente de la última década, hubo indicios claros de progreso.

Por ejemplo, un estudio histórico publicado por el Pew Charitable Trust, que hace un seguimiento de la movilidad de los ingresos desde 1968, muestra que el 50% de los estadounidenses tienen más riqueza que sus padres a la misma edad. Además, el 72% de los estadounidenses cuyos padres se encontraban en el quinto inferior de la escala de riqueza y el 55% de aquellos cuyos padres se encontraban en el quintil medio superan la riqueza familiar de sus padres cuando son adultos.

Por otra parte, dentro de los informes negativos se encuentran las asombrosas ganancias obtenidas por las personas más pobres en relación con las ricas. La investigación demuestra que aproximadamente la mitad de los contribuyentes que empezaron en el quintil inferior en 1996 habían ascendido a un grupo de ingresos superior en 2005. Más interesante aún es el hecho de que la mediana de los ingresos de las personas que inicialmente estaban en los grupos de ingresos más bajos se aceleró más que la de las personas que inicialmente estaban en los grupos de ingresos más altos. En contra de las afirmaciones populares, son las personas más pobres las que están adquiriendo grandes ganancias. Citando la Encuesta de Finanzas del Consumidor de la Junta de la Reserva Federal, el Wall Street Journal sostiene en un reciente editorial que los pobres parecen estar prosperando en Estados Unidos:

«[L]as familias en la parte superior de las distribuciones de ingresos y riqueza experimentaron muy poco ... crecimiento» en el patrimonio neto entre 2016 y 2019 «después de experimentar grandes ganancias entre 2013 y 2016», mientras que «las familias cerca de la parte inferior de las distribuciones de ingresos y riqueza generalmente continúan experimentando ganancias sustanciales».

Además, a pesar de los lamentos por el racismo sistémico, el informe concluye que, aunque las familias blancas y negras experimentaron un crecimiento similar en la mediana de los ingresos, la mediana de los ingresos cayó para las familias blancas y aumentó ligeramente para las familias negras. Curiosamente, la tasa de propiedad de la vivienda creció durante 2016-19 hasta el 64,9%, una inversión de la tendencia negativa entre 2004 y 2016. Las familias también vieron cómo el valor neto medio de la vivienda (el valor de una casa menos la deuda garantizada por la vivienda) aumentó a unos 120.000 dólares desde unos 106.000 dólares en 2016. Las familias de bajos ingresos también aumentaron su propiedad de acciones corporativas. Por lo visto, la retórica catastrofista de los izquierdistas claramente no se ajusta a la realidad.

Mientras tanto, según datos de la Oficina del Censo de Estados Unidos, en 2018, el 30,4% de los hogares estadounidenses ganaban más de 100.000 dólares, frente al 9,7% de 1967. Asimismo, la proporción de hogares que ganaban 35.000 dólares o menos era del 27,9 por ciento en 2018, frente al 36,4 por ciento de 1967.

Muchos también descubrieron que el coste de la vida estaba disminuyendo en términos reales. Por ejemplo, la economista Marian Tupy en un artículo reciente plantea que el precio del tiempo de los productos básicos cayó un 72,3 por ciento entre 1980 y 2018. Por lo tanto, el tiempo que se tarda en ganar dinero para comprar una unidad de una cesta de productos básicos podría comprar 3,62 unidades en 2018. Con una mayor renta disponible, el estadounidense medio está mejor hoy que veinte años antes. Del mismo modo, Emily Dohrman y Bruce Fallick, en una publicación de 2020, concluyen que a los estadounidenses de clase media les va bastante bien: «Al comparar los ingresos de los hogares de la clase media en Estados Unidos en 1980 con los actuales, llegamos a la conclusión de que los ingresos reales de la clase media de hoy en día son algo más altos de lo que solían ser, en particular para los hogares encabezados por dos adultos.... Sin embargo, también constatamos que el aumento de los precios se ve compensado por el descenso relativo de los precios del transporte, la alimentación y el ocio, entre otros, lo que hace que los ingresos reales de la clase media sean ligeramente superiores a los del pasado.»

Todo esto parece ser una buena noticia. Sin embargo, las regulaciones onerosas pueden acabar con los progresos realizados. El Instituto de Reforma Urbana, en su documento sobre la movilidad, opina que las minorías étnicas y las personas en general, se desenvuelven mejor en las regiones donde el clima es propicio para la inversión. Una de las políticas señaladas específicamente como una barrera para el sueño americano es la zonificación:

El asalto a la construcción suburbana y a la vivienda unifamiliar ha sido un factor importante en el impulso de los precios medios de la vivienda en las áreas metropolitanas costeras de California: Los Ángeles, San Francisco, San Diego y San José…. Las normativas restrictivas sobre el uso del suelo también se han asociado a gran parte de las viviendas inasequibles en Portland, Seattle, Denver y Miami, mientras que la zonificación rural en la periferia urbana ha hecho que las nuevas extensiones suburbanas sean demasiado caras para desarrollarlas en los alrededores de Nueva York y Boston.... Es difícil imaginar políticas públicas más desfavorables para las aspiraciones de las familias negras e hispanas.

El estudio continúa: «A pesar de ello, los regímenes de planificación han instituido políticas, a menudo aplicadas como necesidades medioambientales, que han contribuido a aumentar los precios de la vivienda en muchas grandes ciudades, especialmente en las costas. Apenas un tercio de los afroamericanos son propietarios de viviendas en Los Ángeles, Boston o Nueva York». Por ello, no debería sorprendernos que los empresarios y los estadounidenses de a pie abandonen estados reguladores como California y Nueva York para instalarse en el Sur.

Author:

Contact Lipton Matthews

Lipton Matthews is a researcher, business analyst, and contributor to Merion West, The Federalist, American Thinker, Intellectual Takeout, mises.org, and Imaginative Conservative. Visit his YouTube channel, with numerous interviews with a variety of scholars, here. He may be contacted at lo_matthews@yahoo.com or on Twitter (@matthewslipton).

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire