Mises Wire

Home | Wire | Los gobiernos están fallando en sus deberes más básicos —mientras prometen cosas gratis

Los gobiernos están fallando en sus deberes más básicos —mientras prometen cosas gratis

  • car

Etiquetas Historia de EEUU

06/17/2021

Tres manzanas de la ciudad fueron sistemáticamente incendiadas mientras cientos de policías locales observaban la violencia. Obedecían órdenes de no dañar a los incendiarios. Se llamó a la Guardia Nacional, añadiendo más vigilantes armados. Una gendarmería pasiva asociada a una rebelión abierta no se había visto nunca en la historia de Estados Unidos, hasta hace poco.

Salvo por la variación de los detalles y las cifras, este tipo de cosas se dan hoy en día.

¿Le parece que lo anterior se ha escrito recientemente? Aunque podría haber sido escrito a principios de este año, no lo fue. Leonard Read lo escribió en «Social Reformers as Keepers of the Peace» (Los reformistas sociales como guardianes de la paz), capítulo 8 de su obra de 1969 The Coming Aristocracy. Pero ofrece una aguda visión de la reciente agitación y violencia en Estados Unidos.

Sin embargo, lo más importante para nosotros hoy es el análisis que hace Read de por qué ha sucedido. En particular, la relación entre lo que prometen los candidatos políticos y su capacidad para mantener la paz parece tan descriptiva de este año como cuando escribió.

Estas depredaciones crecientes... plantean la pregunta: ¿Hemos perdido nosotros, los del «mundo libre», el arte de mantener la paz y, si es así, por qué? ¿Qué es lo que realmente está en la raíz de esta violencia desenfrenada?

Buena parte de la culpa la tiene el electorado que ha colocado a los reformistas sociales en los cargos del gobierno federal, estatal y local.

Mantener la paz es una tarea altamente especializada del gobierno, y los reformistas sociales están particularmente descalificados para desempeñar esta función; son agitadores, no pacificadores. Cuando se trata de mantener la paz, los reformistas sociales son unos inadaptados, ¡un fracaso lamentable!

Estamos eligiendo a reformistas para los ayuntamientos, las legislaturas estatales, el Congreso y los puestos administrativos más altos. Siendo así, ¿es de extrañar que los alborotadores no tengan freno? Los mafiosos se encuentran entre los clientes de estos agitadores del cambio... y con demasiada frecuencia de forma coherente con las políticas declaradas de los reformistas sociales.

¿Qué quería decir Read con «reformistas sociales» que los hacía «peculiarmente no calificados» para mantener la paz?

¿Cómo podemos saber si un candidato a un cargo público es un reformista social? Simplemente escuchando su programa, las cosas que pretende hacer si es elegido.

Si un candidato menciona siquiera lo que va a hacer por algún grupo o clase o minoría o localidad con el dinero de otras personas, es decir, si propone alimentar el nido de algunos a costa de otros, debe ser clasificado como un reformista social, y además sin principios. Estos reformistas prometen hacer cosas buenas, no voluntariamente con los frutos de su propio trabajo, sino mediante el uso de la coacción; se apoyan en la fuerza del gobierno para lograr sus fines; expropian coactivamente los frutos de tu trabajo y del mío para hacer su «bien».

Estos reformistas de orientación política que aplicarían la coerción ... se jactan elocuentemente de lo que pretenden hacer ... lo que más pueden hacer por nosotros con nuestro dinero.... Los votantes ingenuos, engañados por estas tonterías, son los culpables. Se sienten fascinados por las perspectivas de «ganancias sociales», y muy decepcionados cuando los que prometen esas ganancias no mantienen la paz.

En respuesta a las crecientes promesas de violaciones coercitivas de los derechos de algunas personas en nombre de esperados clientes políticos, Read insistió: «¡América políticamente está fuera de rumbo!» ¿Por qué?

Sólo queda un vestigio de la idea de que el papel del gobierno es mantener la paz; en su lugar está la noción de que la fuerza implícita en el gobierno es implementar la reforma social. Así, los debates políticos se centran menos en el mantenimiento de la paz que en su perturbación; la discusión se centra en la mejor manera de utilizar la coerción para redistribuir las ganancias y los ahorros adquiridos pacíficamente a través de la producción y el intercambio. Mientras prevalezca este sentimiento redistribucionista, los reformistas sociales competirán entre sí para acomodarse a él. No es probable que, en estas condiciones, encontremos individuos compitiendo entre sí para mantener la paz.

¿Cómo recuperar el rumbo?

Cualquier cambio a mejor debe originarse en la mente de los votantes como una apreciación más realista de la esencia del gobierno. Conocer la naturaleza del gobierno es el primer paso para saber qué no pedirle.

La característica esencial del gobierno es la fuerza organizada.... La fuerza organizada puede ... inhibir, prohibir, penalizar, restringir, reprimir. La fuerza organizada no puede ser una agencia para la creatividad ... descubrimiento, invención, intuición, inquisición, perspicacia.

En consecuencia,] podemos deducir lógicamente el papel adecuado del gobierno simplemente preguntando: ¿Qué es lo que en conciencia debe ser prohibido, penalizado, reprimido? La respuesta se ha dado en los códigos morales: las acciones destructivas de los hombres como la violencia, el fraude, la depredación, la tergiversación.... Limitar el gobierno a esta función policial, pues aquí está su papel de principio.

El balance del mensaje es igual de claro: nunca utilices la fuerza para conseguir un fin creativo, ya sea la vivienda, el poder y la luz, la educación, la medicina, el bienestar, la seguridad, la prosperidad, la caridad. Deja estos logros deseables a la creatividad que sólo puede florecer entre los hombres cuando son libres.

¿Cómo podría esto realinear la brújula política?

Si el gobierno se limitara a su función de principios, en contraposición al concepto estatista o reformista social, los funcionarios de todos los niveles se preocuparían por la codificación de los «no debes» y su aplicación. La justicia común -todos iguales ante la ley como ante Dios- sería su sello. Nosotros, los votantes, juzgaríamos a los candidatos por su sentido de la justicia, por su capacidad para mantener un campo justo y sin favores, por su competencia para redactar leyes prohibitivas y por su habilidad para mantener la paz y el orden.

Los discursos se parecerían poco a lo que los candidatos prometen hoy.

Los hombres con el potencial de estadista que tanto se necesita... serán sacados de la oscuridad... cuando exista un público, y no antes... personas que comprendan la diferencia entre un gobierno de reformistas sociales y un gobierno para mantener la paz y el orden, con una fuerte preferencia por este último.... Escucharemos respuestas a nuestras esperanzas y oraciones cuando sepamos qué pedir.

¿Qué requeriría una reorientación tan importante de los ciudadanos americanos?

No hay lugar para los reformistas sociales en los puestos gubernamentales, ya que estos puestos les dotan de un poder coercitivo que utilizan erróneamente para lograr sus «reformas». La reforma, para que tenga sentido, es un giro volitivo a mejor, al que la coerción es obviamente antagónica.

Tenemos que sacar de la oscuridad a los potenciales estadistas que pueden mantener la paz. Para llevar a cabo este cambio no hace falta mucho más que un sentido razonable de la justicia y un conocimiento de lo que el gobierno debe y no debe hacer.

La propuesta de Leonard Read para la mejora política limitaría el gobierno a proporcionar beneficios mutuos en lugar de beneficios inmerecidos para algunos a costa de otros de forma inmerecida e involuntaria. En cierto sentido, no exigiría tanto a los americanos. Sin embargo, nos hemos rebajado a nuestra actual malversación política como resultado de que un gran número de personas han seguido el consejo de Read en la brecha y los políticos han intentado comprar sus votos.

En consecuencia, desde donde estamos ahora, restablecer «un sentido razonable de la justicia y un conocimiento de lo que el gobierno debe y no debe hacer» es un paso muy largo. Para darlo también es necesario que haya una voluntad generalizada de actuar de forma adecuada a partir de ese conocimiento, incluso cuando amenace el lugar de alguien en el comedero político del poder y los recursos. Read pasó gran parte de su vida adulta defendiendo los argumentos morales y prácticos para hacer exactamente eso. Sin embargo, hoy parece que estamos más lejos de ese objetivo, no más cerca, y todavía no hemos visto una corriente de gente abierta a escuchar la lección y a actuar en consecuencia. Esto puede ser deprimente para los amantes de la libertad, pero para los que renuncian a la coerción, la explicación clara y la persuasión es el único medio posible para conseguirla.

Author:

Gary Galles

Gary M. Galles is a Professor of Economics at Pepperdine University and an adjunct scholar at the Ludwig von Mises Institute. He is also a research fellow at the Independent Institute, a member of the Foundation for Economic Education faculty network, and a member of the Heartland Institute Board of Policy Advisors.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire