Mises Wire

Home | Wire | Los empresarios están motivados por la ganancia, no el riesgo

Los empresarios están motivados por la ganancia, no el riesgo

  • risk

Etiquetas El emprendedor

06/02/2021

Según la teoría del portafolio moderna (MPT por sus siglas en inglés), los precios de los activos financieros reflejan plenamente toda la información disponible y relevante, y cualquier ajuste a la nueva información es prácticamente instantáneo.

Por ejemplo, si el banco central sube los tipos de interés un 0,5 por ciento, y si los participantes en el mercado preveían esta acción, los precios de los activos reflejarán este aumento esperado antes de que el banco central suba los tipos de interés. Obsérvese que, una vez que el banco central suba los tipos de interés en un 0,5%, este aumento no tendrá ningún efecto sobre los precios de los activos, puesto que ya está incorporado en los precios de los activos.

Sin embargo, si el banco central sube los tipos de interés un 1%, en lugar del 0,5% esperado por los participantes en el mercado, los precios de los activos financieros reaccionarán a este aumento adicional.

Según la MPT, el inversor individual no puede ser más astuto que el mercado negociando sobre la base de la información disponible, puesto que la información disponible ya está contenida en los precios de los activos. Los cambios en los precios de los activos se producen debido a las noticias, que no pueden predecirse de forma sistemática.

Esto significa que los métodos que intentan extraer información de los datos históricos, como el análisis fundamental o el análisis técnico, son de poca ayuda, ya que todo lo que un analista descubre en los datos ya es conocido por el mercado y, por tanto, no ayudará a «ganar dinero».

Los defensores de la MPT argumentan que, si los datos del pasado no contienen información para la predicción de los precios futuros, entonces se deduce que no tiene sentido prestar atención al análisis fundamental. Según uno de los pioneros de la MPT, Burton G. Malkiel, en su libro Un paseo aleatorio por Wall Street,

Un mono con los ojos vendados lanzando dardos a las páginas financieras de un periódico podría seleccionar una cartera que lo hiciera tan bien como una seleccionada cuidadosamente por el experto.

¿Tiene sentido el marco de la MPT?

¿Es válido argumentar que la información del pasado está completamente integrada en los precios y, por tanto, no tiene ninguna importancia? Es cuestionable que los participantes en el mercado puedan descontar la duración y la fuerza de diversos fenómenos.

Por ejemplo, una bajada de los tipos de interés por parte del banco central, anticipada por el mercado, aunque se considere una noticia antigua, que por lo tanto se supone que no tiene efectos reales, de hecho, pondrá en marcha el ciclo de auge y quiebre.

Obviamente, estos cambios en los ingresos reales de los individuos conducirán a cambios en los precios relativos de los activos. Por lo tanto, sugerir que, de alguna manera, el mercado incorporará rápidamente todos los efectos futuros de diversos acontecimientos presentes sin decirnos cómo se hace es cuestionable.

Incluso si aceptáramos que la tecnología moderna permite que todos los participantes en el mercado tengan el mismo acceso a las noticias, sigue existiendo el problema de la interpretación de las mismas. Hay que tener en cuenta que los mercados están formados por inversores individuales que necesitan tiempo para comprender las implicaciones de las distintas causas y sus repercusiones en los precios de los activos financieros.

Incluso si una causa concreta fue anticipada por el mercado, eso no significa que haya sido comprendida y, por tanto, descontada. Si esto fuera así, significaría que los participantes en el mercado podrían evaluar inmediatamente las futuras respuestas y contrarespuestas de los consumidores a una causa determinada. Esto, por supuesto, debe significar que los participantes en el mercado no sólo deben conocer las preferencias de los consumidores, sino también cómo van a cambiar estas preferencias. Las preferencias de los consumidores, sin embargo, no pueden revelarse antes de que éstos hayan actuado.

La MPT implica que la diversificación reduce el riesgo de inversión

La idea básica de la MPT es que la compilación de una cartera de valores volátiles, es decir, de valores de riesgo, conducirá a una reducción del riesgo global. El principio rector para combinar los valores de este modo es que cada uno de ellos representa actividades que se ven afectadas por determinados factores de forma diferente. Una vez combinadas, estas diferencias se anularán entre sí, reduciendo así el riesgo total.

La teoría indica que el riesgo puede dividirse en dos partes. La primera parte está asociada a la tendencia de los rendimientos de una acción a moverse en la misma dirección que el mercado general. La otra parte del riesgo resulta de factores peculiares de una empresa concreta.

La primera parte del riesgo se denomina riesgo sistemático y la segunda, no sistemático. Según la MPT, mediante la diversificación sólo se elimina el riesgo no sistemático. El riesgo sistemático no puede eliminarse mediante la diversificación. Se sostiene que la rentabilidad de cualquier acción o cartera está relacionada positivamente con el riesgo sistemático, es decir, cuanto mayor sea el riesgo sistemático, mayor será la rentabilidad.

El riesgo sistemático de las acciones capta la reacción de las acciones individuales a los movimientos generales del mercado. Algunas acciones tienden a ser más sensibles a los movimientos del mercado, mientras que otras muestran menos sensibilidad.

La sensibilidad relativa a los movimientos del mercado se estima mediante métodos estadísticos y se conoce como beta. (Beta es la descripción numérica del riesgo sistemático). Si una acción tiene una beta de 2, significa que por término medio oscila el doble que el mercado. Si el mercado sube un 10%, la acción tiende a subir un 20%. Sin embargo, si la acción tiene una beta de 0,5, entonces tiende a ser más estable que el mercado.

¿Las ganancias recompensan la asunción de riesgos?

¿Es cierto que las ganancias son una recompensa por la asunción de riesgos? No. En palabras de Ludwig von Mises,

Una falacia popular considera que la ganancia empresarial es una recompensa por la asunción de riesgos. Considera al empresario como un jugador que invierte en la lotería después de haber sopesado las posibilidades favorables de ganar un premio frente a las posibilidades desfavorables de perder su apuesta. Esta opinión se manifiesta más claramente en la descripción de las transacciones bursátiles como una especie de juego.1

Mises sugiere entonces,

Cada palabra de este razonamiento es falsa. El propietario del capital no elige entre inversiones más arriesgadas, menos arriesgadas y seguras. Se ve obligado, por el propio funcionamiento de la economía de mercado, a invertir sus fondos de tal manera que satisfagan lo mejor posible las necesidades más urgentes de los consumidores.2

Mises añade a continuación,

Un capitalista nunca elige aquella inversión en la que, según su comprensión del futuro, el peligro de perder su aportación es menor. Elige aquella inversión en la que espera obtener las mayores ganancias posibles.3

Un inversor que se preocupa por el riesgo en lugar de identificar las oportunidades de ganancia es probable que se perjudique a sí mismo. Sobre esto Mises escribió

No existe una inversión segura. Si los capitalistas se comportaran de la manera que describe la fábula del riesgo y se esforzaran por conseguir lo que consideran la inversión más segura, su conducta haría que esta línea de inversión fuera insegura y seguramente perderían su aportación.4

Una vez más, para un empresario el criterio último para invertir su capital es emplearlo en aquellas actividades que producirán bienes y servicios que están en la lista de prioridades de los consumidores. Este esfuerzo por satisfacer las necesidades más urgentes de los consumidores es lo que produce las ganancias. La magnitud del rendimiento de la inversión de un empresario no viene determinada por el riesgo que asume, sino por el hecho de que cumpla los deseos de los consumidores.

En un intento de minimizar el riesgo, los practicantes de la MPT tienden a instituir un alto grado de diversificación. Sin embargo, tener un gran número de valores en una cartera podría dejar poco tiempo para analizar los valores y comprender sus fundamentos. Esto podría aumentar la probabilidad de poner demasiado dinero en malas inversiones. Esta forma de hacer negocios no sería una inversión empresarial, sino más bien un juego de azar.

John Maynard Keynes también tenía dudas sobre la diversificación para reducir el riesgo. El 15 de agosto de 1934, Keynes escribió a Francis Scott, presidente de Provincial Insurance,

A medida que pasa el tiempo, me convenzo cada vez más de que el método correcto de inversión es poner sumas bastante grandes en empresas de las que uno cree que sabe algo y en cuya gestión cree plenamente. Es un error pensar que uno limita su riesgo repartiendo demasiado entre empresas de las que sabe poco.5

Conclusión

La teoría moderna de la cartera (MPT) da la impresión de que hay una diferencia entre invertir en el mercado de valores e invertir en una empresa. El éxito o el fracaso de la inversión en acciones depende en última instancia de los mismos factores que determinan el éxito o el fracaso de cualquier empresa. Los defensores de la MPT sostienen que la diversificación es la clave para la creación de los mejores rendimientos constantes posibles. La clave debería ser la rentabilidad de las distintas inversiones y no la diversificación como tal. Además, siguiendo la MPT, si uno quiere asegurarse una mayor ganancia, tiene que asumir un mayor riesgo. De hecho, la magnitud de la rentabilidad de la inversión de un empresario no viene determinada por la cantidad de riesgo que asume, sino por el hecho de que cumpla los deseos de los consumidores.

  • 1. Ludwig von Mises, Human Action: A Treatise on Economics, edición académica. (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 1998), p. 805.
  • 2. Mises, Human Action, p. 805.
  • 3. Mises, Human Action, p. 806.
  • 4. Mises, Human Action, p. 806.
  • 5. Citado en David Chambers y Elroy Dimson, «Keynes the Stock Market Investor» (manuscrito inédito, 5 de marzo de 2012), PDF.
Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire