Mises Wire

Home | Wire | Los despliegues de tropas en Washington son un desastre a punto de ocurrir

Los despliegues de tropas en Washington son un desastre a punto de ocurrir

  • national guard capitol

Etiquetas Sistema LegalEl Estado PolicialHistoria de EEUU

02/10/2021

«La tiranía en la forma es el primer paso hacia la tiranía en el fondo», advirtió el senador John Taylor hace doscientos años en su clásico olvidado, Tyranny Unmasked. A medida que el despliegue masivo de tropas de la Guardia Nacional en Washington entra en su segundo mes, gran parte de los medios de comunicación y muchos miembros del Congreso están encantados de que se prolongue al menos hasta mediados de marzo. Pero los estadounidenses harían bien en reconocer los crecientes peligros de la militarización de las disputas políticas estadounidenses.

La ocupación militar de Washington fue provocada por los enfrentamientos del 6 de enero en el Capitolio entre los partidarios de Trump y las fuerzas del orden, en los que murieron tres personas (entre ellas un policía del Capitolio) como resultado de la violencia. Alrededor de ochocientos manifestantes y otras personas entraron ilegalmente en el Capitolio, aunque muchos de ellos entraron de forma no violenta a través de las puertas abiertas y la mayoría salieron sin incidentes horas después.

El gobierno federal respondió desplegando veinticinco mil efectivos de la Guardia Nacional para evitar problemas durante la toma de posesión del presidente Joe Biden, la primera inauguración desde 1865 con la capital repleta de soldados armados. Las protestas estuvieron casi totalmente prohibidas en Washington durante la toma de posesión.

En lugar de terminar tras la apagada celebración de la inauguración, el despliegue de tropas se prolongó para el juicio de destitución del Senado. El senador Chris Murphy (D-CT) declaró: «Mientras Donald Trump tenga el poder de los republicanos del Senado, todavía existe la posibilidad de que incite otro atentado en el Capitolio». Pero la votación en el Senado de la moción del senador Rand Paul (R-KY) que tilda el juicio de inconstitucional señaló que el juicio será anticlimático porque es poco probable que Trump sea condenado. El juicio en sí puede ser poco más que una serie de charlatanes, alternando entre los histriónicos miembros demócratas de la Cámara de Representantes y los abogados de Trump que dan golpes salvajes en la mesa. Un diluvio inútil de vitriolo político se burlará de los llamamientos de Biden a la unidad nacional.

Luego, el despliegue de tropas se prolongó al menos hasta mediados de marzo debido a las amenazas no identificadas hechas a los miembros del Congreso. El Secretario del Ejército en funciones, John Whitley, anunció la semana pasada: «Hay varios eventos próximos —no sabemos cuáles son— en las próximas semanas, y les preocupa que pueda haber situaciones en las que haya protestas legales, protestas protegidas por la Primera Enmienda, que puedan ser utilizadas por actores maliciosos, o que puedan surgir otros problemas».

«No sabemos qué son», pero alguien escuchó algo en alguna parte, así que el despliegue militar continuará. Las amenazas se han producido en oleadas hacia los miembros del Congreso al menos desde la crisis agraria de los años ochenta, pero las amenazas anteriores no desembocaron en la ocupación de la capital.

El despliegue de tropas también se está justificando con un revisionismo melodramático. En un testimonio ante el Congreso la semana pasada, el jefe en funciones de la Policía del Capitolio, Yogananda Pittman, describió el enfrentamiento del 6 de enero en el Capitolio como «un ataque terrorista de decenas de miles de insurrectos». Por lo visto, cualquiera que se alejara de la escena del ridículo discurso de Trump «He ganado por goleada» hasta el Capitolio era un terrorista, o al menos un «insurrecto» (que es simplemente «terrorista» deletreado con más letras). ¿Basta con «pasear por el Mall con malos pensamientos» para ser clasificado como terrorista en la era Biden?

Colocar miles de tropas en las calles de la capital de la nación podría ser una bomba de relojería. Cuanto más tiempo esté desplegada la Guardia Nacional en Washington, mayor será el riesgo de que se produzca una catástrofe del calibre de Kent State. La descarga de fuego de la Guardia Nacional de Ohio en 1970, que mató a cuatro estudiantes e hirió a otros nueve, fue un momento decisivo para la era de Vietnam.

Cuarenta años después, el Cleveland Plain Dealer publicó una investigación sobre el tiroteo de Kent State basada en nuevos análisis de las grabaciones de audio del lugar de los hechos. El Plain Dealer llegó a la conclusión de que un informante del FBI que estaba fotografiando a los manifestantes estudiantiles hizo cuatro disparos con su revólver del calibre 38 después de que los estudiantes empezaran a amenazarle. Esos disparos comenzaron apenas un minuto antes de que la Guardia Nacional de Ohio abriera fuego. Al parecer, los disparos del informante del FBI asustaron a los mandos de la guardia, haciéndoles creer que estaban recibiendo disparos de francotiradores, lo que motivó la orden de disparar a los estudiantes. El informante negó haber disparado, pero los testigos declararon lo contrario. (El FBI sacó al informante del lugar de los hechos y más tarde se convirtió en un policía de narcóticos encubierto en Washington, DC). Aunque no hay pruebas de que el FBI buscara provocar una matanza en Kent State, los agentes del FBI que participaban en COINTELPRO (el Programa de Contrainteligencia) en los años sesenta y setenta se jactaban de las operaciones de «falsa bandera» que provocaban matanzas.

Si algún grupo malintencionado quisiera sumir a esta nación en el caos y el miedo, las tropas de la Guardia Nacional en un puesto de control serían un objetivo fácil, al menos durante los primeros momentos después de que se les disparara (la mayoría de las tropas no tienen cargadores de munición en sus rifles). La reacción arrolladora del 6 de enero podría ser superada con creces si las tropas son abatidas a tiros, independientemente de que los culpables sean extremistas de derechas, Antifa o infiltrados extranjeros. Un ataque a las tropas probablemente perpetuaría la ocupación militar y potencialmente incitaría a Biden a declarar la ley marcial.

La primavera pasada, cuando estallaron los disturbios tras el asesinato de George Floyd en Minneapolis, el presidente Trump advirtió que «el Gobierno Federal intervendrá y hará lo que haya que hacer, y eso incluye usar el poder ilimitado de nuestras Fuerzas Armadas y muchos arrestos.» Muchos activistas se mostraron justificadamente horrorizados ante el espectro de que Trump se hiciera con el poder dictatorial sobre zonas asoladas por protestas violentas. Pero el peligro sigue existiendo independientemente de quién sea el presidente.

La ley marcial es la máxima revocación de los derechos constitucionales: cualquiera que desobedezca las órdenes de los soldados puede ser fusilado. Hay muchos actores malévolos, aquí y en el extranjero, que se deleitarían con la declaración de la ley marcial en Washington, la mayor desgracia para la democracia más orgullosa del mundo.

Desgraciadamente, Biden tendría mucho apoyo inicialmente si proclamara que la violencia en Washington le obliga a declarar la ley marcial. Como señaló el Washington Post en 2018, una encuesta de opinión pública mostró que el 25 por ciento de los estadounidenses creía que «una toma de posesión militar estaba justificada si había corrupción o crimen generalizado». El Journal of Democracy informó que las encuestas mostraron que solo el 19 por ciento de los Millennials en los Estados Unidos creían que sería ilegítimo «en una democracia que los militares tomaran el control cuando el gobierno es incompetente o no hace su trabajo». Pero confiar en el gobierno militar para el cumplimiento de los deseos de los Millennials sería la mayor locura de todas. El apoyo a la ley marcial es la prueba definitiva del declive de la cultura política en esta nación.

Independientemente de los riesgos, algunos políticos se aferran a la presencia de las tropas en Washington como Linus se aferra a su «manta de seguridad» en un dibujo animado de Peanuts. ¿Veremos ahora alarmas periódicas de una larga serie de políticos y cargos políticos que trabajan para «mantener el miedo»?

La historia está plagada de historias de naciones azotadas por una ley marcial «temporal» que se perpetuó. Cualquiera que crea que Estados Unidos es inmune debería recordar la advertencia del senador Taylor en 1821 contra la presunción de que «nuestro buen sistema teórico de gobierno es una seguridad suficiente contra la tiranía real».

Author:

James Bovard

James Bovard is the author of ten books, including 2012’s Public Policy Hooligan, and 2006’s Attention Deficit Democracy. He has written for the New York Times, Wall Street Journal, Playboy, Washington Post, and many other publications.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Virginia National Guard via Flickr
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire