Mises Wire

Home | Wire | Los confinamientos no han derribado la mortalidad por covid. Pero han eliminado millones de empleos.

Los confinamientos no han derribado la mortalidad por covid. Pero han eliminado millones de empleos.

  • killed job

11/12/2020

Durante el inicio del covid-19 en la primavera, los funcionarios gubernamentales de todo el espectro político estuvieron de acuerdo en que la intervención del gobierno y el confinamiento forzoso de muchos negocios era necesario para proteger la salud pública. Este enfoque ha fracasado claramente en los Estados Unidos, ya que condujo a una devastación económica generalizada, que incluyó la pérdida de millones de puestos de trabajo, quiebras y pérdidas extremadamente graves de rentabilidad. Tampoco los estados con confinamientos estrictos han logrado provocar menos muertes por millón de habitantes que los estados que eran menos estrictos.

En consecuencia, a los pocos meses de la pandemia, algunos gobernantes sopesaron los costos económicos en competencia con la contención del covid 19 y lentamente reabrieron sus economías. Por supuesto, estos gobernadores no ordenaron la reapertura de las empresas; sin embargo, dieron a las empresas la opción de reabrir.

La histeria se produjo porque muchos consideraban que la reducción de las restricciones era similar a un asesinato en masa. The Atlantic calificó la relajación de las restricciones del gobernador de Georgia Brian Kemp como «sacrificio humano» y se refirió a los georgianos como en un «estudio de caso de excepcionalismo pandémico». En cambio, deberíamos ver los cierres como un estudio de caso en el fracaso de los enfoques de mano dura en la contención de un virus altamente infeccioso.

Ahora que llevamos nueve meses de esta pandemia, hay una imagen más clara de cómo los enfoques de los gobiernos estatales varían ampliamente. Está claro que a las economías «reabiertas» les va mucho mejor en general que a las economías menos «reabiertas». «impulsados por una reapertura económica más amplia y rápida luego de la erupción inicial del coronavirus, los estados rojos de tendencia conservadora están superando con creces a los estados azules de tendencia liberal en cuanto a la vuelta al trabajo», escribe Carrie Sheffield. Esto es lógico, especialmente si se considera que los seres humanos aprenden a adaptarse muy rápidamente. Ahora, hemos aprendido mucho más sobre el tratamiento de este virus y sobre quiénes corren más riesgo de infección.

No todos pueden quedarse en casa

Aún así, muchos defensores de los cierres siguen sosteniendo que toda infección de covid es un fracaso de la política pública. Pero esta posición es en gran parte un lujo de los trabajadores de cuello blanco que pueden permitirse trabajar desde casa. Los cierres han sido descritos como «el peor asalto a la clase trabajadora en medio siglo». Martin Kulldorff, bioestadístico, dice, «la clase obrera está 'ahí fuera trabajando, incluyendo gente de alto riesgo de 60 años». El colega de Kulldorff, Jay Bhattacharya, señala que una de las razones por las que «las poblaciones minoritarias han tenido una mayor mortalidad en EEUU por la epidemia es porque a menudo no tienen la opción... de quedarse en casa». En efecto, las políticas de confinamientos de arriba hacia abajo son «regresivas» y reflejan una «monomanía», dice el Dr. Bhattacharya. Con esto en mente, es fácil ver por qué los estadounidenses más ricos tienden a ver las medidas restrictivas como la respuesta apropiada.

Para muchos estadounidenses, los períodos prolongados sin empleo remunerado, ingresos o interacción social no sólo son imposibles sino potencialmente mortales. Martin Kulldorff señala que las restricciones de la covid 19 no consideran cuestiones más amplias de salud pública y crean daños colaterales; entre los daños colaterales está «el empeoramiento de la incidencia de las enfermedades cardiovasculares y el cáncer y un alarmante descenso de la inmunización». El Dr. Bhattacharya señala correctamente que la sociedad estará «contando los daños a la salud de estos cierres durante mucho tiempo».

Mensajes mixtos

Bhattacharya hizo hincapié en la politización de estas restricciones: «Cuando estallaron las protestas de Black Lives Matter en la primavera, "1.300 epidemiólogos firmaron una carta diciendo que las reuniones eran coherentes con las buenas prácticas de salud pública"», mientras que esos mismos epidemiólogos argumentaron que «esencialmente deberíamos poner en cuarentena». Tal contradicción desafía la lógica y socava los argumentos sobre la letalidad de este virus. Si este nuevo virus fuera realmente tan devastador para el público en general como se anuncia, entonces los líderes políticos que apoyan las protestas y disturbios masivos durante una pandemia parecen estar mal fundados. Esta contradicción ha sido citada en innumerables demandas que cuestionan la validez y la constitucionalidad de las restricciones de la covid 19.

Por otra parte, estas restricciones, a menudo muy severas, se han dirigido a derechos protegidos por la Constitución, como la libertad de religión. El Juez de la Corte Suprema Samuel Alito criticó las restricciones del gobernador de Nevada diciendo, «que Nevada discrimine a favor de la poderosa industria de los juegos de azar y sus empleados puede que no sea una sorpresa... Tenemos el deber de defender la Constitución, e incluso una emergencia de salud pública no nos absuelve de esa responsabilidad». Esta crítica mordaz, sin embargo, no obtuvo el apoyo de la Corte Suprema ya que una mayoría de 5-4 aplazó la «responsabilidad del gobernador de proteger al público en una pandemia».

Los peores delincuentes estatales y locales

Esa deferencia puede ser políticamente beneficiosa para el Tribunal Supremo, pero presenta un problema mucho más importante para las libertades básicas. Por un lado, muchas de estas restricciones cobardes han sido emitidas por los gobernadores de los estados u organismos administrativos en lugar de por medios democráticos. La gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, ha sido blanco de críticas por haber eludido continuamente los canales democráticos y por su enfoque de arriba hacia abajo.

Estas restricciones cobardes no tienen sentido si no se aplican ampliamente y no se dispone de recursos, por lo que muchas ciudades importantes de los Estados Unidos han creado grupos de trabajo para hacer cumplir estas restricciones cobardes. Por ejemplo, el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, ha amenazado con cortar los servicios públicos a quienes organicen fiestas masivas en sus casas. Garcetti quiere tratar las reuniones privadas de forma similar a los bares y clubes nocturnos que ha forzado a cerrar. No solo es ridículo, sino que también es autoritario; ha habido pocos controles sobre su capacidad para armar los servicios públicos de esta manera. La oficina del Sheriff de Nueva York recientemente «detuvo a una fiesta de más de 200 personas que se burlaban de las restricciones del coronavirus». ¿Su crimen? Los agentes encontraron alrededor de doscientos individuos sin máscara «bailando, bebiendo y fumando narguile en el interior». En la típica moda del gobierno, el dueño del lugar fue «abofeteado con cinco citaciones... por violación de órdenes de emergencia, venta de alcohol sin licencia y almacenamiento de alcohol sin licencia». ¿Qué haríamos sin el gobierno?

El gobernador de California, Gavin Newsom, ha participado durante mucho tiempo en este esfuerzo por restringir las libertades bajo el pretexto de la salud pública. El gobernador Newsom y el Departamento de Salud Pública de California publicaron nuevas pautas de «seguridad» para todas las reuniones privadas durante el día de Acción de Gracias. Según Newsweek, «todas las reuniones deben incluir no más de tres hogares, incluyendo anfitriones e invitados, y deben realizarse al aire libre, con una duración de dos horas o menos». Dadas las tendencias intervencionistas de Newsom, es probable que estas restricciones se cumplan. ¿Cómo determinará el gobierno cuántos hogares están en una comida de Acción de Gracias y quién hará cumplir el plazo de dos horas? Estas son preguntas que los periodistas deberían hacer.

Mientras tanto, los diferentes niveles de recuperación económica entre los estados rojos y los estados azules demuestran cómo la política de arriba hacia abajo puede ser un fracaso. Los confinamientos estrictos han devastado los ingresos de millones de familias y no han logrado suprimir la mortalidad de los animales domésticos. Este experimento fallido debe ser llevado a su fin.

Author:

Mitch Nemeth

Mitchell Nemeth is a Risk Management and Compliance professional in Atlanta, Georgia. He holds a Master in the Study of Law from the University of Georgia Law School, and he has a BBA in Finance from the University of Georgia. His work has been featured at the Foundation for Economic Education, RealClearMarkets, Merion West, and Medium.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire