Mises Wire

Home | Wire | Los berlineses de 2021 quieren expropiar viviendas privadas

Los berlineses de 2021 quieren expropiar viviendas privadas

  • apartment

El 6 de septiembre de 2021, la ciudad-estado de Berlín, capital de Alemania, celebró un referéndum: los votantes de Berlín debían decidir si miles de viviendas, propiedad de «grandes empresas inmobiliarias» debían ser nacionalizadas. El 56,4% votó que sí y el 39% que no. Aunque el referéndum no es vinculante, obliga al gobierno municipal entrante de Berlín a debatir la medida de expropiación. Sin embargo, se mire por donde se mire, se trata ciertamente de un intento de expropiación: el término «expropiación» aparece incluso abiertamente en el nombre de la campaña popular, «Expropriation Deutsche Wohnen and Co», y sugiere una compensación de las propiedades «muy por debajo del valor de mercado».

La vivienda escasea en Berlín y los alquileres siguen subiendo. Esto ya llevó al gobierno de la ciudad a declarar una congelación de los precios de los alquileres («Mietpreisbremse») ya en junio de 2015, que, sin embargo, fue rechazada por el Tribunal Supremo alemán en abril de este año. Durante la congelación de los precios de los alquileres, ocurrió lo que la economía sana preveía: la construcción de nuevas viviendas disminuyó y los inversores empezaron a construir casas unifamiliares en lugar de apartamentos, ya que estos últimos no estaban sujetos a la congelación de los precios de los alquileres. La medida ha empeorado considerablemente la situación de la vivienda en Berlín.

La «crisis de la vivienda» de Berlín tiene, por supuesto, muchas causas. Pero la mayoría, si no todas, son obra del gobierno. En particular, la política de tipos de interés ultrabajos y de expansión monetaria del Banco Central Europeo está haciendo que los precios de los inmuebles se disparen. Construir una casa o alquilar un apartamento decente es cada vez menos asequible para muchas personas. Pero, por desgracia, la gente culpa a los «capitalistas» de su situación. No entienden֫—o no quieren ver—que el Estado y el banco central patrocinado por el Estado están en el centro de los problemas.

El elemento impactante del referéndum de Berlín es que se ataca abiertamente la propiedad privada y que, no menos chocante, hay pocas protestas públicas contra tal golpe. Bueno, se dirá, es sólo que Berlín, una ciudad notoriamente izquierdista, económicamente dependiente casi por completo de las dádivas del gobierno (que fueron arrancadas de las manos de los productores netos de impuestos), no es representativa del resto de Alemania. De hecho, Berlín es especial. Sin embargo, el referéndum de Berlín demuestra que en el mundo actual la propiedad privada no es sacrosanta, sino que está siendo atacada.

La propiedad privada es el eje de una sociedad libre, de la cooperación pacífica y productiva entre las personas. Los socialistas de todas las tendencias quieren relativizar, socavar e incluso destruir la propiedad privada por completo. Por eso hay que defender la propiedad privada. Ludwig von Mises (1881-1973) era muy consciente de ello cuando escribió en 1922 «La propiedad natural no necesita contar con el reconocimiento de los compañeros de los propietarios. De hecho, sólo se tolera mientras no haya un poder que la altere, y no sobrevive al momento en que un hombre más fuerte se apodera de ella para sí».

Cuestionar la propiedad privada legalmente adquirida no sólo es inmoral, sino también económicamente autodestructivo. Sin duda, los berlineses han dado un mal ejemplo, que esperemos no se convierta en un precedente. Es de esperar que todos los propietarios de bienes privados se opongan por fin a las continuas invasiones del gobierno, que ha hecho grandes esfuerzos por fomentar una mentalidad anticapitalista entre la población durante las últimas décadas. Una cosa está clara: sin la confianza en la institución de la propiedad privada, la prosperidad y la paz estarían condenadas al fracaso.

Author:

Thorsten Polleit

Dr. Thorsten Polleit is Chief Economist of Degussa and Honorary Professor at the University of Bayreuth. He also acts as an investment advisor.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire