Mises Wire

Home | Wire | Los bancos centrales redoblan las políticas fallidas del siglo XX

Los bancos centrales redoblan las políticas fallidas del siglo XX

  • gettyimages-96502248.jpg

Etiquetas Central BanksLa Reserva FederalDinero y Banca

10/01/2020

En un mundo impulsado por la macroeconomía, abundan las falacias económicas. Son periódicamente desechadas cuando se refutan, sólo para volver a surgir como sabiduría recibida por una nueva generación de macroeconomistas decididos a justificar sus creencias estatistas. La más atroz de ellas es que la inflación sólo puede ocurrir como la esclava del crecimiento económico, mientras que la deflación está igualmente ligada a una recesión que gira fuera de control en la vorágine de una caída.

Este error es lo contrario de los hechos.

Convencionalmente, los macroeconomistas se dividen en dos grupos. Están los keynesianos que creen en la estimulación de la demanda para asegurar que siempre haya mercados para los bienes y servicios, lo que intentan lograr mediante el gasto adicional de los gobiernos y desalentando el ahorro, porque es consumo diferido. Y están los proveedores, que creen en la estimulación de la producción a través de impuestos corporativos más bajos y una regulación más ligera. Tanto los de la demanda como los de la oferta abogan por la inflación monetaria en la creencia de que sus métodos estimulan una economía para que el gasto del gobierno no tenga que ser recortado.

El mantenimiento del gasto público es el objetivo de ambos enfoques, no el bienestar de los actores económicos, que siempre se consideran como las vacas lecheras del Estado. Si bien las reformas del lado de la oferta han resultado más atractivas para los comerciantes libres que el estímulo de la demanda keynesiana, el resultado final es el mismo: la combinación de impuestos y el señoreaje monetario de la economía productiva transferida al Estado es el objetivo en ambos sentidos.

El crecimiento económico no es lo mismo que el progreso económico

El humo y los espejos para que la gente se desprenda de su riqueza son el mal uso de las estadísticas. Las consecuencias de la inflación monetaria sobre los precios son suprimidas por el método estadístico, y el crecimiento económico es sustituido por el progreso económico, combinación que lleva a la confusión a casi todos los economistas. Pero los hechos detrás de la medida de crecimiento, el producto interno bruto, se explican fácilmente.

Primero, los supuestos de modelización. Como punto de partida debemos asumir que no hay inflación de dinero y crédito y que la cantidad de dinero es fija. Así pues, y suponiendo que no haya cambios en la composición estadística del PIB, ni en la cantidad de dinero acaparado, y suponiendo que no haya cambios en la balanza de comercio exterior, no puede haber un aumento del PIB nominal, porque lo que la gente hace, vende y consume asciende al mismo total expresado en términos monetarios en comparación con el período anterior. Se trata de una identidad contable. El hecho de que el ahorro aumente o disminuya es irrelevante, porque el PIB es el total de los bienes finales y los bienes intermedios, de modo que si una economía evoluciona de ser consumidora a ser impulsada por el ahorro o viceversa, el PIB debe permanecer inalterado. La división entre beneficios y costos también es inmaterial, ya que la suma de ambos está contenida en el total del PIB. Pero las variaciones en el ritmo de progreso económico siempre se reflejarán en los precios y cantidades individuales de bienes y servicios producidos sin que cambie el valor monetario total de todas las transacciones. Una economía progresiva verá más y mejores bienes y servicios a precios más bajos, mientras que para una economía en decadencia ocurrirá lo contrario.

El siguiente paso no debería estar más allá de la comprensión de nadie. Si un hada madrina mágicamente creó algún dinero extra para que la gente de una economía lo gaste, debe simplemente añadirse al total del PIB, ya sea que lo gasten o lo ahorren, siempre y cuando no lo acumulen. El ahorro circula, porque es dinero disponible para la inversión. Acumular es sacar el dinero de la circulación, por lo que en nuestro modelo debemos asumir que la cantidad de dinero acaparado no cambia.

Los macroeconomistas confunden el dinero adicional inyectado en la economía con el crecimiento. Es crecimiento en el total del dinero solamente, porque es imposible juzgar el grado en el que se utiliza en beneficio económico. El crecimiento económico se ha confundido con el progreso económico.

Los economistas de hoy parecen no ser conscientes de esta distinción, que Ludwig von Mises separó en lo que llamó una economía de rotación uniforme. La definió de la siguiente manera1:

Una economía imaginaria en la que todas las transacciones y condiciones físicas se repiten sin cambios en cada ciclo de tiempo similar. Todo se imagina que continúa exactamente como antes, incluyendo todas las ideas y objetivos humanos. Bajo tales condiciones repetitivas constantes ficticias no puede haber ningún cambio neto en la oferta de la demanda y por lo tanto no puede haber ningún cambio en los precios.

La verdad incómoda para las estadísticas es que con el PIB sólo pueden medir la cantidad de dinero en las transacciones totales, no cómo se utiliza. Esto encaja con la descripción de von Mises de una economía imaginaria que gira uniformemente y es vital para cualquier estudiante de economía entender este punto. No importa si él o ella es un demandante o un proveedor; ambas categorías de énfasis macroeconómico creen erróneamente en los objetivos de los resultados del PIB, que no tienen sentido excepto para el propósito de mantener los ingresos del gobierno. Y esa es la clave de su interés.

Es con esta perspectiva que debemos entender el papel de la inflación monetaria en una economía, y la razón de las creencias subyacentes, impulsadas por el estatismo, de que la inflación es buena y la deflación es mala. Para el Estado, la ausencia de inflación monetaria es una pérdida de una creciente e importante fuente de ingresos en un momento de aumento del bienestar y otros costos.

En esta época de crisis, necesitamos deflación, no inflación

El confinamiento del Coronavirus ha puesto de relieve los problemas de las finanzas del gobierno. Los keynesianos están perdiendo una vez más el argumento práctico, ya que todas las naciones ven las finanzas del gobierno fuera de control. En su lugar, las políticas detrás de las finanzas de los gobiernos se han visto obligadas a derivar hacia una versión por defecto de la economía del lado de la oferta para ayudar a las empresas a sobrevivir. Los impuestos sobre las empresas han sido aplazados o recortados, el empleo subvencionado, y los ricos se han quedado solos. En todo caso, los ricos están siendo subvencionados a través de la inflación del precio de los activos, que es la consecuencia inicial de la aceleración de la inflación monetaria.

Ya sea que se manipule la demanda o la oferta, el único objetivo detrás de todo esto es la satisfacción de las finanzas del gobierno durante el ciclo comercial.

Ahora que esperamos haber puesto la falacia del PIB en su contexto adecuado, estamos en mejores condiciones de comprender por qué, contrariamente a las doctrinas económicas modernas, el estado natural de una economía que progresa no es el de una inflación continua y planificada, que son los objetivos de la política monetaria, sino el de una caída gradual de los precios. Esta fue la experiencia bajo el patrón oro del siglo XIX y se explica fácilmente: dentro de un total monetario confinado como el del oro monetario, un aumento de la cantidad de bienes y servicios que tiene lugar sólo puede ser acomodado por una disminución del nivel general de los precios. Dicho de otro modo, el poder adquisitivo del dinero sólido, un dinero cuya cantidad no está inflada, siempre aumenta con el tiempo.

No es que la cantidad de oro y sustitutos de oro haya sido fijada. En el siglo XIX, la cantidad de oro monetario fue inflada por nuevos descubrimientos en California, Australia y Sudáfrica, y también hay que mencionar las fluctuaciones del crédito bancario que se disfrazaron de sustitutos del oro. Pero la expansión de la cantidad de dinero fue insuficiente para evitar que el nivel general de los precios cayera con el tiempo entre la introducción del patrón oro en Gran Bretaña en 1821 y la Primera Guerra Mundial. Y no hace falta decir que fue este período el que vio al grueso de la población británica pasar de una vida de mera subsistencia a unas condiciones inmensamente mejoradas.

Las creencias macroeconómicas actuales desafían toda la evidencia histórica al centrarse en el aumento de la presencia económica del Estado a expensas del sector privado productivo. Los mercados libres y el dinero sano benefician a los ahorradores y trabajadores al aumentar el poder adquisitivo de sus ahorros y salarios a lo largo del tiempo. Fomentan la acumulación de riqueza personal. Desplazan la especulación que predomina en los activos financieros hoy en día. Desalientan el despilfarro, la indolencia y los préstamos innecesarios. Con la excepción de los indigentes y otras personas que pueden ser apoyadas más eficazmente por instituciones voluntarias, permiten a la gran mayoría de las personas proveer a su propia salud personal y jubilación, liberando a sus gobiernos de las onerosas obligaciones de bienestar social.

En otras palabras, la leve pero continua deflación de los precios, que es la principal característica del dinero sano, elimina una carga financiera del Estado, dejándolo con un mínimo impacto económico negativo. Y cuanto más pequeño es el gobierno, menos sus depredaciones fiscales recaen sobre los agentes económicos y más eficaz resulta la economía de libre mercado en la mejora de los niveles de vida de todos.

En comparación, las condiciones monetarias poco sólidas de hoy en día son inherentemente destructivas. La inflación monetaria roba indiscriminadamente tanto a los ahorradores como a los asalariados. No sólo se grava con impuestos o se desalienta la acumulación de riqueza personal por parte de las masas, sino que se fomenta la especulación en activos financieros para crear un efecto de riqueza de reemplazo. El despilfarro, la indolencia y los préstamos innecesarios son características del régimen inflacionario. Las empresas presionan para obtener subsidios y para que el gobierno los proteja de la competencia creando cargas reglamentarias anticompetitivas para desalentar a los innovadores advenedizos. Casi todo el mundo puede beneficiarse de la asistencia social proporcionada por el Estado, la provisión de salud y los salarios mínimos obligatorios. La carga improductiva del gobierno sobre la economía crece inevitablemente hasta el punto del estrangulamiento económico.

De ello se desprende que la progresiva transferencia de riqueza de sus ciudadanos a las manos del gobierno a través de la inflación monetaria reduce no sólo el valor de la riqueza que queda por transferir sino que, como se ha señalado anteriormente, se convierte en una carga cada vez mayor para la economía. En la medida en que el gobierno se ha autoimpuesto obligaciones futuras, en épocas inflacionarias esas obligaciones también aumentan en su valor actual neto estimado, lo que las hace inasequibles, aunque se afirme ingenuamente que la inflación beneficia a las finanzas del gobierno al reducir el valor de su deuda existente. El resultado final de la financiación inflacionaria es siempre el mismo: la destrucción de la economía productiva a través de la creciente transferencia de riqueza y, por tanto, de la propia moneda.

Debido en parte al coronavirus, ahora que las economías se están deslizando visiblemente hacia un abismo económico el final está a la vista para las falacias macroeconómicas. Pero en los próximos meses tendremos que soportar una duplicación de las políticas monetarias destructivas mientras los keynesianos y los proveedores se pelean sobre cómo acceder y desplegar la riqueza restante de los ciudadanos.

La verdadera escala de sus errores sólo se revelará en una crisis final y el fin de las monedas fiduciarias.

Extraído de Inflación, Deflación y otras falacias

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire