Mises Wire

Home | Wire | Los bancos centrales pretenden preservar el valor del dinero mediante la inflación

Los bancos centrales pretenden preservar el valor del dinero mediante la inflación

  • kronor

Etiquetas Bancos centralesInflación

09/29/2022

Puede parecer una broma de mal gusto, pero varios bancos centrales lo afirman realmente. En el sitio web del banco central de Suecia, el Riksbankse puede leer tanto en inglés como en sueco. En inglés, la declaración dice: «El Riksbank es el banco central de Suecia. Nos aseguramos de que el dinero conserve su valor (a lo largo del tiempo)». La versión sueca traducida al inglés dice lo mismo pero con las palabras «over time» añadidas.

El banco central de Inglaterra, el Bank of England, hace una declaración similar en su sitio web, diciendo: «Protegemos el valor de su dinero manteniendo los precios estables».

Luego está el Banco de Canadá: «Somos el banco central de Canadá. Trabajamos para preservar el valor del dinero manteniendo la inflación baja y estable».

Envié un correo electrónico al Riksbank sobre esto y les pregunté cómo era posible que hicieran tal declaración, y cómo definían el término valor. Una semana más tarde recibí una respuesta en la que decían que con «el dinero conserva su valor» se referían a que el Índice de Precios al Consumo (IPC) debería aumentar de forma constante a un ritmo «lento» (2% anual).

«La mayoría de los demás bancos centrales, como la FED, definen la estabilidad de los precios de esta manera», añadieron. Claro, la mayoría de los bancos centrales intentan engañarnos haciéndonos creer que necesitamos la inflación para sobrevivir y que los precios deben subir para que la economía siga funcionando.

Qué hay de malo en las declaraciones de los bancos centrales

Como se puede ver, afirman que al subir el IPC por el aumento de la oferta monetaria, el dinero conserva su valor (precio). Pero si el IPC sube, lógicamente el valor de la unidad marginal de dinero baja. La estabilidad de precios es definida por la mayoría de los bancos centrales como un aumento del IPC de aproximadamente un 2 por ciento al año.

Sin embargo, los precios de los distintos bienes y servicios no aumentan de manera uniforme cuando se infla la oferta monetaria. Los precios de las naranjas pueden subir un 1%, mientras que los de la vivienda pueden subir un 15%. Sin tener en cuenta que el uso de cualquier bien es subjetivo, cabe señalar que la mayoría de los países no incluyen las viviendas en el IPC, ya que las consideran bienes de capital.

El hecho de que el dinero no sea neutral beneficia a los primeros receptores del nuevo dinero a expensas de los últimos. Por lo tanto, el dinero recién inyectado en la economía crea mayores aumentos de precios en el lugar donde se inyecta por primera vez, lo que se conoce como efecto Cantillon.

Los bancos centrales también confunden el valor con el precio y el precio del dinero con el precio del IPC. No es de extrañar que los bancos centrales se basen en una teoría económica errónea. Es común en el discurso cotidiano referirse al precio como valor, pero son dos cosas diferentes.

El precio es una relación de intercambio actual entre los bienes y/o servicios y el dinero que se intercambia. Carl Menger explicó brillantemente el concepto de valor en su libro Principios de Economía: «El valor es un juicio que los hombres economizadores hacen sobre la importancia de los bienes de que disponen para el mantenimiento de su vida y su bienestar. Por tanto, el valor no existe fuera de la conciencia de los hombres».

Conclusión

Los reyes y los gobiernos descubrieron pronto que podían ampliar su poder y aumentar su riqueza monopolizando la emisión de dinero. Así, al convertir el dinero de los gobernantes en la única moneda de curso legal, incluso el dinero fiduciario seguía siendo valorado por la mayoría, ya que las alternativas eran ilegales.

Una vez suspendido el patrón oro, los gobiernos normalmente se quedan con el oro y dejan que el papel moneda circule sin ser canjeable. Como el dinero fiduciario no canjeable sigue siendo la única moneda de curso legal, no hay mucha gente que se lo piense dos veces.

En cierto modo, se puede decir que los bancos centrales en connivencia con los gobiernos preservan el valor del dinero. Pero la única manera de preservar el valor es obligando a la gente a no utilizar ninguna alternativa y, por lo tanto, la gran mayoría valora el dinero del gobierno, pase lo que pase.

Si la gente lo pensara realmente, ¿valoraría el dinero que sube de precio con el tiempo o el que baja? Considere los precios (aproximados) de estos productos durante los últimos cien años:

- El precio (el poder de compra) del dólar de EEUU ha bajado un 94,34%.

- La corona sueca ha bajado un 96,61%.

- El dólar canadiense ha bajado un 94,05%.

- La libra esterlina 97,08

Mientras tanto, el precio de la plata al contado ha subido un 3033% y el del oro un 8591%.

Hay que tener en cuenta que los precios del oro y la plata suben debido a la inflación monetaria, al igual que cualquier otra mercancía. Sin embargo, en términos de medición del IPC, los dos metales sirven de «cobertura contra la inflación». Los metales preciosos han sido valorados durante miles de años por sus ventajas monetarias, su belleza y sus fines industriales. El dinero fíat, en cambio, se valora porque es la única opción legal como dinero y porque la mayoría de la gente no entiende de economía básica.

Dicho esto, una declaración más apropiada de todos los bancos centrales debería decir: «Somos un banco central, y nos aseguramos de que el dinero siga teniendo valor al monopolizar la emisión de dinero».

Pero eso, por supuesto, es una ilusión.

Author:

Andreas Granath

Andreas Granath lives in southern Sweden with his wife and two daughters. He currently is working with valves for the marine industry. His passion for Austrian economics and Libertarianism began some years ago and he is self taught in the two studies. He writes for the Swedish Ludwig von Mises Institute.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here