Mises Wire

Home | Wire | Los ahorros son fundamentales para una economía próspera

Los ahorros son fundamentales para una economía próspera

  • savings spending wealth economy
0 Views

Etiquetas Monetary PolicyOferta MonetariaTeoría de la Producción

06/12/2020

La mayoría de los economistas de la corriente principal sostienen que el gasto es el corazón de la actividad económica. La actividad económica se representa como un flujo circular de dinero. El gasto de un individuo se convierte en parte de las ganancias de otro individuo, y viceversa. En contraste, el ahorro es visto negativamente ya que debilita la demanda potencial de bienes y servicios.

Sin embargo, si la gente se ha vuelto menos confiada en el futuro, se sostiene que recortará sus gastos y acumulará más dinero. Por lo tanto, una vez que un individuo gasta menos, esto empeora la situación de algún otro individuo, que a su vez también recorta sus gastos.

Un círculo vicioso se pone en marcha. La disminución de la confianza de la gente hace que gasten menos y acumulen más dinero. Esto reduce aún más la actividad económica, causando así que la gente acumule más, etc.

Se argumenta que la cura para esto es que el banco central bombee dinero. Poniendo más dinero en manos de la gente, la confianza del consumidor aumentará, la gente gastará más y el flujo circular de dinero se reafirmará.

Todo esto suena muy atractivo. De hecho, varios estudios muestran que durante una recesión, las empresas hacen hincapié en la falta de demanda de los consumidores como el principal factor de sus malos resultados.

Nótese que este enfoque ignora la producción de bienes y servicios. ¿Debemos dar por sentada esa producción? ¿Está siempre ahí, con sólo la demanda de esa producción faltando?

En el mundo real, uno tiene que convertirse primero en productor antes de poder demandar bienes y servicios. Es necesario producir algunos bienes útiles que puedan ser intercambiados por otros bienes.

Por ejemplo, cuando un panadero produce pan, no todo lo que produce es para su propio consumo. De hecho, la mayor parte del pan que produce se intercambia por los bienes y servicios de otros productores, lo que implica que a través de la producción de pan, el panadero genera una demanda efectiva de otros bienes. En este sentido, su demanda está totalmente respaldada por el pan que ha producido.

Lo que limita la producción de bienes y servicios es la introducción de mejores herramientas y maquinaria (es decir, bienes de capital), lo que aumenta la productividad de los trabajadores. Sin embargo, las herramientas y la maquinaria no están fácilmente disponibles - deben ser producidas. Para fabricarlas, las personas deben asignar bienes de consumo que sustenten a las personas dedicadas a la producción de herramientas y maquinaria.

Esta asignación de bienes de consumo es de lo que se trata el ahorro. Dado que el ahorro permite la producción de bienes de capital, el ahorro está obviamente en el corazón del crecimiento económico que eleva el nivel de vida de las personas.

Obsérvese que los bienes de consumo salvados soportan todas las etapas de producción, desde los productores de bienes de consumo hasta los productores de materias primas, los productores de herramientas y maquinaria, y todas las demás etapas intermedias de producción y servicios. Además, observe que las personas no quieren diversas herramientas y maquinaria como tales, sino más bien bienes de consumo. Para mantener su vida y su bienestar, las personas necesitan tener acceso a los bienes de consumo.

Introduciendo el dinero

La introducción del dinero no altera la esencia del ahorro. El dinero cumple el papel de medio de cambio. Permite que la producción de un productor sea intercambiada por la producción de otro productor. Obsérvese que mientras el dinero sirve como medio de intercambio, no produce bienes y servicios.

Según Rothbard,

El dinero, en sí mismo, no puede ser consumido y no puede ser utilizado directamente como un bien de los productores en el proceso productivo. El dinero en sí mismo es por lo tanto improductivo; es un material muerto y no produce nada.1

Obsérvese también que, en la economía monetaria, el pago final se realiza mediante el intercambio de bienes y servicios reales por otros bienes y servicios reales, siendo este intercambio facilitado simplemente por el dinero. Así, un panadero intercambia su pan por dinero y luego emplea ese dinero para comprar otros bienes y servicios, lo que implica que paga por otros bienes y servicios con su pan. El dinero sólo facilita este pago.

Contrariamente a lo que se piensa, no se deduce que se pueda elevar el crecimiento económico a través de las imprentas. Cuando el dinero se imprime, es decir, creado «de la nada» por el banco central o a través de la banca de reserva fraccionaria, se pone en marcha un intercambio de nada por dinero y luego dinero por algo. Esto resulta en un intercambio de nada por algo.

Un intercambio de nada por algo equivale a un consumo que no está apoyado por la producción.

Cuando el dinero «de la nada» da lugar a un consumo que no está apoyado por la producción precedente, disminuye la cantidad de ahorro real que apoya la producción de bienes de un productor de riqueza. Esto, a su vez, socava su producción de bienes, debilitando así su demanda efectiva de los bienes de otros productores de riqueza.

Los otros productores de riqueza se ven entonces obligados a reducir su producción de bienes, debilitando así su demanda efectiva de los bienes de otros productores de riqueza. De esta manera, el dinero «de la nada» que destruye el ahorro establece la dinámica de la consecuente contracción del flujo de producción.

Obsérvese que lo que ha debilitado la demanda de bienes no es el comportamiento repentino y caprichoso de los consumidores, sino el aumento de dinero de la «nada». Cada dólar que se ha creado de esta manera equivale a un ahorro correspondiente por esa cantidad.

Mientras el fondo de ahorro real se amplíe, el banco central y los funcionarios del gobierno pueden dar la impresión de que las políticas monetarias y fiscales laxas impulsan la economía. Esta ilusión se rompe una vez que la reserva se estanca o comienza a disminuir.

Lo que permite la expansión del flujo de producción de bienes y servicios es el ahorro. Es a través del ahorro, que da lugar a la producción, que se puede ejercer la demanda de bienes. No puede haber una demanda efectiva sin una producción previa. Si fuera de otra manera, la pobreza en el mundo habría sido erradicada hace mucho tiempo.

¿La gente ahorra dinero?

La gente no ahorra dinero. Más bien lo cambian por bienes y servicios. Una vez que los ahorros se cambian por dinero, el titular del dinero puede emplearlo inmediatamente en un intercambio por otros bienes o puede conservarlo temporalmente.

El hecho de que lo use inmediatamente en un intercambio por otros bienes, lo ponga debajo del colchón o lo guarde en su bolsillo no alterará la reserva de ahorros existente. La forma en que los individuos decidan emplear su dinero sólo alterará su demanda de dinero. Esto, sin embargo, no tiene nada que ver con el ahorro, que es la producción de bienes de consumo en exceso del consumo de estos bienes.

Al prestar dinero, los individuos también reducen de hecho su demanda de dinero. El acto de prestar tampoco altera la reserva de ahorros existente. Del mismo modo, si el propietario del dinero decide adquirir un activo financiero como un bono o una acción, simplemente transfiere su dinero al vendedor de ese activo financiero; los ahorros actuales no se ven afectados por estas transacciones.

Conclusiones

Contrariamente a lo que se piensa, la expansión monetaria no puede generar crecimiento económico, sino más bien destrucción económica. El corazón del crecimiento económico es la expansión del ahorro real. El bombeo monetario destruye el flujo de ahorros reales y a su vez socava las perspectivas de crecimiento económico. Cualquier intento de reemplazar los ahorros por dinero terminará en un desastre económico.

  • 1. Murray N. Rothbard, Man, Economy, and State (Los Angeles: Nash Publishing, 1970), p. 670.
Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire