Mises Wire

Home | Wire | Lo que los Estados Unidos pueden aprender de las ciudades-estado europeas

Lo que los Estados Unidos pueden aprender de las ciudades-estado europeas

  • Siena

Etiquetas Historia de EEUU

Durante el último año y medio, hemos visto algunas de las mayores divisiones en la política estatal de EEUU en la historia reciente. Algunos estados, como California, han implementado fuertes confinamientos, mandatos de máscaras, toques de queda y otras restricciones durante meses, mientras que estados como Dakota del Sur nunca tuvieron un confinamiento oficial para empezar. Ahora también está el candente tema de la política de los mandatos de vacunación, con ciertos lugares como la ciudad de Nueva York y Los Ángeles que exigen una prueba de vacunación para entrar en casi cualquier establecimiento interior, mientras que estados como Florida han prohibido por completo el uso de pasaportes de vacunación.

Aunque es desconcertante que algunos estados hayan optado por promulgar políticas tan draconianas, al menos podemos consolarnos con el hecho de que esta enorme división en la política estatal es un paso hacia la descentralización y la autodeterminación.

El milagro europeo

En su ensayo «La teoría del desarrollo económico y el milagro europeo», Ralph Raico analiza cómo la competencia entre las ciudades-estado europeas de la Edad Media, culturalmente similares pero jurisdiccionalmente distintas, fue en gran medida responsable del progreso y el crecimiento económico que se observó en Europa en esa época. Raico escribe que:

La clave del desarrollo occidental se encuentra en el hecho de que, aunque Europa constituía una única civilización—la cristiandad latina—estaba al mismo tiempo radicalmente descentralizada. A diferencia de otras culturas—especialmente China, la India y el mundo islámico—Europa comprendía un sistema de poderes y jurisdicciones divididos y, por tanto, en competencia.

Raico subraya que el éxito de este sistema se debe a que, aunque la zona estaba radicalmente descentralizada en términos de jurisdicciones, gran parte de la región compartía una cultura común, y las grandes áreas que comprendían numerosas jurisdicciones compartían una lengua común. Estos factores hacían que a un campesino que viviera bajo un señor especialmente tiránico le resultara relativamente fácil trasladarse a una jurisdicción cercana, manteniendo en su mayor parte su cultura y lengua nativas. Esto contrasta con una región de grandes estados con culturas y lenguas únicas, que requeriría viajar cientos o miles de kilómetros a una región desconocida para escapar de una jurisdicción tiránica. Esta posibilidad de movimiento ponía freno a las extralimitaciones de los príncipes, que se arriesgaban a un éxodo masivo de su población si abusaban excesivamente de su poder. Raico afirma:

Dentro de este sistema, era muy imprudente para cualquier príncipe intentar infringir los derechos de propiedad de la manera habitual en otras partes del mundo. En constante rivalidad entre ellos, los príncipes descubrieron que las expropiaciones directas, los impuestos confiscatorios y el bloqueo del comercio no quedaban impunes. El castigo consistía en verse obligado a presenciar el relativo progreso económico de los rivales, a menudo mediante el movimiento de capitales, y de capitalistas, hacia los reinos vecinos. La posibilidad de «salida», facilitada por la compacidad geográfica y, sobre todo, por la afinidad cultural, actuaba para transformar al Estado en un «depredador constreñido».

scmap
Fuente: TheWiseBeluga.

En un sistema de numerosas jurisdicciones independientes, cada estado se ve presionado para mantener su población compitiendo por el favor de sus ciudadanos. Casi se podría considerar que se trata de un «mercado libre» de estados, en el que los estados que hacen un trabajo especialmente pobre para satisfacer las demandas de los ciudadanos sufren pérdidas en forma de emigración de la población.

Ya vemos que esto ocurre en Estados Unidos en forma de grandes migraciones en el último año y medio desde estados como Nueva Jersey y Nueva York a estados como Florida y Carolina del Sur. La gente ha votado con sus pies, y un gran número de personas ha decidido trasladarse a vivir a una zona que se ajusta mejor a su conjunto de valores y creencias. Es más fácil escapar de una política estatal que de una nacional, y podemos agradecer que muchas de las reacciones políticas más extremas hayan quedado aisladas en el ámbito local y estatal.

Si se permite a los estados de EEUU actuar de forma independiente, hay más posibilidades de competencia entre jurisdicciones, lo que incentiva a los estados a ofrecer una mayor calidad de vida a sus ciudadanos para mantener su población productiva y atraer a los recién llegados. Estados Unidos tiene también la ventaja añadida de poseer una lengua común y una cultura relativamente compartida, lo que significa que a la gente le resultará más fácil trasladarse de un estado a otro. Esto hace más plausibles las migraciones masivas en respuesta a la extralimitación de las autoridades. Además, el mundo, cada vez más digitalizado, ha reducido los vínculos geográficos con los puestos de trabajo, lo que hace que esta opción sea aún más realista. Todos estos factores hacen que sea más probable que los estados tengan que rendir cuentas por las decisiones que toman sus políticos, y que los estados menos opresivos superen a las jurisdicciones vecinas desde el punto de vista económico y cultural.

Además, este efecto de la competencia estatal se ve reforzado por el hecho de que la mayoría de los impuestos en EEUU se pagan al gobierno federal y no a los gobiernos estatales, lo que significa que el estado en el que uno vive es menos importante para determinar su nivel de impuestos. Estados Unidos podría beneficiarse de seguir el sistema fiscal suizo, en el que la mayoría de los impuestos se pagan a la jurisdicción local y sólo un pequeño porcentaje al nivel federal.

Incluso con estos problemas, el avance hacia la descentralización del poder es la mejor oportunidad que tiene Estados Unidos para lograr una sociedad más voluntaria, en la que la gente tenga más voz sobre las normas y la autoridad bajo las que vive.

Al permitir que la gente vote con sus pies, las jurisdicciones descentralizadas permiten a la gente alcanzar un mayor nivel de autodeterminación que el que podrían alcanzar bajo un gobierno federal central. Podemos aprender los beneficios de las jurisdicciones descentralizadas a través de la historia de las ciudades-estado europeas, y podemos aplicarlo al panorama político actual de Estados Unidos. Cuando las decisiones se toman a nivel local, hay más responsabilidad, representación individual y oportunidad para que la gente escape de los regímenes que no reflejan su propio conjunto de valores y creencias.

Author:

Sammy Cartagena

Sammy Cartagena is an undergraduate student attending Rutgers Business School studying finance. He has a particular interest in monetary theory and financial markets. He is a Mises University 2021 alumnus.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here