Mises Wire

Home | Wire | Llegando al Barranco de Galt: secesión cotidiana

Llegando al Barranco de Galt: secesión cotidiana

  • leaving school

Etiquetas Descentralización y secesiónEstrategia

07/22/2021

Este mes, Estados Unidos volvió a celebrar su independencia el 4 de julio. Después de un año de encierros, mascaradas y ahora incluso de vacunación obligatoria en los centros de trabajo y las universidades, la idea de que EEUU es un faro de libertad para el resto del mundo parece descabellada. Esta actitud se reitera en la nueva canción de Toby Keith «Happy Birthday America». La letra de Keith reflexiona sobre la desaparición observada del patriotismo americano que había estado presente no hace mucho tiempo.

El problema de la versión del orgullo nacional del cantante de «Courtesy of the Red, White, and Blue» es que equipara el amor por su país con la aprobación de las tendencias imperialistas. Cuando invadir países extranjeros y derrocar a sus gobiernos es la fuente de orgullo del propio país, entonces la disminución del poder militar y la falta de respeto a la bandera en los Juegos Olímpicos se siente como algo aplastante.

Para el libertario que se basa en los derechos de propiedad, la responsabilidad personal y los conocimientos financieros, el camino a seguir no es unirse a los combates de boxeo entre izquierda y derecha, sino la secesión. Cuando el imperio de la ley falla a Derek Chauvin y desaparece el sentido común respecto a la separación de género en espacios sensibles, los libertarios no necesitan revolcarse en sus almohadas y en el chocolate como después de una ruptura devastadora. El péndulo político trae esperanza o decepción para los leales a un partido concreto. En lugar de eso, haz un diario de los agravios contra el Tío Sam e hipotéticamente impídele que domine tu vida.

La secesión es necesaria a diario, especialmente en la educación y la sanidad. El inmenso sufrimiento de los individuos en 2020 causado por la burocracia gubernamental y la política ilustra la importancia de la independencia personal.

Educación

El carácter del sistema educativo público reveló sus verdaderos colores. Muchos profesores protestaron por la vuelta a la enseñanza presencial en las aulas, a pesar de los temores infundados de que los niños son superdifusores. En los casos en que las escuelas reanudaron la enseñanza formal, las administraciones y los estados enmascararon a los niños sin evaluar las consecuencias secundarias, como la exposición prolongada a la proliferación de bacterias en las máscaras.

Los resultados de la escolarización virtual fueron peores. Las acusaciones de absentismo escolar virtual provocaron las visitas de los Servicios de Protección Infantil, especialmente allí donde el acceso a Internet era problemático. La disparidad en la «pérdida de aprendizaje» fue mayor en las comunidades de bajos ingresos, perjudicando los resultados académicos de los estudiantes negros e hispanos.

Por desgracia, la prioridad no son los resultados de salud de los niños, incluso ahora, un año después. Al exigirse la vacunación contra el covid para asistir a la escuela, existe la preocupación de que, para los niños, las vacunas sean estadísticamente más mortales que la enfermedad. En Washington, DC, los menores pueden ser obligados por los administradores de la escuela a vacunarse sin el consentimiento o conocimiento de los padres.

El sistema educativo público está fallando a los niños y, afortunadamente, la secesión escolar ofrece un resquicio de esperanza. Las tasas de escolarización en casa se triplicaron aproximadamente durante la pandemia, cuando las opciones de educación pública eran insatisfactorias. En 2021, hay una plétora de opciones para la educación en casa, que van desde los planes de estudio autodidactas hasta los más comunitarios. Se puede obtener apoyo para este estilo de vida a través de comunidades formales en línea, cooperativas y grupos de educación en casa.

La «desescolarización» para los grados elementales apoya estilos educativos flexibles en los que los niños son libres de descubrir y obtener el dominio de las habilidades en función de sus intereses. Este aprendizaje temprano favorece la especialización y las tendencias emprendedoras desde la juventud, lo que beneficia a los niños hasta la edad adulta.

Si el propósito de la educación es enriquecer al niño en su totalidad, es evidente que la escuela pública se queda muy corta en este objetivo. La secesión permite a los cuidadores primarios criar a sus hijos con sus valores, por encima de los de los señores del gobierno, y mantenerlos a salvo física, emocional y socialmente de profesores y alumnos con prioridades equivocadas por igual.

Sanidad

Al igual que la educación pública, la sanidad americana ya presentaba condiciones preexistentes de insuficiencia. La pandemia demostró claramente los problemas que aquejan al sistema de atención médica americana, relacionados directamente con el covirus o de otro modo. Las madres sufrieron malos resultados en los partos como consecuencia de las políticas de los hospitales y los burócratas del gobierno. Medicamentos baratos y no patentados, como la hidroxicloroquina y la ivermectina, dejaron de estar disponibles por completo o fueron ciertamente más difíciles de obtener, a pesar de tener un éxito positivo en el tratamiento de la enfermedad manifestada.

En el sistema sanitario actual, los médicos, incluso los que tienen buenas intenciones, se ven limitados por los procedimientos hospitalarios y siguen las recomendaciones dadas por las autoridades mayores, tanto públicas como privadas. La realidad es que el sistema médico americano no es de libre mercado en ningún sentido de la palabra, por mucho que se rebata esta afirmación.

Los médicos de la atención médica principal no tienen autonomía para tomar decisiones especializadas para sus pacientes. Por ejemplo, las compañías de seguros exigen que un determinado porcentaje de niños esté totalmente vacunado según el calendario de vacunas recomendado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), ya que de lo contrario el pediatra podría no alcanzar el umbral de las primas de calidad de la atención. El apoyo incondicional a estas recomendaciones de talla única no sólo procede del organismo rector y de la compañía de seguros médicos, sino también de la principal organización profesional de pediatras, la Academia Americana de Pediatría. Nadar a contracorriente no es prudente ni desde el punto de vista económico ni de la reputación para los médicos, aunque determinados pacientes tengan un mayor riesgo de reacciones adversas.

En el tratamiento específico del covid, el procedimiento dicta que los pacientes hospitalizados sean colocados en respiradores (con una tasa de mortalidad para los pacientes con covídico en respiradores de aproximadamente el 58,8%). El suplemento de oxígeno, un tratamiento no invasivo, debería haberse proporcionado inicialmente para los niveles bajos de oxígeno, pero había incentivos financieros para diagnosticar el covid-19 y ventilar. Gracias a la burocracia de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés), los médicos vieron limitada su capacidad de recetar medicamentos con altas tasas de éxito a los pacientes en los primeros momentos de la pandemia. ¿Cuántas vidas se perdieron innecesariamente por culpa de la burocracia?

Con la publicación de los correos electrónicos del Dr. Tony Fauci, el público puede observar ahora que las recomendaciones de los CDC para la pandemia no se basaban en la «ciencia» ni en la preocupación por la salud del público. Fauci comprendió que el enmascaramiento era ineficaz para detener la propagación del virus, impidió que los tratamientos exitosos se generalizaran y sabía que la tasa de mortalidad del covid era similar a la de una temporada de gripe grave. La paralización de la economía nunca estuvo justificada.

En un sistema empantanado por los intereses contrapuestos de las agencias reguladoras, los procedimientos de la práctica médica y las compañías de seguros médicos, los pacientes pueden tener una solución sencilla: despedir al médico. Exigir más comadronas y partos en casa por los mejores resultados de salud y nacimiento. Acudir a proveedores de cuidados alternativos que receten tratamientos de vitamina C y zinc de gran éxito. Llevar el negocio a profesionales no invasivos como quiroprácticos y naturópatas, que desean tratar las condiciones subyacentes en lugar de los meros síntomas.

Lamentablemente, el miedo está asociado a este salto. Pero la realidad que se pasa por alto es que los errores médicos evitables siguen siendo la tercera causa de muerte en Estados Unidos. La secesión de las redes de seguros médicos no sólo puede proporcionar mejores resultados sanitarios en general, sino que puede ser más asequible, ya que los profesionales recurren a rechazar los pagos de los seguros médicos para obtener una mayor autonomía.

Llegando al Barranco de Galt

El éxito del libertarismo es la independencia de la influencia del Estado. El aumento de la confianza en los mercados libres, donde la responsabilidad personal y la toma de decisiones prevalecen sobre la complacencia, constituye un patriotismo eficaz. Detener el motor randiano del mundo para que los libertarios puedan prosperar en el hipotético Barranco de Galt más allá de las garras del gobierno (es decir, en los mercados externos) requiere una salida. Abandonar un sistema escolar o sanitario que no cumple con los fines deseados.

Por último, hay que ser valiente. La valentía no se limita a estar en la plaza pública de Tiananmen. La defensa de la libertad es a menudo más mundana: apartar a tus hijos de la influencia de los tiranos en las escuelas o salir de un trabajo en el que el empleador exige inyecciones que violan tus principios morales. Aunque estas acciones parecen desalentadoras, y de hecho lo son, los que aman la libertad son los que serán el baluarte impenetrable contra el mal. En palabras del lema favorito de Mises, de Virgilio, «Tu ne cede malis, sed contra audentior ito». (No te rindas al mal, sino procede cada vez más audazmente contra él).

Author:

Contact Felicia Jones

Felicia Aileen Jones works as the registrar and student services coordinator at the Mises Institute. She is a former summer fellow and a Troy University graduate, earning her MA in economics in 2020 and her BBA in economics in 2017.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire