Mises Wire

Home | Wire | Lincoln y el contrato social

Lincoln y el contrato social

  • phil

Etiquetas Historia de EEUU

11/12/2021

En The Broken Constitution, (Farrar, Straus and Giroux, 2021) Noah Feldman, profesor de la Facultad de Derecho de Harvard, argumenta que Abraham Lincoln criticó las teorías del consentimiento del gobierno que permiten la legitimidad de la secesión y defendió en su lugar la democracia mayoritaria. En la columna de esta semana, me gustaría analizar el argumento de Lincoln contra estas teorías.

Feldman dice que el

La vulnerabilidad particular del autogobierno que preocupaba a Lincoln tenía que ver con la reclamación de la minoría de la autoridad para separarse, rompiendo así el gobierno mayoritario. En su discurso inaugural, Lincoln había explicado ... que «todas nuestras controversias constitucionales» derivan de la división del gobierno «en mayorías y minorías». Normalmente, en una democracia, se esperaba que la mayoría prevaleciera sobre la minoría. ¿Pero qué pasa si la minoría resiste? «Si la minoría no acepta», argumentó Lincoln, «la mayoría debe hacerlo, o el gobierno debe cesar. No hay otra alternativa; para continuar con el gobierno, es la aquiescencia de un lado o del otro». (p. 161)

El argumento de Lincoln contra la secesión es, pues, el siguiente: si una minoría se niega a aceptar el veredicto de la mayoría, la mayoría no se echa atrás y la minoría abandona entonces su lealtad al gobierno, esto conduce al colapso del gobierno previamente existente. Si se objeta que los grupos mayoritarios y minoritarios pueden, tras la secesión, formar nuevos gobiernos propios, Lincoln tiene una respuesta. «Sin un acuerdo entre la mayoría y la minoría, el gobierno no podría subsistir». Lincoln expone entonces el problema de la secesión: «Si una minoría... se separa en lugar de consentir, sienta un precedente que, a su vez, la dividirá y arruinará; porque una minoría propia se separará de ella, siempre que una mayoría se niegue a ser controlada por dicha minoría». Lincoln estaba diciendo que la secesión no tenía un punto de parada lógico» (p. 162).

Incluso si la minoría no se secesiona, Lincoln cree que la amenaza de hacerlo le da demasiado poder. «Un derecho permanente a la secesión del gobierno constitucional haría a la mayoría constantemente vulnerable a la amenaza de la minoría de irse. La solución—la única solución lógicamente posible—era que la mayoría pudiera coaccionar a la minoría, rechazando efectivamente la retirada del consentimiento de la minoría» (p.163).

Para Lincoln, las alternativas son claras. «”Claramente, la idea de la secesión”, razonó Lincoln, “es la esencia de la anarquía”. Esto era un salto, pero Lincoln lo hizo. Una mayoría, controlada por los controles y las limitaciones constitucionales...», sostuvo, «es el único verdadero soberano de un pueblo libre». En el momento en que se rechazaba «el principio de la mayoría», lo que quedaba era “la anarquía o el despotismo”». (p. 162).

El argumento de Lincoln es vulnerable en varios puntos. El punto de vista que Lincoln ataca es que los gobiernos se forman por consentimiento y los que han consentido pueden en cualquier momento abandonar el gobierno. Lincoln dice que una vez que algún grupo se vaya de hecho, esto creará un precedente para que otros grupos se vayan. Probablemente tiene en mente las secesiones dentro del grupo que se ha separado, con este proceso continuando con más secesiones de estas secesiones, pero el precedente también sería válido para los grupos dentro de la unión original que no se separaron. Parece correcto que este precedente existiría, pero no se deduce de ese hecho que los grupos se secesionarían de hecho hasta llegar al punto de anarquía, como sugiere Lincoln. (Supongo que por «anarquía», Lincoln tiene en mente la secesión hasta un nivel en el que no es posible un gobierno efectivo).

Parece más probable que los distintos grupos unidos por consentimiento, cuando se enfrentan a conflictos de grupo, sopesen los costes y beneficios de permanecer en el grupo, en comparación con los de abandonarlo, y sobre esa base decidan qué hacer. ¿Por qué los distintos grupos no podrían decidir de una manera que refleje sus intereses reales? Lincoln podría objetar a esta respuesta que quiere que los grupos minoritarios permanezcan y acepten el veredicto de la mayoría, aunque vaya en contra de sus propios intereses. Pero, ¿por qué deberían hacerlo los grupos minoritarios?

Se sugieren tres posibles respuestas. En primer lugar, que a los grupos minoritarios les interesa hacerlo, aunque no lo crean; pero ¿qué razón hay para pensar que esto será así en general? ¿No deberían decidirlo los miembros de los grupos? En segundo lugar, la respuesta podría ser que, aunque a un grupo minoritario, considerado aisladamente, le interese la secesión, puede que a la suma debidamente ponderada del grupo minoritario y del resto de la sociedad no le interese que el grupo se separe. Pero, ¿por qué el grupo minoritario debería tener esto en cuenta, en lugar de guiarse exclusivamente por sus propios intereses? Una contrapartida sugiere nuestra tercera respuesta. Se podría alegar que, al unirse a la asociación más grande, el grupo minoritario se ha comprometido a tener en cuenta los intereses de la mayoría, aunque no hasta el punto de subordinarse completamente a la mayoría. En respuesta a esto, ¿no es la naturaleza de su compromiso con el grupo mayor lo que está en cuestión? La tercera respuesta que se sugiere plantea la cuestión en contra de la posición secesionista.

En su oposición a la secesión, Lincoln tenía un problema específico en mente. Una unión que dividiera a los Estados Unidos continentales podría resultar demasiado débil para defenderse de las naciones extranjeras que tuvieran designios sobre el territorio americano. Pero, ¿por qué grupos separados que no querían que esto sucediera no podrían formar una alianza defensiva temporal para evitarlo?

Hay otro punto en el que el argumento de Lincoln es vulnerable, y es uno en el que muchos lectores ya habrán pensado, preguntándose quizás por qué no lo he cuestionado. ¿Qué hay de malo en la anarquía, si por ello se entiende una sociedad formada sólo por aquellos que consienten libremente en pertenecer a ella, conservando la libertad de abandonarla? Lincoln considera que esto es un absurdo evidente, pero los que no compartimos sus inclinaciones estatistas no estaremos de acuerdo.

Author:

Contact David Gordon

David Gordon is Senior Fellow at the Mises Institute and editor of the Mises Review.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here