Mises Wire

Home | Wire | Las políticas de la Fed destinadas a crear estabilidad de precios provocan inestabilidad económica

Las políticas de la Fed destinadas a crear estabilidad de precios provocan inestabilidad económica

  • question mark

Etiquetas La FedInflaciónCiclos Económicos

05/16/2022

Para la mayoría de los economistas y políticos, el papel de las autoridades de los bancos centrales es hacer que la economía sea lo más estable posible. ¿Qué entienden por estabilidad económica? La estabilidad económica se refiere a la ausencia de una fluctuación excesiva, por lo que una economía con un crecimiento constante de la producción y una inflación de precios baja y estable es probable que se considere estable.

Una economía con frecuentes ciclos de auge y caída y una inflación de precios variable se consideraría inestable. Según el pensamiento popular, un entorno económico estable en términos de inflación de precios y crecimiento de la producción estables actúa como amortiguador frente a diversas perturbaciones. Esto facilita la planificación de las empresas. Según esta forma de pensar, la estabilidad del nivel de precios es la clave de la estabilidad económica.

Por ejemplo, puede producirse un fortalecimiento relativo de la demanda de patatas frente a la de tomates. Este fortalecimiento relativo se va a representar por el aumento relativo de los precios de las patatas frente a los tomates. Ahora bien, para tener éxito, las empresas deben prestar atención a los deseos de los consumidores que se manifiestan en los cambios de los precios relativos de los bienes y servicios.

Si no se atiende a los deseos de los consumidores, se obtendrá una combinación de producción de bienes y servicios equivocada y se producirán pérdidas. Por lo tanto, en nuestro caso, al prestar atención a los cambios relativos de los precios, es probable que las empresas aumenten la producción de patatas frente a la de tomates. Si el nivel de precios no es estable, la visibilidad de los cambios relativos de los precios se vuelve borrosa y, en consecuencia, las empresas no pueden determinar los cambios relativos de la demanda de bienes y servicios y tomar decisiones correctas sobre la producción.

Esto conduce a una mala asignación de recursos y al debilitamiento de los fundamentos económicos. Las variaciones inestables del nivel de precios ocultan los cambios en los precios relativos de los bienes y servicios.

En consecuencia, a las empresas les resultará difícil reconocer un cambio en los precios relativos cuando el nivel de precios es inestable. Basándose en esta forma de pensar, no es de extrañar que el mandato del banco central consista en aplicar políticas que permitan un nivel de precios estable.

Utilizando diversos métodos cuantitativos, los economistas de la Fed han establecido que deben aspirar a mantener la inflación de precios en el 2%. Cualquier desviación significativa de esta cifra constituye una desviación de la senda de crecimiento de la estabilidad de precios, lo que supone admitir que los responsables de la política de la Fed creen que tienen que estabilizar el nivel de precios para permitir el funcionamiento eficiente de la economía de mercado.

Obviamente, se trata de una contradicción en los términos, ya que cualquier intento de manipular el llamado nivel de precios implica una interferencia en los mercados y, por lo tanto, conduce a señales falsas transmitidas por los cambios en los precios relativos. Mediante la fijación de objetivos a los tipos de interés y mediante el bombeo monetario no es posible reforzar los fundamentos económicos, sino que, por el contrario, sólo empeora mucho las cosas. He aquí la razón.

Una política de estabilidad de precios conduce a más inestabilidad

Supongamos que el llamado nivel de precios comienza a mostrar un descenso en el impulso del crecimiento. Para evitar este descenso, la Reserva Federal introduce agresivamente dinero en el sistema bancario. Debido a esta política, tras un lapso de tiempo, el nivel de precios se estabiliza. ¿Debemos considerar esto como una acción de política monetaria exitosa?

Dado que el bombeo monetario pone en marcha el desvío de riqueza de las actividades generadoras de riqueza a las actividades no generadoras de riqueza, esto conduce al debilitamiento del proceso de generación de riqueza y al empobrecimiento económico. Nótese que el empobrecimiento económico se ha producido a pesar de la estabilidad del nivel de precios. Para lograr la estabilidad de los precios, la Fed tuvo que permitir un aumento del impulso de crecimiento de la oferta monetaria. Las fluctuaciones en el impulso de crecimiento de la oferta monetaria importan aquí, porque ponen en marcha la amenaza del ciclo de auge y caída, independientemente de que el nivel de precios sea estable o no.

Aunque es probable que el aumento de la oferta monetaria se manifieste en un incremento general de los precios, no tiene por qué ser siempre así. Los precios están determinados por factores reales y monetarios. Por lo tanto, si los factores reales tiran en dirección contraria a los monetarios, puede que no se produzca ningún cambio visible en los precios. Incluso si el crecimiento monetario es elevado, los precios al consumo podrían mostrar sólo aumentos moderados. Evidentemente, si prestáramos atención al llamado nivel de precios y no tuviéramos en cuenta el aumento de la oferta monetaria, llegaríamos a conclusiones erróneas sobre el estado de la economía.

Sobre esto, Murray N. Rothbard escribió:

El hecho de que los precios en general se mantuvieran más o menos estables durante la década de 1920 indicó a la mayoría de los economistas que no existía ninguna amenaza inflacionista, por lo que los acontecimientos de la gran depresión les pillaron completamente desprevenidos.

La supuesta neutralidad del dinero está en la base de las políticas de estabilización de precios

La opinión de que el dinero es neutral está en la base de las políticas de estabilización de precios. Los cambios en el dinero sólo afectan al nivel de precios y no tienen ningún efecto sobre la economía real. Esta forma de pensar sostiene que los cambios en la oferta monetaria no afectan a los precios relativos de los bienes y servicios.

Por ejemplo, si una manzana se cambia por dos patatas, entonces el precio de una manzana es de dos patatas, o el precio de una patata es de media manzana. Si una manzana se intercambia por un dólar, se deduce que el precio de una patata es de cincuenta céntimos. Obsérvese que la introducción del dinero no altera el hecho de que el precio relativo de las patatas frente a las manzanas es de dos a uno. Así, el vendedor de una manzana recibirá un dólar, que le permitirá comprar dos patatas.

Según esta forma de pensar, un aumento de la cantidad de dinero provoca una caída proporcional de su poder adquisitivo, o una subida proporcional del nivel de precios, mientras que una caída de la cantidad de dinero provoca un aumento proporcional del poder adquisitivo del dinero, o una bajada proporcional del nivel de precios. Es decir, una manzana se intercambia por dos patatas, a igualdad de condiciones.

Supongamos que la cantidad de dinero se ha duplicado y, como consecuencia, el poder adquisitivo del dinero se ha reducido a la mitad, duplicando el nivel de precios. Esto significa que ahora una manzana puede cambiarse por 2 dólares, mientras que una patata por 1 dólar. Obsérvese que, a pesar de la duplicación de los precios, un vendedor de una manzana con los 2 dólares obtenidos puede seguir comprando dos patatas. Tenemos aquí una separación total entre los cambios en los precios relativos de los bienes (cuántas manzanas se intercambian por patatas) y los cambios en el nivel de precios.

Por lo tanto, parece que el único problema de la inflación es que oscurece la visibilidad de los movimientos de los precios relativos de los bienes, provocando así una mala asignación de los recursos. Aparte de eso, la inflación es inofensiva. ¿Cuál es el problema de esta forma de pensar?

Siguiendo el efecto Cantillon, cuando se inyecta nuevo dinero siempre hay primeros receptores del nuevo dinero que se benefician. Los primeros receptores, con más dinero a su disposición, pueden ahora adquirir una mayor cantidad de bienes, mientras que los precios de estos bienes siguen siendo los mismos. A medida que el dinero empieza a circular por la economía, los precios de los bienes empiezan a subir.

En consecuencia, los receptores tardíos del nuevo dinero se benefician menos o incluso pueden encontrar que la mayoría de los precios han subido tanto que ahora pueden permitirse menos bienes. Los aumentos de la oferta monetaria conducen a una redistribución de la riqueza desde los receptores posteriores—o no receptores—del nuevo dinero hacia los receptores anteriores.

Sugerimos que este cambio en la riqueza altera las demandas individuales de bienes y servicios y, a su vez, alterará los precios relativos de los bienes y servicios. Los cambios en la oferta monetaria ponen en marcha una nueva dinámica que da lugar a cambios en la demanda de bienes y a cambios en sus precios relativos. Por lo tanto, los cambios en la oferta monetaria no pueden ser neutrales en lo que respecta a los precios relativos de los bienes.

El nivel de precios no puede determinarse conceptualmente

No es posible establecer el poder adquisitivo total del dinero y, por tanto, el nivel de precios. Si un dólar se cambia por una barra de pan, podemos decir que el poder adquisitivo de un dólar es una barra de pan. Si un dólar se cambia por dos tomates, también significa que el poder adquisitivo de un dólar es de dos tomates. La información relativa al poder adquisitivo específico del dinero no permite, sin embargo, establecer el poder adquisitivo total del dinero. No es posible determinar el poder adquisitivo total del dinero porque no podemos sumar dos tomates a una barra de pan. Sólo podemos establecer el poder adquisitivo del dinero con respecto a un bien concreto en una transacción en un momento y lugar determinados.

Sobre esto Rothbard escribió:

Dado que el valor de cambio general, o PPM (purchasing power of money por sus siglas en inglés), del dinero no puede definirse cuantitativamente ni aislarse en ninguna situación histórica, y sus cambios no pueden definirse ni medirse, es obvio que no puede mantenerse estable. Si no sabemos qué es algo, no podemos actuar para mantenerlo constante.

Ahora bien, la política monetaria de la Fed que tiene como objetivo estabilizar el nivel de precios afecta implícitamente a la tasa de crecimiento de la oferta monetaria. Dado que los cambios en la oferta monetaria no son neutrales, esto significa que la política de un banco central equivale a la manipulación de los precios relativos, lo que conduce a la interrupción de la asignación eficiente de los recursos.

En consecuencia, una política de estabilización de precios conduce a la sobreproducción de algunos bienes y a la infraproducción de otros. Sin embargo, esto no es lo que nos dicen los estabilizadores. Por el contrario, creen que el mayor mérito de estabilizar los cambios en el nivel de precios es que permite fluctuaciones libres y transparentes en los precios relativos, lo que a su vez conduce a la asignación eficiente de los recursos escasos.

La estabilidad económica no tiene nada que ver con la estabilización de la economía

Lo que importa para la prosperidad económica no es la estabilidad de los precios, sino permitir la libre fluctuación de los precios relativos. La libre fluctuación de los precios relativos sólo puede tener lugar en un entorno libre de manipulación de la economía por parte del gobierno y del banco central. Esto, a su vez, permite a las empresas acatar los deseos de los consumidores, lo que permite una asignación eficiente de los recursos escasos.

Creemos que las autoridades centrales no manipulan los mercados, las fluctuaciones de los precios reflejarán los cambios en las condiciones relativas de la oferta y la demanda. Obsérvese que la Unión Soviética, después de 1947, estableció un marco de precios estable basado en precios fijos. Aunque esto evitó la inflación de precios, creó una escasez persistente de alimentos y bienes de consumo. Al no permitir la libre circulación de los precios, se produjo un drástico descenso del nivel de vida individual.

Sumario y conclusión

La mayoría de los economistas creen que la clave de unos fundamentos económicos saludables es la estabilidad de los precios. Se considera que un nivel de precios estable conduce a un uso eficiente de los escasos recursos de la economía y, por lo tanto, da lugar a mejores fundamentos económicos. No es de extrañar, pues, que el mandato de la Reserva Federal consista en aplicar políticas que generen estabilidad de precios.

Al emplear políticas monetarias destinadas a estabilizar el nivel de precios, la Fed socava de hecho la economía de mercado. Aunque la antigua Unión Soviética tenía una inflación baja en cuanto a los precios de los bienes porque el mecanismo de precios se mantenía estable por decreto gubernamental, los efectos secundarios de esta política incluían una escasez persistente y un bajo nivel de vida. Por lo tanto, parece que la interferencia cada vez mayor del gobierno y del banco central en el funcionamiento de los mercados conduce a la economía estadounidense hacia un empobrecimiento económico persistente y un nivel de vida drásticamente inferior con el paso del tiempo.

Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here