Mises Wire

Home | Wire | Las economías no pueden producir riqueza sin paciencia y horizontes a largo plazo

Las economías no pueden producir riqueza sin paciencia y horizontes a largo plazo

  • turtle

Etiquetas Libertad económicaMercados libresEmpresarialidad

08/04/2022

En un estudio pionero, el psicólogo Walter Mischel demostró que retrasar la gratificación en la infancia conducía al éxito en la vida posterior. El experimento consistía en colocar a los niños pequeños en una habitación con golosinas y darles la opción de comérselas inmediatamente o esperar quince minutos para que pudieran recibir una segunda oferta. Los estudios de seguimiento descubrieron que los participantes tenían más éxito en la adolescencia si ejercían el autocontrol esperando quince minutos antes de comer las golosinas.

La observación de que el autocontrol está correlacionado con los logros individuales es indiscutible, aunque su relación con el éxito nacional está poco explorada. La construcción de una civilización requiere la renuncia a los deseos presentes para obtener beneficios a largo plazo. Para que la sociedad prospere, los ciudadanos deben ahorrar, invertir y planificar. Al planificar el futuro, la gente priorizará automáticamente las inversiones a expensas de la adquisición de lujos, lo que indica una baja preferencia temporal.

Invariablemente, la acumulación de capital es una consecuencia de la baja preferencia temporal, y quienes tienen una menor preferencia temporal se inclinarán a renunciar a los deseos actuales por el éxito futuro porque están orientados al futuro. Cuando un empresario reinvierte los beneficios en su empresa, es un resultado del pensamiento futurista. Al ser un pensador a largo plazo, el empresario aprecia que las inversiones de capital impulsan la creación de valor y, en última instancia, aumentan la competitividad de la empresa.

Incluso contemplar la posibilidad de crear una empresa es indicativo de un pensamiento a largo plazo, teniendo en cuenta los obstáculos que los empresarios suelen encontrar. Es poco probable que la mayoría de las personas se conviertan en empresarios, sin embargo, para mantener el progreso es necesario que características del espíritu empresarial como la orientación a largo plazo y la paciencia estén ampliamente difundidas en toda la sociedad. Esencialmente, los que actúan de forma atípica son cruciales para el éxito nacional, pero la calidad media de la población mantiene la prosperidad.

Muchos países cuentan con empresarios e intelectuales de talento; sin embargo, siguen siendo pobres porque la calidad media de la población es demasiado baja para inducir el dinamismo económico. Los economistas afirman en un artículo de 2019 que la reproducción de los rasgos de la clase media que hacen hincapié en las inversiones en capital humano y la planificación a largo plazo podría haber desempeñado un papel fundamental en el ascenso de la Inglaterra industrializada:

Encontramos que la clase media tuvo el mayor éxito reproductivo durante el desarrollo industrial temprano de Inglaterra... Por lo tanto, la prosperidad de Inglaterra durante este período puede atribuirse al aumento de la prevalencia de los rasgos de la clase media más que a los de la clase alta (o baja).

Hoy en día, el ahorro y la inversión en capital humano son indicadores del estatus de la élite, pero originalmente, las élites aristocráticas preferían el consumo conspicuo y se preocupaban poco por aumentar el patrimonio familiar a través de la empresa. Por tanto, la suposición de que el ascenso de Inglaterra se vio favorecido por la proliferación de personas con rasgos burgueses es totalmente plausible. Curiosamente, hay pruebas que demuestran que la paciencia —un indicador del pensamiento a largo plazo— influye en la riqueza nacional

En un documento titulado «Patience and the Wealth of Nations», los economistas concluyen que la paciencia explica «una fracción sustancial de las diferencias de desarrollo entre países».

Los países con más población paciente tienen mayores ingresos, niveles superiores de acumulación de capital humano y físico y mejores instituciones. Estos resultados se explican por la perspectiva de futuro de las personas pacientes. Las personas que invierten en el futuro ahorrarán y trabajarán duro en el presente para vivir una vida mejor en la próxima década.

Además, investigaciones más recientes afirman que la paciencia está positivamente correlacionada con la riqueza exterior de un país. Según Mika Nieminen, los países habitados por personas pacientes tienen una posición neta de activos exteriores positiva, mientras que los países poblados por personas impacientes tienen una posición neta de activos exteriores negativa. Del mismo modo, la literatura económica sugiere que la orientación a largo plazo también es decisiva para el desarrollo.

Un estudio de 2021 realizado por economistas europeos sostiene que la orientación a largo plazo aumenta los beneficios de la libertad económica. Utilizando un análisis de panel de una muestra de sesenta y siete países entre 1970 y 2019, Johan Graafland y Eelke de Jong revelan que la libertad económica tiene el mayor efecto en los países donde la gente tiene una alta orientación a largo plazo. Discutiendo estos hallazgos, escriben:

La libertad económica parece ser especialmente eficaz para aumentar la renta per cápita en los países de Asia (China, Hong Kong, Singapur, Corea del Sur, Vietnam), porque estos países combinan una baja evitación de la incertidumbre con una orientación a largo plazo... Además, los países sudamericanos y los de Oriente Medio y África apenas se benefician de una mayor libertad económica, debido a la combinación de una evitación de la incertidumbre relativamente alta y una orientación a corto plazo.

Además, los países que puntúan alto en orientación a largo plazo también son más innovadores. Esto no es sorprendente porque inventar es un proceso de ensayo y error que incluye el fracaso; por tanto, las personas que ejercen la paciencia y piensan a largo plazo tienen más probabilidades de materializar el éxito, ya que se negaron a abandonar.

En resumen, los últimos descubrimientos en economía deberían hacer ver a los responsables políticos que diseñar políticas sin tener en cuenta la capacidad de la población para pensar a largo plazo no dará los mejores resultados. Proponer soluciones viables es un ejercicio inútil cuando la gente no aprecia su impacto.

Author:

Contact Lipton Matthews

Lipton Matthews is a researcher, business analyst, and contributor to Merion West, The Federalist, American Thinker, Intellectual Takeout, mises.org, and Imaginative Conservative. Visit his YouTube channel, with numerous interviews with a variety of scholars, here. He may be contacted at lo_matthews@yahoo.com or on Twitter (@matthewslipton).

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here