Mises Wire

Home | Wire | La visión de Mises para una ciencia económica libre de valores

La visión de Mises para una ciencia económica libre de valores

  • phil

Etiquetas Filosofía y MetodologíaPraxeología

12/18/2020

Cerca del comienzo de Acción humana, Mises hace una notable declaración: «es en este subjetivismo donde reside la objetividad de nuestra ciencia [económica]» (p. 21). ¿Qué quiere decir con esto? ¿Cómo puede una ciencia ser objetiva siendo subjetiva?

La respuesta de Mises es que la ciencia económica toma las últimas preferencias de la gente como dadas, no como una ocasión para un mayor análisis por parte de la ciencia económica. Esto lleva a otra pregunta. ¿Qué es una preferencia «última»? La respuesta de Mises parte del hecho de que queremos algunas cosas como medios para conseguir otra cosa, por ejemplo, queremos alimentos para satisfacer el hambre. Sin embargo, no todo lo que queremos es un medio para algún otro fin. Tal vez satisfacemos nuestra hambre no como un fin último, sino como un medio para mantenernos vivos, pero no parece plausible que «mantenerse vivo» sea un medio para algún otro fin. (Hay excepciones a esta afirmación que ignoraré aquí.) Tiene que haber algún fin último. No puede haber una serie interminable en la que todo sea un medio para algo más. No se deduce de esto, sin embargo, que debe haber una cosa que sea el fin último de todas nuestras acciones. Más bien, cada cadena de la forma A es un medio para B, B es un medio para C,... etc., debe terminar con un fin último, pero el fin último que es el punto de terminación de cada cadena no tiene que ser el mismo. Pensar de otra manera sería cometer una falacia lógica, así como no se deduce de «Todo hombre tiene un padre» que «Un hombre es el padre de todos». Algunas personas piensan que Aristóteles cometió este error, pero eso es discutido.

Con esto entendido, el argumento de Mises se vuelve más claro. Él dice,

Por ser subjetivista y tomar los juicios de valor del hombre actuante como datos últimos no abiertos a un examen crítico ulterior, es indiferente al conflicto de todas las escuelas de dogmatismo y doctrinas éticas, está libre de valoraciones e ideas y juicios preconcebidos, es universalmente válido y absoluta y llanamente humano. (p. 21)

Mises toma los fines últimos como puramente formales. Las verdades de la praxeología se aplican a todas las acciones humanas, independientemente de su fin último. En particular, subraya que la ciencia económica no asume que la gente sólo busca hacerse rica. Él dice,

La ciencia económica no asume o postula que los hombres apuntan sólo o en primer lugar a lo que se llama bienestar material. La ciencia económica, como rama de la teoría más general de la acción humana, se ocupa de toda la acción humana, es decir, del propósito del hombre de alcanzar los fines elegidos, cualesquiera que sean estos fines. Aplicar el concepto racional o irracional a los fines últimos elegidos no tiene sentido. Podemos llamar irracional a lo último dado, es decir, aquellas cosas que nuestro pensamiento no puede analizar ni reducir a otras cosas últimas dadas. Entonces cada fin último elegido por cualquier hombre es irracional. No es ni más ni menos racional apuntar a la riqueza como Croesus que apuntar a la pobreza como un monje budista. (p. 880)

El punto fundamental de Mises es que, si no cuestionas los juicios de valor finales de la gente, sino que te limitas a una discusión sobre los medios, puedes ser estrictamente objetivo y libre de valores. Si le dices a alguien que no va a conseguir lo que pretende utilizando los medios que ha elegido, no estás haciendo un juicio de valor por ti mismo. Estás haciendo una declaración estrictamente científica.

Mises explica esta cuestión esencial de esta manera:

Un economista investiga si una medida a puede producir el resultado p para el logro de lo que se recomienda, y encuentra que a no resulta en p sino en g, un efecto que incluso los partidarios de la medida a consideran indeseable. Si este economista expone el resultado de su investigación diciendo que a es una mala medida, no pronuncia un juicio de valor. Simplemente dice que desde el punto de vista de los que apuntan al objetivo p, la medida a es inapropiada. En este sentido los economistas del libre comercio atacaron la protección. Demostraron que la protección no aumenta, como creen sus defensores, sino que, por el contrario, disminuye la cantidad total de productos, y por lo tanto es mala desde el punto de vista de los que prefieren una mayor oferta de productos a una menor. Es en este sentido que los economistas critican las políticas desde el punto de vista de los fines que se persiguen. Si un economista califica las tasas de salario mínimo como una mala política, lo que quiere decir es que sus efectos son contrarios al propósito de quienes recomiendan su aplicación.

Hasta ahora sólo he dado cuenta de lo que dice Mises. Me parece que está exactamente en el objetivo. Pero hay un área, sin embargo, en la que puede estar abierto a la crítica. Dice con razón que los economistas no dicen a la gente lo que debe hacer, donde «debería» implica un juicio ético. Los economistas aplican las verdades puramente científicas de la praxeología para mostrar si los medios son adecuados para alcanzar los fines. Sin embargo, hay otro ámbito en el que existe un contraste entre lo «formal» y lo «material», y es dentro de un tipo de teoría ética. Los utilitaristas del siglo XIX solían decir que las personas debían maximizar el «placer» o la «utilidad», cuando esto significaba un tipo particular de experiencia sentida. En épocas más recientes, esto ha dado lugar en gran medida, aunque no del todo, a lo que se denomina «utilitarismo de las preferencias», en el que el objetivo es maximizar la realización de las propias preferencias, sean cuales fueren. Mises se refiere a esto cuando dice, «Si el Eudaemonismo dice felicidad, si el Utilitarismo y la ciencia económica dicen utilidad, debemos interpretar estos términos de manera subjetiva como aquello a lo que el hombre actuante apunta porque es deseable a sus ojos. En este formalismo consiste el progreso del significado moderno del Eudaemonismo, el Hedonismo y el Utilitarismo en oposición al significado material más antiguo» (p. 21, énfasis mío).

Lo que creo que Mises se equivoca es que no distinguió adecuadamente entre utilitarismo de preferencia y ciencia económica. El primero no es estrictamente científico. Es una teoría ética, y quien la adopta se dedica a la filosofía y no a la praxiología. Mises es tanto un praxeólogo como un utilitarista de preferencia de un tipo muy distintivo, pero se puede ser uno sin ser el otro. Murray Rothbard, por ejemplo, era un praxeólogo pero en la teoría ética apoyaba la ley natural, no el utilitarismo de preferencia. Como dice el obispo Butler, «Todo es lo que es, y no otra cosa».

Author:

Contact David Gordon

David Gordon is Senior Fellow at the Mises Institute and editor of the Mises Review.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire