Mises Wire

Home | Wire | La vigilancia privada no es una fantasía

La vigilancia privada no es una fantasía

Etiquetas El Estado policialPropiedad Privada

07/12/2016

Mucha gente rechaza la idea de que la vigilancia esté en manos de empresas privadas con ánimo de lucro. Imaginan que esas empresas, en su intento de maximizar los beneficios, serían aún más abusivas que la policía gubernamental. Pero lo que la mayoría no se da cuenta es que la «policía» privada ya existe en América y en gran medida: se calcula que hay 3 personas empleadas en la seguridad privada por cada policía público. Se trata de un amplio abanico de funciones y competencias, desde el vigilante nocturno de una obra hasta sofisticados expertos en ciberseguridad que garantizan la seguridad de las transacciones financieras.

La vigilancia privada no es una fantasía ni un lujo del que disfrutan los ricos: cada vez que entras en un centro comercial, vas a unos grandes almacenes, visitas un parque de atracciones, disfrutas de un evento deportivo profesional en directo o utilizas PayPal, estás siendo protegido por personas que intentan maximizar sus beneficios. En un mercado libre, en el que las transacciones son voluntarias, los clientes deben estar satisfechos para que las empresas puedan sobrevivir. Por lo general, la gente prefiere que no la manoseen cuando viaja, que no la asfixien por vender cigarrillos o que sus casas sean asaltadas por equipos SWAT en mitad de la noche por poseer una planta. Sólo la policía gubernamental se dedica a este tipo de actividades porque cuando la fuente de ingresos de una agencia policial es involuntaria y está divorciada de la calidad del servicio que presta, es más probable que se produzcan abusos.

Tal vez sea igualmente importante que la policía privada no goza de los privilegios legales que tiene la policía gubernamental, sino que está en igualdad de condiciones legales con el resto de nosotros. Quieren evitar las demandas por lesiones porque ellos, y no el contribuyente, serán los responsables. A diferencia de la policía gubernamental, no gozan del beneficio de un fiscal amigo que hará todo lo políticamente posible para evitar que sean acusados. Los policías privados no tienen contratos sindicales que les impidan ser interrogados después de un tiroteo, o que les permitan ser reincorporados después de haber sido despedidos por mala conducta, como ocurre con los policías públicos. De hecho, es bastante sorprendente que alguien crea que la policía gubernamental, que se investiga a sí misma cuando hay quejas de los ciudadanos contra ella, vaya a rendir cuentas.

A pesar de que el número de policías privados es mucho mayor, rara vez oímos que disparen a alguien. Y esto no se debe a que tengan un trabajo menos peligroso. Más bien, los policías privados mueren más a menudo que los policías gubernamentales, y una mayor proporción de esas muertes son el resultado de la violencia, en lugar de accidentes. Esto es de esperar cuando uno se dedica a proteger a las personas y la propiedad privada y debe hacerlo de forma satisfactoria o ser despedido. La policía gubernamental no tiene esa obligación: el Tribunal Supremo de EEUU opinó en el caso Warren v. Distrito de Columbia (1981) que la policía no tiene ningún deber específico de proteger a los ciudadanos.

Por lo tanto, no debería ser difícil imaginar cómo la policía privada sería mucho más responsable, y mucho menos propensa a la violencia, que la policía gubernamental. Todo lo que uno tiene que hacer es mirar a su alrededor.

Author:

Contact Tate Fegley

Tate Fegley is a Postdoctoral Associate at the Center for Governance and Markets at the University of Pittsburgh. Research Fellow at the Independent Institute.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Wikipedia
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire