Mises Wire

Home | Wire | La tragedia de la prohibición gubernamental de la venta de órganos humanos

La tragedia de la prohibición gubernamental de la venta de órganos humanos

  • kidneys

10/29/2021

A finales de septiembre los cirujanos lograron acoplar un riñón de un cerdo modificado genéticamente a un cuerpo humano, estableciendo una «prueba de concepto». Se trata de un gran paso para aliviar la escasez masiva de partes del cuerpo humano donadas o de cadáveres para aquellas personas, a menudo desesperadas, que necesitan un trasplante.

Dada la funcionalidad de estas partes de cerdo y las modificaciones genéticas existentes creadas para los alérgicos a la carne, este avance podría abrir la puerta a una vida normal para cientos de miles de americanos que sufren y mueren por sus órganos dañados.

Lo que debemos saber es que todo el dinero, el tiempo de investigación y la tecnología sacrificados en este esfuerzo podrían no haber sido necesarios en primer lugar. Sin embargo, los cirujanos de trasplantes y los científicos lo saludarán como un gran paso adelante. Lo es, y pueden surgir muchos beneficios no previstos. Los profesionales de la ética y otras personas con una creencia injustificada o sobrestimada en la importancia de sus propios valores probablemente se quejarán de que este avance es inmoral. Sin embargo, algunos «bioeticistas» ya han aprobado la práctica, incluso en esta primera fase de desarrollo.

El economista tiene una agenda diferente. Debe preguntarse si es el curso de acción más eficiente y lógico. ¿Estamos haciendo lo máximo para mejorar la condición humana y su futuro? ¿Hay mejores caminos que tomar? ¿Estamos enriqueciendo injustamente a unos en detrimento de otros? Esta es la máxima del economista francés y proto-austríaco/libertario Frédéric Bastiat.

En primer lugar, todo el mundo considera que esta situación es de escasez. Sencillamente, no hay suficientes órganos humanos disponibles para realizar el número necesario de trasplantes, lo que se complica por la dificultad de emparejar donantes y receptores mediante marcadores biológicos para evitar el rechazo del órgano por parte del receptor. En segundo lugar, hay realmente poco desacuerdo en cuanto a la causa de la escasez. En la reseña de los profesores David Kaserman y A.H. Barnett, The U.S. Organ Procurement System: A Prescription for Reform, de los profesores Kaserman y A.H. Barnett, describo la causa de la escasez como

La Ley Nacional de Trasplantes de Órganos de 1984, patrocinada por el senador Al Gore y promulgada por el presidente Ronald Reagan, creó esta máquina burocrática de matar que impone una condena de cinco años y una multa de 50.000 dólares a quien esté dispuesto a invadir su terreno ofreciendo una «valiosa contraprestación» a una familia que quiera donar los órganos de un familiar fallecido para salvar la vida de otra persona.

La Administración de Recursos y Servicios Sanitarios informa de que más de cien mil personas están actualmente en lista de espera para un trasplante, la mayoría de las cuales necesitan un riñón. Muchas más no pueden entrar en la lista o se han puesto demasiado enfermas o viejas para seguir en ella. En 2020 sólo se realizaron unos veinte mil trasplantes de riñón. Miles de americanos mueren cada año por falta de un trasplante.

[Véase también «Back alley organ transplants», por Mark Thornton].

Así, los trasplantes de cerdos podrían salvar la vida y mejorar la salud de decenas de miles de americanos al año. Esto también significa menores costes médicos postoperatorios, menos tiempo de trabajo perdido y vidas más largas y satisfactorias.

Sin embargo, estos trasplantes y sus costes de desarrollo podrían haberse evitado si no se hubiera creado la escasez en primer lugar. La NOTA-84 prohíbe cualquier motivación económica para la donación de órganos humanos, fijando un precio máximo de 0,00 dólares por órgano. Por tanto, la venta de órganos es ilegal. Con un precio de cero, incluso las posibles donaciones cadavéricas, en las que el donante o su familia lega los órganos de la persona fallecida a los receptores, han sido aplastadas, provocando la gigantesca escasez.

Los economistas Kaserman y Barnett describen y diagnostican en su libro esta tragedia que ha pasado desapercibida, y culpan de esta trágica situación a la política gubernamental. Los precios del mercado, y sobre todo las fuerzas del mercado, aliviarían la escasez y tendrían amplios beneficios sanitarios y económicos.

Es fácil imaginar imágenes horribles de, por ejemplo, niños indios vendiendo sus órganos corporales por comida, pero la solución es en realidad fácil, directa y de bajo coste. Decenas de miles de personas, por lo demás sanas, mueren desgraciadamente cada año con órganos viables. El sistema actual para conseguir esos órganos donados es ineficiente e ineficaz debido a una política que hace que las fuerzas del mercado sean ilegales y que el emprendimiento no aprobado esté sujeto a sanciones muy duras.

Por ejemplo, si un número suficiente de jóvenes adultos firmaran tarjetas de donación de órganos, la escasez podría solucionarse. Las organizaciones benéficas y las compañías de seguros podrían emplear métodos de mercado potenciales ofreciendo incentivos para firmar la tarjeta. En su libro, Kaserman y Barnett calculan que se podrían conseguir suficientes órganos por menos de 200 dólares cada uno. Nadie sabe cómo se desarrollaría el mercado, pero podemos estar razonablemente seguros de que tendría éxito y de que esta flamante tecnología de trasplante de cerdos sería innecesaria.

También podemos estar seguros de que algunos de los recursos «desperdiciados» en la nueva tecnología podrían haberse invertido mejor en tecnologías de trasplante y ahorro de órganos aún mejores, como los reemplazos mecánicos de órganos. Estos órganos para siempre podrían, por ejemplo, eliminar los problemas de rechazo y tener otros beneficios para la salud. O tal vez serían nanorobots que podrían reparar los órganos existentes.

Podemos celebrar esta nueva tecnología de trasplantes y desearle una pronta puesta en práctica, pero nunca debemos olvidar que, al mirar detrás de su manto, como país, hemos condenado a millones de personas a situaciones vitales agónicas y a muertes prematuras durante el último medio siglo debido a la prohibición impuesta por el gobierno de intercambiar órganos humanos. Eso sí que no es ético.

Author:

Contact Mark Thornton

Mark Thornton is a Senior Fellow at the Mises Institute and the book review editor of the Quarterly Journal of Austrian Economics. He has authored seven books and is a frequent guest on national radio shows.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire