Mises Wire

Home | Wire | La secesión a nivel estadual no es suficiente. Los propios estados deben descentralizarse radicalmente.

La secesión a nivel estadual no es suficiente. Los propios estados deben descentralizarse radicalmente.

  • stateflags

12/10/2021

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, firmó el mes pasado una nueva legislación que prohíbe en gran medida el uso de mandatos de vacunación por parte de entidades privadas o gobiernos locales. La nueva legislación también refuerza  los esfuerzos generales de la administración DeSantis para evitar que los gobiernos locales impongan también mandatos de máscara. En particular, la administración ha intervenido para evitar que los distritos escolares impongan mandatos.

Este enfoque ha suscitado, como era de esperar, oposición. En general, los que se oponen a los esfuerzos de DeSantis por adelantarse a los mandatos locales han afirmado que los gobiernos locales deben ejercer cierto grado de independencia de las políticas estaduales.

Cuando se le presionó sobre esta cuestión en una conferencia de prensa el mes pasado, DeSantis respondió con una declaración filosófica que sugería que las prerrogativas de los gobiernos estaduales deberían estar por encima de todos los demás niveles de gobierno. En concreto, cuando se le preguntó por qué estaba dispuesto a imponer mandatos estaduales a los gobiernos locales—es decir, «violar el principio de la autonomía»—DeSantis respondió:

Son los Estados Unidos de América, no las juntas escolares o las comisiones de los condados de América. Así que los estados son los principales vehículos para proteger las libertades de las personas, su salud, su seguridad, su bienestar en nuestro sistema constitucional.

Continúa subrayando que los gobiernos locales deben estar a merced de su administración a nivel estadual porque los gobiernos locales «no tienen derecho a hacer el mal». Lo que está «mal», por supuesto, debe ser decidido por los políticos a nivel estadual. Esta respuesta implica fuertemente que DeSantis es de la opinión de que Florida—y aparentemente todos los demás estados también—deben funcionar como estados unitarios. Es decir, su posición parece ser que el poder descentralizado es apropiado en las relaciones entre los gobiernos estaduales y los gobiernos federales—pero no tiene ningún papel en la relación entre los gobiernos estaduales y los gobiernos locales.

Ahora, veo a DeSantis como un político que generalmente ha hecho más bien que mal, pero ¿tiene razón DeSantis en este caso? Esta es una pregunta importante que se extiende mucho más allá del debate actual de Florida sobre los mandatos de vacunas.

Más bien, es una pregunta que debe ser respondida por cualquiera de nosotros que impulse la descentralización política, ya sea a través de una autonomía local radicalmente mayor o de una secesión directa.

Estados unitarios versus confederaciones

En esencia, la cuestión—al menos para los americanos—se reduce a si la descentralización radical se aplica o no sólo a las relaciones entre los gobiernos estadual y el gobierno federal. Si sólo se aplica a las relaciones entre el estado y el gobierno federal, entonces la descentralización aparentemente debería detenerse en las fronteras estaduales. Así, si en el futuro se produjera una secesión formal o de facto de un estado, éste funcionaría a partir de entonces como un estado unitario soberano. Entre los ejemplos actuales de Estados unitarios se encuentran Francia y Perú, en los que el gobierno central ejerce un poder amplio y supremo sobre cualquier subdivisión administrativa, como municipios, condados o provincias. Además, estas entidades locales son criaturas del gobierno central en el sentido de que éste las gobierna directamente y puede incluso abolir los gobiernos locales sin el consentimiento local.

La mayoría de los países del mundo emplean gobiernos unitarios. Además, los propios estados miembros de EEUU son actualmente de naturaleza unitaria. Los municipios y los condados son creaciones de la legislación estadual, y los gobiernos de las ciudades y los condados pueden ser creados o abolidos por actos de la legislatura estadual. En algunos estados, los gobiernos locales gozan de cierto grado de autonomía a través de disposiciones o estatutos de «gobierno local», pero incluso en estos casos, el poder político recae en gran medida en el gobierno estadual.

Esto contrasta con la relación estadual-federal en Estados Unidos. Aunque el poder de los estados de EEUU en relación con el gobierno federal se ha debilitado mucho en las últimas décadas, sigue estando claro que el gobierno de EEUU debe recurrir con frecuencia a incentivos financieros para conseguir lo que quiere de los gobiernos estaduales, en lugar de imponer políticas directamente. De hecho, la crisis del covid ha puesto de manifiesto los límites de los poderes federales dentro de los estados en el sentido de que—a diferencia de lo que ocurre en los estados unitarios—es evidente que el gobierno nacional nunca ha tenido el poder legal de imponer «confinamientos» a nivel nacional.

Por otro lado, debido a las estructuras unitarias de los estados, los gobernadores estaduales han ejercido un inmenso poder sobre los gobiernos municipales y de los condados, imponiendo cierres, mandatos de máscara, etc.

Así que la pregunta sigue siendo: Cuando los estados miembros de EEUU empiecen a obtener una mayor autonomía del gobierno federal de EEUU—lo que es inevitable en un futuro próximo o más lejano—¿dará lugar simplemente a la creación de nuevos estados unitarios que ejerzan un poder político centralizado sobre sus propias poblaciones?

Parece que cualquier defensa de principios de la descentralización debe llevar a pedir la descentralización también a nivel estadual.

Después de todo, apoyar un estado independiente y unitario de facto o de jure, por ejemplo, en Florida, sería simplemente adoptar el modelo europeo. Estados soberanos unitarios como Italia y Portugal gobiernan directamente desde la capital nacional sin ninguna posibilidad de oposición significativa por parte de gobiernos regionales efectivamente soberanos.

Además, las elecciones en uno de estos nuevos regímenes unitarios americanos se convertirían exactamente en lo que los defensores del colegio electoral han tratado de evitar: las elecciones estaduales no reflejarían —y ya lo hacen— más que el mayoritarismo, con la elección del ejecutivo basada en el principio de ganar el 50% de los votos más uno. No habría ningún mecanismo para equilibrar las realidades políticas regionales, como hace ahora el colegio electoral con las elecciones presidenciales.

Cómo convertir los estados de EEUU en confederaciones

Si la descentralización es algo que nos tomamos en serio —y no sólo una estratagema temporal para conseguir más autonomía para ciertos gobiernos estaduales— los propios gobiernos estaduales deben estar limitados por la autonomía local.

En concreto, la gobernanza en estos lugares debe someterse a herramientas que protejan la autonomía local. Estas herramientas incluyen las dobles mayorías, los vetos locales y la representación política no basada en el tamaño de la población.

Por ejemplo, veamos un estado como Colorado. Si el estado se convirtiera en un estado unitario independiente, el área metropolitana de Denver ejercería un poder casi ilimitado sobre el resto del estado. La mitad occidental del estado y las áreas metropolitanas fuera de Denver estarían a merced de los votantes del área de Denver. Esta es, por supuesto, la situación actual en términos de política estadual.

La respuesta a esto podría encontrarse en dar a las áreas metropolitanas fuera de Denver una manera de vetar las políticas estaduales que benefician sólo a una o dos regiones del estado a expensas de todos los demás. Por ejemplo, un sistema de doble mayoría. Esto significaría que los cambios legislativos importantes tendrían que ser aprobados tanto por la mayoría de los votantes en general como por la mayoría de los votantes en la mayoría de los gobiernos regionales. (Este sistema se utiliza actualmente en Suiza). Asimismo, las diferentes regiones del Estado tendrían que tener los mismos votos dentro de un órgano legislativo. De esta manera, cada región del estado estaría en igualdad de condiciones, independientemente de la población de cada región. Así se evitaría que las regiones más pobladas se aprovechen de las regiones más rurales. Además, deberían exigirse supermayorías al estilo de los antiguos Artículos de la Confederación.

Sin medidas como éstas, estos gobiernos unitarios no se regirían por otro principio que el del mayoritarismo de rango.

Pero lo más importante de todo es que debe quedar explícito que los municipios o gobiernos regionales del Estado pueden separarse legalmente. Sin esta garantía, simplemente estaríamos ante una eventual repetición de lo que vemos ahora en Estados Unidos: una clase dirigente atrincherada en la capital nacional que ejerce un poder desmesurado para imponer la política en todas las regiones de la nación, independientemente de los valores, las leyes o las preferencias locales.

Por lo tanto, la opinión de DeSantis de que los gobiernos estaduales son necesariamente los «vehículos primarios» a través de los cuales se debe hacer política es una visión peligrosa. Parece presuponer que hay algo mágico en el nivel estadual de gobierno y que no es necesaria una mayor descentralización del poder.

Por supuesto, DeSantis está en lo cierto al afirmar que los intentos federales de imponer mandatos de covid nacional son peligrosos e ilegítimos. Pero se equivoca al afirmar que la descentralización sólo es necesaria para limitar el poder federal. El peligro del poder estadual está especialmente presente en los estados más grandes como Florida, California, Nueva York y Texas. Estos estados tienen poblaciones del tamaño de países europeos de tamaño medio y, por tanto, ya consolidan demasiado poder en un pequeño puñado de regímenes unitarios. Podríamos contrastar estados como Texas, por ejemplo —con 25 millones de personas gobernadas bajo un régimen unitario— con una confederación descentralizada como Suiza, con 8 millones de personas repartidas en veintiséis cantones mayoritariamente autónomos. La mayoría de estos cantones tienen menos de un millón de habitantes. A algunos secesionistas les puede parecer bien centralizar el poder político en Sacramento, Austin o Tallahassee, siempre que estas ciudades hayan escapado de la bota federal. Pero este plan sólo servirá para repetir el tipo de abusos federales que vemos hoy en día.

the sorts of federal abuses we see today.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first. Ryan has a bachelor's degree in economics and a master's degree in public policy and international relations from the University of Colorado. He was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire