Mises Wire

Home | Wire | La primera burbuja inmobiliaria de América y el pánico de 1819

La primera burbuja inmobiliaria de América y el pánico de 1819

  • bubble

Etiquetas Dinero y Banca

07/16/2021

Desde los locos años veinte hasta la «gran moderación», Estados Unidos siempre ha mostrado un don para etiquetar las cosas, y las manías especulativas no son una excepción. Los historiadores recuerdan los tiempos ignorantes y felizmente felices que precedieron al pánico de 1819 con la misma etiqueta que los que los vivieron: la Era del Buen Sentimiento.

Como muchas de las cosas que son fatales para la sociedad civilizada, el pánico de 1819 nació en la agitación de la guerra, concretamente en la Guerra de 1812, un episodio ahora casi olvidado que se recuerda más por la entrega de la difícil de cantar y más difícil de escuchar «Star-Spangled Banner» de Francis Scott Key.

Como en todas las guerras, la primera batalla del gobierno anfitrión fue la de machacar las monedas locales, que en la América de 1812 consistían en su mayoría en billetes de banco estatales canjeables en oro, o al menos lo prometían. Las guerras siempre son caras y la incapacidad del gobierno para imprimir papel moneda a voluntad es una gran desventaja para ellos. La América de 1812 se adhirió a un patrón oro; tenía que desaparecer, y en 1814 desapareció.

Para ese año, al no poder canjear en oro todas las promesas de oro que habían impreso, los banqueros estatales estaban en un buen lío, y los políticos, en lugar de meterlos en la cárcel por fraude, les concedieron inmunidad legal para seguir con la estafa. Después de todo, estos bancos estaban imprimiendo como locos en parte para comprar todos esos bonos del gobierno, para prestar a esos mismos políticos crédito en tiempos de guerra y, como sin duda saben, las fragatas de veinte cañones como el Hornet no son baratas.

Liberados de tener que conseguir dinero (oro) antes de emitir promesas en papel, el sistema bancario se lanzó a la impresión altamente inflacionaria. Durante los tres años que duró la guerra, los precios internos subieron un 25% y los de importación un 70%.

De 1811 a 1815, los bancos se multiplicaron como setas en un montón de estiércol, prestando créditos que no tenían como si fueran maná del cielo. Mientras que el dinero real en las bóvedas de los bancos había disminuido un 9,4% durante ese período, los billetes y depósitos bancarios de papel, todos ellos con derechos sobre ese dinero, habían aumentado un 87,2%. El propio Keynes se habría sentido orgulloso (Rothbard 2002, p. 73).

En diciembre de 1814, los británicos, tras decidir que era más interesante luchar contra Napoleón que contra Estados Unidos, firmaron el tratado que puso fin a la Guerra de 1812. Este estallido de la paz vino acompañado de un repunte del comercio entre los empresarios de ambas naciones.

Los fabricantes británicos estaban ansiosos por reanudar el comercio y la avalancha de mercancías y la fácil disponibilidad de crédito convirtieron a los americanos en consumidores voraces. Las importaciones, que eran de 12,9 millones de dólares en 1814, alcanzaron los 151 millones de dólares en dos años, y esto durante un periodo en el que las mercancías importadas, liberadas del riesgo de hundirse deliberadamente en el tránsito, bajaban rápidamente de precio (Dupre 2006, p. 280).

Durante esta orgía de consumo, «los comerciantes de todo el país se excedieron... ayudados en sus esfuerzos por la disponibilidad del crédito bancario» (Dupre 2006, p. 271). Sea lo que sea que en 1819 se calificara como televisor de pantalla ancha, estoy seguro de que los americanos lo tenían en abundancia, ya que los fanáticos de aquella época, al igual que los de la nuestra, se quejaban de la triste atracción del pueblo por el despilfarro en lujos triviales. Estados Unidos en su conjunto importaba mucho más de lo que exportaba, ya que nuestras exportaciones eran planas en volumen y sólo aumentaban en términos de billetes de papel depreciados.

Además de la mayor atracción de nuestros antepasados por las importaciones, «la repentina disponibilidad de nuevas y vastas extensiones de territorio, combinada con el dinero suelto que quedaba de la guerra» (Brands 2006, p. 66) encendió una manía inmobiliaria en Estados Unidos, especialmente a lo largo de las zonas fronterizas de la joven nación. Illinois, repleto de compradores febriles, fue el epicentro, y Ohio no se quedó atrás. Cincinnati pretendía ser la Las Vegas de la manía y, según un historiador, la mayor parte fue posteriormente embargada.

A finales de 1815, la proliferación de los billetes de papel y del crédito tenía el sistema financiero de Estados Unidos hecho un desastre, resultado directo de que la clase política permitiera deliberadamente a los bancos estatales falsificar con impunidad. Ahora, al ver la orgía de especulación, la especulación bursátil y la búsqueda de importaciones de lujo que sus políticas habían creado, el Congreso intervino para limpiar el desorden.

En medio de mucha hipocresía, tratos de trastienda, sobornos, amenazas y muestras de gran habilidad oratoria, propusieron para sí mismos más dinero y poder: otro banco central, el segundo intento de Estados Unidos con esta institución. (Ya vamos por el cuarto). El nuevo Banco de Estados Unidos se puso en marcha en 1816, con el objetivo aparente de acabar con la inflación de los bancos estatales.

En cambio, los hombres que dirigían el nuevo banco central prometieron no exigir el rescate de ningún billete de papel de los bancos estatales hasta más de un año después. Y rescataron a los bancos estatales insolventes con 6 millones de dólares del dinero de los contribuyentes. Cuanto más cambian las cosas, más se mantienen igual.

Para colmo de males, los hombres que dirigían el banco central «se subieron ellos mismos al carro de la inflación» (Dupre 2006, p. 271). Imprimiendo papel y promesas con un abandono similar al de Bernanke, a los dos años de su creación habían prestado promesas de oro por valor de 41 millones de dólares y emitido billetes de papel canjeables en oro por valor de 23 millones de dólares, todo ello sobre un valor de oro de tan sólo 2,5 millones de dólares (Dupre 2006, p. 270), un nivel de apalancamiento lo suficientemente insano como para que un gestor de riesgos de Lehman Brothers se sintiera como en casa.

«Inundando el mercado con billetes de banco que ahora no puede canjear» (Dobson 2002, p. 105) Entre 1816 y 1818, la oferta de billetes y créditos en el mercado americano creció un 40,7%, «la mayor parte suministrada por el Banco de los Estados Unidos» (Rothbard 2007, p. 87). Las sucursales de Filadelfia y Baltimore del banco resultarían ser las más derrochadoras —y las más corruptas— de todas.

Las dislocaciones económicas cobraron fuerza a lo largo de 1816-1818, y los precios de los bienes inmuebles, la tierra y los esclavos flotaron al alza gracias al crédito. Sin embargo, a medida que llegaba el año 1818, sólo los más grandes de los locos compraban. La música pronto llegaría a su fin, ya que la prosperidad de la posguerra se construyó sobre una base de nada más que trozos de papel con promesas garabateadas. En las bóvedas reales, había muy poco dinero (el oro prometido).

Muy pronto esto se convirtió en un problema, ya que los billetes del Banco de Kentucky que prometían oro no le gustaban a un comerciante de Liverpool, Inglaterra. Los comerciantes extranjeros exigían el pago en dinero, no en papel. Además, el pago de la compra de Luisiana estaba próximo y los franceses también querían oro, no papel. El banco central era el responsable de conseguir ese dinero. Previendo el desastre, pisó el freno monetario.

Así que hace poco el Johnny Appleseed del crédito, el Banco de Estados Unidos volvía ahora como un pesado prestamista. En una mano tenían los billetes de los bancos estatales, con la otra exigían el oro pignorado por ellos, del que los bancos estatales tenían poco.

Cuando se comprendió que muchos billetes de papel eran sólo eso, su valor comenzó a desplomarse, muchos hasta llegar a cero (la misma cantidad de oro que se podía obtener por él), y la oferta monetaria se contrajo a un ritmo feroz. Desde el otoño de 1818 hasta principios de 1819, los pasivos a la vista en el banco central cayeron de 22 a 12 millones de dólares (Dupre 2006, p. 272) y la oferta monetaria total se redujo aproximadamente un 28% (Rothbard 2007, p. 89).

Tanto los bancos insolventes como los deudores excesivamente endeudados se derrumbaron, mientras que los precios, que ya no estaban inflados por la burbuja, se precipitaron hacia su equilibrio. A medida que la oferta monetaria se limpiaba de las manzanas podridas, había que pagar tiempo y esfuerzo para que el flujo de fondos pudiera volver a ajustarse a sus mejores usos, siguiendo los precios como guía. Fue una caída masiva en todo el país, e introdujo a una América que se industrializaba lentamente en una nueva experiencia: el desempleo masivo.

Sin embargo, en comparación con ahora, los políticos estatales y federales no hicieron básicamente nada para «ayudar» a la economía a recuperarse del Pánico de 1819, y sin embargo en 1821 la economía había empezado a recuperarse, lo que debe parecer un resultado sorprendente para cualquiera que tenga un título en economía.

Qué diferencia pueden hacer unos cuantos siglos

La respuesta de la élite intelectual y política de Estados Unidos al Pánico de 1819 fue, en la mayoría de los aspectos, enormemente diferente de lo que ha sido hasta ahora en nuestra actual «gran desmoderación». Aunque vivimos bajo la misma constitución legal y dentro de las mismas líneas en el mapa, la América de 1819 tenía un ciudadano que era, culturalmente hablando, totalmente ajeno al americano moderno; que se adhirieran a un patrón oro, aunque fuera imperfecto, no es más que un ejemplo de esta diferencia.

Para cosechar los beneficios de un patrón oro se requiere un carácter y un sentido del honor que el hombre occidental moderno ya no posee. El hombre de 1819 es tan fascinante porque tenía suficiente carácter y honor para darse cuenta de que había cometido errores y para enmendarlos mucho más rápidamente que nosotros. En tiempos de crisis, tenía la ventaja de contar con unos principios firmes que le guiaban.

Esto no quiere decir que fuera una época de perfecto laissez-faire; los seres humanos no son capaces de ello y probablemente no lo querrían si lo fueran. Surgió un poderoso bloque de votantes que clamaba por la continuidad de la intervención gubernamental, ya que era la manipulación política de los mercados la que los había creado en primer lugar. Necesitaban desesperadamente su continuidad para mantenerse. Exigían dinero de los contribuyentes para aminorar el golpe de sus errores, ataques legales a sus competidores y licencia para ignorar su compromiso con el estado de derecho.

Estas personas se dividen en tres grandes categorías: los deudores que buscan alivio, los empresarios que buscan medidas proteccionistas y los políticos que quieren el poder. Sus argumentos se leen como en el New York Times de hoy, y no es necesario repetirlos aquí; sin duda, ya están familiarizados con ellos.

Es lo inusual lo que llama la atención, y las ideas y creencias de la mayoría de nuestros antepasados sobre la mejor manera de arreglar el desorden de 1819 son muy diferentes de casi todo lo que veo y oigo hoy. Desde las simpáticas mieles del dinero de la CNBC hasta los artículos de opinión de los periódicos, pasando por mis compañeros de trabajo en la mesa de operaciones, todos claman que el gobierno debe hacer algo. Muchos de la élite de 1819 creían exactamente lo contrario: que el gobierno no debía hacer nada.

Los editores de periódicos de 1819, en particular, lideraron la lucha contra la continua intervención del gobierno en el mercado y, lo que es más sorprendente para un habitante de la América de 2009, muchos políticos, tanto a nivel estatal como federal, se unieron a ellos. Los pájaros del tipo Dodo de la política vagaron una vez por las capitales de nuestra nación.

En Estados Unidos de 1819, nadie culpó a los efectos del pánico de 1819, sino que acertadamente culparon a la causa; culparon (en palabras de Caroline Baum) al «amistoso banco central». Como señala el profesor John Dobson, «las políticas del banco [central] alimentaron la inflación, y fue considerado popularmente como uno de los principales contribuyentes al Pánico de 1819». Después de este encuentro con los bancos centrales, «el liderazgo del dinero duro fue abundante e influyente» (Rothbard 2007, p. 207).

El afán por rescatar a los deudores fue combatido no sólo desde un nivel práctico, sino también moral. Además de que el representante del estado de Tennessee, Robert Allen, advirtió a sus colegas de que «si la gente aprende que las deudas pueden pagarse con peticiones y cuentos justos, pronto tendréis la mesa llena» (Rothbard 2007, p. 43), las páginas del influyente Pennsylvania Aurora argumentaron que cualquier rescate de este tipo no sólo sería económicamente insostenible, sino injusto, al ser un privilegio especial para el deudor (Rothbard 2007, p. 56).

Si bien el gobierno federal tuvo un papel importante en la especulación inmobiliaria —habiendo ofrecido más de 23 millones de dólares en préstamos «asequibles», pero ahora en su mayoría morosos, en 1819—, en su mayor parte fueron las capitales de los estados, donde todavía residía gran parte del poder político en la época americana anterior a Lincoln, los escenarios de la batalla.

Y no todos los estados clamaban por la intervención. La legislatura de Massachusetts en 1820, refiriéndose a las leyes monetarias aprobadas apresuradamente que obligaban a la gente a aceptar billetes de papel sin valor como si no lo tuvieran, declaró que «el valor de cambio de los billetes debe ser regulado por la propia comunidad, de acuerdo con los deseos y necesidades del público» (Rothbard 2007, p. 99), además de que muchos pensaban que tales medidas monetarias eran pura arrogancia. El político del estado de Virginia William Selden advirtió: «El dinero en sí mismo es un artículo de transferencia. La legislación humana sobre el tema es peor que vana» (Rothbard 2007, p. 54).

Incluso muchos empresarios tuvieron el sentido de la justicia de mantenerse al margen de la contienda, la Sociedad Agrícola Unida de Virginia, por ejemplo, afirmaba rotundamente: «no pretendemos acosar a nuestros representantes con cuadros de angustia muy forjados que su sabiduría no podría haber previsto y no puede eliminar» (Rothbard 2007, p. 287).

Más papel moneda, en opinión de muchos, no era la solución, ya que «los billetes de banco llegaron a representar la especiosidad de una economía especulativa impulsada por el aire caliente del crédito», que permitía a los comerciantes extender el crédito fácil «casi a la puerta de cada consumidor» (Dupre 2006, p. 285). Habiendo experimentado su funcionamiento personalmente durante la última parte de la Guerra de la Independencia, los hombres de 1819 comprendían la ley de la utilidad marginal y sabían que se aplicaba al dinero tanto como a cualquier mercancía.

La Unión de Pensilvania se burló de los planes para devolver la prosperidad a través de préstamos y empréstitos, afirmando que el crédito excesivo era la fuente misma del pánico y que «en lugar de buscar alivio en la restricción del sistema de crédito, debemos buscar su extensión» (Rothbard 2007, p. 105).

En lugar de imprimir más papel moneda, afirmaba el Patriota del Sur, sería mejor proteger la propiedad, y pedía «la aplicación rígida de los pagos en especie» (Rothbard 2007, p. 90).

Además de la insensatez de la manipulación monetaria, el envilecimiento de la moneda y el estímulo al juego que provocaba, la incertidumbre que tales inyecciones artificiales causaban a los negocios era bien conocida. Precediendo en casi doscientos años a la tesis de El hombre olvidado de Amity Shlaes, el New York Daily Advertiser se lamentaba en 1820 de «la conmoción que los negocios de todo tipo reciben de estas medidas... es más que un contrapeso a cualquier alivio monetario» (Rothbard 2007, p. 51).

Durante las etapas iniciales del Pánico de 1819 —cuando los legisladores en pánico aprobaron leyes intervencionistas para calmar a los votantes en pánico— lo que más escaseaba era la incertidumbre del estado de derecho, la savia de cualquier economía. El capital odia la incertidumbre en la ley y huye de ella en un abrir y cerrar de ojos.

La aprobación en algunos estados de diversas medidas intervencionistas durante las fases iniciales del pánico dio paso a la constatación de su inmoralidad, inconstitucionalidad e ineficacia, y en pocos años fueron derogadas o anuladas en los tribunales.

Los hombres de 1819 se dieron cuenta de que un «mercado libre», para que funcione, debe ser precisamente eso: libre. Tenían en ellos lo que a nosotros nos falta por completo: la confianza en el pueblo americano para gestionar sus propios asuntos. La confianza en los «mercados libres» es, en el fondo, una confianza en el pueblo. Hoy en día, muchos ven la libertad como un lujo, algo que no podemos permitirnos y que no nos atrevemos a intentar. Nuestra confianza en nosotros mismos ha muerto, pero no siempre fue así.

En mayo de 1820, un representante de Virginia en el Congreso escribió «dejemos que el pueblo maneje sus propios asuntos... el pueblo de este país entiende sus propios intereses y los perseguirá con ventaja» (Rothbard 2007, p. 32). ¿Quién en el Congreso de hoy, el único lugar que importa políticamente, se atrevería a expresar semejante herejía?

En toda mi vida, nunca he visto ni oído algo así, y por eso los americanos de 1819 —con sus muchos ideales que hace tiempo que murieron en mi época— son fascinantes. Para escucharlos hay que estirarse sobre sus tumbas y poner la oreja en el suelo, y desenterrar sus cuerpos si se cree que eso ayudará. Pero será mejor que te des prisa: en la siguiente fila de tumbas, veo a Bernanke, Obama y Krugman, pala en mano, desenterrando frenéticamente a FDR, Lord Keynes y el resto de los Keystone Kops.

El pánico de 1819 duró unos tres años; la Gran Depresión duró más de una década. A la hora de buscar soluciones a nuestro desorden actual, deberíamos estudiar a un equipo ganador; en cambio, parecemos decididos a canalizar a FDR, el mismo tonto arrogante que tomó una recesión económica y la estiró hasta convertirla en una tragedia de más de una década.

Además de haber crecido una triste y profunda desconfianza en nosotros mismos, hemos perdido cualquier sentido de la humildad y nos hemos convertido en una nación atiborrada del pavoneo arrogante de El Experto. Hemos olvidado que «los hombres planean y Dios se ríe». Y mientras cada amanecer hace nacer en Washington D.C. otro plan para apilar sobre los demás, el americano de 1819 había estudiado economía y absorbido la última lección de la ciencia: que cuando se trata de algunas cosas en este manicomio, el mejor plan de acción es no tener ningún plan.

Adams, Henry. History of the United States 1809–1817. Nueva York: Library of America, 1986.

Brands, H.W. The Money Men. New York: W.W. Norton, 2006.

Dobson, John. Bulls, Bears, Boom, and Bust. Santa Bárbara, California: ABC-CLIO, 2007.

Dupre, Daniel S. «The Panic of 1819 and the Political Economy of Sectionalism». En The Economy of Early America: Historical Perspectives and New Directions, editado por Cathy Matson, pp. 263-93. University Park, Pa.: Pennsylvania State, 2006.

Madison, James. Madison: Writings. Nueva York: Library of America, 1999.

Rothbard, Murray. A History of Money and Banking in the United States. . Auburn, Ala: Mises Institute, 2002.

———. The Panic of 1819: Reactions and Policies. Auburn, Ala: Mises Institute, 2007.

Adaptado de un artículo más extenso publicado el 7 de abril de 2009.

Author:

Contact C.J. Maloney

CJ Maloney lives and works in New York City. He blogs for Liberty & Power on the History News Network and the Daily Kos. His first book, Back to the Land: Arthurdale, FDR's New Deal, and the Costs of Economic Planning, is to be released by John Wiley and Sons in February 2011.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
zacktionman via Flickr
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire