Mises Wire

Home | Wire | La política industrial —también conocida como planificación central— no hará grande a América

La política industrial —también conocida como planificación central— no hará grande a América

  • industrial steel

Etiquetas Burocracia y regulaciónImpuestos y gasto

11/05/2021

En todos los ámbitos políticos, los expertos sugieren la política industrial como herramienta para contener el ascenso de China. Los comentaristas temen que, de no hacerlo, China pueda eclipsar a América como superpotencia económica mundial. No cabe duda de que los tentadores argumentos que defienden la política industrial están ganando terreno porque los defensores de los mercados no han logrado exponer sus argumentos de una manera que el público pueda entender.

Al explicar los argumentos en contra de la política industrial, los defensores deberían desistir de realizar análisis abstractos y, en cambio, tratar de humanizar las pérdidas económicas. Por ejemplo, los defensores de la política industrial suelen describir el declive de los puestos de trabajo en el sector manufacturero como un problema que podría haberse frustrado si América hubiera aplicado una serie de controles comerciales y otras medidas de planificación. Sin embargo, responder que la recesión de la industria manufacturera es coherente con la tendencia económica más amplia que experimentan los países a medida que se enriquecen rara vez convence al hombre medio. Las pruebas son insuficientes para impresionar a un público. Los argumentadores deben cultivar el arte de transmitir la información en un medio relacionable para que sus datos sean apreciados.

Decirle a alguien sin trabajo que la desaparición de la industria manufacturera es un indicador de un patrón natural no ayuda a calmar los dolores del desempleo. Una réplica mejor es informar a los trabajadores de que, a falta de puestos de trabajo en la industria manufacturera, hay empleos más competitivos y mejor remunerados en otros sectores, como explica el economista Scott Lincicome en un reciente documento político:

En general, la mayoría de los americanos se están enriqueciendo con el paso del tiempo, aunque lo hagan en trabajos diferentes. Entre ellos se encuentran los trabajos de almacén de comercio electrónico, que han aumentado sustancialmente y están cada vez mejor remunerados. De hecho, el salario medio por hora de los trabajos administrativos y de «cuello azul» en la industria de los almacenes supera ahora el salario de esos mismos trabajos tanto en la industria como en el sector privado en general. Ahora se paga más por transportar y entregar la proverbial «camiseta barata» que por fabricarla.

Para ilustrar los beneficios de las alternativas a la fabricación, la segunda respuesta es una alternativa superior para engendrar esperanza en los trabajadores consternados. Responder clínicamente que la fabricación disminuye cuando los países se vuelven más prósperos no es un consuelo si los trabajadores no son conscientes de que existen mejores opciones. Del mismo modo, es igualmente insensible afirmar que la política industrial asigna mal los recursos sin un calificativo. Aunque esto sea cierto, insistir en el punto sin explicar cómo la mala asignación de recursos afecta a los trabajadores es una receta para cultivar el apoyo a la política industrial.

La política industrial provoca malinversión y empobrecimiento

La mala asignación de recursos dificulta el empleo futuro al canalizar los recursos hacia empresas menos productivas. Por ejemplo, si Matteo Corporation es experta en la producción de semiconductores, pero decide invertir en energías renovables debido al atractivo de la política industrial, los recursos intelectuales de Matteo se desvían a un área en la que Matteo carece de experiencia, por lo que se desperdician recursos y hay menos empleos en el sector en el que Matteo tiene una ventaja competitiva. Por lo tanto, la política industrial perjudica a los posibles trabajadores al limitar la disponibilidad de puestos de trabajo en algunos sectores.

También deberíamos cuestionar el sentido de abogar por una política industrial para que América compita con China, cuando los economistas atribuyen su meteórico ascenso al libre mercado. En una publicación histórica de 1997, el Fondo Monetario Internacional rebate con agudeza la tesis de que el crecimiento dirigido por el Estado es el responsable del éxito de China: «En 1978, tras años de control estatal de todos los activos productivos, el gobierno de China se embarcó en un importante programa de reforma económica.... Fomentó la creación de empresas rurales y negocios privados, liberalizó el comercio exterior y la inversión, relajó el control estatal sobre algunos precios e invirtió en la producción industrial y en la reeducación de su mano de obra. En casi todos los casos, la estrategia ha funcionado espectacularmente».

Seguramente, los lectores avispados dirán que la declaración del FMI contradice la tesis de este artículo, ya que menciona que el Estado perseguía la producción industrial. Pero se equivocan porque las políticas estatistas eran evidentes, antes de las reformas de libre mercado de los años 70 y 80, y por tanto los contraargumentos sólo son válidos si demuestran que a China le fue mejor cuando las fuerzas del mercado eran menos dominantes. Según las pruebas, los resultados económicos de China fueron superiores cuando el Estado era menos intrusivo: «Mientras que antes de 1978 China había experimentado un crecimiento anual del 6 por ciento (con algunos altibajos dolorosos por el camino), después de 1978 China experimentó un crecimiento real medio de más del 9 por ciento anual con menos altibajos y menos dolorosos. En varios años de máxima actividad, la economía creció más del 13%. La renta per cápita casi se ha cuadruplicado en los últimos 15 años, y algunos analistas incluso predicen que la economía china será mayor que la de Estados Unidos en unos 20 años».

En el párrafo anterior se articulan dos observaciones cruciales: China obtuvo unos resultados magníficos en el contexto de un Estado menos activista y, a pesar de los pronósticos descabellados, aún no ha superado a América como hegemón económico mundial. Coincidiendo con los datos sobre la inviabilidad de la política industrial, Scott Lincicome muestra en una revisión que los éxitos exagerados van acompañados de fracasos espectaculares:

«Sin duda, no todas las políticas industriales chinas han sido costosos fracasos. La China State Grid Corporation, por ejemplo, desarrolló proyectos de transmisión de ultra alta tensión y ahora es un líder mundial en este campo». Sin embargo, los «éxitos» de la política industrial china van acompañados de fracasos. Quizá el ejemplo más notable sea la infructuosa búsqueda de China durante décadas para ser líder mundial en semiconductores, una industria considerada por los defensores de la política industrial de EEUU como «demasiado crítica para fracasar». A pesar de recibir miles de millones de dólares de financiación gubernamental y de recibir prioridad en los documentos de política gubernamental, como las Directrices para Promover una Industria Nacional de Circuitos Integrados, Made in China 2025 y la Hoja de Ruta del Área Técnica, los actores nacionales de China siguen estando, según la mayoría de los expertos, décadas por detrás de los mejores productores del mundo.» Unos pocos casos aislados no pueden justificar la aplicación de la política industrial.

Además, un breve repaso de las pruebas revela que los éxitos percibidos de la política industrial en Asia son en realidad adornos. Marcus Noland ofrece una sobria evaluación de la política industrial en Japón:

Japón -considerado a veces como un Estado desarrollista modélico- se enfrenta a importantes retos a la hora de fomentar la innovación y el espíritu empresarial. Las intervenciones selectivas del gobierno en materia de política industrial han tenido poco o ningún efecto positivo en la productividad, el crecimiento y el bienestar. La mayoría de los recursos han ido a parar a grandes sectores «atrasados» políticamente influyentes, lo que sugiere que la política parroquial determinó estas transferencias de recursos.

En lugar de la política industrial, ofrece una recomendación realista para permitir la innovación: «En lugar de aplicar una política industrial o de ciencia y tecnología tradicional, Japón debería aplicar reformas financieras y del mercado laboral, que estimularán la actividad innovadora».

Aunque la política industrial está de moda, la evidencia sugiere que no es necesaria para el desarrollo a largo plazo. Además, a pesar de la popularidad de la política industrial en China, América sigue siendo la potencia económica mundial y, al seguir a China, puede perder esta cacareada posición.

Author:

Contact Lipton Matthews

Lipton Matthews is a researcher, business analyst, and contributor to Merion West, The Federalist, American Thinker, Intellectual Takeout, mises.org, and Imaginative Conservative. Visit his YouTube channel, with numerous interviews with a variety of scholars, here. He may be contacted at lo_matthews@yahoo.com or on Twitter (@matthewslipton).

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here