Mises Wire

Home | Wire | La poligamia es un problema para el desarrollo económico

La poligamia es un problema para el desarrollo económico

  • polygamy

10/12/2021

Aunque es una rareza en la mayoría de los lugares, la poligamia es omnipresente en un lote de países situados en África Occidental y Central, como Burkino Faso (36%), Malí (34%) y Nigeria (38%). El economista James Fenske, en un artículo de 2011 sobre la poligamia en África, ofrece algunas estadísticas impactantes: «Del casi medio millón de mujeres incluidas en los datos de este estudio, aproximadamente el 40% que se casó por primera vez en 1970 comparte a su marido en la actualidad, mientras que en el caso de las mujeres que se casaron en 2005, esa cifra se acerca al 15%.» Una observación crucial es que el porcentaje de mujeres en relaciones polígamas ha disminuido; sin embargo, con un 15% esta cifra sigue siendo relativamente alta.

Por ello, la persistencia de la poligamia en África ha atraído la atención de los economistas que sostienen que la poligamia está asociada negativamente al desarrollo. Michèle Tertilt (2003) observa que los países del África subsahariana en los que la poligamia está muy extendida son los más pobres del mundo, ya que su producto interno bruto (PIB) per cápita es un 25% inferior al de otros países de la región y apenas un 40% del PIB de otros países monógamos situados en el mismo rango de latitud. La explicación es que en estas sociedades la compra de esposas es indicativa de un alto estatus y, además, las familias de las mujeres ganan económicamente cuando sus pretendientes pagan el precio de la novia. Por lo tanto, la confianza en el precio de la novia como estrategia comercial desplaza la inversión.

Dado que en los acuerdos monógamos es poco probable que los hombres persigan a varias mujeres, pueden desviar más recursos a inversiones productivas, impulsando así la formación de capital y el crecimiento económico. Los resultados de Tertilt confirman esta observación: «La imposición de la monogamia reduce la fecundidad en un 40%, aumenta el ahorro en un 35% y eleva la producción por persona en un 140%. Esto sugiere que, aunque la práctica de la poligamia no es ciertamente la única causa de la pobreza, podría ser un factor importante que contribuye al subdesarrollo continuo del África subsahariana».

Otra vía por la que la poligamia inhibe el desarrollo es el coste de la crianza de los hijos. Los análisis muestran que el 20,3 por ciento del PIB se gasta en la producción de niños en la economía polígama, mientras que sólo el 3,5 por ciento de los recursos se dedican a la crianza de niños en la economía monógama. Las familias suelen ser más numerosas en las sociedades polígamas, por lo que la crianza de los hijos es una tarea más costosa. Algunos estudiosos también afirman que la poligamia puede dar lugar a una dilución de los recursos, ya que se mantiene a un mayor número de adultos y niños con un presupuesto limitado.

Las investigaciones revelan que en el África subsahariana los niños de familias polígamas tienen 24,4 veces más probabilidades de morir en comparación con los niños de familias monógamas. Asimismo, un estudio en el que se comparan los resultados de los niños de familias polígamas de Malí con los de sus compañeros de familias monógamas, ha revelado que los niños de familias polígamas tienen menos probabilidades de estar matriculados en la escuela. Además, en Tanzania la poligamia es un factor de riesgo para el mal estado nutricional de los niños, incluso cuando se controla la riqueza del hogar.

Tal vez una de las principales razones de la disminución del estado nutricional de los niños en las familias polígamas sea la desigualdad de estatus. Las primeras esposas de los maridos polígamos gozan de un estatus elevado y sus hijos tienen acceso a una mejor nutrición y suelen ser más altos. Un análisis más detallado de la poligamia indica que su impacto en el crecimiento opera a través de varios canales. La salud está asociada a la productividad; por lo tanto, el mal estado nutricional de los niños criados en familias polígamas sugiere que éste es un posible canal por el que la poligamia impide el crecimiento.

En segundo lugar, la poligamia tiene el potencial de aumentar los conflictos intrafamiliares. En numerosas lenguas africanas, el término cowife equivale a celos. La intensa competencia entre cowives puede crear un efecto dominó al inducir una mayor rivalidad y estrés entre hermanos. Joseph Henrich, Robert Boyd y Peter J. Richerson presentan una gran cantidad de información que articula la propensión de las uniones polígamas al conflicto: «Desde la antropología, una revisión de los datos etnográficos de 69 sociedades poligínicas no orales de todo el mundo no revela ningún caso en el que las relaciones entre esposas puedan describirse como armoniosas, y ningún indicio de que el acceso de las mujeres a los medios de producción haya tenido algún impacto mitigador en el conflicto».

No es de extrañar que una revisión de 2015 encontrara más problemas de salud mental, problemas sociales y un menor rendimiento académico para los niños y adolescentes de familias polígamas que monógamas. Los problemas sociales derivados de la poligamia reflejan costes de peso muerto. Los recursos que se gastan para corregir los males sociales o para mejorar el rendimiento académico de los estudiantes podrían haberse empleado en otras cosas. Debido a la prominencia de la poligamia en África, existe la posibilidad de que sus efectos negativos se magnifiquen en el continente.

De hecho, si se utiliza el enfoque económico propuesto por Tertilt, África estará mejor sin la poligamia. Sin embargo, el cese de la poligamia debe ser una decisión de los africanos. Sólo los africanos pueden decidir si el placer derivado de la poligamia vale el coste de un menor crecimiento económico.

Author:

Contact Lipton Matthews

Lipton Matthews is a researcher, business analyst, and contributor to Merion West, The Federalist, American Thinker, Intellectual Takeout, mises.org, and Imaginative Conservative. Visit his YouTube channel, with numerous interviews with a variety of scholars, here. He may be contacted at lo_matthews@yahoo.com or on Twitter (@matthewslipton).

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here