Mises Wire

Home | Wire | La obsesión de EEUU con las sanciones puede destruir el dólar

La obsesión de EEUU con las sanciones puede destruir el dólar

  • us_eu

Etiquetas Dinero y bancosGuerra y política exterior

01/15/2020

Cuando los Estados Unidos imponen sanciones financieras a un solo país, sancionan de facto a muchos otros países también – incluyendo a muchos de sus aliados.

Esto se debe a que no todos los países y empresas están interesados en participar en la política exterior de Estados Unidos basada en sanciones. Las sanciones, después de todo, se han convertido en la estrategia favorita de los políticos estadounidenses que buscan aislar o castigar a los estados extranjeros que no cooperan con los objetivos de la política internacional de los Estados Unidos.

En los últimos años, Estados Unidos ha sido muy activo en la imposición de nuevas sanciones a Rusia e Irán, con muchas consecuencias para los aliados de Estados Unidos que todavía están abiertos a hacer negocios con ambos países.

Los Estados Unidos pueden tomar represalias contra las organizaciones que violan las sanciones estadounidenses de diversas maneras. En el pasado, Estados Unidos ha demandado a empresas como la holandesa ING Groep y la suiza Credit Suisse. Ambas firmas han pagado cientos de millones de dólares en multas en el pasado. Se sabe que los EEUU van tras individuos.

A los burócratas de EEUU les gusta recordar a las empresas que las sanciones les esperan, y que no deben doblarse bajo el plan de sanciones de EEUU En noviembre de 2018, por ejemplo, el Secretario de Estado de los Estados Unidos Michael Pompeo anunció:

Les prometo que hacer negocios en Irán en desafío a nuestras sanciones será, en última instancia, una decisión de negocios mucho más dolorosa que la retirada de Irán.

El temor a las sanciones ha hecho que algunas empresas detengan el trabajo a mitad de proyecto, como cuando la empresa suiza de colocación de tuberías Allseas Group abandonó un oleoducto de 10.000 millones de dólares que estaba a punto de ser terminado.

No es sorprendente que estas empresas –que emplean a personas, pagan impuestos y contribuyen al crecimiento económico– hayan presionado a sus gobiernos para protestar por la creciente interferencia de los Estados Unidos en el comercio privado.

Como resultado, algunos políticos europeos están buscando cada vez más formas de eludir las sanciones estadounidenses. En un tweet de la semana pasada, el viceministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Niels Annen, escribió: «Europa necesita nuevos instrumentos para poder defenderse de las licenciosas sanciones extraterritoriales».

Otro «alto funcionario del gobierno alemán» concluyó: «Washington está tratando a la UE como un adversario. Está tratando de la misma manera con México, Canadá y con aliados en Asia. Esta política provocará contrarreacciones en todo el mundo».

Pero, ¿cómo es posible que Estados Unidos pueda sancionar tan fácilmente a gran parte del mundo, incluidas las empresas de países enormes e influyentes como Alemania?

La respuesta está en el hecho de que el dólar estadounidense y la economía de Estados Unidos siguen siendo el centro del sistema de comercio internacional.

SWIFT: cómo EEUU sanciona al mundo

En los últimos días de la Guerra Fría, el dólar estadounidense se había convertido en la moneda dominante en el mundo no comunista, gracias al acuerdo de Bretton Woods, el petrodólar y el tamaño de la economía estadounidense.

[RELACIONADO: «La deuda de EEUU nos enganchó a los petrodólares – y a Arabia Saudita» por Ryan McMaken]

Una vez que el Bloque Comunista se derrumbó, el dólar estaba listo para crecer aún más en importancia, y las instituciones financieras del mundo buscaron una manera de hacer el comercio y las inversiones globales aún más rápido y fácil.

Henry Farrell en The National Interest describe lo que vino después:

Las instituciones financieras querían comunicarse con otras instituciones financieras para poder enviar y recibir dinero. Esto les llevó a abandonar las ineficientes comunicaciones entre instituciones y a converger en una solución común: el sistema de mensajería financiera mantenido por el consorcio de la Sociedad para las Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales (SWIFT), con sede en Bélgica. Del mismo modo, los bancos querían hacer transacciones en la moneda dominante a nivel mundial, el dólar estadounidense. ... En la práctica, la infraestructura física, por diversas razones de eficiencia, tendía a canalizar los flujos globales a través de un pequeño número de cables de datos centrales y puntos de conmutación.

En ese momento, Europa estaba todavía a años de crear el euro, y parecía natural que se desarrollara un sistema centralizado de transferencia de dólares para todo el mundo.

El personal de SWIFT siempre ha mantenido que su organización es apolítica, neutral y sólo interesada en proporcionar un servicio. Pero las realidades geopolíticas han intervenido desde hace mucho tiempo. Farrell continúa:

Las tendencias centralizadoras hicieron que la nueva infraestructura de redes globales fuera asimétrica: algunos nodos y conexiones eran mucho más importantes que otros. ... Lo que esto significaba era que unos pocos estados –sobre todo Estados Unidos– tenían la capacidad latente de transformar las infraestructuras económicas globales ... en una arquitectura de poder global y de recopilación de información.

En 2001, el poder de este sistema centralizado se hizo evidente. Y tras el 11 de septiembre, los Estados Unidos utilizaron la «Guerra contra el terrorismo» y una oportunidad para convertir a SWIFT en una enorme herramienta internacional de vigilancia y poder financiero.

En su libro Treasury's War: The Unleashing of a New Era of Financial Warfare Juan Zárate muestra cómo los funcionarios del Tesoro de EEUU presionaron a SWIFT y a su personal para proporcionar al gobierno de EEUU los medios para utilizar esta «fontanería» financiera internacional para privar a los enemigos de EEUU del acceso a los mercados.

Esto empezó despacio, y los funcionarios de SWIFT estaban preocupados de que se conociera que SWIFT se estaba politizando y que era, en gran medida, una herramienta de los Estados Unidos y sus aliados. Sin embargo, el régimen estadounidense presionó su ventaja y para 2012 «por primera vez, SWIFT desconectó de su sistema a los bancos iraníes designados, de acuerdo con una directiva europea y bajo la amenaza de una posible legislación estadounidense».

Esto no hizo sino reforzar la preocupación tanto de los regímenes mundiales como de las instituciones financieras del mundo de que la infraestructura técnica básica del sistema financiero internacional fuera realmente un instrumento político.

El mundo busca alternativas

Naturalmente, Rusia y China han estado muy motivados para encontrar alternativas a SWIFT. Pero incluso los perennes aliados de los Estados Unidos se han vuelto mucho más cautelosos de dejar el sistema financiero en un lugar en el que puede ser dominado tan fácilmente por el régimen estadounidense. Si los bancos iraníes pueden ser «desenchufados» tan fácilmente del sistema global, ¿qué va a impedir que Estados Unidos tome medidas similares contra los bancos alemanes, franceses o italianos?

Desde la perspectiva estadounidense, si los alemanes se niegan a doblegarse a la política de los Estados Unidos, entonces hay una solución fácil: simplemente, hay que aislar a los alemanes del sistema bancario internacional.

En consecuencia, el Ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Heiko Maas, anunció en 2008: «Debemos aumentar la autonomía y la soberanía de Europa en las políticas comerciales, económicas y financieras ... No será fácil, pero ya hemos empezado a hacerlo».

A finales de 2019, el Reino Unido, Francia y Alemania habían elaborado una solución llamada «INSTEX», diseñada para facilitar el comercio continuo con Irán sin utilizar el dólar y el sistema SWIFT construido sobre él. Bélgica, Dinamarca, Finlandia, los Países Bajos, Noruega y Suecia también se han unido al sistema.

Sin embargo, a partir de enero de 2020, el engorroso sistema sigue sin utilizarse. Pero seguimos en las primeras etapas de los esfuerzos europeos por divorciarse del sistema financiero dominado por el dólar. El sistema INSTEX ha sido concebido, por ahora, para un propósito limitado. Pero no hay razón para que no se pueda ampliar en el futuro. Las perspectivas a corto plazo para un sistema funcional son bajas. A largo plazo, sin embargo, las cosas son diferentes. La motivación para una solución a largo plazo está creciendo. El gobierno de Trump ha adoptado una forma de mostrar que se ve bien en un ciclo de noticias a corto plazo, pero que anima a los aliados de EEUU a retirarse. Farrell continúa:

A diferencia de Obama, Donald Trump no utilizó una diplomacia cuidadosa para conseguir apoyo internacional para [nuevas sanciones] contra Irán. En cambio, los impuso por decreto, para consternación de los aliados europeos, que siguieron comprometidos con el [acuerdo con Irán puesto en marcha bajo el mandato de Obama]. Estados Unidos amenazó ahora con imponer sanciones draconianas a las empresas de sus aliados si seguían trabajando dentro de los términos de un acuerdo internacional que el propio Estados Unidos había negociado. La UE invocó un estatuto de bloqueo, que efectivamente hizo ilegal que las empresas europeas cumplieran con las sanciones estadounidenses, pero sin consecuencias significativas. SWIFT, por ejemplo, evitó el estatuto al no declarar nunca formalmente que estaba cumpliendo con las sanciones de Estados Unidos; en cambio, explicó que lamentablemente estaba suspendiendo las relaciones con los bancos iraníes «en interés de la estabilidad e integridad del sistema financiero global más amplio».

Todo esto es visto con alarma no sólo por Europa, sino también por China y Rusia. El flujo casi constante de amenazas por parte de la administración estadounidense de imponer límites y sanciones cada vez más severos tanto a China como a Europa ha empujado al resto del mundo a acelerar los planes para eludir las sanciones estadounidenses. Después de todo, a mediados de 2019, los Estados Unidos tenían en vigor casi 8.000 sanciones contra varios estados y organizaciones e individuos. El término que se utiliza ahora en referencia a las sanciones estadounidenses es «uso excesivo». Una cosa fue cuando los Estados Unidos impusieron sanciones en algunos casos extremos. Pero ahora Estados Unidos parece cada vez más aficionado a utilizar y amenazar con sanciones de forma regular, sin consultar a los aliados.

Esto hace que sea menos probable que continúe el dominio de EEUU en este sentido, ya que los aliados del mundo destinan cada vez más recursos a poner fin al control del sistema por parte de EEUU y SWIFT. En un informe de 2018, «Hacia un papel internacional más fuerte del euro», la Comisión Europea describió las sanciones estadounidenses como una «llamada de atención sobre la soberanía económica y monetaria de Europa».

El esfuerzo todavía tiene un largo camino por recorrer, pero quizás no tan lejos como muchos piensan.

dollar

 

Fuente.

El dólar se mantiene muy por delante del euro en cuanto a su uso como moneda de reserva, pero el dólar y el euro se equiparan más uniformemente cuando se trata de transacciones de pagos internacionales.

Si el resto del mundo sigue estando suficientemente motivado, sin duda se puede hacer más para frenar las sanciones basadas en el dólar. De hecho, en 2019, el ex Secretario del Tesoro de los Estados Unidos Jacob Lew admitió:

la plomería se está construyendo y probando para que funcione en todo Estados Unidos. Con el tiempo, a medida que esas herramientas se perfeccionan, si Estados Unidos se mantiene en un camino en el que se considera que va por su cuenta... cada vez habrá más alternativas que se desharán de la centralidad de Estados Unidos.

Si los EEUU ya no se encuentran en el centro del sistema financiero mundial, esto traerá consigo desventajas significativas para el régimen y los residentes de los EEUU Una disminución de la demanda del dólar también llevaría a una menor demanda de la deuda de los Estados Unidos. Esto ejercería una presión alcista sobre los tipos de interés y, por lo tanto, traería consigo mayores obligaciones de pago de la deuda para el régimen estadounidense. Esto limitaría el gasto en defensa y la capacidad de los Estados Unidos para proyectar su poder en todos los rincones del mundo. Al mismo tiempo, los esfuerzos de los bancos centrales por reducir los tipos de interés traerían consigo una mayor necesidad de monetizar la deuda. La inflación de precios resultante, ya sea en bienes de consumo o en activos, sería significativa.

El hecho de que nada de esto se haga obvio la próxima semana o el próximo mes no significa que nunca vaya a suceder. Pero el entusiasmo de los Estados Unidos por las sanciones significa que el mundo ya está aprendiendo el precio de hacer negocios con los Estados Unidos y con el dólar.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire