Mises Wire

Home | Wire | La obsesión austriaca de Paul Krugman

La obsesión austriaca de Paul Krugman

  • obsession

Etiquetas Auges y caídas

Paul Krugman parece tener una obsesión muy poco saludable con la economía austriaca y especialmente con la teoría del ciclo económico de esta escuela. Hace más de dos décadas, la atacó (llamándola erróneamente «teoría de la resaca» e intentando hacer una obra de teatro moral), afirmando que tenía la credibilidad de la «teoría del flogisto del fuego».

No es de extrañar que entonces se equivocara en la teoría, pero ha decidido cavar ese agujero de ignorancia voluntaria aún más profundo con un reciente ataque en el New York Times. Como la mayoría de los artículos de Krugman, tiene más falacias económicas de las que uno puede refutar en un artículo corto, así que me quedaré con un punto: La creencia de Krugman de que la inflación es una cura para las recesiones y que cualquiera que se oponga a ella lo hace por ignorancia, en el mejor de los casos, y por malevolencia, en el peor.

A lo largo de los años, Krugman ha promocionado la inflación como remedio económico de la misma manera que algunos han impulsado la ivermectina como cura para el covid-19, aunque sospecho que la ivermectina podría ser la mejor apuesta. (Estoy haciendo una analogía, no una afirmación médica, así que si me envían un correo electrónico enojado sobre la Ivermectina, borraré el mensaje sin leerlo). Mi punto más importante es que Krugman está tratando de separarse de los austriacos promoviendo la inflación, algo que los austriacos no pueden y no apoyarán, y por muy buenas razones.

De forma típica, Krugman se centra en una denominación errónea de la escuela de Frankfurt por parte de Mark Levin de Fox News como «prueba» de que la economía austriaca es falsa:

Es cuestionable cuántos de estos autoproclamados «austriacos» sabían realmente lo que estaban apoyando. En general, cuando los derechistas hablan de la historia intelectual, uno quiere encender su comprobación de los hechos. Por ejemplo, Mark Levin, de Fox News, tiene un libro de gran éxito de ventas en el que afirma no sólo que la actual izquierda americana es esclava de los marxistas europeos, sino, más concretamente, que son seguidores de Herbert Marcuse y de la Escuela de Fráncfort, salvo que él sigue llamándola «Escuela de Franklin».

El estudio de la lógica llama a esto un non sequitur en el que toma a alguien que no sería llamado un economista austriaco bajo ninguna circunstancia y luego afirma que la mala denominación de Levin de la escuela de Frankfurt demuestra que los austriacos no deben ser tomados en serio. (Tal vez sea la lógica del New York Times).

Tras comenzar con una falacia lógica, Krugman pasa a tergiversar la posición austriaca sobre las causas de la Gran Depresión (y por qué duró hasta los años treinta) y a hacer afirmaciones falsas sobre la versión austriaca del «debate» entre austriacos y keynesianos:

Y la idea de que hubo una batalla intelectual titánica en la década de 1930 entre Hayek y John Maynard Keynes es básicamente ficción de fans; las opiniones de Hayek sobre la Gran Depresión no tuvieron mucha tracción intelectual en su momento, y su fama llegó más tarde, con la publicación de su tratado político de 1944 «Camino de servidumbre».

No obstante, había un análisis austriaco identificable de la Depresión, compartido por Hayek y otros economistas, entre ellos Joseph Schumpeter. Mientras que Keynes sostenía que la Depresión estaba causada por un déficit general de la demanda, Hayek y Schumpeter argumentaban que estábamos ante las inevitables dificultades de adaptación a las secuelas de un boom. En su opinión, el excesivo optimismo había conducido a la asignación de demasiada mano de obra y otros recursos a la producción de bienes de inversión, y una depresión no era más que la forma que tenía la economía de devolver esos recursos a su sitio.

No conozco ninguna obra de economía austriaca que afirme que hubo una «batalla titánica» entre John Maynard Keynes y F.A. Hayek. De hecho, los austriacos están de acuerdo en que, si bien hubo cierto interés por la teoría austriaca del ciclo económico a principios de la década de 1930, ésta se vio rápidamente eclipsada, primero con el aluvión de leyes del New Deal en 1933 y después con la publicación de la Teoría General de Keynes. Ninguno de los economistas austriacos más conocidos, desde Ludwig von Mises hasta Murray Rothbard y cualquiera de los austriacos modernos, ha hecho nunca la afirmación que Krugman les atribuye.

Luego está el propio análisis austriaco. Krugman lo tergiversó en su artículo «teoría de la resaca», así que no debería sorprendernos que lo haga de nuevo. En primer lugar, y lo más importante, los austriacos no consideran que el «optimismo excesivo» sea la causa de nada, y mucho menos de un auge insostenible. En cambio, se fijan en las acciones de las autoridades monetarias que mantienen los tipos de interés por debajo de los niveles del mercado, una práctica que conduce a la mala inversión en bienes de capital a largo plazo, inversiones que en última instancia no se sostienen por la dirección del gasto de los consumidores y el ahorro general de los individuos. A corto plazo, tales políticas conducen a un auge que se apoya en gran parte en el dinero prestado, y si hay un «excesivo optimismo», éste proviene de los resultados de políticas equivocadas.

La siguiente afirmación de Krugman demuestra su incomprensión de la teoría austriaca y también su miopía sobre lo que ocurre en un boom:

Este punto de vista tenía problemas lógicos: Si la transferencia de recursos fuera de los bienes de inversión provoca un desempleo masivo, ¿por qué no ocurrió lo mismo cuando se transfirieron recursos dentro y fuera de otras industrias? También estaba en clara contradicción con la experiencia: Durante la Depresión y, para el caso[,] después de la crisis de 2008, hubo un exceso de capacidad y desempleo en casi todas las industrias, no una holgura en algunas y escasez en otras.

Krugman simplemente se equivoca aquí. En resumen, aunque los austriacos señalan que los tipos de interés artificialmente reducidos inducen a los empresarios a ampliar líneas de producción que, en última instancia, resultarán insostenibles, lo que señalan es que las pautas de gasto de los consumidores demuestran que las señales económicas típicas de los precios no muestran que los consumidores se abstengan ahora de consumir y aumenten sus ahorros. Por el contrario, los consumidores siguen gastando en las mismas relaciones de gasto/ahorro que antes, y aunque las estructuras de los incentivos salariales son tales que los salarios aumentan en las industrias de bienes de capital, esos salarios aumentan para atraer a los trabajadores a dejar el empleo de bienes de consumo y migrar a los bienes de capital. (Roger Garrison, en Time and Money, explica este punto con mucho más detalle y de forma mucho más lúcida de lo que yo puedo presentar aquí).

En otras palabras, contra Krugman, la razón por la que no vemos patrones de desempleo es porque no hay holgura en las ventas de bienes de consumo, por lo que los trabajadores de esas industrias no están siendo despedidos. Del mismo modo, los trabajadores de los bienes de capital están disfrutando de salarios más altos, pero no están ahorrando su sueldo, o al menos no lo están ahorrando en proporción a lo que se necesita para mantener las inversiones en bienes de capital. En lugar de ello, al igual que otros miembros de la economía, están comprando bienes de consumo.

Esto no es un punto trivial, ya que gran parte del argumento de Krugman gira en torno a su afirmación de que, dado que no vemos patrones de empleo masivo en un auge, la teoría austriaca no puede explicar el empleo masivo durante la caída. Además, toda la visión del mundo económico de Krugman se basa en su creencia de que las recesiones son causadas por la disminución de la «demanda agregada», por lo que los auges son deseables porque son provocados por dicha demanda. Una vez que se produce una caída, argumenta, el gobierno debe aumentar su propio gasto para tratar de recuperar las condiciones de auge.

Lo que Krugman no entiende es que las condiciones de un auge inducido por el crédito son muy diferentes a una situación en la que los consumidores empiezan a ahorrar más para el futuro, lo que permite disponer de fondos para la expansión del capital a largo plazo. En esta última situación, los factores se alejarían de la producción y venta de bienes de consumo de forma ordenada, siendo los salarios en las industrias de bienes de capital más altos (ya que hay una demanda creciente de dichos bienes) que en la creación y venta de bienes de consumo, por lo que la migración de mano de obra no sería un problema.

En un boom, sin embargo, no hay una disminución de la demanda de bienes de consumo y el correspondiente aumento de la demanda en las industrias de bienes de capital. En cambio, hay un aumento de la demanda de bienes de capital y un aumento de la demanda de bienes de consumo, algo que no ocurriría si el auge se alimentara del ahorro en lugar del crédito patrocinado por el gobierno. Está claro que Krugman no entiende este punto, ¿y por qué debería hacerlo, dado que todos sus escritos económicos sobre auges y caídas se basan en el supuesto de que los factores de producción son homogéneos en lugar de ser heterogéneos, como lo son en la teoría austriaca?

Este importante punto se traslada a la receta keynesiana de Krugman para reducir el desempleo tras una crisis. Escribe:

Hayek y (Joseph) Schumpeter se opusieron rotundamente a cualquier intento de combatir la Gran Depresión con estímulos monetarios y fiscales. Hayek condenó el uso de «estimulantes artificiales», insistiendo en que, en su lugar, deberíamos «dejar que el tiempo efectúe una cura permanente mediante el lento proceso de adaptación de la estructura de producción». Schumpeter advirtió que «cualquier reactivación que se deba únicamente a estímulos artificiales deja sin hacer parte del trabajo de las depresiones».

Pero estas conclusiones no se deducen incluso si se acepta su análisis incorrecto de lo que fue la Depresión. ¿Por qué la necesidad de desplazar a los trabajadores fuera de un sector debería conducir al desempleo? ¿Por qué no iba a conducir simplemente a una reducción de los salarios?

La respuesta en la práctica es la rigidez salarial nominal a la baja: Los empresarios son realmente reacios a recortar los salarios, debido a los efectos sobre la moral de los trabajadores. Aquí está la distribución de los cambios salariales en 2009-10, del documento vinculado:

ba

Distribución de los cambios salariales, 2009-10. Crédito ... Fallick et al[.]

El gran pico en el punto cero representa a un gran número de empresarios que tenían una gran cantidad de solicitantes de empleo pero no querían recortar los salarios, por lo que los dejaron sin cambios.

Sin embargo, si los salarios no pueden bajar en el sector que necesita reducirse, ¿por qué no pueden aumentar en el sector que necesita expandirse? Por supuesto, se produciría un aumento temporal de la inflación, pero eso estaría bien. (el énfasis es mío)

Krugman cree (al igual que Keynes) que, en lugar de fomentar la caída de los salarios a medida que la demanda de trabajo disminuye en una crisis, los gobiernos deberían inflar la moneda para reducir el salario real incluso cuando está aumentando el salario nominal. Keynes argumentó en La Teoría General que utilizar la inflación para disminuir los salarios reales no sólo reduce las luchas que acompañan a los trabajadores cuando ven sus salarios recortados, sino que tampoco daría lugar a una pérdida de «demanda agregada», siendo así superior tanto económica como moralmente.

Tanto Krugman como Keynes argumentan también que permitir que los salarios caigan reduciría la «demanda agregada» y llevaría a una espiral descendente de la producción y el desempleo, lo que daría lugar a lo que Henry Hazlitt en El fracaso de la nueva economía describió como un equilibrio perverso, todo ello alimentado por una trampa de liquidez. (Hazlitt estaba explicando la posición keynesiana, no respaldando ese punto de vista). Así, el apoyo de Krugman a lo que él llama «inflación transitoria» se basa en la creencia de que la inflación es la única opción viable para acabar con una recesión económica.

Este argumento podría ser válido si los factores de producción fueran homogéneos y no importara dónde se gastara el dinero, siempre y cuando se gastara. Sin embargo, si los factores son heterogéneos, entonces la estrategia de inflación keynesiana de Krugman es extremadamente preocupante, ya que daría lugar a dislocaciones económicas que sólo empeorarían con posteriores rondas de inflación por parte de las autoridades monetarias.

Este punto es de vital importancia para entender la intervención económica del gobierno. En un sistema de precios, valoramos los bienes en relación con el dinero y entre sí. Cuando la oferta de dinero aumenta (o disminuye), no sólo cambia el valor de los factores individuales en relación con el dinero, sino que el valor de los factores cambia en relación con otros factores.

Krugman utiliza el ejemplo de lo sucedido en la pandemia, pensando que la situación que describe desacredita a la escuela austriaca cuando, en realidad, socava el análisis de Krugman. Escribe Krugman:

Aunque no se oye hablar mucho de la economía austriaca en estos días, la pandemia realmente produjo un choque de reasignación al estilo austriaco, con un aumento de la demanda de algunas cosas mientras que la demanda de otras se desplomó. Esto se puede ver incluso a nivel macro: Hubo un enorme aumento de las compras de bienes duraderos, incluso cuando los servicios tuvieron dificultades (piense en gente que compra bicicletas estáticas porque no puede ir al gimnasio. Yo lo hice).

Cuando las autoridades declararon algunas industrias «esenciales» mientras cerraban otras «no esenciales», también cambiaron el valor relativo de los factores de producción, y Krugman lo describe con precisión en el párrafo anterior. Sin embargo, incluso con un ejemplo real y vivo ante él que reconoce, Krugman pasa a pedir una «receta» política que se basa en el supuesto de que los factores son homogéneos.

Krugman parece ser capaz de aceptar que las relaciones entre los factores pueden cambiarse cuando las autoridades favorecen abiertamente a algunas industrias en detrimento de otras, pero no puede aceptar el hecho de que cuando los gobiernos intervienen en los mercados tanto monetaria como fiscalmente puede ocurrir lo mismo. En su lugar, vuelve rápidamente a pensar que si los gobiernos inflan, la inflación restablece un equilibrio de bajo desempleo en la economía.

En su artículo de 1998 en Slate, Krugman sostiene que la posición austriaca sobre los ciclos económicos parece obedecer más a un sentido perverso de la moral que a algo económico. En su opinión, los austriacos son como el severo maestro de escuela de ficción Ichabod Crane, que mantiene a raya a sus alumnos. En lugar de buscar el bien general de la economía, los austriacos (según Krugman) creen que un auge es una especie de bacanal que debe ser castigada con una recesión, cegándoles así la necesidad de continuar con el auge una vez que la gente deja de gastar dinero misteriosamente y hace que la economía se detenga.

Sin embargo, una economía no puede tener factores de producción heterogéneos en un momento dado, y luego transformarlos aparentemente en factores homogéneos cuando el gobierno abre las espitas de la inflación. Eso simplemente no es lógico, y aunque Krugman utiliza regularmente falacias lógicas para insistir en sus puntos, uno supone que incluso él puede ver el error en su propio análisis conflictivo. Pero, de nuevo, tal vez no.

Author:

Contact William L. Anderson

William L. Anderson is a professor of economics at Frostburg State University in Frostburg, Maryland.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire