Mises Wire

Home | Wire | La narrativa de la «recuperación milagrosa»: imprimiremos nuestro camino a la prosperidad

La narrativa de la «recuperación milagrosa»: imprimiremos nuestro camino a la prosperidad

  • cash purse

Etiquetas Auges y Declives

05/03/2021

En las últimas semanas, hemos sido constantemente bombardeados por noticias y análisis de «expertos» que celebran una increíble recuperación económica mundial. Ya ni siquiera se presentan como proyecciones o expectativas, sino como un hecho, como si la vuelta al crecimiento vibrante estuviera ya en marcha. Los mercados bursátiles parecen ciertamente estar de acuerdo, yendo de récord en récord mientras todos los líderes políticos e institucionales se felicitan por el trabajo bien hecho.

Aunque este es en gran medida el consenso en la mayoría de las economías occidentales, este estado de ánimo jubiloso y victorioso parece más extraño en Europa. Celebrar la recuperación durante una tercera ronda de confinamientos totales, tiendas cerradas, prohibiciones de viajar y millones de personas sin trabajo parece una disonancia cognitiva, en el mejor de los casos, o una hipocresía política descarada, en el peor. Francia, Italia, Alemania, Austria, todos ellos han lanzado otra ronda de paralización de negocios y han restringido fuertemente las actividades sociales y la libertad de movimiento. Y lo han hecho para combatir lo que califican como una terrible y mortal tercera ola de infecciones y hacinamiento en los hospitales. De hecho, para convencer a la opinión pública de la necesidad imperiosa de volver al confinamiento, pintaron visiones postapocalípticas de una nación invadida por el virus y dieron la alarma sobre el inminente colapso de sus sistemas de salud pública. En estas condiciones extremas, en estas amenazas existenciales, que se asemejan mucho a un estado de emergencia nacional, es realmente difícil ver cómo la economía podría prosperar.

Se podría argumentar que los billones impresos por el BCE y lanzados en helicóptero sobre los Estados miembros realmente lograron su objetivo y rescataron y reiniciaron con éxito la economía. Sin embargo, sigue siendo difícil entender cómo inyectar cualquier cantidad de dinero en efectivo en una economía congelada por la fuerza puede reiniciar la actividad económica y poner en marcha la productividad, dado que sigue siendo en gran medida ilegal ser económicamente activo y productivo. En otras palabras, puedes echar todo el combustible que quieras a tu coche, pero si el motor está muerto, probablemente no irás muy lejos.

Otro argumento común que se oye mucho estos días para explicar el auge de los mercados bursátiles es el de todas las esperanzas puestas en la vacuna. La idea es que, dado que los mercados miran hacia el futuro, están valorando la gran noticia de un exitoso despliegue de la vacuna que permitirá a Europa alcanzar la tan codiciada inmunidad de rebaño y finalmente reabrir la economía. Una vez más, nos enfrentamos a un problema de realidad: la UE ha estropeado completamente el despliegue y ha obtenido los resultados más pobres y lentos entre las economías occidentales. El caos logístico, la insuficiencia de dosis, las luchas internas, la indecisión en el liderazgo y la orientación científica, que a menudo da un vuelco en cuestiones cruciales, como la seguridad de las vacunas, han dañado enormemente la credibilidad del bloque, pero también han enturbiado mucho sus perspectivas económicas. La tan esperada «reapertura» y la vuelta a la normalidad es una esperanza que parece cada vez más lejana y esquiva.

Entonces, ¿cómo encaja todo esto con la ola de estímulos monetarios y fiscales sin precedentes? ¿A dónde van todos los billones de euros cuando se suspende gran parte de la actividad económica normal durante un año? Por supuesto, la respuesta más obvia es la inflación. Ya es evidente en los precios de los activos, y lo ha sido durante años, pero ahora existe un riesgo muy real de que las presiones inflacionistas empiecen a afectar también a los consumidores de a pie. La carrera del gasto, que ha batido récords, combinada con una política monetaria extremadamente favorable y acomodaticia, ya ha generado montones de efectivo ocioso, no sólo en los bancos y en el mundo empresarial, como vimos en 2008, sino también en el hogar medio.

A nivel micro, observando esos hogares y sus finanzas, está claro que, por el momento, muchos ciudadanos están simplemente congelados por el miedo y la incertidumbre. Han adoptado en gran medida un enfoque conservador y han optado por ahorrar más, ya que están justificadamente recelosos de lo que les espera y de cuándo podría llegar su próximo cheque de pago, si es que llega. De hecho, esta respuesta totalmente razonable ha sido identificada como un problema por los principales analistas y figuras institucionales. Por ejemplo, en Alemania, la cantidad de dinero en efectivo en cuentas bancarias privadas aumentó en 182.000 millones de euros hasta alcanzar los 1,73 billones, según datos del banco central del país. El Instituto Ifo publicó un informe sobre este «excedente de ahorro», argumentando que socava las esperanzas de un auge del consumo. En pocas palabras, en este nuevo mundo, ser responsable y planificar el futuro es malo para la economía.

A estas alturas, la crisis económica sigue haciendo estragos y las restricciones al comercio son tan duras y tan numerosas que, aunque quisieran gastar más, la mayoría de los consumidores no podrían hacerlo. Sin embargo, tarde o temprano, la actividad económica volverá, de una forma u otra. Incluso con límites estrictos o nuevas normas y reglamentos, los comercios volverán a abrir y, aunque eso ocurra en las condiciones de una «nueva normalidad», los ciudadanos acabarán por acostumbrarse o, al menos, seguirán la corriente. Todavía es difícil saber cuándo el consumidor medio se sentirá lo suficientemente seguro de sus propias perspectivas financieras y profesionales como para empezar a gastar todo ese dinero ahorrado, pero una vez que lo haga, los riesgos inflacionistas aumentarán sustancialmente.

Mientras tanto, los precios del oro parecen haberse debilitado en los últimos meses, lo que ha llevado a muchos analistas y comentaristas a declarar que el metal precioso ha dejado de ser un refugio seguro o, de hecho, relevante en una cartera moderna. Esta opinión es tan obvia y peligrosamente errónea que resulta francamente sorprendente que tenga algún eco. Por supuesto, la demanda de oro se suprime cuando los préstamos no cuestan nada; se fomenta activamente el gasto, la compra y el juego; y todos los responsables políticos y de la banca central aseguran incesantemente a cualquiera que quiera escuchar que el apoyo no va a desaparecer pronto.

Esta es la configuración clásica de un entorno inflacionario, el mismo preludio que hemos visto una y otra vez en la historia monetaria.

Author:

Contact Claudio Grass

Claudio Grass is a Mises Ambassador and an independent precious metals advisor based out of Switzerland. His Austrian approach helps his clients find tailor-made solutions to store their physical precious metals under Swiss law. ClaudioGrass.ch.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire