Mises Wire

Home | Wire | La mayor amenaza para la hegemonía de EEUU: ¿China, Rusia o la deuda?

La mayor amenaza para la hegemonía de EEUU: ¿China, Rusia o la deuda?

  • eurasia

Etiquetas Economía Global

04/17/2021

Ahora que la administración Biden se ha asentado, es el momento de reevaluar la política estadounidense hacia Rusia, China y la escena asiática en general. ¿Va a ser una continuación de las políticas de la administración Trump, o hay algo nuevo? Teniendo en cuenta la permanencia de los funcionarios del Pentágono de antes de la presidencia de Trump, parece poco probable que haya mucho en el camino de la distensión: es el juego para que la guerra fría continúe.

Antes de adentrarnos en la geopolítica, debemos tener cuidado de definir una posición neutral desde la que observar los acontecimientos. No se puede ser objetivo en estos asuntos si se justifica una invasión no invitada de un territorio extranjero para acabar con un enemigo público proclamado, como hizo Estados Unidos con Osama Bin Laden, y luego se condena a Rusia por intentar asesinar a un ex oficial del KGB que vive en Salisbury, o por el desmembramiento de un periodista en la embajada saudí en Turquía. Debe ser consciente de que es una parte establecida de lo que Kipling llamó El Gran Juego, y siempre lo ha sido.

Los actos de este tipo son producto de los Estados y sus agentes que actúan por encima de cualquier ley y, por tanto, se permiten ignorarla. Debemos descartar de nuestras mentes el concepto de que hay buenos y malos: cuando se trata de operaciones en el extranjero, todos se comportan de la misma manera. Debemos descartar las justificaciones nacionalistas. Tampoco podemos creer en la propaganda de ningún Estado cuando se trata de geopolítica, y especialmente en una guerra fría. Hay que saber que las noticias se manejan cuidadosamente para nosotros. En la medida de lo posible, debemos trabajar a partir de los hechos y utilizar la deducción razonada.

Ahora estamos en condiciones de plantear una pregunta importante: el statu quo de EEUU, con su hegemonía del dólar, es visto por la nueva administración de Biden como un derecho incuestionable, y su posición como hegemón mundial es vital para... ¿qué? ¿Para el beneficio del mundo o para el beneficio de Estados Unidos a costa del mundo? Para responder a esto, debemos considerarlo desde el punto de vista del complejo militar y de inteligencia estadounidense.

El problema al que nos enfrentamos es que el Pentágono se institucionalizó plenamente en la gestión de la seguridad exterior de Estados Unidos tras la segunda guerra mundial. Cuando los soviéticos extendieron su esfera de influencia a los tres grandes continentes subdesarrollados, Asia, África y América del Sur, había que defender el capitalismo y la libertad, o al menos la libertad en el sentido estadounidense, manteniendo a las naciones menores de su lado. Esto se hizo con medios justos y a menudo sucios por razones de conveniencia.

Pero la caída del Muro de Berlín y la muerte de Mao Zedong hicieron que las funciones militares y de inteligencia norteamericanas fueran en gran medida superfluas, aparte de los asuntos más directamente relacionados con la defensa nacional. Pero está en la naturaleza de los departamentos gubernamentales y de sus contratistas del sector privado hacer todo lo posible para conservar tanto la influencia como los presupuestos, y el argumento de que surgirán nuevas amenazas es siempre difícil de resistir para los políticos. ¿Y qué hacen los estatistas de un departamento gubernamental cuando han asegurado su supervivencia? Su retención del poder sin un propósito real desciende a objetivos militares alternativos. Y desde el primer presidente Bush, todos estaban firmemente en el mensaje.

El presidente Trump fue el primer presidente desde hace tiempo que no inició compromisos militares en el extranjero. Sus intentos de reducir las operaciones en el extranjero fueron fuertemente resistidos por los servicios de defensa e inteligencia. Y sus esfuerzos por conseguir una distensión con Corea del Norte fueron recibidos con desdén, incluso con horror en Langley.

Sea cual sea la verdad en estos asuntos, es muy poco probable que no se abuse del poder que confiere la capacidad de iniciar encubrimientos incuestionables, la gestión de la información, la subversión de estados extranjeros y las operaciones secretas de inteligencia. La proliferación y la tracción de las teorías de la conspiración, atribuidas en su origen a los ciberataques y la desinformación rusos, es una consecuencia de que el propio gobierno tergiverse continuamente la verdad hasta el punto de que grandes sectores de la población empiecen a creer que es propaganda de su propio gobierno.

Esto nos lleva al cambio de administración. Como senador, Biden tenía intereses en asuntos exteriores que se remontan a finales de la década de 1970 y formó parte de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado desde 1997 y posteriormente se convirtió en su presidente. Al ser un político de tan larga trayectoria en este campo es casi seguro que el establishment del Pentágono considera a Biden como un par de manos seguras; es decir, un presidente que probablemente apoye el papel de Langley en el establecimiento de las prioridades geopolíticas y de defensa. Sin duda, para ellos esto es un cambio bienvenido con respecto al presidente Trump, que está fuera de lugar.

Políticas para contener la amenaza rusa

A pesar del asunto Navalny, Putin sigue siendo indiscutible como líder ruso, habiendo surgido de la agitación postsoviética, donde el caos y el crimen organizado estaban a la orden del día. Ningún líder occidental ha tenido una trayectoria política tan dura y Putin es un superviviente, un hombre fuerte que tiene el control. Esto es importante para Estados Unidos y la OTAN con respecto a las políticas en Ucrania, el Cáucaso, Siria, Irán y Turquía. Cualquier intento por parte de Estados Unidos de completar un asunto inacabado en Ucrania (ya se está gestando un chisme tripartito entre Rusia, Alemania/UE y Estados Unidos sobre los oleoductos Nord Stream que privan a Ucrania de los ingresos de la transición) es probable que conduzca a enfrentamientos con Rusia sobre el terreno. Y Rusia firmó un pacto de cooperación militar con Irán en 2015. Como un gato con un ratón, Putin está jugando con Turquía, interesada en el tendido de oleoductos hacia el sur de Europa, y conseguir que se aleje de la OTAN. El interés de Rusia en Siria es mantenerla fuera de la esfera de influencia de Estados Unidos, lo que con la ayuda de Turquía ha conseguido.

Durante algún tiempo, los analistas militares nos han dicho que estamos en una guerra cibernética con Rusia, acusándola de interferir en las elecciones y promoviendo teorías conspirativas -las elecciones presidenciales de EEUU del pasado noviembre son la afirmación más reciente. Como ocurre con todas estas acusaciones, no se ofrecen pruebas, sólo declaraciones de fuentes gubernamentales que tienen un historial de economía de la verdad. Sea cual sea la verdad, las guerras cibernéticas están estrechamente relacionadas con la propaganda.

Los ataques a Rusia desde el milenio han consistido en interrumpir los pagos en dólares y, lo que es menos importante, en sancionar a personas cercanas a Putin. La amenaza monetaria se justificó en un principio por la invasión rusa de Ucrania en 2014, que provocó el colapso del rublo y una subida de los tipos de interés. La nueva guerra fría había dado un giro financiero. La respuesta de Rusia fue reducir al máximo la dependencia de la economía del dólar, con el banco central vendiendo las reservas de dólares y añadiendo oro en su lugar. También creó un nuevo sistema de pagos para reducir su dependencia del sistema de pagos interbancarios SWIFT.

Rusia ha sobrevivido a todos los ataques financieros y ahora está mejor aislada contra ellos para el futuro. Uno a cero para los rusos. Pero el coste se ha ocultado, ya que las inversiones occidentales se han limitado a provenir principalmente de la UE (especialmente dirigidas a las industrias del petróleo y el gas). Al ser la nación fundamentalmente una cleptocracia, el progreso económico se ve gravemente limitado. Además, dado que Rusia es el mayor exportador de energía del mundo, la política de descarbonización de Occidente es una amenaza a medio y largo plazo, lo que provocará la desaparición de la USP rusa. Por estas y otras razones, Rusia ha recurrido a China como socio y protector económico. A cambio, Rusia es rica en recursos, proveedora de energía y, por tanto, de gran valor para China.

La historia de Rusia de asesinar a disidentes importantes en suelo extranjero ha sido su mayor error. Tuvieron que pasar años desde el asesinato de Litvinenko para que se restablecieran plenamente las relaciones diplomáticas con el Reino Unido. Las muertes de varios oligarcas rusos en los últimos años en suelo británico se consideraron acciones del crimen organizado y no se atribuyeron al Estado ruso. Pero el torpe intento de asesinato de Sergei Skripal en Salisbury por parte de agentes del GRU hace tres años es poco probable que conduzca a un acercamiento a corto plazo.

La asociación geopolítica entre Rusia y China

Uno de los primeros en identificar la importancia geopolítica de los recursos de Rusia fue Halford Mackinder en un artículo para la Royal Geographical Society en 1904. Más tarde lo desarrolló en su teoría del Heartland. Mackinder sostenía que el control del Heartland, que se extendía desde el Volga hasta el Yangtze, permitiría controlar el «World-Island», que era su término para referirse a toda Europa, Asia y África. Más de un siglo después, la teoría de Mackinder resuena en las dos principales naciones que están detrás de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS).

El punto subyacente es que América del Norte y del Sur, Gran Bretaña, Japón y Australasia en el análisis final son periféricos y menos importantes que el Mundo-Isla de Mackinder. Hubo un tiempo en que la primacía británica y luego la estadounidense superaban su importancia, pero puede que esto ya no sea cierto. Si la visión de Mackinder es válida sobre la importancia primordial de los recursos no desarrollados, Rusia está en condiciones de convertirse, junto con China, en la asociación nacional más poderosa del planeta.

La OCS es el mayor desafío que se ha planteado hasta ahora al poder económico y a la supremacía tecnológica de Estados Unidos. Y Rusia y China están claramente decididas a deshacerse del dólar. Todavía no sabemos qué lo sustituirá. Sin embargo, el hecho de que el banco central ruso y casi todos los demás bancos centrales y gobiernos de la OCS hayan estado aumentando sus reservas de oro durante algún tiempo podría ser una pista importante sobre cómo los representantes de tres mil millones de euroasiáticos —casi la mitad de la población mundial— ven el futuro del dinero transasiático.

En términos de PIB per cápita, Estados Unidos está muy por delante. Pero también es el más endeudado a nivel nacional. La diferencia con la OCS está en el nivel de paridad de poder adquisitivo, lo que hace que los precios de mercado tengan una importancia secundaria. Aunque los precios varían considerablemente de una región a otra, los costes de los bienes en la OCS son, por término medio, bastante inferiores a los de EEUU y la UE, por lo que, en términos de PPA, el PIB de la OCS es significativamente mayor que el de EEUU o la UE.

biden

La inclusión de la UE en la Figura 1 es un guiño post-Brexit al hecho de que la UE ya no puede ser considerada automáticamente como parte de la esfera de influencia de Estados Unidos. Los lazos comerciales con la OCS, tanto con la dependencia energética de Rusia como con las terminales ferroviarias de la ruta de la seda en varios estados de la UE, son claramente el futuro comercial de la UE. La UE tiene avanzados sus planes de reunir a las fuerzas nacionales bajo su bandera combinada, lo que al darles una identidad comunitaria no puede sino aflojar los lazos de la OTAN con Estados Unidos. Aunque no sea una amenaza activa para el poder de Estados Unidos, cabe prever que la UE se mantenga al margen en una guerra fría cada vez más intensa.

La OCS nació en 2001 como una asociación de seguridad entre Rusia y China, incorporando a los «stans» al este del Mar Caspio. Nacida de una organización anterior, el Grupo de los Cinco de Shangai, se creó para combatir el terrorismo, el separatismo y el extremismo. Sigue siendo una plataforma para realizar maniobras militares conjuntas, pero no se ha celebrado ninguna desde 2007 y se ha convertido en una asociación económica informal.

Desde la fundación de los Cinco de Shanghai, la OCS incluye ahora a India y Pakistán. El estatus de observador incluye a Afganistán, Bielorrusia, Irán y Mongolia. Estas naciones pueden asistir a las conferencias de la OCS, pero su participación es muy limitada. Los socios de diálogo son Armenia, Azerbaiyán, Camboya, Nepal, Sri Lanka y Turquía. Estas naciones pueden participar activamente en las conferencias de la OCS, y este estatus se considera un paso previo a la adhesión plena. Egipto y Siria han solicitado el estatus de observadores e Israel, Irak y Arabia Saudí han solicitado ser socios de diálogo. Aparte de las naciones del sudeste asiático, que de todos modos están dominadas por una diáspora china, los miembros de la OCS y su influencia abarcan casi toda la Isla Mundial de Halford Mackinder, con la excepción de la Unión Europea.

Esta es la realidad a la que se enfrenta la hegemonía estadounidense; hay veintiuna naciones en toda Asia que forman parte de una alianza no estadounidense, o están a punto de unirse a ella. Todas las demás naciones europeas y asiáticas están dentro de la esfera de influencia de la OCS a través del comercio, aunque no estén afiliadas políticamente. Cada vez es más difícil definir las naciones que están definitivamente en el bolsillo de EEUU, aparte de sus socios de los cinco ojos (Canadá, Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda). Este simple hecho impone severas limitaciones a la acción de Estados Unidos contra China y, en menor medida, contra Rusia.

Es una exageración sugerir que un ataque a un estado miembro es un ataque a todos ellos. Su cooperación es fundamentalmente económica y no militar; salvo que, como ya se ha dicho, la función original de la OCS sigue siendo eliminar el terrorismo, el separatismo y el extremismo. De hecho, India y Pakistán están enfrentados por Cachemira, y China e India tienen disputas fronterizas en el Himalaya. Pero los intentos, por ejemplo, de Estados Unidos de apartar a India de la OCS están destinados a generar problemas más amplios, y quizás una respuesta, por parte de los demás miembros.

La presidencia de Biden se enfrenta a importantes retos en la actual guerra fría y es poco probable que Estados Unidos conserve su estatus hegemónico. Durante la presidencia de Trump, los intentos de frenar el desarrollo comercial y tecnológico de China no tuvieron éxito, y solo han envalentonado tanto a China como a Rusia para mantenerse firmes y prescindir en lo posible de Estados Unidos y su dólar.

Sus principales asesores son, o deberían ser, muy conscientes de las trampas de deuda e inflación a las que se enfrentan Estados Unidos y también la UE. Tras las políticas de expansión monetaria acelerada de la Fed anunciadas el pasado mes de marzo, China aumentó sus compras de productos básicos y materias primas, señalando de hecho que los prefiere a la liquidez en dólares. Como política, es probable que se extienda aún más, dadas las actuales reservas de dólares de China y la deuda denominada en dólares. Su dilema no es sólo el frágil estado de la economía estadounidense, sino el de la UE, que, según cualquier análisis desapasionado, es un estado que fracasa económica y políticamente también. China no querrá ser culpada de desencadenar una serie de acontecimientos que harán que todo el mundo busque su copia olvidada de Camino de servidumbre de Hayek.

A medida que los acontecimientos siguen su curso, aumenta el riesgo de un colapso del dólar y una crisis equivalente en el euro, aunque por razones diferentes. Para que se demuestre la teoría del corazón de Mackinder y para que la sociedad rusa y china la controlen, debe producirse una megacrisis que enfrente a los despilfarradores de dinero. Toda la historia y la teoría económica a priori confirman que ocurrirá. El Plan B de la OCS será una continuación del Plan A, urdido por el Grupo de los Cinco de Shanghái, haciendo de la Isla Mundial una unidad autónoma que no dependa de los periféricos -principalmente, los cinco ojos. En cuanto al dinero, deben renunciar a las formas occidentales con monedas estatales sin respaldo. Entre todos tienen suficiente oro estatal declarado y no declarado para respaldar el yuan, y el rublo. Si dan a estas dos monedas libre convertibilidad en oro, serán aceptadas en todas partes, y sus antiguos enemigos de la guerra fría podrán comerciar para volver a la prosperidad. EEUU tiene, o dice tener, suficiente oro para volver a poner un dólar que falla en un estándar de oro, pero para que sea creíble debe recortar radicalmente el gasto, sus ambiciones geopolíticas, y volver a equilibrar su presupuesto. Con suerte, así es como termina la nueva guerra fría.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire