Mises Wire

Home | Wire | La locura fiscal bipartidista de Washington

La locura fiscal bipartidista de Washington

  • spiral

Etiquetas Historial Mundial

Llevo años dando la voz de alarma sobre el gasto deficitario federal crónico —practicado tanto por Republicanos como por Demócratas— que lleva a nuestro país a un abismo fiscal. Me siento como un disco rayado al relatar periódicamente la locura de todo esto. El proceso ha adquirido una sensación de inevitabilidad mientras observamos lo que me parece un choque de trenes a cámara lenta.

He comentado varios hitos a lo largo de este peligroso curso:

Los americanos, como pueblo y política, son asombrosamente indiferentes a la deuda y la han adoptado como la forma de vida (temporalmente) normal.

Un hito importante en el camino fue la sombría perspectiva de que más de nuestros impuestos se destinen al servicio de la deuda nacional que a la defensa nacional. (También señalé que esto solo ha sido posible porque un banco central obediente, el Sistema de la Reserva Federal, ha suprimido los tipos de interés —el coste de pedir dinero prestado— durante más de una década y, de hecho, se ha metido en un rincón que hace que los tipos de interés ultrabajos sean la única opción política hasta que ocurra un cataclismo financiero).

He observado que el presidente populista Donald Trump —a pesar de haber adoptado una serie de políticas económicamente inteligentes— no está en absoluto dispuesto a frenar el gasto federal. A diferencia de algunos líderes republicanos de años anteriores, Trump percibió que la agenda de grandes gastos de los demócratas era imparable. Indicó esta importante concesión aceptando de buena gana suspender el techo de deuda legal del Tío Sam en el verano de 2019 y luego adoptó un aumento de 1,4 billones de dólares en el gasto discrecional del gobierno en diciembre de 2019.

Desde entonces, el problema del gasto deficitario se ha acelerado a un ritmo vertiginoso. El pretexto o desencadenante o (ir)razón (como prefieras llamarlo) fue la pandemia de Covid-19. En mi artículo sobre el reventón del gasto en diciembre de 2019, subrayé el simple hecho matemático de que los déficits federales crecían porque, aunque los ingresos del gobierno aumentaban un 4%, el gasto lo hacía en un 8%. Avancemos hasta el presente: según el Deficit Tracker del Bipartisan Policy Center, hasta este mes de abril, «mientras que los ingresos han crecido un 6% interanual, el gasto acumulado ha aumentado un 45% por encima del ritmo del año pasado».

Una vez más, el pretexto o el desencadenante de esto fue la enormemente problemática respuesta federal a la pandemia del Covid-19. Así, en el año fiscal 2020, el gobierno federal gastó 6,55 billones de dólares, mientras que recaudó 3,42 billones en ingresos. En otras palabras, casi la mitad del gasto federal se cubrió con nueva deuda. Esto ocurrió con el pleno apoyo de un presidente republicano.

Ha empeorado con el presidente Joe Biden. Actualmente, más de la mitad del gasto federal se financia con deuda. Aparentemente decidido a restablecer la marca demócrata como el partido del gobierno más grande, Biden ya ha impulsado su «Plan de Rescate Americano» de 1,9 billones de dólares. Y ahora está impulsando su paquete de «infraestructuras» con un precio inicial de 2,2 billones de dólares, aunque el Wall Street Journal estima que podría costar finalmente más de 4 billones.

Mientras tanto, habiendo completado recientemente mis formularios de impuestos sobre la renta de 2020, me di cuenta de que el Tío Sam me está pagando más de lo que yo le estoy pagando a él. Soy la definición de un contribuyente de clase media, de ninguna manera un caso de pobreza. Así que díganme: ¿Cómo puede un gobierno permitirse pagar a sus ciudadanos de clase media más de lo que ellos pagan al gobierno? Esto me recuerda la frase del presidente Grover Cleveland: «Aunque el pueblo mantiene al gobierno, el gobierno no debe mantener al pueblo». El gobierno no sólo «no debe» mantenernos, sino que literalmente no puede. El gobierno no tiene más riqueza que la que primero toma de la gente real, así que, si la mayoría de la gente no paga impuestos o recibe pagos del gobierno, el resultado inevitable es una política fiscal inviable.

Esto es una locura—una locura fiscal—de primer orden. Y, sin embargo, el Washington oficial avanza alegremente hacia su eventual colapso fiscal.

Author:

Mark Hendrickson

Mark Hendrickson is adjunct professor of economics at Grove City College. 

 
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire