Mises Wire

Home | Wire | La inflación de Japón se esconde tras los subsidios financiados por el banco central

La inflación de Japón se esconde tras los subsidios financiados por el banco central

  • japan

Etiquetas Dinero y bancos

Mientras que las tasas de inflación en EEUU y Europa han aumentado considerablemente en el transcurso de 2021, la inflación de los precios al consumo en Japón se situó en el 0,1% en octubre de 2021 (figura 1). Además, la inflación de los precios de producción de Japón, del 8%, está muy por detrás de la de EEUU y Europa. Además, la bajísima inflación de Japón se ha mantenido durante más de treinta años—a pesar de una política monetaria extremadamente flexible y de una deuda pública en aumento. Hay tres razones para el «milagro de la inflación» de Japón.

En primer lugar, las empresas japonesas han podido mantener los precios bajos porque los costes del capital y la mano de obra han descendido considerablemente desde el estallido de la burbuja económica a principios de los años noventa. La prolongada política monetaria flexible del Banco de Japón ha reducido el tipo de interés medio de los préstamos a las empresas del 7,5% en 1991 al 0,75% recientemente. Las garantías públicas de los préstamos han reducido las primas de riesgo de los mismos. A diferencia de la zona del euro, las empresas japonesas no tienen que pagar intereses negativos por sus depósitos en los bancos.

Figura 1: Inflación en Japón, Estados Unidos, Reino Unido y Alemania

schn

Fuente: Eurostat; Ministerio de Asuntos Internos y Comunicaciones de Japón; Oficina de Estadísticas Laborales; Oficina de Estadísticas Nacionales del Reino Unido.

Además, la crisis permanente de Japón ha debilitado el poder de negociación de los empleados. Los sindicatos estaban dispuestos a transigir en las negociaciones salariales para evitar el desempleo. La proporción de trabajadores precarios (especialmente jóvenes, mujeres y pensionistas), que trabajan sin vínculos sindicales, ha pasado del 20% en 1990 al 37% en 2020. Desde la crisis financiera japonesa de 1998, los niveles salariales del sector privado han caído un 12%.

En segundo lugar, el gobierno japonés ha mantenido bajos los precios de muchos productos mediante la generosa concesión de subsidios a una amplia gama de industrias. Según estimaciones de la Asociación de Comercio Internacional de Washington, más del 40% de los ingresos de los agricultores japoneses proceden del gobierno. Las generosas ayudas a los arroceros han contribuido a la considerable caída de los precios del arroz. También se subvencionan el trigo, la soja, el trigo sarraceno y la colza (también utilizada como pienso). Los alimentos representan el 26% del índice de precios al consumo.

Otros subsidios relevantes se encuentran en el transporte ferroviario, que desempeña un papel vital en un Japón densamente poblado. Los precios del transporte público se han mantenido estables durante mucho tiempo. También lo han hecho los precios de la educación, ya que las ayudas del gobierno han hecho bajar las tasas escolares y universitarias desde 2009. La demanda de automóviles se ha visto impulsada en repetidas ocasiones por los subsidios—la más reciente para vehículos eléctricos—de modo que los precios de los coches se han mantenido prácticamente constantes desde 1990. El rápido crecimiento de las aportaciones públicas al sistema sanitario ha frenado el aumento de los precios de la sanidad. Los precios del agua y la electricidad, controlados por el gobierno, han subido sólo moderadamente. En respuesta a la reciente y pronunciada subida de los precios de la gasolina, el ministro japonés de Industria, Koichi Hagiuda, ha anunciado subsidios para los mayoristas de gasolina.

En general, al menos el 50% del índice de precios al consumo parece estar controlado por el gobierno, lo que se refleja en el importante crecimiento del gasto público en subsidios (gráfico 2). Según nuestras estimaciones, los subsidios han crecido una media de alrededor del 3,5% anual desde 1990. El crecimiento fue especialmente fuerte en los años de crisis. En el año coronario 2020, los subsidios de los gobiernos central y locales (excluyendo los subsidios al sistema de pensiones y a la seguridad social) alcanzaron un máximo de unos 78 billones de yenes (unos 600.000 millones de euros), es decir, alrededor del 15% del producto interior bruto.

En tercer lugar, al mantener los tipos de interés a largo plazo muy por debajo de los de EEUU, el Banco de Japón ha mantenido unas persistentes salidas de capital de Japón equivalentes a 127.000 millones de dólares de media al año desde 1990. Si esta enorme cantidad de capital hubiera permanecido en el país y se hubiera gastado internamente, la inflación habría sido probablemente mucho mayor. Un aumento de los precios de la propiedad, por ejemplo, habría hecho subir los costes de la vivienda, que se han mantenido principalmente constantes desde la segunda mitad de la década de 1990.

Figura 2: Subsidios del gobierno japonés (gobiernos centrales y locales)

schna

Fuente: Ministerio de Finanzas de Japón. Las estimaciones excluyen los subsidios al sistema de pensiones, el gasto social y la ayuda en caso de catástrofe.

Así, el gobierno sólo ha podido mantener la inflación baja porque el Banco de Japón le ha proporcionado respaldo comprando bonos del Estado. Como las subsidios directos e indirectas financiadas por el banco central han contribuido a mantener la inflación por debajo del objetivo oficial del 2%, el Banco de Japón ha justificado sus propias compras de bonos del Estado haciendo posible más subsidios gubernamentales financiadas con deuda. La desventaja es que la deuda pública de Japón como proporción del producto interior bruto ha aumentado del 67% en 1990 al 266% en 2020, y el Banco de Japón posee aproximadamente la mitad de los bonos públicos en circulación.

El modelo japonés de control de la inflación oculta a través de una estrecha colaboración del gobierno y el banco central podría adoptarse pronto en Europa, donde algunos países del euro, como España y Francia, ya han puesto en marcha subsidios a la energía en respuesta al aumento de los precios de la misma. Sin embargo, esta inflación oculta no evita la pérdida de poder adquisitivo que se atribuye ampliamente a la inflación de los precios al consumo.

En Japón, la pérdida de poder adquisitivo se ha materializado en la caída de los salarios nominales, la falta de interés por el ahorro y la fuga de capitales. Han surgido riesgos adicionales para el declive del bienestar económico debido a la zombificación de las empresas japonesas, que se refleja en el descenso de los niveles de productividad, bajo la política monetaria persistentemente laxa del Banco de Japón. Por lo tanto, el modelo japonés de control de la inflación oculta no sería una política económica acertada para domar la elevada inflación que se observa actualmente en Europa y EEUU.

Authors:

Taiki Murai

Taiki Murai is research assistant at the Institute for Economic Policy of Leipzig University.

Contact Gunther Schnabl

Gunther Schnabl is a professor of international economics and economic policy in the department of economics at Leipzig University, Germany.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here