Mises Wire

Home | Wire | La industrialización es el antídoto a la pobreza mundial. A los activistas del calentamiento global no les importa.

La industrialización es el antídoto a la pobreza mundial. A los activistas del calentamiento global no les importa.

  • ship

Etiquetas El medio ambiente

07/16/2021

Tras haber perdido hace tiempo el argumento de que el capitalismo no puede proporcionar un nivel de vida más alto, la estrategia anticapitalista actual de la izquierda consiste en afirmar que el capitalismo requiere la destrucción del medio ambiente. Sin embargo, aunque se asuma que las emisiones de carbono son el factor impulsor del cambio climático, debemos reconocer la necesidad moral y económica de la industrialización. Entre 1250 y 1800, el PIB mundial per cápita apenas se movió; en 1800, la esperanza de vida mundial era de apenas treinta años, la mortalidad infantil era habitual y ocho de cada diez seres humanos vivían por debajo del umbral de la pobreza. Desde la llegada de la Revolución Industrial, todo esto ha cambiado: a pesar de los impactos ambientales, la renta per cápita mundial se ha multiplicado por catorce y miles de millones han salido de la pobreza, un fenómeno que la economista Deidre McCloskey describe como «el gran enriquecimiento».

La industria y la creación de una infraestructura industrial nacional son y han sido las claves del crecimiento económico y la reducción de la pobreza. Los datos indican que el PIB per cápita -la cantidad de bienes y servicios producidos por persona- es el mejor factor de predicción contra la pobreza extrema (gráfico inferior):

Poverty to GDP
Además, aunque el crecimiento del PIB puede indicar un aumento de la oferta monetaria por parte del gobierno en lugar de un verdadero aumento de la producción, la reducción de la pobreza ha seguido de cerca el crecimiento del PIB per cápita en el mundo en desarrollo. Un documento de 2010 mostró una correlación muy clara entre el crecimiento del PIB y la tasa de pobreza en el África subsahariana (gráfico mostrado a continuación):
poverty and growth in Africa

Es injusto utilizar el cambio climático para acusar al neoliberalismo. La industrialización, aunque tenga consecuencias medioambientales a largo plazo, ha elevado el nivel de vida de la humanidad en cantidades extraordinarias. Y lo que es más importante, la acusación carece de sentido, teniendo en cuenta que la solución al cambio climático está en el libre mercado, como demuestran las recientes tendencias de las emisiones y la evolución del sector energético. La ventaja central del capitalismo es su capacidad de autorrectificación y alivio de los problemas que crea inicialmente. Ese es el milagro de la innovación.

Desarrollo del mercado Reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero

Desde 1970, las emisiones de dióxido de carbono per cápita de Estados Unidos han disminuido un 31%; entre 2007 y 2019, las emisiones agregadas de CO2 se redujeron alrededor de un 17%; y a partir de 2011, las emisiones de metano se redujeron nada menos que un 73%. ¿Qué explica esto? Un análisis del thinktank Carbon Brief identificó tres causas principales de este descenso: la transición del carbón al gas natural, la reducción del uso de electricidad en el sector industrial y la mejora de la eficiencia de los vehículos. Empecemos por la causa principal, la transición del carbón al gas natural: el gas natural produce mucho menos dióxido de carbono que todas las formas de carbón, petróleo, propano y gasolina. Los datos de la Administración de Información Energética de EEUU muestran que, entre 1990 y 2020, el consumo de gas natural aumentó en un tercio, mientras que el consumo de carbón, que es mucho más sucio, se redujo a la mitad, y el consumo de petróleo se estabilizó. Las fuentes de energía más limpias han desplazado a las más sucias, lo que ha producido un notable descenso de la emisión de gases de efecto invernadero en la última década. En los años 70, la industria del gas natural era quizá una de las más reguladas del país, encorsetada por estrictos controles de precios, que provocaban una grave escasez en el suministro de gas. Estos controles terminaron en 1985. Desde la llegada de las tan necesarias reformas de liberalización, la industria ha florecido.

El método de obtención de gas natural —la fracturación hidráulica, o «fracking», como se conoce— suscita muchas preocupaciones en materia de salud pública y medio ambiente. Sin embargo, estas preocupaciones son en su mayoría erróneas: en contra de la acusación popular, el fracking no contamina las fuentes de agua. La mayoría de los pozos de fracturación están muy por debajo de las fuentes de agua, y la fuerza radiante producida por la perforación no es suficiente para crear grietas dentro de la roca que lleguen a esas fuentes de agua; tampoco la fracturación provoca que se incendien los fregaderos de las cocinas. Esto se basa en el documental de 2010 Gasland, que llamó la atención. Los reguladores descubrieron que algunos de estos casos, ocurridos en Colorado, no tenían ninguna relación con los pozos de gas natural locales. En palabras de ese reportaje «Gasland atribuye incorrectamente varios casos de contaminación de pozos de agua en Colorado a la explotación de petróleo y gas cuando nuestras investigaciones determinaron que los pozos en cuestión contenían metano biogénico que no es atribuible a dicha explotación».

Mientras tanto, aparte de sus obvias ventajas medioambientales, hay algunos beneficios económicos considerables en el fracking, una industria que emplea a 3 millones de personas, eliminó 0,5 puntos porcentuales de la tasa de desempleo de EEUU durante la Gran recesión y ahorra a las escuelas un total de 1.207 millones de dólares gracias a la reducción de los costes energéticos.

Exploremos una segunda causa importante del descenso de las emisiones: la reducción del consumo de electricidad en el sector industrial. Esta fue una feliz consecuencia de que las empresas economizaran recursos para maximizar los beneficios. La factura energética es uno de los mayores costes para las empresas; cualquier entidad que busque beneficios querrá mantenerlos bajos. De hecho, como escribieron los economistas Nicholas Bloom y John Van Reenen en un estudio de 2010 «También descubrimos que la eficiencia energética está fuertemente asociada a una mejor gestión a nivel de empresa, probablemente porque las buenas prácticas de gestión (como la fabricación ajustada) tienden a economizar el uso de energía». Así pues, es obvio que los intereses privados y medioambientales se solapan de muchas maneras. Por supuesto, las empresas estatales son considerablemente menos eficientes que sus homólogas privadas y, en consecuencia, como demostró la Unión Soviética, no economizan recursos ni energía, siendo la contaminación extrema un efecto secundario. Del mismo modo, los elementos estatales de la red energética de México son conocidos por tener costes más elevados y una calidad medioambiental significativamente inferior a la de las empresas energéticas privadas de México.

Exploremos ahora un tercer factor en el descenso de las emisiones en EEUU: la mejora de la eficiencia de los vehículos. Se pueden encontrar ejemplos de empresas que se resisten deliberadamente a mejorar su eficiencia energética, pero en general, los mercados se han mostrado muy dispuestos a responder a la creciente demanda de vehículos más ecológicos: recientemente, General Motors anunció una inversión adicional de 7.000 millones de dólares en el desarrollo de vehículos eléctricos: no es de extrañar que un análisis concluyera que los vehículos eléctricos podrían superar en ventas a los no eléctricos en 2040. Además, se ha avanzado mucho en la eficiencia de los viajes aéreos: el avión medio produce hoy un 80% menos de CO2 por asiento que en 1950.

Muchos atribuyen el descenso de otras emisiones, como las de dióxido de azufre, a la Ley de Aire Limpio de 1970. Pero, de hecho, este descenso ya estaba en marcha antes de que se pusiera en marcha esa normativa.

Innovación para el futuro: Los sectores de la energía solar, eólica y nuclear

Hemos pasado a utilizar combustibles fósiles más eficientes y limpios, como el gas natural, pero todavía no están libres de emisiones de gases de efecto invernadero. Las fuentes de energía que más lo están son las energías eólica y solar. Aunque no son tan buenas como el carbón, el petróleo y el gas, la eólica y la solar han mejorado notablemente en las últimas décadas: sólo en los últimos cinco años, la eficiencia de los paneles solares aumentó del 15% al 20%. Mientras tanto, el coste de capital de los paneles solares, en dólares por vatio, se ha reducido siete veces desde 1995. Y lo que es más alentador, el precio de la electricidad procedente de paneles solares se redujo en un 89% entre 2009 y 2019. Asimismo, el precio de la electricidad procedente de las turbinas eólicas terrestres se redujo en un 70% y el factor de capacidad medio de las turbinas eólicas -la relación entre la producción real de energía eléctrica y la producción máxima posible durante un periodo determinado- aumentó del 25% en 1998-99 a más del 40% en 2015.

La mejora de las energías solar y eólica ha estado muy dirigida por la inversión del sector privado y las fuerzas naturales del libre mercado. Por ejemplo, desde 1991 el precio de las baterías de iones de litio —un ingrediente crucial para las tecnologías de baja emisión de carbono— ha disminuido un 97%, debido al enorme aumento de la oferta y la producción.

La infraestructura mundial de energía solar y eólica ha sido efectivamente construida, mejorada y modificada por empresas privadas. Entre estas empresas se encuentran: Orsted, una empresa danesa, con unos ingresos anuales de 15.460 millones de dólares, que construye y explota numerosos parques eólicos en Europa, y que ha invertido una cantidad extraordinaria en bioenergía; Iberdrola, una multinacional española especializada en la comercialización de electricidad procedente de fuentes de energía limpias y que gana 3.570 millones de dólares al año; Brookfield Renewable Partner, que disfruta de unos ingresos anuales de 3.180 millones de dólares. Estas son sólo algunas de una larga lista de empresas privadas que compiten por desarrollar la mejor y más eficiente infraestructura de energía verde para permitir la transición a una economía de carbono cero.

Aunque siguen existiendo preocupaciones sobre los residuos y la seguridad, la energía nuclear ha sido un esfuerzo impresionante del sector privado: Jeff Bezos anunció 20.000 millones de dólares en capital riesgo para construir una central nuclear en Oxfordshire, Gran Bretaña; en un artículo reciente, The Economist informó sobre la empresa que planea esta construcción, General Fusion. Los mercados se basan en la novedad: General Fusion ha investigado formas nuevas y únicas de procesar la energía nuclear, que implican el «confinamiento magnético» y la creación de manchas de plasma.

Muchos querrán atribuir el crecimiento de las energías renovables, como la eólica y la solar, a las subvenciones gubernamentales. Sin embargo, el caso de Solyndra —una empresa de energía solar que se financió con inversiones federales pero que finalmente quebró— lo impugna claramente. Las subvenciones impiden la naturaleza competitiva del mercado, porque las empresas ineficientes están protegidas de la quiebra y de su propia impopularidad.

En todo caso, la burocracia gubernamental ha impedido el crecimiento de la energía nuclear, a través de un exceso de regulaciones que han encarecido y hecho menos rentable la inversión en centrales.

Conclusión:

A todo lo que he dicho, algunos podrían replicar que el sector estatal puede efectuar la construcción y el desarrollo de una economía de energía verde mejor que el sector privado. La historia ha demostrado repetidamente que no es así: los hermanos Wright se adelantaron al gobierno de EEUU en la invención del avión con mucha diferencia, y gran parte de las infraestructuras más básicas de Estados Unidos fueron construidas por entidades competidoras del sector privado, después de que el Estado hiciera intentos desastrosos. La innovación y la mejora de las infraestructuras siempre han sido talentos de la libre empresa y la competencia, no de la centralización y el oligopolio estatal. Y así, uno de los problemas más acuciantes del mundo, el cambio climático, sólo puede ser resuelto por los primeros.

Author:

Eben Macdonald

Eben Macdonald is a 16-year-old student, a keen free-marketeer, and he wants a society which is predicated on liberty.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire