Mises Wire

Home | Wire | La guerra de Biden contra los combustibles fósiles es una guerra contra la gente común

La guerra de Biden contra los combustibles fósiles es una guerra contra la gente común

  • gas pumps

Hace unos meses, escribí sobre las políticas del presidente Biden contra los combustibles fósiles. Entre otras medidas destinadas a restringir la producción nacional de petróleo y gas natural, el presidente canceló la finalización del oleoducto Keystone XL, prohibió la perforación en busca de petróleo en el Refugio de Vida Silvestre del Ártico y restringió en gran medida la emisión de contratos de arrendamiento para que las empresas desarrollen recursos de combustibles fósiles debajo de tierras y aguas públicas.

Desde entonces, los precios de la gasolina, el petróleo y el gas natural han subido mucho. Como señala una fuente, la última vez que los precios del gas natural fueron tan altos, «un tercio de los hogares americanos ya tenía dificultades... para calentar y enfriar adecuadamente sus hogares, y una quinta parte de los hogares tuvo que reducir o renunciar a alimentos, medicinas y otras necesidades para pagar las facturas de energía». Bank of America predice que el precio del barril de petróleo puede subir a 120 dólares este invierno, lo que infligirá más dificultades a los americanos más pobres.

A nivel mundial, muchos países se encuentran ya en plena crisis energética. Hay una escasez crítica de combustibles fósiles en un momento en que la energía procedente de las llamadas fuentes renovables (más exactamente, las fuentes de energía «intermitentes») ha quedado muy por debajo de las expectativas. En Brasil, China, India, Europa y otros países, la escasez de energía ha provocado recortes en la producción de las fábricas, apagones en los que los semáforos no funcionan, ascensores que no funcionan en los edificios de apartamentos, sistemas de ventilación vitales que no funcionan en los hospitales, etc. Gran Bretaña se enfrenta a la posibilidad de que este invierno se produzcan más de diez mil muertes a causa del frío en los hogares, donde las familias no pueden pagar los elevados precios de la energía que proporcionarían una calefacción adecuada.

Seguramente, con tanta gente en casa y en todo el mundo que necesita más energía, el gobierno de Biden suavizaría sus agresivas restricciones a la producción de combustibles fósiles aquí en los Estados Unidos, ¿no es así? Por desgracia, no. En cambio, el equipo Biden ha redoblado sus políticas antienergéticas.

Ejemplos:

El equipo de Biden salió de la reciente reunión de las Naciones Unidas sobre el clima en Glasgow satisfecho de que se haya puesto en marcha un plan para que los principales bancos del mundo restrinjan las inversiones en empresas que producen combustibles fósiles. El presidente también designó 1,7 millones de acres de tierra federal en Utah como «monumento nacional», con lo que esa superficie queda fuera de los límites de la exploración de petróleo y gas. La administración también está considerando el posible cierre de otro gran oleoducto, el Enbridge 5, que mueve medio millón de barriles de petróleo al día a través de Canadá y Michigan. La reciente candidata de Biden para ser la próxima contralora de la moneda del país, Saule Omarova, ha declarado: «Queremos que [las pequeñas empresas de petróleo y gas de América] quiebren».

Tal vez lo más atroz de todo sea que, cuando un entrevistador de Bloomberg le preguntó cuál era su plan para «aumentar la producción de petróleo en América», la secretaria de Energía de Biden, Jennifer Granholm, respondió con una carcajada. Luego evadió la pregunta diciendo que no tenía una varita mágica para hacer que la Organización de Países Exportadores de Petróleo aumentara la producción. (Por supuesto, no la tiene. Es la secretaria de energía de Estados Unidos, no de los países extranjeros). En otras palabras, Granholm no tiene intención de deshacer los impedimentos impuestos por Biden a la producción nacional de petróleo.

Cínicamente, el presidente pidió que la Comisión Federal de Comercio investigara a las compañías petroleras que han subido los precios. Bueno, por supuesto que las compañías petroleras han subido los precios. Eso es lo que ocurre en un mercado cuando la oferta no satisface la demanda. ¿Y cuál es la principal razón por la que la oferta no satisface la demanda? Las propias políticas antiproducción del presidente.

Y lo que es más cínico, la única medida que ha tomado el presidente para intentar bajar los precios de la gasolina en el país ha sido echar mano de nuestra Reserva Estratégica de Petróleo nacional. Esta reserva se creó para estar disponible en caso de emergencia nacional. Una «emergencia nacional» sería algo como una guerra o el clima o las rupturas de oleoductos vitales relacionadas con el terrorismo. La «emergencia» que tiene hoy el presidente es su propia caída en las encuestas de popularidad.

La insistencia del presidente Biden en aplastar la producción de combustibles fósiles antes de que las fuentes intermitentes sean suficientes para llenar el vacío es inconcebible. Si el próximo invierno es duro, las dificultades resultantes que sufrirán los americanos y otras personas de todo el mundo serán una crisis humanitaria que podría haberse evitado con una política energética racional y compasiva.

Author:

Mark Hendrickson

Mark Hendrickson is adjunct professor of economics at Grove City College. 

 
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire