Mises Wire

Home | Wire | La esperanza de vida en 2020 cayó un 2,3 por ciento hasta los 77 años. Eso apenas justifica el pánico del covid.

La esperanza de vida en 2020 cayó un 2,3 por ciento hasta los 77 años. Eso apenas justifica el pánico del covid.

  • covid

Etiquetas Historial mundial

12/22/2021

Según un nuevo informe publicado el miércoles por los Centros para el Control de Enfermedades, la esperanza de vida al nacer en Estados Unidos cayó a 77 años en 2020, cayendo desde la esperanza de vida de 2019 de 78,8 años. El informe también señaló un aumento de la mortalidad, con una mortalidad ajustada por edad en los Estados Unidos que pasó de 715,2 por 100.000 en 2019 a 836,4 por 100.000 en 2020.

Los medios de comunicación que informan sobre el informe de los CDC ofrecen una serie de estadísticas sobre los cambios porcentuales de un año, sin duda con la intención de maximizar el efecto percibido del covid-19 en la salud americana.  Pero, ¿cuáles son las tendencias cuando miramos estas cifras en un contexto más amplio? Es decir, ¿cuánto ha variado la esperanza de vida y la mortalidad con respecto a lo que hemos experimentado en las últimas décadas?  Un análisis más detallado de estas cifras sugiere que el covid no representa precisamente un cambio de época en la esperanza de vida, la salud o la asistencia sanitaria. Además, las nuevas cifras también ayudan a ilustrar cómo los esfuerzos realizados por los periodistas a principios de este año para describir el covid-19 como «más mortal» que la gripe de 1918 estaban muy equivocados.

¿Cuánto ha disminuido la esperanza de vida en 2020?

Cuando el CDC publicó las cifras preliminares sobre la esperanza de vida en 2020 a principios de este año, muchas fuentes afirmaron que la esperanza de vida «cayó por un precipicio». Esta semana la tradición continuó con The Daily Mail, por ejemplo, publicando este gráfico con un eje Y curiosamente truncado:
dm

 

Si adoptamos una visión histórica más larga de las cifras de la esperanza de vida —con un eje Y normal— las cosas se ven un poco diferentes:
lifeexpect
Fuente: Datos históricos hasta 2018 obtenidos de la Galería de Visualización de Datos del Centro Nacional de Estadísticas de Salud (Tendencias de Mortalidad en los Estados Unidos, 1900-2018). Tasas de mortalidad ajustadas por edad para 2019 y 2020 obtenidas de Sherry L. Murphy, B.S., Kenneth D. Kochanek, M.A., Jiaquan Xu, M.D., y Elizabeth Arias, Ph.D., Mortality in the United States, 2020, NCHS Data Brief No. 427, (diciembre de 2021).

En 2020, la esperanza de vida cayó de 78,8 años en 2019 a 77 años en 2020. Esto supone un descenso del 2,3%. Sin embargo, también encontramos que la esperanza de vida de 2020, de 77 años, era igual a la de 2001, un periodo no precisamente del pasado lejano antes de la penicilina. Tampoco fueron especialmente impresionantes los avances entre 2001 y 2020. La esperanza de vida en Estados Unidos no se movió más de una décima de año entre 2010 y 2019, yendo y viniendo entre 78,7 y 78,8 años. Esto significa que, de 2001 a 2010, la esperanza de vida sólo aumentó un 2,2%. (Compárese, por ejemplo, con el aumento de 1971 a 1980, cuando la esperanza de vida aumentó un 3,6 por ciento). En otras palabras, no hizo falta mucho para que la esperanza de vida volviera al nivel de los 20 años anteriores. Los últimos veinte años no han sido precisamente un periodo de grandes progresos en este sentido.

Una visión histórica también revela que los intentos recientes y actuales de comparar la pandemia de covid-19 con la epidemia de gripe de 1918 son poco apropiados. Se estima que de 1917 a 1918 la esperanza de vida se redujo en un enorme 23%, pasando de 50,9 a 39,1.

le
Fuente: Datos históricos hasta 2018 obtenidos de la Galería de Visualización de Datos del Centro Nacional de Estadísticas de Salud (Tendencias de Mortalidad en los Estados Unidos, 1900-2018). Tasas de mortalidad ajustadas por edad para 2019 y 2020 obtenidas de Sherry L. Murphy, B.S., Kenneth D. Kochanek, M.A., Jiaquan Xu, M.D., y Elizabeth Arias, Ph.D., Mortality in the United States, 2020, NCHS Data Brief No. 427, (diciembre de 2021).

(Sin embargo, el caso de 1918 nos recuerda que las epidemias no son necesariamente una señal de desviación de tendencias más amplias. En 1919, la esperanza de vida en EEUU había repuntado y la medida aumentó hasta un nuevo máximo de 60,8 en 1921).

Cambios en la mortalidad ajustada por edad

Los CDC también publicaron el miércoles las nuevas cifras definitivas de mortalidad en 2020.  De estos datos se desprende que los cambios en la esperanza de vida y la mortalidad fueron impulsados abrumadoramente por las muertes entre los adultos. Como muestra el nuevo informe, la mortalidad de 2019 a 2020 prácticamente no cambió en la población menor de 15 años, y para los niños menores de 5 años, la mortalidad en realidad disminuyó.

Más importante aún es la mortalidad ajustada por edad. Esto nos muestra los cambios en la mortalidad teniendo en cuenta el hecho de que la población está envejeciendo en general y, por lo tanto, es más probable que experimente enfermedades y muertes que una población más joven. De 2019 a 2020, la mortalidad ajustada por edad en los Estados Unidos aumentó de 715,2 por 100.000 a 836,4 por 100.000. Eso es un aumento de casi el 17 por ciento. Sin embargo, una vez más, el aumento no debería inducir al pánico. Este aumento hace que la mortalidad ajustada por edad vuelva a los niveles de 2003, un periodo que no está precisamente en el pasado lejano.

 

mortrecent
Fuente: Datos históricos hasta 2018 obtenidos de la Galería de Visualización de Datos del Centro Nacional de Estadísticas de Salud (Tendencias de Mortalidad en los Estados Unidos, 1900-2018). Tasas de mortalidad ajustadas por edad para 2019 y 2020 obtenidas de Sherry L. Murphy, B.S., Kenneth D. Kochanek, M.A., Jiaquan Xu, M.D., y Elizabeth Arias, Ph.D., Mortality in the United States, 2020, NCHS Data Brief No. 427, (diciembre de 2021).

Una visión histórica más amplia también muestra que los recientes esfuerzos por comparar la gripe covídica con la de 1918 en términos de mortalidad exageran el impacto de la situación actual. De 1917 a 1918, la tasa de mortalidad ajustada por edad aumentó en 392 por 100.000. De 2019 a 2020, el aumento fue de 120 por 100.000. 

mort
Fuente: Datos históricos hasta 2018 obtenidos de la Galería de Visualización de Datos del Centro Nacional de Estadísticas de Salud (Tendencias de Mortalidad en los Estados Unidos, 1900-2018). Tasas de mortalidad ajustadas por edad para 2019 y 2020 obtenidas de Sherry L. Murphy, B.S., Kenneth D. Kochanek, M.A., Jiaquan Xu, M.D., y Elizabeth Arias, Ph.D., Mortality in the United States, 2020, NCHS Data Brief No. 427, (diciembre de 2021).

La cuestión aquí, por supuesto, no es que las muertes de covid en los últimos dieciocho meses sean insignificantes. De hecho, incluso si no distinguimos entre las muertes por covid y las no covid desde principios de 2020, está claro que han muerto más americanos por todas las causas. Y eso no es algo para celebrar o ignorar. Además, el informe de los CDC es un desagradable recordatorio de que la esperanza de vida en EEUU ya se había paralizado en la década anterior a 2020. Esto se debió probablemente a un aumento continuo y rápido de la obesidad —que aumentó casi un 40% entre 2000 y 2018—, que a su vez ha alimentado las enfermedades cardíacas y la diabetes. Ambas condiciones son factores que se sabe que aumentan sustancialmente la gravedad del covid-19.

No obstante, sigue siendo importante obtener un contexto muy necesario al examinar una enfermedad que se está utilizando para justificar un aumento sin precedentes del poder del Estado incluso sobre las actividades personales y económicas más básicas de la gente corriente. Incluso teniendo en cuenta los datos recientes sobre la esperanza de vida y la mortalidad, sigue siendo extremadamente poco claro por qué los cambios de 2020 en estas métricas justificarían el pánico extremo y las violaciones de los derechos humanos que resultaron de los edictos de no salir de casa y la medicación coercitiva.

Hoy en día, los ciudadanos americanos están sometidos a un bombardeo incesante de afirmaciones sobre niveles de mortalidad «sin precedentes». Incluso se nos dice que el covid es igual que la gripe de 1918. ¿Y con qué fin? Aparentemente, para quitarle a la gente su sustento si se niega a recibir la vacuna. Es para intentar convertir en parias a cualquiera que tome decisiones sanitarias que el régimen no apruebe. Es para seguir justificando los cierres ineficaces de 2020. Es justificar el gasto público a niveles sin precedentes en tiempos de paz. Es para negar que la inmunidad natural proporciona una resistencia significativa a la enfermedad. Sin embargo, toda esta retórica se produce en un momento en el que la mortalidad ajustada por edad y la esperanza de vida no están precisamente «fuera de serie» si miramos más allá de los límites de los últimos años.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first. Ryan has a bachelor's degree in economics and a master's degree in public policy and international relations from the University of Colorado. He was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire