Mises Wire

Home | Wire | La desregulación de las pruebas puede ayudar a luchar contra el COVID-19

La desregulación de las pruebas puede ayudar a luchar contra el COVID-19

  • Test Kits COVID-19
0 Views

Etiquetas Descentralización y SecesiónSalud

Escuchen la versión de Audio Mises Wire de este artículo.

El camino al infierno está pavimentado con buenas intenciones, dice un viejo adagio. Desafortunadamente, el dicho ha llegado a atormentar la lucha de la India contra el virus COVID. El Consejo Indio de Investigación Médica (ICMR) regula rigurosamente qué laboratorios privados pueden y no pueden hacer pruebas para el virus. Las normas de licencia del ICMR tienen por objeto ayudar a los consumidores protegiéndolos contra los laboratorios fraudulentos. Sin embargo, estas regulaciones han tenido el efecto contrario. Las regulaciones del ICMR pisotearon las iniciativas privadas para probar el virus en las primeras etapas de la pandemia, y continúan limitando nuestra capacidad para detectar, tratar y poner en cuarentena a los pacientes. La lucha contra el COVID-19 se beneficiaría de una desregulación completa del mercado de pruebas.

Las regulaciones del ICMR se basan en la creencia de que el mercado de pruebas médicas fallaría en ausencia de los estándares de calidad establecidos por la agencia. Después de todo, la mayoría de los consumidores saben poco sobre la ciencia médica. Es improbable que puedan distinguir las buenas pruebas de los impostores. Con la posibilidad de engañar a los consumidores a la vista, se multiplicarían los laboratorios privados falsos. Estos laboratorios generarían mayores beneficios que los laboratorios genuinos, ya que las pruebas falsas cuestan centavos. Sin la regulación del gobierno, la historia dice que el suministro de pruebas falsas superaría con creces el de las pruebas verdaderas. Dada la baja probabilidad de obtener una prueba verdadera, los consumidores racionales no verían el sentido de pagar por las pruebas. Ya no exigirían pruebas y, como consecuencia, los laboratorios ya no las venderían. Esta es la historia habitual de cómo los mercados, plagados de información asimétrica, fracasarían en ausencia de una regulación gubernamental, contada por primera vez por George Akerlof en «El mercado de los limones: Incertidumbre de la calidad y el mecanismo del mercado».

La mayoría de los reguladores son conscientes de la historia del fracaso del mercado de una forma u otra. Sin embargo, lo que es menos conocido es la penúltima sección del documento de Akerlof, en la que analiza las instituciones de los mercados que pueden contrarrestar los problemas creados por la asimetría de la información. Esto es fundamental, porque el problema de la asimetría de información entre productores y consumidores no se limita al mercado de las pruebas médicas. Está muy extendido en los mercados de todos los bienes y servicios. La raíz de la asimetría de información es la división del trabajo. No hay asimetría de información en la economía de Robinson Crusoe, donde un solo hombre produce todo lo que consume. En una economía con división del trabajo e intercambio, la mayoría de los individuos no producen los bienes que consumen. De hecho, una de las causas del aumento de la productividad que viene con la división del trabajo es que los individuos desarrollan un conocimiento especializado sobre los bienes que producen. La otra cara de la moneda es que los individuos saben cada vez menos sobre los bienes que consumen. La mayoría de la gente no puede reparar los automóviles que conducen o programar las computadoras que usan, y mucho menos construir estos bienes desde cero.

Entonces, ¿cómo funcionan los mercados a pesar de la información asimétrica en todas partes? Depende de lo que entendamos por mercados. Si pensamos en los mercados como lugares donde la gente intercambia bienes, uno se esfuerza por ver por qué los mercados no fallarían en ausencia de una regulación gubernamental. Pero si pensamos en los mercados como lugares donde la gente se reúne para resolver problemas relacionados con la producción y el intercambio, se abre una amplia variedad de soluciones, entre las que destacan la marca y la reputación. Algunos actores privados se dan cuenta de que se pueden obtener mayores beneficios si se es sincero con los consumidores a largo plazo en lugar de engañarlos unas cuantas veces. Después de todo, no se puede engañar a los consumidores para siempre. Es poco probable que aquellos que llegan a conocer la mala calidad del automóvil que compraron o de las pruebas médicas de imitación por las que pagaron, sean condescendientes con el vendedor en el futuro. Tampoco es probable que recomienden al vendedor a otros. La reputación importa para obtener beneficios. Y los proveedores suelen estar más que dispuestos a exponer la mala calidad de los productos vendidos por los competidores. No hace mucho tiempo, los fabricantes de detergentes en la India realizaban lavados gratuitos para ilustrar el rendimiento de su producto en relación con el de los competidores. Los festivales del vino y las carreras de Fórmula 1 no son sino versiones más organizadas de la competencia para determinar la calidad. Lo que importa no es que los consumidores sepan mucho sobre los productos que compran, sino que los vendedores de la competencia estén dispuestos a exponer la calidad de los demás.

La rivalidad entre empresas es sólo una de las muchas formas en que los mercados resuelven el problema de la información asimétrica. En algunos mercados surgen empresas especializadas que califican la calidad de los productos vendidos por otras empresas. En los mercados financieros se las conoce como agencias de calificación. En algunos mercados, la certificación adopta la forma de franquicia. McDonald's, por ejemplo, garantiza las normas de calidad prescritas en todas sus tiendas mediante inspecciones frecuentes, a las que se suma un alto costo por incumplimiento. Las cadenas de hospitales imponen normas de calidad a los médicos afiliados. Y por último, hay portales web que mantienen y venden las revisiones de los clientes. Cada uno de estos métodos para determinar la calidad difiere en su mecanismo de aplicación, pero todos ellos apuntan a la realidad de que los mercados tienen tanto que ver con la calidad y las relaciones a largo plazo como con los precios y las cantidades.

No sólo es probable que el mercado de pruebas médicas funcione sin las regulaciones de la ICMR, sino que es probable que funcione mejor. El caso de COVID es lamentablemente ilustrativo. En las primeras fases de la pandemia de COVID, el Consejo Indio de Investigación Médica prohibió efectivamente a los laboratorios realizar pruebas de la enfermedad. En ausencia de estas regulaciones, los empresarios habrían aprovechado la oportunidad de obtener beneficios ampliando las instalaciones de pruebas tras la pandemia. Más recientemente, el ICMR ha permitido que un número limitado de empresas privadas realicen pruebas para detectar el virus. Sin embargo, las regulaciones requieren que los laboratorios usen equipos de prueba aprobados por la Administración de Alimentos y Drogas de los Estados Unidos, la Unión Europea o uno de sus propios centros. Esto aumenta los costos de las pruebas y por lo tanto limita el acceso. Sin la regulación de los kits de prueba de la ICMR, la competencia entre los fabricantes de kits es probable que baje los costos, de la misma manera que la competencia entre los fabricantes de automóviles bajó los precios de los coches en la era post-embajador. Las regulaciones mantienen las potenciales soluciones de bajo costo fuera del mercado durante demasiado tiempo. Las pruebas en masa requieren un sistema capaz de producir en masa kits a un costo suficientemente bajo.

El éxito de Alemania en las pruebas del virus es ilustrativo de algunos de estos mecanismos en funcionamiento. Alemania ha estado probando a más de cien mil personas por semana desde finales de febrero. Para el 20 de abril, había probado a más de veinticinco personas por cada mil. Compare esto con la India, donde la tasa de pruebas es inferior a una persona por cada mil. Una de las razones del éxito de Alemania es un mercado relativamente más libre para las pruebas médicas en comparación con la India. Las empresas privadas de Alemania pudieron producir en masa los equipos de ensayo desde el principio, ya que estaban menos sobrecargadas por un órgano regulador central como el Consejo de Investigación Médica de la India. El gobierno de la India ha luchado contra la escasez de equipos y equipos de pruebas. Pero el número de kits de prueba, no muy diferente del número de ventiladores y camas de hospital, no es un dato inmutable. Más bien los kits de pruebas son recursos creados por personas bajo diferentes arreglos institucionales. Algunos arreglos institucionales nos incentivan a esforzarnos por servir a nuestros semejantes, mientras que otros generan un comportamiento descuidado y letárgico. La experiencia de Alemania nos dice que, en contraste con la sabiduría convencional, es probable que los sistemas descentralizados respondan más eficazmente a las pandemias que los sistemas que dependen de directivas centrales.

La pandemia de COVID ilustra un costo a menudo subestimado de la regulación gubernamental: el impedimento de las respuestas rápidas del mercado a las nuevas necesidades sociales. La reglamentación gubernamental suele tener más que ver con el presente que con el futuro. No están escritas para adaptar nuestras respuestas a patógenos imprevistos. Los empresarios con ánimo de lucro, a diferencia de los burócratas del gobierno, tienen un incentivo para predecir posibles pandemias, de la misma manera que los fondos de cobertura predicen los precios de las acciones y los fabricantes de automóviles predicen la demanda de automóviles. Tal comportamiento previsor es la clave para predecir y actuar dentro de un marco de tiempo razonable para contener nuevos patógenos. Las reformas regulatorias están en orden si queremos maximizar nuestras posibilidades de luchar con éxito contra las pandemias; la próxima podría no darnos tanto tiempo como la actual.

Authors:

Akash Kumar

Akash Kumar is a senior year Development Studies major at the Indian Institute of Technology Madras. He also leads academic programs for the South Asia Students for Liberty. He is deeply passionate about contextualizing the liberty movement to suit the realities of South Asia and has a career interest in entrepreneurship and public policy.

Vipin Veetil

Vipin Veetil is an economics assistant professor at the Indian Institute of Technology Madras. He has a PhD in economics from George Mason University and was a postdoctoral fellow at University Pars 1 Pantheon-Sorbonne. Vipin works in the area of monetary economics, network economics, and agent-based modeling.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire