Mises Wire

Home | Wire | La Corte Suprema utiliza una lógica retorcida para proteger a los agentes americanos que cometen torturas

La Corte Suprema utiliza una lógica retorcida para proteger a los agentes americanos que cometen torturas

  • scotus torture

Etiquetas El Estado policialGuerra y política exterior

03/12/2022

La Corte Suprema declaró la semana pasada que los americanos no tienen derecho a conocer los espeluznantes detalles de las torturas de la CIA porque ésta nunca ha confesado formalmente sus crímenes. El veredicto simboliza cómo el imperio de la ley se ha convertido en poco más que una forma de palabrería legal para encubrir los crímenes oficiales. ¿Por qué debería alguien esperar justicia de un Tribunal Supremo que encubre la tortura?

En 2002, la CIA capturó a Abu Zubaydah, un radical palestino, en Pakistán, creyendo erróneamente que era un capo de Al Qaeda. La CIA lo torturó durante años en Tailandia y Polonia. Como señaló el juez disidente Neil Gorsuch, la CIA «sometió a Zubaydah a un ahogamiento simulado al menos 80 veces, simuló entierros en vivo en ataúdes durante cientos de horas» y lo maltrató para mantenerlo despierto durante seis días seguidos. La CIA ha admitido algunos de los detalles y el nombre de Zubaydah fue mencionado más de mil veces en un informe del Senado de 683 páginas sobre el régimen de tortura de la CIA publicado en 2014.

Este caso giraba en torno a la invocación de una sagrada reliquia burocrática de dudoso origen: los secretos de Estado. Como señaló el fallo 6-3 del tribunal, redactado por el juez Stephen Breyer, «para hacer valer el privilegio [de los secretos de Estado], el Gobierno debe presentar al tribunal una "reclamación formal del privilegio, presentada por el jefe del departamento que tiene el control del asunto"». Después de que una agencia gubernamental reclame el privilegio, el tribunal «debe ejercer su tradicional «reticencia a inmiscuirse en la autoridad del Ejecutivo en asuntos militares y de seguridad nacional», escribió Breyer. Y el papel más importante para el Tribunal Supremo hoy en día es, aparentemente, santificar los privilegios que ha concedido a las agencias federales que han cometido delitos.

El tribunal confirmó una demanda por «secreto de Estado» para impedir que los abogados de Zubaydah presenten citaciones a los psicólogos autores intelectuales del programa de tortura de la CIA para conocer los detalles de su interrogatorio en Polonia. El fallo del tribunal también bloquea a los investigadores polacos que buscan información sobre los crímenes cometidos en un lugar de tortura de la CIA en su país.

Este caso ilustró el mundo de fantasía que impregna las controversias oficiales de Washington. El juez federal Richard Páez rechazó el argumento de la CIA en 2019 porque «para ser un 'secreto de Estado', un hecho debe ser primero un 'secreto'». Incluso el presidente de Polonia admitió que se cometieron crímenes en ese lugar de tortura de la CIA.

Pero el Tribunal Supremo adoptó un enfoque de Alicia en el País de las Maravillas, dictaminando que «a veces la información que ha entrado en el dominio público puede, no obstante, entrar en el ámbito del privilegio de los secretos de Estado». Según la Corte Suprema, la «verdad» depende únicamente de lo que los funcionarios federales hayan confesado públicamente. El abogado de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), Dror Ladin, se quejó de que «los tribunales de Estados Unidos son el único lugar del mundo en el que todo el mundo debe fingir que no conoce los hechos básicos del programa de tortura de la CIA».

La cosa se pone peor. El entonces jefe de la CIA, Mike Pompeo, afirmó que exponer detalles sobre la tortura en Polonia podría obstaculizar las relaciones de las agencias de espionaje extranjeras con la CIA. El tribunal defendió el «privilegio de los secretos de Estado» para ayudar a la CIA a «mantener la confianza en la que se basan esas relaciones [entre agencias de espionaje]». El tribunal advirtió: «Confirmar públicamente la existencia de un sitio [de tortura] de la CIA en el país A, puede disminuir la medida en que los servicios de inteligencia de los países A, B, C, D, etc., se muestren dispuestos a cooperar con los nuestros».

El tribunal actuó como si se limitara a allanar el camino para que una tropa de Girl Scouts vendiera galletas en un centro comercial, en lugar de encubrir un «crimen contra la humanidad» (el veredicto de las Naciones Unidas sobre la tortura). Pompeo describió sin rodeos el modus operandi de la CIA: «Mentimos, engañamos, robamos. Es como si tuviéramos cursos de formación completos». El largo historial de asesinatos sin ley de la CIA no hizo nada para debilitar la deferencia que recibieron del tribunal. En cambio, la «confianza mutua» entre agencias de espionaje confabuladas es más importante que el hecho de que los americanos tengan una razón para confiar en su propio gobierno.

En su decisión, el juez Breyer subrayó: «Obviamente, el Tribunal no condona ni el terrorismo ni la tortura, pero en este caso estamos obligados a decidir sólo una estrecha disputa probatoria». Pero el Tribunal Supremo condona cualquier crimen que ayude a encubrir. Las amplias sentencias del tribunal sobre los secretos de Estado y la inmunidad soberana han proporcionado una tarjeta de salida de la cárcel a los torturadores de la era Bush y a los creadores de la tortura. Ninguna víctima de la tortura de la era Bush ha recibido justicia en los tribunales federales. El gobierno de Bush incluso invocó el «secreto de Estado» para prohibir que las víctimas de la tortura revelaran a sus abogados defensores los métodos específicos de interrogatorio que sufrieron.

Las reclamaciones por secretos de Estado se multiplicaron tras el inicio de la guerra contra el terrorismo. El gobierno de Bush invocó habitualmente el «secreto de Estado» para buscar «la desestimación general de todos los casos que cuestionan la constitucionalidad de programas gubernamentales específicos y en curso», según un estudio del Proyecto Constitución. En 2007, el juez federal Harry Pregerson se quejó de que «si el gobierno declara que algo es un secreto de Estado, se acabó. El rey no puede hacer nada malo». En 2009, un tribunal federal de apelaciones criticó el uso de los secretos de Estado por parte de la administración Obama: «Según la teoría del gobierno, el poder judicial debería acordonar efectivamente todas las acciones secretas del gobierno del escrutinio judicial, inmunizando a la CIA y a sus socios de las exigencias y los límites de la ley».

Gorsuch señaló que la Corte Suprema creó la doctrina en un caso de 1953 en el que el Pentágono alegó «secretos de Estado» para encubrir los detalles de un accidente de las Fuerzas Aéreas. Medio siglo después, el gobierno desclasificó el informe oficial, que no contenía secretos de seguridad nacional, pero que demostraba que una grave negligencia había causado el accidente (en el que murieron tres personas). Los secretos de Estado son similares a un milagro religioso fraudulento que no fue expuesto hasta después de ser canonizado.

Gorsuch, a quien se unió la jueza Sonia Sotomayor (el miembro más liberal del tribunal) en la disidencia, advirtió que la concesión de la «máxima deferencia» a la CIA «invitaría a más reclamaciones de secreto en circunstancias más dudosas, y facilitaría la pérdida de la libertad y el debido proceso que la historia muestra que muy a menudo sigue». El profesor de derecho Steve Vladeck dijo que el «fallo hará mucho más difícil, en adelante, que las víctimas de la mala conducta del gobierno que ocurre en secreto obtengan pruebas que ayuden a demostrar que la conducta fue ilegal». Un informe confidencial reveló el mes pasado que la CIA está aspirando masas de información personal de ciudadanos americanos, probablemente violando la ley federal. Pero no esperes conocer los detalles chabacanos ni los nombres de las víctimas porque «son secretos de Estado». Gorsuch señaló que la decisión del Tribunal Supremo estaba concediendo el mismo tipo de «prerrogativas de la corona» a las agencias federales que la Declaración de Independencia calificó de malvadas.

Tal vez la Corte Suprema debería sustituir el lema «Igualdad de Justicia ante la Ley» que figura en su entrada por uno nuevo: «Mejor que la gente no se entere». Durante quinientos años, la imagen clásica de la «Señora Justicia» incluía una venda en los ojos para asegurar la imparcialidad. Pero la justicia de hoy en día supuestamente requiere vendar los ojos a los americanos para que no se enteren de los delitos oficiales cometidos en su nombre.

Author:

James Bovard

James Bovard is the author of ten books, including 2012’s Public Policy Hooligan, and 2006’s Attention Deficit Democracy. He has written for the New York Times, Wall Street Journal, Playboy, Washington Post, and many other publications.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here