Mises Wire

Home | Wire | La buena teoría económica está siempre cimentada en el mundo real

La buena teoría económica está siempre cimentada en el mundo real

  • money

Etiquetas Dinero y bancos

07/31/2021

En su «Philosophical Origins of Austrian Economics» (Mises Daily, 17 de junio de 2006), David Gordon escribe que Eugen von Böhm-Bawerk sostenía que los conceptos empleados en economía deben tener su origen en la realidad, es decir, deben ser rastreados hasta su fuente última en el mundo real. Si no se puede rastrear, el concepto debe rechazarse por carecer de sentido.

Sin embargo, las suposiciones empleadas por los economistas en sus modelos a menudo parecen estar totalmente alejadas del mundo real. Por ejemplo, para explicar la crisis económica de Japón, el conocido economista Paul Krugman empleó un modelo que supone que las personas son idénticas y viven para siempre y que la producción está dada. Aunque admite que estos supuestos no son realistas, Krugman sostiene, no obstante, que de alguna manera su modelo podría ser útil para ofrecer soluciones a la crisis económica de Japón.

Según Milton Friedman, como no es posible establecer «cómo funcionan realmente las cosas», no importa realmente cuáles sean los supuestos subyacentes de un modelo. De hecho, todo vale, siempre y cuando el modelo pueda producir buenas predicciones. Sobre esto Friedman escribió,

El objetivo último de una ciencia positiva es el desarrollo de una teoría o hipótesis que arroje predicciones válidas y significativas (es decir, no trucadas) sobre fenómenos aún no observados.... La pregunta relevante que hay que hacerse sobre los supuestos de una teoría no es si son descriptivamente realistas, pues nunca lo son, sino si son una aproximación suficientemente buena para el propósito que se persigue. Y esta pregunta sólo puede responderse viendo si la teoría funciona, es decir, si produce predicciones suficientemente precisas.1

Definición de la oferta monetaria

Un ejemplo de la naturaleza arbitraria de los supuestos empleados por la economía popular es la clasificación de la oferta monetaria de la escuela de Chicago. Según la escuela de Chicago, lo que determina si M1, M2 o algún otro M será considerado como dinero es su correlación con la renta nacional.

Según esta forma de pensar, a veces M2 podría considerarse como la definición válida de dinero y en otras ocasiones podría ser alguna otra M. Sobre esto Rothbard escribió,

La escuela de Chicago define la oferta monetaria como la entidad que más se correlaciona con la renta nacional. Este es uno de los ejemplos más flagrantes del deseo de los chicagoístas de evitar los conceptos esencialistas y de «probar» la teoría mediante la correlación estadística; con el resultado de que la oferta de dinero no está realmente definida en absoluto. Además, el enfoque pasa por alto el hecho de que la correlación estadística no puede establecer conexiones causales; esto sólo puede hacerlo una verdadera teoría que trabaje con conceptos definibles y definidos.2

Según Joseph T. Salerno,

Las medidas de la masa monetaria de Estados Unidos que se utilizan actualmente en las previsiones económicas y empresariales y en la economía aplicada y la investigación histórica son erróneas precisamente porque no se basan en una concepción teórica explícita y coherente de la naturaleza esencial del dinero. Dado el papel omnipresente del dinero en la economía de mercado moderna, las medidas de la oferta monetaria existentes tienden, por tanto, a impedir, en lugar de facilitar, una clara comprensión de la evolución pasada o futura de los acontecimientos económicos reales.3

Para establecer la definición de dinero tenemos que averiguar cómo surgió la economía que utiliza el dinero.

El dinero surgió como resultado del hecho de que el trueque no podía sostener la economía de mercado. La característica distintiva del dinero es que es el medio general de intercambio. Ha evolucionado a partir de la mercancía más comercializable. Sobre esto escribió Ludwig von Mises,

Se produciría una tendencia inevitable a que las mercancías menos comercializables de la serie utilizada como medio de intercambio fueran rechazadas una a una hasta que al final sólo quedara una única mercancía, que fuera empleada universalmente como medio de intercambio; en una palabra, el dinero.4

Del mismo modo, Rothbard escribió,

Al igual que en la naturaleza existe una gran variedad de habilidades y recursos, también existe una variedad en la comerciabilidad de los bienes. Algunos bienes son más demandados que otros, algunos son más divisibles en unidades más pequeñas sin pérdida de valor, algunos son más duraderos durante largos periodos de tiempo, algunos son más transportables a grandes distancias. Todas estas ventajas hacen que la comercialización sea mayor. Es evidente que, en toda sociedad, los bienes más comercializables serán seleccionados gradualmente como medio de intercambio. A medida que se seleccionan más y más como medios de comunicación, la demanda de los mismos aumenta debido a este uso, por lo que se vuelven aún más comercializables. El resultado es una espiral que se refuerza: una mayor comerciabilidad provoca un mayor uso como medio de comunicación, lo que provoca una mayor comerciabilidad, etc. Al final, una o dos mercancías se utilizan como medios de comunicación generales -en casi todos los intercambios- y se llaman dinero.5

El dinero, por tanto, es la cosa por la que se intercambian todos los demás bienes y servicios. A través del proceso de selección, la gente se ha decantado por el oro como dinero: el oro sirvió como dinero estándar.

En el sistema monetario actual, el núcleo de la oferta monetaria ya no es el oro, sino las monedas y los billetes emitidos por el gobierno y el banco central. En consecuencia, las monedas y los billetes constituyen el dinero estándar también conocido como efectivo que se emplea en las transacciones.

Definir qué es la inflación

Otra definición arbitraria empleada por la economía popular es la de inflación. Según el pensamiento popular, la inflación consiste en un aumento general de los precios de los bienes y servicios, descrito por las variaciones del Índice de Precios al Consumo (IPC) u otros índices de precios. La inflación no consiste en un aumento general de los precios, sino en la malversación de fondos mediante el aumento de la oferta monetaria.

Históricamente, el gobernante de un país, como un rey, obligaba a sus ciudadanos a entregarle todas sus monedas de oro con el pretexto de que una nueva moneda de oro iba a sustituir a la antigua. En el proceso de acuñar nuevas monedas, el rey reducía la cantidad de oro que contenía cada moneda y devolvía a los ciudadanos monedas de oro más ligeras. Debido a la reducción del peso de las monedas de oro que se devolvían a los ciudadanos, el gobernante podía generar monedas adicionales que se empleaban para pagar sus gastos. Lo que pasaba por una moneda de oro de peso fijo era en realidad una moneda de oro más ligera.

Sobre esto Rothbard escribió,

De forma más característica, la ceca fundía y volvía a acuñar todas las monedas del reino, devolviendo a los súbditos el mismo número de «libras» o «marcos», pero de menor peso. Las onzas de oro o plata sobrantes eran embolsadas por el rey y utilizadas para pagar sus gastos.6

Obsérvese que lo que tenemos aquí es una inflación de monedas, es decir, un aumento de la cantidad de monedas provocado por el gobernante que aligera las monedas de oro. Las monedas de oro adicionales que el gobernante pudo generar le permitieron canalizar los bienes de los ciudadanos hacia él mismo.

El proceso de malversación de fondos se intensificó aún más cuando, por razones de seguridad, en lugar de guardar el oro con ellos mismos, los particulares lo almacenaban en sus bancos. Para reconocer este almacenamiento, los bancos emitían recibos. Con el tiempo, estos recibos fueron aceptados como medio de cambio.

Sin embargo, los problemas surgieron cuando los bancos empezaron a emitir recibos que no estaban respaldados por oro. Los recibos de oro sin respaldo se emplearon ahora en la economía junto con los recibos de oro totalmente respaldados. Lo que tenemos aquí es la inflación de los recibos debido a la introducción de recibos de oro sin respaldo. (Nótese que un recibo de oro sin respaldo se hace pasar por el verdadero representante del dinero propiamente dicho, el oro). El emisor de recibos sin respaldo podía ahora realizar un intercambio de nada por algo. Esto produjo una situación en la que los emisores de los recibos sin respaldo desviaron bienes para sí mismos sin hacer ninguna contribución a la producción de esos bienes.

En el mundo moderno, el dinero propiamente dicho ya no es el oro, sino las monedas y los billetes en circulación, por lo que la inflación en este caso es un aumento de la oferta de este tipo de dinero. El aumento de la oferta de dinero establece un intercambio de nada por algo. Esto equivale a un desvío de la riqueza desde los generadores de riqueza hacia los poseedores del dinero recién aumentado. De ello se desprende que la esencia de la inflación no es una subida general de los precios, sino un aumento de la oferta de dinero. Obsérvese que no decimos, como sugieren los monetaristas, que la inflación está causada por el aumento de la oferta de dinero.

Lo que decimos es que la inflación es el aumento de la oferta monetaria. Estos aumentos de la oferta monetaria, que tienden a manifestarse a través de los aumentos de los precios de los bienes y servicios, ponen en marcha la malversación de los generadores de riqueza. Además, hay que tener en cuenta que el aumento de los precios es el resultado del aumento de la oferta monetaria. Por lo tanto, no es la fuerza motriz aquí es sólo un síntoma por así decirlo. El aumento de los precios no provoca el empobrecimiento de los generadores de riqueza como lo hace el aumento de la oferta monetaria.

Los conceptos falsos socavan el bienestar de las personas

La formación de conceptos y definiciones en economía que se alejan de la realidad no es algo que deba tomarse a la ligera. Por ejemplo, uno de los principales mandatos del banco central es llevar a cabo una política destinada a estabilizar el poder adquisitivo del dinero, cuya inversa se denomina nivel de precios.

El concepto de poder adquisitivo total del dinero no se puede relacionar con nada en el mundo real. No es posible sumar el poder adquisitivo del dinero con respecto a diversos bienes y servicios para obtener el poder adquisitivo total. Por ejemplo, el poder adquisitivo de una unidad de dinero se establece en el mercado como dos patatas y una barra de pan. Sin embargo, aritméticamente no se pueden sumar dos patatas y una barra de pan para establecer el poder adquisitivo total de una unidad de dinero con respecto al pan y las patatas.

Si no podemos determinar qué es algo, obviamente no es posible mantenerlo estable. Una política destinada a estabilizar un espejismo sólo puede conducir a un desastre. Del mismo modo, si se define la inflación como la variación de los precios de los bienes y servicios, ignorando la definición válida de que la inflación es la variación de la oferta monetaria, es probable que se pongan en marcha políticas que socavarán el bienestar de los individuos en lugar de protegerlos de la amenaza de la inflación.

Sobre esto Mises escribió,

Para evitar que se les culpe de las nefastas consecuencias de la inflación, el gobierno y sus secuaces recurren a un truco semántico. Intentan cambiar el significado de los términos. Llaman «inflación» a la consecuencia inevitable de la inflación, es decir, al aumento de los precios. Se empeñan en relegar al olvido el hecho de que esta subida se produce por un aumento de la cantidad de dinero y de sustitutos del dinero. Nunca mencionan este aumento. Hacen recaer la responsabilidad del aumento del coste de la vida en las empresas. Este es un caso clásico del ladrón que grita «atrapen al ladrón». El gobierno, que produjo la inflación multiplicando la oferta de dinero, incrimina a los fabricantes y comerciantes y se enorgullece de ser el campeón de los precios bajos.7

Conclusión:

Mediante conceptos y definiciones válidos podemos determinar los hechos de la realidad. En cambio, una teoría basada en conceptos alejados de la realidad no puede considerarse válida por el mero hecho de haber realizado algunas predicciones acertadas durante un determinado intervalo de tiempo. Si los fundamentos de una teoría son defectuosos, una predicción basada en ella no puede ser fiable.

  • 1. Milton Friedman, Essays in Positive Economics (Chicago: University of Chicago Press, 1953).
  • 2. Murray N. Rothbard, «Austrian Definitions of the Money Supply», en Economic Controversies (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 2011), p. 727.
  • 3. Joseph T. Salerno, «The 'True' Money Supply: A Measure of the Supply of the Medium of Exchange in the U.S. Economy», Austrian Economics Newsletter, primavera de 1987.
  • 4. Ludwig von Mises, The Theory of Money and Credit, trans. J.E. Batson (New Haven, CT: Yale University Press, 1953), pp. 32-33.
  • 5. Murray N. Rothbard, What Has Government Done to Our Money? , 5ª ed., (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 2010). (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 2010), pp. 7-8.
  • 6. Rothbard, What Has Government Done to Our Money?, p. 58.
  • 7. Ludwig von Mises, «Inflation», en Economic Freedom and Interventionism: An Anthology of Articles and Essays, sel. y ed. Bettina Bien Greaves (Indianápolis, IN: Liberty Fund, 2007), p. 110.
Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire