Mises Wire

Home | Wire | La acción humana de Ludwig von Mises: 70 años de pertinencia permanente

La acción humana de Ludwig von Mises: 70 años de pertinencia permanente

  • Human Action 1st edition.png
0 Views

Tags Book ReviewsHistoria de la Escuela Austriaca de Economía

En septiembre de 2019 se cumplen 70 años de la aparición de la La acción humana: tratado de economía de Ludwig von Mises, uno de los grandes «clásicos» de la economía moderna. Demasiado a menudo un «clásico» significa un libro famoso que se considera que ha hecho contribuciones importantes a algún campo de estudio y al que se hace referencia reverencialmente, pero que desafortunadamente rara vez se lee.

En economía, la Riqueza de las naciones de Adam Smith es un ejemplo típico de tal trabajo. Todos los economistas y un buen número de personas del público en general han oído hablar de la «mano invisible» y de la noción de que el interés propio fomenta el interés público a través del mecanismo de incentivo de la competencia del libre mercado; pero de hecho, pocos economistas de hoy en día han leído más que un puñado de fragmentos y breves pasajes del profundo tratado de Smith. Entre el público en general, el número de personas que incluso conocen los fragmentos se reduce a casi nada.

Un clásico todavía leído y relevante

Sin embargo, la La acción humana de Ludwig von Mises destaca como un clásico en la literatura económica. No sólo entre los economistas «austriacos», sino también para un número creciente de personas, el brillante tratado de Mises sigue siendo leído y tomado en serio como piedra angular para comprender la naturaleza de la sociedad libre y el funcionamiento de la economía de mercado.

Ha adquirido aún más relevancia y significado en estas primeras décadas del siglo XXI debido a la crisis económica de 2008-2009, a los efectos de los que la economía norteamericana aún no se ha recuperado completamente, y a la peligrosa reactivación de un llamado a un «socialismo democrático» que exige la implementación de diversas formas y grados de planificación central del gobierno. Han hecho que el razonamiento económico y el análisis de políticas públicas que atraviesa la mayor parte de La acción humana sean tan oportunos hoy como cuando su primera edición apareció en las librerías el 14 de septiembre de 1949.

Pocos días después de su publicación, el famoso periodista del mercado libre Henry Hazlitt hizo una reseña de La acción humana en su columna de la revista Newsweek. Destacó su importancia contándoselo a sus lectores,

El libro está destinado a convertirse en un hito en el progreso de la economía..... La acción humana es, en resumen, la declaración más inflexible y rigurosamente razonada de la defensa del capitalismo que ha aparecido..... Debe convertirse en el texto rector de todos los que creen en la libertad, en el individualismo y en la capacidad de una economía de libre mercado no sólo de distanciar a cualquier sistema planeado por el Estado en la producción de bienes y servicios para las masas, sino también de promover y salvaguardar, como ninguna tiranía colectivista puede hacer jamás, los valores intelectuales, culturales y morales en los que se basa toda la civilización en última instancia.

Claves para el progreso humano

Si el campo de la sociología no tuviera una historia tan controvertida y tantas nociones contradictorias acerca de lo que se supone que es su tema y enfoque, no estaría fuera de lugar decir que en La acción humana, Mises demostró ser no sólo uno de los más grandes economistas del siglo pasado, sino también uno de sus principales sociólogos.

En el sentido más apropiado del término, Mises formuló una «ciencia de la sociedad» en la tradición de filósofos escoceses como Adam Smith. Todo lo que sucede en el mundo social comienza en el pensamiento y las acciones de los seres humanos individuales. Son el punto de partida para la comprensión de la sociedad: el hombre, como ser que actúa con determinación, da significados asignados al mundo que le rodea, selecciona los fines deseados, decide sobre los posibles medios útiles para su consecución y emprende cursos de acción a través del tiempo en un intento de llevar a buen término sus planes deseados.

Los seres humanos se elevaron por encima de la existencia animal a través de su capacidad desarrollada de razonar, conceptualizar, imaginar futuros posibles y concebir formas de llevarlos a la realidad. Pero por sí solo, los poderes mentales y físicos del hombre son demasiado limitados para lograr mucho más que la mera subsistencia. La clave profunda para el mejoramiento de la condición humana, insistió Mises, fue el descubrimiento por parte del hombre de los beneficios que podrían derivarse de una división del trabajo a través de la cual los hombres podrían especializarse en sus tareas y ganar mutuamente a través de una asociación cooperativa que, lenta pero seguramente, mejoró los niveles de vida, la calidad de vida y los elementos culturales que marcan la «civilización».

Pero, ¿cómo deben colaborar los seres humanos, mediante la conquista del saqueo o el comercio pacífico? Tomó miles de años para que la gente tropezara con la superioridad de la cooperación basada en el mercado sobre el poder y los privilegios basados en la política. A medida que la producción y el comercio se vuelven cada vez más complejos debido a la extensión del sistema de división del trabajo, tuvo que surgir un método por el cual los participantes en las relaciones emergentes de oferta y demanda pudieran saber cómo y qué hacer.

Cálculo económico

Un tema central en gran parte de La acción humana es la insistencia de Mises en la importancia esencial del cálculo económico. En las primeras décadas del siglo XX, los socialistas de casi todas las tendencias estaban seguros de que las instituciones de la economía de mercado podían ser eliminadas -ya sea por medios pacíficos o por medio de una revolución violenta- y reemplazadas por la propiedad o el control gubernamental directo de los medios de producción, sin que se produjera una pérdida de productividad o eficiencia económica.

La contribución histórica de Mises hace 100 años, en 1920, fue demostrar que sólo con precios de mercado expresados a través de un medio de intercambio se podían tomar decisiones racionales sobre el uso y la aplicación de la miríada de medios de producción para asegurar la satisfacción efectiva de las multitudes de demandas de consumo en competencia en la sociedad.

»El cálculo monetario es la estrella orientadora de la acción bajo el sistema de división del trabajo», declaró Mises en La acción humana. «Es la brújula del hombre que se embarca en la producción». La importancia del proceso competitivo, como lo había expresado Mises en su anterior volumen Liberalismo (1927), es que facilita «la división intelectual del trabajo que consiste en la cooperación de todos los empresarios, terratenientes y trabajadores como productores y consumidores en la formación de los precios de mercado». Pero sin ella, la racionalidad, es decir, la posibilidad del cálculo económico, es impensable».

Tal racionalidad en el uso de los medios para satisfacer los fines es imposible en un sistema integral de planificación central socialista. Mises preguntó: ¿Cómo sabrán los planificadores socialistas cuáles son los mejores usos para los que deben aplicarse los factores de producción bajo su control central sin tales precios del dinero generado por el mercado? Sin la propiedad privada de los medios de producción, no habría nada (legalmente) que comprar y vender. Sin la capacidad de comprar y vender, no habría pujas ni ofertas y, por lo tanto, no habría regateo sobre las condiciones comerciales entre compradores y vendedores competidores. Sin el regateo de la competencia en el mercado no habría, por supuesto, condiciones de intercambio acordadas. Sin condiciones de intercambio acordadas, no hay precios de mercado reales. Y sin tales precios de mercado, ¿cómo sabrán los planificadores centrales cuáles son los costes de oportunidad y, por lo tanto, los usos más valorados a los que esos recursos podrían o deberían aplicarse para satisfacer las demandas de los consumidores de «la gente»?

Con la abolición de la propiedad privada, y por lo tanto del intercambio y los precios del mercado, los planificadores centrales carecerían de las herramientas institucionales e informativas necesarias para determinar qué producir y cómo, con el fin de minimizar el desperdicio y la ineficiencia.

Por lo tanto, Mises declaró en 1931,

Desde el punto de vista de la política y de la historia, esta prueba[de la imposibilidad de la planificación socialista] es sin duda el descubrimiento más importante de la teoría económica.... Por sí sola permitirá a los futuros historiadores comprender que la victoria del movimiento socialista no condujo a la creación del orden socialista.

Intervención del gobierno y manipulación monetaria

Al mismo tiempo, Mises demostró las incoherencias inherentes a cualquier sistema de intervención política poco sistemática en la economía de mercado. El control de precios y las restricciones a la producción en la toma de decisiones empresariales provocan distorsiones y desequilibrios en las relaciones de oferta y demanda, así como limitaciones en el uso más eficiente de los recursos al servicio de los consumidores. El interventor político tiene la opción de introducir nuevos controles y reglamentos en un intento de compensar las distorsiones y desequilibrios causados por las intervenciones anteriores o de derogar los controles y reglamentos intervencionistas ya existentes y permitir que el mercado vuelva a ser libre y competitivo. La trayectoria de un conjunto de intervenciones parciales seguidas de otro implica una lógica en el crecimiento del gobierno que eventualmente resulta en que toda la economía se someta a la gestión del Estado. Por lo tanto, el intervencionismo aplicado consistentemente podría conducir al socialismo de manera gradual a través de una puerta trasera no intencionada.

La forma más perniciosa de intervención gubernamental, en opinión de Mises, fue el control político y la manipulación del sistema monetario. Contrariamente a los marxistas y a los keynesianos, Mises no consideró que las fluctuaciones experimentadas a lo largo del ciclo económico fueran una parte inherente e ineludible de la economía de libre mercado. Las olas de inflaciones y depresiones fueron el producto de la intervención política en el dinero y la banca. Y eso incluyó la Gran Depresión de la década de los treinta, argumentó Mises.

Bajo diversas presiones políticas e ideológicas, los gobiernos habían monopolizado el control del sistema monetario. Utilizaron la capacidad de crear dinero de la nada a través de la imprenta o en los libros de contabilidad de los bancos para financiar los déficits del gobierno y para bajar artificialmente las tasas de interés a fin de estimular un auge insostenible de la inversión. Tales expansiones monetarias siempre tendían a distorsionar los precios de mercado, lo que daba lugar a desvíos de recursos, incluida la mano de obra, y a malas inversiones de capital. El repunte inflacionario causado por la expansión artificial del dinero y el crédito bancario prepara el terreno para una eventual desaceleración económica. Al distorsionar el tipo de interés –el precio de mercado de los empréstitos y préstamos–, la autoridad monetaria desequilibra el ahorro y la inversión, con la necesidad de una corrección inevitable.

La fase de «depresión» o «recesión» del ciclo económico se produce cuando la autoridad monetaria ralentiza o detiene cualquier otro aumento de la oferta monetaria. Los desequilibrios y las distorsiones se hacen visibles, con algunos proyectos de inversión que deben ser amortizados o amortizados como pérdidas, con reasignaciones de mano de obra y otros recursos a empleos alternativos más rentables y, a veces, ajustes y descensos significativos de los salarios y los precios para volver a poner la oferta y la demanda en el orden adecuado.

Los errores del keynesianismo

La revolución keynesiana de los años treinta, que entonces dominó las discusiones de política económica durante décadas después de la Segunda Guerra Mundial, se basó en una idea errónea fundamental de cómo funcionaba la economía de mercado. Lo que Keynes llamó «fracasos de la demanda agregada» (para explicar la razón del desempleo elevado y prolongado) distrajo la atención de la fuente real del empleo no pleno: la incapacidad de los productores y trabajadores del lado de la oferta del mercado para fijar el precio de sus productos y servicios laborales a niveles que los demandantes potenciales estarían dispuestos a pagar. El desempleo y los recursos ociosos son un problema de precios, no de gestión de la demanda. Mises consideraba que la economía keynesiana no era más que una justificación para grupos con intereses especiales, como los sindicatos, que no querían adaptarse a la realidad de la oferta y la demanda, y a lo que el mercado consideraba su verdadero valor.

Por lo tanto, la conclusión de Mises a partir de su análisis del socialismo y el intervencionismo, incluida la manipulación monetaria, fue que no hay alternativa a una economía de libre mercado sin trabas y sin trabas, y que incluye un sistema monetario basado en el mercado como el patrón oro. Tanto el socialismo como el intervencionismo son, respectivamente, sustitutos inviables e inestables del capitalismo abierto y competitivo.

El liberal clásico defiende la propiedad privada y la economía de libre mercado, insistió Mises, precisamente porque es el único sistema de cooperación social que proporciona un amplio margen para la libertad y la elección personal a todos los miembros de la sociedad, al tiempo que genera los medios institucionales para coordinar las acciones de miles de millones de personas de la manera más racional económicamente.

El aparente triunfo del capitalismo sobre el colectivismo, tras la desaparición del bloque soviético en los años noventa, ha resultado ser, lamentablemente, una ilusión. Los gobiernos del mundo occidental no redujeron su tamaño ni su intromisión en los asuntos económicos de sus ciudadanos. El estado intervencionista de bienestar social ha permanecido vivo y bien, y ha seguido creciendo junto con las deudas del gobierno para pagar la totalidad de la riqueza redistributiva.

Banca central y banca libre

Pero el corazón del sistema intervencionista es el control gubernamental del sistema monetario; de hecho, ha permanecido como un elemento intacto de la planificación monetaria central a través de la institución de la banca central.

Afortunadamente, en los últimos cuarenta años, el análisis de Mises y su defensa de la banca privada competitiva respaldada por el oro en lugar de la banca central gubernamental-monopolística ha comenzado finalmente a ganarse a un número creciente de defensores austriacos y de otros países. (Ver mi libro electrónico Monetary Central Planning and the State.)

La manipulación monetaria por parte de los bancos centrales introduce una de las distorsiones más perturbadoras en el proceso de cálculo económico. Las tasas de interés -que tienen por objeto informar a los participantes en el mercado sobre la disponibilidad de ahorros en relación con las demandas de gastos de inversión, y que facilitan la coordinación del uso de los recursos durante períodos de tiempo en relación con las demandas de los generadores de ingresos para el consumo en el presente frente al futuro- envían información errónea tanto a los productores como a los consumidores bajo la presión de la expansión monetaria.

La crisis financiera y sus consecuencias intervencionistas

A raíz de los problemas monetarios de la Reserva Federal durante los primeros años del siglo XXI, las políticas monetarias generaron de nuevo desequilibrios y distorsiones que desembocaron en la crisis financiera y económica de 2008-2009.

Pronto se produjo el regreso del «fantasma del pasado de Keynes». Ante la necesidad ineludible de reequilibrar y reordenar los recursos mal dirigidos y el capital mal invertido para volver a un crecimiento normal y sostenible basado en el mercado, se insistió una vez más en el gasto público y los déficits presupuestarios para «estimular» a la economía a salir de una recesión.

La atención se centró en la producción y el empleo «agregados», que siempre ocultan de la vista las relaciones microeconómicas subyacentes que constituyen el núcleo del proceso de mercado. ¿Cómo pueden las multitudes de participantes en el mercado discernir dónde y hasta qué punto se han cometido errores de mercado bajo la presión de las manipulaciones monetarias y de los tipos de interés del pasado si no se permite que el sistema de precios realice su tarea de decir la verdad sobre la realidad de la oferta y la demanda? Es decir, el grado en que los recursos se asignaron mal y se fijaron precios erróneos durante el período de auge anterior. O la medida en que los hombres, los fondos materiales y los fondos financieros respaldados por el ahorro necesitan realinearse para restaurar una economía de mercado con pleno empleo debidamente entendida.

El período de recuperación se prolongó durante casi diez años, más que la mayoría de los demás períodos de reajustes posteriores al boom desde el final de la Segunda Guerra Mundial. ¿Cómo podía la gente saber qué hacer y dónde hacerlo en el sistema social de división del trabajo, cuando la herramienta crucial del cálculo económico se vio socavada por los rescates del Estado, los subsidios, los precios mínimos, las intervenciones en el mercado de capitales y las continuas manipulaciones monetarias y las políticas de tasas de interés cercanas a cero que amenazaban con nuevas desviaciones del capital y del trabajo, con el riesgo de que se produjera otro ciclo de auge y caída?

Inmediatamente después de la recesión de 2008-2009, se adujo constantemente que muchos bancos eran demasiado grandes para quebrar, que los depositantes necesitaban proteger y garantizar sus diversas cuentas bancarias y que las repercusiones de permitir que los mercados financieros se ajustaran por sí solos a la realidad posterior al auge habrían sido demasiado duras. De hecho, Mises había respondido a tales argumentos en su monografía de 1928, Monetary Stabilization and Cyclical Policy, incluso antes de que comenzara la Gran Depresión, advirtiendo de lo que hoy se entiende por «riesgo moral», es decir, el peligro de reforzar la repetición de malas decisiones por parte del gobierno al rescatar los errores cometidos en el mercado:

En cualquier caso, la práctica de intervenir en beneficio de los bancos, insolventes a causa de la crisis, y de los clientes de estos bancos, dio lugar a la suspensión de las fuerzas del mercado que, de otro modo, habrían servido para impedir el retorno de la expansión, en forma de un nuevo auge, y de la crisis que inevitablemente sigue. Si los bancos salen ilesos de la crisis, o sólo ligeramente debilitados, ¿qué les impedirá embarcarse una vez más en un intento de reducir artificialmente el tipo de interés de los préstamos y ampliar el crédito de circulación? Si se permitiera que la crisis siguiera su curso, lo que provocaría la destrucción de las empresas que no pudieran cumplir sus obligaciones, entonces todos los empresarios -no sólo los bancos, sino también otros empresarios- mostrarían más cautela a la hora de conceder y utilizar créditos en el futuro. En cambio, la opinión pública aprueba la ayuda en la crisis. Entonces, en cuanto termina lo peor, los bancos se ven impulsados a una nueva expansión del crédito de circulación.

La advertencia de Mises

Así como en los años anteriores a la publicación de La acción humana se produjo un cambio enorme hacia un gobierno más y más grande, hoy en día estamos viendo una expansión de la presencia gubernamental y la dominación de la vida social, especialmente en los sectores de la salud, la educación y la energía, así como en los mercados financieros y de capitales.

Pero ¿de dónde vendrá todo el dinero para financiar esta nueva y gigantesca generosidad para expandir el paternalismo político? En la Austria de la época de entreguerras de los años veinte y treinta, Mises había presenciado y explicado las consecuencias de un gasto público desenfrenado que finalmente desembocó en el «consumo de semillas de maíz»: el consumo de capital. Mises advirtió de este peligro también en las páginas de La acción humana, y del hecho de que debe haber un punto en el que el Estado benefactor intervencionista haya agotado «el fondo de reserva» de la riqueza acumulada, tras lo cual el consumo de capital se convierte en la única base sobre la que seguir alimentando las demandas fiscales del Estado redistributivo. Los que actualmente están en el poder político en Washington parecen empeñados en conseguirlo en las próximas décadas.

El valor y la importancia perdurables de la acción humana

Un «predecesor» de La acción humana había aparecido en alemán en 1940. Poco después de su aparición, Friedrich A. Hayek la revisó, enfatizando sus sorprendentes cualidades únicas:

Parece haber una amplitud de miras y una amplitud intelectual en todo el libro que se parece mucho más a la de un filósofo del siglo XVIII que a la de un especialista moderno. Y sin embargo, o quizás por esto, uno se siente a lo largo de toda la realidad mucho más cercano, y es recordado constantemente desde la discusión de los tecnicismos hasta la consideración de los grandes problemas de nuestro tiempo...... Abarca desde los problemas filosóficos más generales planteados por todo estudio científico de la acción humana hasta los grandes problemas de la política económica de nuestro tiempo...... El resultado es un sistema unificado y realmente imponente de una filosofía social liberal. Es aquí también, más que en ninguna otra parte, donde el asombroso conocimiento del autor de la historia y del mundo contemporáneo ayuda a la mayoría a ilustrar su argumento.

Los años transcurridos desde la aparición original de La acción humana en 1949 no han hecho nada para disminuir la validez de la interpretación de Hayek. De hecho, las condiciones sociales, políticas y económicas de nuestro mundo de hoy le dan al tratado de Ludwig von Mises una refrescante relevancia igualada por otras pocas obras escritas durante el siglo pasado.

Eso es lo que ha hecho que cada vez más gente lo lea hoy en día, en lugar de ser simplemente uno de esos muchos «clásicos» que acumulan polvo en un estante. Si suficientes personas descubren y redescubren las verdades eternas en las páginas de La acción humana, las ideas de Ludwig von Mises podrían ayudarnos a frenar la creciente marea hacia un estado leviatán aún mayor que se cierne peligrosamente sobre nosotros.

Publicado originalmente en la Future of Freedom Foundation

Richard M. Ebeling is the BB&T Distinguished Professor of Ethics and Free Enterprise Leadership at The Citadel.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Raptist Rare Books: https://www.raptisrarebooks.com/product/human-action-a-treatise-on-economics-ludwig-von-mises-first-edition-signed-2/
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire