Mises Wire

Home | Wire | «Ir sin efectivo» no es tan fácil como parece

«Ir sin efectivo» no es tan fácil como parece

  • cash money

Etiquetas Dinero y bancos

11/20/2021

Muchos comentaristas económicos están a favor de eliminar el efectivo. Consideran que el dinero en efectivo apoya la economía sumergida y permite la evasión fiscal. También se sostiene que en épocas de choques económicos que empujan a la economía a una recesión, el aumento de la demanda de dinero en efectivo agrava la recesión y se convierte en un factor de inestabilidad. En lugar de gastar dinero e impulsar la demanda agregada, el aumento de la demanda de efectivo va en contra de esto. En consecuencia, se argumenta que el acceso de los individuos al dinero en efectivo debe ser restringido para minimizar los potenciales negativos que el efectivo puede suponer para la salud de la economía.

Además, se sostiene que en el mundo moderno apenas se necesita el dinero en efectivo, ya que la mayoría de las transacciones se pueden liquidar mediante transferencia electrónica de dinero.

La aparición del dinero

Según la corriente económica dominante, la definición correcta de dinero no es algo permanente sino flexible. La mayoría de los economistas sostienen que desde principios de la década de 1980, como resultado de la desregulación financiera, la naturaleza de los mercados financieros ha cambiado y, en consecuencia, las definiciones pasadas de dinero ya no son válidas. Se sostiene que la definición pasada de dinero también puede verse afectada por la esperada introducción de la criptodivisa. Sin embargo, ¿es este el caso?

La finalidad de una definición es presentar la esencia y la característica distintiva del sujeto que se trata de identificar. El objeto de una definición es lo fundamental de una entidad concreta.

Para establecer la definición de dinero tenemos que averiguar cómo surgió una economía que utiliza el dinero. El dinero surgió como resultado del hecho de que el trueque no podía sostener la economía de mercado. Un carnicero que quisiera cambiar su carne por fruta podría tener dificultades para encontrar un frutero que quisiera su carne, mientras que el frutero que quisiera cambiar su fruta por zapatos podría no encontrar un zapatero que quisiera su fruta.

La característica distintiva del dinero es que es el medio general de intercambio. Ha evolucionado a partir de la mercancía más comercializable.

Sobre esto Ludwig von Mises escribió,

Habría una tendencia inevitable a que las mercancías menos comercializables de la serie utilizada como medio de intercambio fueran rechazadas una a una hasta que al final sólo quedara una única mercancía, que fuera empleada universalmente como medio de intercambio; en una palabra, el dinero.

Del mismo modo, Murray N. Rothbard escribió que

Al igual que en la naturaleza hay una gran variedad de habilidades y recursos, también hay una variedad en la comerciabilidad de los bienes. Algunos bienes son más demandados que otros, algunos son más divisibles en unidades más pequeñas sin pérdida de valor, algunos son más duraderos durante largos períodos de tiempo, algunos son más transportables a grandes distancias. Todas estas ventajas hacen que la comercialización sea mayor. Es evidente que, en toda sociedad, los bienes más comercializables serán seleccionados gradualmente como medio de intercambio. A medida que se seleccionan más y más como medios de comunicación, la demanda de los mismos aumenta debido a este uso, por lo que se vuelven aún más comercializables. El resultado es una espiral que se refuerza: una mayor comerciabilidad provoca un mayor uso como medio de comunicación, lo que provoca una mayor comerciabilidad, etc. Finalmente, una o dos mercancías se utilizan como medios de comunicación generales —en casi todos los intercambios— y se denominan dinero.

Dado que el medio de cambio general surgió de una amplia gama de mercancías, el dinero debe ser una mercancía de este tipo. Según Rothbard,

El dinero no es una unidad de cuenta abstracta, divorciable de un bien concreto; no es una ficha inútil que sólo sirve para intercambiar; no es un «reclamo a la sociedad»; no es una garantía de un nivel de precios fijo. Es simplemente una mercancía.

Además, como señala Mises, «un objeto no puede ser utilizado como dinero a menos que, en el momento en que comienza su uso como dinero, ya posea un valor de cambio objetivo basado en algún otro uso».

¿Por qué? Rothbard lo explica:

A diferencia de los bienes de consumo o de producción de uso directo, el dinero debe tener precios preexistentes en los que basar una demanda. Pero la única manera de que esto ocurra es comenzando con una mercancía útil bajo el trueque, y luego añadiendo la demanda de un medio a la demanda previa de uso directo (por ejemplo, de adornos, en el caso del oro).

El dinero es aquello por lo que se intercambian todos los demás bienes y servicios. Esta característica fundamental del dinero debe contrastarse con las de otros bienes. Por ejemplo, los alimentos suministran la energía necesaria a los seres humanos, mientras que los bienes de capital permiten la expansión de la infraestructura que, a su vez, permite la producción de una mayor cantidad de bienes y servicios.

A través de un proceso de selección continuo durante miles de años, la gente se decidió por el oro como dinero. El oro sirvió como patrón de dinero.

En el sistema monetario actual, la masa monetaria ya no es el oro, sino las monedas y los billetes emitidos por el gobierno y el banco central.

En consecuencia, las monedas y los billetes constituyen el dinero estándar, conocido como efectivo, que se emplea en las transacciones. Pero hay que tener en cuenta que la esencia del dinero permanece intacta, es decir, es aquello por lo que se intercambian todos los demás bienes y servicios.

Distinción entre operaciones de reclamación y de crédito

En cualquier momento, un individuo puede guardar su dinero en su cartera, en algún lugar de su casa, o depositarlo en un banco. Al depositar su dinero, un individuo nunca renuncia a su propiedad sobre el dinero. No se espera que nadie más haga uso de él.

Cuando Joe deposita su dinero en un banco, sigue teniendo un derecho ilimitado sobre él y tiene derecho a hacerse cargo de él en cualquier momento. Por consiguiente, estos depósitos, denominados a la vista, forman parte del dinero.

Si en una economía los individuos tienen 10.000 dólares en efectivo en cualquier momento, diríamos que la oferta monetaria en esta economía es de 10.000 dólares.

Ahora bien, si algunos individuos han almacenado 2.000 dólares en depósitos a la vista, la oferta monetaria total seguirá siendo de 10.000 dólares: 8.000 dólares en efectivo y 2.000 en depósitos a la vista, es decir, 2.000 dólares en efectivo almacenados en depósitos bancarios a la vista. Por último, si los individuos depositan toda su reserva de efectivo, la oferta monetaria total seguirá siendo de 10.000 dólares, toda ella en depósitos a la vista.

Esto debe contrastarse con una transacción de crédito, en la que el prestamista de dinero renuncia a su derecho sobre el dinero durante la duración del préstamo. En consecuencia, en una operación de crédito, el dinero se transfiere de un prestamista a un prestatario. Una transacción de crédito no altera la cantidad de dinero. Si Bob presta 1.000 dólares a Joe, el dinero se transfiere de los depósitos a la vista de Bob o de la cartera de Bob a la posesión de Joe.

Transferencia electrónica de dinero y dinero

Una transferencia electrónica de dinero es una forma particular de utilizar el dinero existente. Por ejemplo, mediante dispositivos electrónicos Bob puede transferir sus 1.000 dólares a Joe.

Obsérvese que la transferencia electrónica de dinero puede realizarse porque existen los 1.000 dólares en efectivo. Sin la existencia de los 1.000 dólares en efectivo, la transferencia de los depósitos a la vista de Bob a los de Joe no sería posible. Al fin y al cabo, hay que transferir el efectivo existente.

Esto es similar a la transferencia de dinero por medio de un cheque. Cuando Bob extiende un cheque de 1.000 dólares a Joe, da instrucciones a su banco para que transfiera los 1.000 dólares a los depósitos a la vista de Joe. Obviamente, la transferencia de los 1.000 dólares no puede realizarse si Bob no tiene los 1.000 dólares en su banco.

El hecho de que se realicen diversas transferencias electrónicas de dinero no significa que ya no necesitemos dinero en efectivo. Al contrario, el hecho de que el efectivo exista permite que se realicen las transferencias de dinero electrónico.

El llamado dinero electrónico no es dinero como tal, sino una forma particular de utilizar el dinero existente. Así, mediante dispositivos electrónicos, el comprador de bienes puede transferir dinero al vendedor de bienes. Al final de la transacción, el vendedor de bienes sabe que la cantidad de dinero en efectivo en su cuenta bancaria ha aumentado debido a la venta de bienes. En cualquier momento, tiene derecho a retirar el dinero de sus depósitos a la vista.

Ahora bien, si los bancos centrales trabajan para eliminar el efectivo, es decir, el dinero, sin sustituirlo por alguna otra forma de dinero que esté vinculada al dinero actual, esto va a socavar el medio de cambio y la economía de mercado.

Conclusión:

El llamado dinero electrónico no es dinero como tal, sino una forma particular de utilizar el dinero existente, que es la moneda y los billetes, es decir, el efectivo. La supresión del dinero en efectivo, tal y como aconsejan varios expertos, va a socavar la economía de mercado y va a suponer un drástico descenso del bienestar de los individuos.

Obsérvese que los expertos que recomiendan la supresión del dinero en efectivo dan a entender que en el mundo moderno podemos hacer transferencias electrónicas de dinero sin que exista dinero físico. Sin embargo, en el mundo real, para facilitar la transferencia de efectivo, es decir, de dinero, hay que tener el efectivo para poder hacer la transferencia. Al fin y al cabo, tiene que haber algo que se pueda transferir.

Independientemente de lo sofisticado que sea el sistema monetario, los individuos necesitan un medio de cambio para facilitar las transacciones. Independientemente de la sofisticación del sistema monetario, el dinero seguirá siendo aquello por lo que se intercambian todos los demás bienes y servicios.

Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire