Mises Wire

Home | Wire | Igualdad y envidia

Igualdad y envidia

  • phil

Etiquetas Socialismo

12/03/2021

Los críticos del igualitarismo, entendiendo por tal la igualdad, o casi, de ingresos y riqueza entre los miembros de una sociedad, suelen afirmar que se basa en la envidia. En respuesta, los defensores dicen que hay razones respetables para favorecer la igualdad. (Asumo que la envidia no cuenta como una razón respetable.) Por ejemplo, se puede argumentar que la desigualdad es injusta, que lleva a que los ricos tengan poder sobre las vidas de los pobres y que dificulta que los pobres mantengan su autoestima. El filósofo T.M. Scanlon ha expuesto estas y otras razones en Why Does Equality Matter? que he revisado aquí. Scanlon dice, pues, que la oposición a la desigualdad no tiene por qué basarse en la envidia, y tiene razón en esto, incluso si se piensa, como yo, que los argumentos que él y otros dan a favor de la igualdad son erróneos. Sin embargo, de esto no se deduce que la oposición de algunas personas a la desigualdad no provenga de la envidia, y lo que quiero hacer en la columna de esta semana es dar ejemplos de ello.

Para distinguir la actitud que voy a destacar de las razones respetables para oponerse a la desigualdad, veamos lo que dice Scanlon sobre los superricos, que constituyen los ejemplos más extremos de la desigualdad de ingresos y riqueza. «Parece plausible, sin embargo, que mi propia falta de angustia por la diferencia entre mi vida y la de los superricos se deba en parte al hecho de que pertenecemos a grupos diferentes no comparables. Su forma de vivir no me hace estar sujeto a la pobreza de estatus o a la pobreza de agencia, porque su vida no establece ninguna norma de expectativas para mí» (Scanlon, p. 37). En otras palabras, Scanlon no siente envidia por los superricos sólo porque tengan más dinero que él: no ve la necesidad de compararse con ellos.

En cambio, esto es lo que dice Rob Larson, profesor de economía del Tacoma Community College, sobre ciertos apartamentos muy caros:

Además del regreso de las mansiones en la ciudad para los ricos y sus coches, Nueva York y Londres también han visto el crecimiento de las «puertas pobres». Se trata de entradas a nuevos edificios de lujo, construidos con el requisito de la ciudad de incluir algunas unidades de vivienda asequible para los trabajadores normales, además de las unidades de «precio de mercado» que se venden por siete cifras o más. The Guardian describe una urbanización londinense de lujo en la que la puerta principal se abre a un lujoso revestimiento de mármol y puertas de felpa, y un cartel en la pared avisa a los residentes de que el conserje está disponible. En la parte trasera, la entrada a las viviendas asequibles es un pasillo de color crema, decorado únicamente con buzones grises y un cartel que advierte a los inquilinos de que están vigilados por cámaras de seguridad y que serán perseguidos si causan algún daño. (Larson, Capitalism vs. Freedom, edición Kindle de Amazon, pp. 51-52)

Para mí, éste es un pasaje sorprendente. En el ejemplo de Larson, algunos «trabajadores normales» se alojan en algunos de los apartamentos más lujosos del mundo. Pero Larson sigue objetando porque estas personas no pueden utilizar las entradas más elegantes hechas para los superricos que pagan las tarifas del mercado. Al leer a Larson, se puede sentir su odio hirviente hacia los ricos: le gustaría derribarlos, sólo porque son capaces de permitirse cosas que otros no pueden. No ofrece ninguna prueba de que los trabajadores de los pisos estén descontentos. Si tuviera que adivinar, me imaginaría que están contentos de recibir la ganancia inesperada que resulta de la interferencia del gobierno en el libre mercado en su favor; pero si estoy en lo cierto no importa en el presente contexto. La cuestión es simplemente exponer la emoción de Larson como lo que es. Como analogía, consideremos a alguien que se resiente de viajar en primera clase en avión, no porque le resulte incómodo viajar en clase turista, sino simplemente porque otros viajan en mejores condiciones que él. Y los argumentos de que la envidia y el odio están implicados en el ejemplo de Larson son más fuertes que en el caso del viaje en avión. Salvo la entrada, los trabajadores obtienen el bien de lujo—pero esto no es suficiente para Larson.

Un economista mucho más destacado ilustra la misma actitud. La idea central de Thomas Piketty es que la desigualdad es el pecado social supremo y debe ser radicalmente reducida. No niega que el capitalismo produzca un crecimiento económico y una mejora del nivel de vida, pero los ingresos y la riqueza de los ricos han crecido mucho más rápido que los de los pobres. Uno podría preguntarse por qué esto es importante, incluso concediendo sus dudosas estadísticas: ¿Acaso la gente no se preocupa por lo bien que le va, mucho más de lo que se resiente de los ricos, si es que se resiente de ellos?

Para Piketty, plantear este tipo de preguntas es mirar a la sociedad desde una perspectiva equivocada. Para él, la igualdad está por encima de la prosperidad. Si se adopta otra de sus propuestas, la «ecologización» de la economía para reducir las emisiones de carbono, la mayoría de la gente tendrá que vivir con una menor cantidad de bienes materiales. Pero, proyectando sus propios compromisos igualitarios en los demás, cree que la gente estará dispuesta a hacer el sacrificio siempre que los ricos tengan que pagar su parte «justa» de los costes. «El considerable ajuste en los estilos de vida para hacer frente al calentamiento global sólo será aceptable si se garantiza una distribución justa del esfuerzo. Si los ricos siguen contaminando el planeta con sus todoterrenos y sus yates matriculados en Malta... entonces, ¿por qué deberían los pobres aceptar el impuesto sobre el carbono, que probablemente será inevitable?» (Piketty, Time for Socialism, p. 164).

Se podría plantear esta objeción a lo que he dicho hasta ahora. Incluso si he conseguido encontrar ejemplos destacados de economistas que basan parte de su igualitarismo en una razón inaceptable, ¿no puede formularse una acusación similar contra los defensores del libre mercado? ¿No es parte del atractivo de los bienes de lujo para aquellos que pueden permitírselos que otras personas no pueden? ¿Por qué esta actitud es mejor que la envidia y el odio que he criticado?

A esto se pueden ofrecer dos respuestas. En primer lugar, mi discusión se centra en las razones para favorecer el igualitarismo, no en las actitudes de los que tienen más o menos en un sistema desigual, por lo que el punto sobre la atracción de los bienes de lujo, incluso si es correcto, deja mi argumento sin tocar. En segundo lugar, las dos actitudes no están a la par moralmente. Quienes están motivados por el deseo de mostrar superioridad no se esfuerzan por empeorar la posición de los demás: los ricos no intentan hacer a los pobres más pobres de lo que ya son. (De hecho, sus inversiones y gastos hacen que los pobres estén mejor, pero ese es otro tema). Aquellos cuya defensa del igualitarismo se basa en la envidia y el odio desean derribar a los demás, algo muy diferente.

Author:

Contact David Gordon

David Gordon is Senior Fellow at the Mises Institute and editor of the Mises Review.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here