Mises Wire

Home | Wire | Grecia se está preparando para otra crisis financiera

Grecia se está preparando para otra crisis financiera

  • Greek ruins

La economía griega se contrajo en un 14 por ciento en el segundo trimestre de 2020, mientras que los esfuerzos del gobierno para «curar» la economía han llevado al país a cruzar el 200 por ciento de la relación entre deuda y PIB, según las previsiones del FMI. Mientras tanto, los déficits presupuestarios del gobierno han alcanzado nuevos niveles (alrededor del 7 por ciento).

La respuesta del gobierno a la recesión

El gobierno griego trató de combatir la recesión económica con una política fiscal y monetaria flexible (a través del Banco Central Europeo). El objetivo inicial era apoyar a casi todos los sectores público y privado durante los meses malos del confinamiento de la covid-19 y esperar la recuperación económica cuando llegara el verano, con la industria turística como salvadora. Pronto se hizo evidente, sin embargo, que esto era una ilusión. La gente de la industria turística admitió que podría tomar años para que la industria recuperara sus números pasados. La situación se vio aún peor una vez que la gente se dio cuenta de lo dependiente que es toda la economía del turismo: representa el 20 por ciento del PIB y proporciona el 22 por ciento de todo el empleo en Grecia. Además, las soluciones del gobierno griego, como las de la mayoría de los demás gobiernos de Europa, eran principalmente políticas de demanda.

Como predije en uno de mis artículos anteriores, estas medidas sólo podían proporcionar un alivio a corto plazo, sólo posponiendo el dolor hasta más adelante. La tasa de desempleo experimentó un aumento del 1,2% de marzo a abril, del 1,3% de abril a mayo, y experimentó una pequeña disminución durante el período turístico de verano. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha estimado que la tasa de desempleo alcanzará aproximadamente el 20 por ciento a finales de año.

Source: Trading Economics.

Mientras tanto, el hecho de que el PIB haya sufrido una contracción del 14% en el segundo trimestre significa que la economía griega necesitará años para alcanzar sus cifras anteriores, especialmente teniendo en cuenta su anémica tasa de crecimiento en la última década.

Fuente: Fondo Monetario Internacional, Perspectivas de la Economía Mundial: The Great Lockdown (Washington, DC: Fondo Monetario Internacional, abril de 2020).

¿Qué fue lo que falló?

El balance del BCE tuvo un aumento masivo del 39% del PIB al 54% durante el verano. En comparación, el balance de la Reserva Federal es de alrededor del 32 por ciento del PIB. Las inyecciones de liquidez a través del BCE han zombificado efectivamente un número considerable de empresas en la UE, con las deudas corporativas alcanzando nuevos máximos. En el caso de Grecia, el gobierno ha explotado su nuevo margen fiscal sancionado por la UE, que le ha permitido perpetuar los problemas estructurales de su economía junto con grandes déficits. Durante la temporada turística, los costos fueron tan altos que un segmento considerable de la industria turística decidió ni siquiera trabajar este verano ya que así perderían menos dinero.

La intervención del gobierno empeoró aún más las cosas al no abordar el mayor problema de la economía, que son sus inflexibles leyes laborales. En lugar de liberalizar parcialmente las leyes, el estado las hizo aún más restrictivas e inflexibles. Por esta razón, los empresarios no se han ajustado al shock de la crisis de la corona. Hacer que la contratación sea más cara y más arriesgada es una receta para el desastre, especialmente en una economía frágil que carece de ahorros e inversiones como la de Grecia. Si bien el gasto no logró estimular la economía, no podemos decir que tuvo un efecto negativo inmediato a corto plazo por lo menos, ya que fue financiado en su mayor parte por la Unión Europea. Por otro lado, el crédito y los préstamos baratos fueron posibles gracias al BCE y a la presión política ejercida sobre los bancos, prolongando así otro gran problema estructural de la economía en general: la falta de ahorros y el aumento de la deuda. Los déficits presupuestarios también son un asunto que debe ser abordado, ya que ha alcanzado nuevos máximos, haciendo de la década de 2010 una década perdida para toda la economía, ya que el objetivo de la «austeridad europea» era hacer la deuda más sostenible.

Fuente: Trading Economics

El ministro de finanzas griego admitió que los recortes de impuestos que se hicieron durante los últimos meses no serán permanentes, ya que el nuevo objetivo es que Grecia tenga la mayor caída de deuda al PIB en la eurozona. El secretario de estado de finanzas también habló recientemente de un posible nuevo programa de austeridad similar al de la década anterior. A primera vista, los superávit presupuestarios son algo bueno y muy necesario, pero es importante preguntarse si estos superávit se harán realidad. Los recortes de impuestos no serán permanentes, por lo que parece que los griegos pronto emprenderán la misma estrategia fallida que intentaron durante una década y que fue promovida por los funcionarios europeos en Bruselas—altas tasas impositivas para aumentar los ingresos del gobierno pero recortes muy mínimos en los gastos públicos. Pero el problema no eran los recortes de impuestos sino el gasto y el déficit del gobierno. Los déficits tienen un mayor efecto de desplazamiento en el sector privado que el simple gasto. Al final del día, estos déficits tendrán que ser pagados por las generaciones futuras. Los posibles aumentos de impuestos en el futuro serían un desastre aún mayor para el sector privado. La cura es peor que la enfermedad.

El gobierno de centro-derecha que llegó al poder en julio de 2019 no ha logrado liberalizar la economía y hacer reformas orientadas al mercado, y la pandemia ha empeorado aún más las cosas. No ha hecho ningún recorte importante de impuestos que sea permanente y que pueda tener un gran impacto para aliviar parte de la presión sobre el sector privado. La desregulación también fue un tema importante: la economía griega necesitaba y sigue necesitando desesperadamente la inversión extranjera; sin embargo, la libertad de inversión no ha aumentado significativamente, y las grandes inversiones y los programas de infraestructura están muy atrasados. Los obstáculos burocráticos se extienden incluso a la rama judicial, haciéndola ineficiente y lenta, con una corrupción generalizada.

Fuente: Heritage Foundation, Índice de Libertad Económica, 2020.

El Índice de Libertad Económica de la Fundación Heritage puede darnos una idea útil sobre la libertad económica del estado en Grecia.

El siguiente gráfico compara la libertad de inversión en Grecia con los países que compiten por la inversión en la misma región.

Fuente: Heritage Foundation, Índice de Libertad Económica, 2020.

Conclusión

La gente tiene que entender que cuando se tiene una economía con una productividad débil y altamente endeudada, cerrar la economía dos veces en un año tiene repercusiones que se mantendrán durante años dependiendo de las políticas de recuperación.  La economía necesita grandes reformas estructurales. Las leyes laborales necesitan ser liberalizadas. Los superávits presupuestarios son, en efecto, el objetivo correcto, especialmente ahora, para evitar otra crisis de deuda, pero los superávits deben provenir de los recortes realizados en el sector público. Los recortes fiscales deben ser permanentes y aún mayores para que la economía crezca y se expanda. Por último, pero no por ello menos importante, hacer más fáciles y menos costosas las inversiones extranjeras y nacionales y minimizar el riesgo potencial es una cuestión de máxima urgencia, ya que Grecia está siendo superada por los países vecinos.

Grecia necesita aprovechar su potencial. Un entorno favorable a los negocios con un mercado liberalizado es el camino a seguir. Puede minimizar los efectos negativos de la crisis de la corona y solidificar una lenta pero fuerte recuperación que hará al país más productivo y le dará perspectivas de salir de los problemas económicos y convertirse en una potencia económica de la región.

Author:

Antonis Giannakopoulos

Antonis Giannakopoulos attends upper secondary vocational high school in Greece, and takes classes in economics and business management.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire