Mises Wire

Home | Wire | Gracias a los bancos centrales, las viejas reglas de inversión ya no se aplican

Gracias a los bancos centrales, las viejas reglas de inversión ya no se aplican

  • portfolio strategy

Etiquetas Mercados financieros

10/26/2021

Sesenta por ciento de renta variable, 40 por ciento de renta fija. Lo que se ha considerado la regla de oro de la teoría de la cartera durante décadas tiene cada vez menos valor para los inversores hoy en día. Debido a que los bancos centrales han respaldado casi todos los mercados, imitando esencialmente al creador de mercado de último y primer recurso, los rendimientos han sido bajos, las correlaciones han aumentado y las valoraciones han perdido su sentido.

Para actuar como creadores de mercado por excelencia, los bancos centrales han estado apalancando sus balances. Han estado creando liquidez —principalmente en forma de reservas bancarias electrónicas— sólo para intercambiarlas principalmente por garantías prístinas en forma de bonos del Estado. Esto tiene varias consecuencias. Las buenas garantías se desvían de los mercados hacia el balance de la Reserva Federal, lo que presiona a los agentes del mercado para que encuentren garantías elegibles para mantener la necesaria creación de crédito del sistema. Mientras la oferta se reduce, la demanda es implacable.

Más deuda, menos rendimiento

Además, la deuda pública está siendo monetizada por los bancos centrales. En 2020, la Reserva Federal compró el 55% de todos los títulos públicos de EEUU. Las previsiones que muestran que el Banco Central Europeo probablemente monetizará la friolera del 98% de toda la emisión de bonos por parte de los soberanos europeos son entre impresionantes y dignas de admiración.

Así pues, una demanda sin precedentes, tanto por parte de los agentes privados como de los públicos, está presionando a la baja los rendimientos de los bonos del Estado. Aunque los rendimientos de los bonos del Estado de EEUU siguen siendo positivos, son históricamente bajos. El rendimiento del bono alemán a treinta años ha cotizado en negativo varias veces este año. Y en Suiza, todos sus bonos —incluido el bono a cincuenta años— tienen efectivamente un rendimiento negativo. Sin embargo, con unos rendimientos tan bajos, los gobiernos están encantados de proporcionar la tan necesaria garantía a cambio de poder seguir endeudándose. En consecuencia, los niveles de deuda mundial han crecido hasta un nuevo máximo histórico de 296 billones de dólares, impulsados por el aumento récord de la deuda de los gobiernos, los hogares y las empresas.

Debido a su rendimiento históricamente bajo, los bonos de los principales países occidentales se convierten cada vez más en patatas calientes que nadie está dispuesto a mantener durante mucho tiempo. Aunque estos «instrumentos de ahorro» pueden utilizarse para especular con las ganancias de precio a corto plazo resultantes de las fluctuaciones de los tipos de interés, los inversores no quieren mantener el bono hasta su vencimiento, ya que entonces los bonos se convierten automáticamente en una operación perdedora.

Cuando las correlaciones positivas son negativas

La caída de los rendimientos también tiene un impacto continuo en las acciones, ya que afecta a los tipos de descuento. Unos rendimientos más bajos significan unos tipos de descuento más bajos, lo que a su vez significa que los flujos de caja se descuentan a un tipo más bajo, lo que hace subir el valor de las acciones. Por lo tanto, si los precios de los bonos suben debido a la incesante impresión de dinero, esto repercute también en los mercados de valores.

Dado que los precios de las acciones y de los bonos suben cada vez más a la par debido a la intervención de los bancos centrales, la correlación entre ambos ha aumentado en los últimos años. Para disgusto de los gestores de inversiones, en los últimos periodos en los que los mercados se corrigieron, la correlación fue positiva, justo cuando una correlación negativa entre las acciones y los bonos habría sido más importante. De hecho, la correlación móvil de los últimos tres años en EE.UU. se acerca al 0,20 y durante un año -el año de la pandemia, sobre todo- se acerca al 0,40. En mercados como el suizo o el japonés, la renta variable y la renta fija sólo han tenido una ligera correlación negativa.

En verano (finales de julio de 2021), la correlación entre las acciones y los bonos alcanzó un nivel superior al de antes de la crisis financiera de 2008. Aunque históricamente las correlaciones han sido más altas, la situación actual es especialmente precaria debido a otras tensiones a las que se enfrentan los inversores, como los tipos de interés negativos, niveles de deuda sin precedentes, así como cuestiones estructurales apremiantes como la demografía.

Una mirada más allá de los activos denominados en Fiat

En estos tiempos de mercados volátiles, donde todo y todos están pendientes de los bancos centrales, surge la pregunta: Si la cartera tradicional con un 60% de renta variable y un 40% de renta fija ha llegado a su fin —especialmente debido a la mayor correlación entre la renta variable y la renta fija—, ¿cuál es la alternativa? Más que nunca, la clave parece ser la agilidad y una perspectiva que vaya más allá de los activos denominados en fiat.

Obviamente, los inversores —especialmente los gestores de activos profesionales— no podrán evitar por completo el mundo fiat. Hasta cierto punto, tendrán que seguir jugando el juego del fiat, que se ha convertido en una lucha constante contra la devaluación. Mediante algoritmos sofisticados e inteligentes, se debería optimizar el tiempo de un inversor en los mercados. Al permanecer invertido en activos de riesgo, un inversor tiene la oportunidad de superar adecuadamente la actual devaluación del fiat.

Al mismo tiempo, los inversores deberían estar preparados para huir temporalmente de los mercados de renta variable y de los mercados de riesgo más amplios cuando los contratiempos a corto plazo los perturben. Esto puede hacerse intentando anticiparse a las perturbaciones recurrentes de los tipos de interés (centrándose en las «operaciones de boca abierta» de los bancos centrales), así como a las perturbaciones de la volatilidad. Pero no basta con quedarse en el mundo de los activos denominados en moneda fiduciaria. Tanto el oro como el bitcoin ofrecen formas de hacerse con activos que pueden funcionar potencialmente más allá de las finanzas tradicionales. Mientras que el oro es el activo de riesgo por excelencia, el bitcoin es actualmente el activo de riesgo más deseado del mundo y se está convirtiendo rápidamente en otro vehículo de riesgo fuera del sistema fiduciario.

Se necesita flexibilidad

Los algoritmos que ayudan a un inversor a optimizar su tiempo en el mercado en general, así como en activos concretos, deben estar dotados de la mayor flexibilidad posible en cuanto a la selección de activos: los productos de tipos de interés, los productos de volatilidad, los productos de metales preciosos y los activos digitales permiten una estrategia matizada y pueden obtener mejores resultados en diferentes escenarios. Esta flexibilidad añadida da al algoritmo una enorme ventaja sobre la rígida selección de acciones y bonos de una cartera clásica de 60:40.

Al fin y al cabo, la rigidez de una cartera clásica 60:40 es actualmente más una desventaja que una ventaja. Si la inflación sigue aumentando, como lo ha hecho en los últimos meses, los bancos centrales podrían verse obligados a desviarse momentáneamente de su política monetaria ultraexpansiva. Esto pondría sin duda a la cartera tradicional 60:40 de un inversor bajo una presión aún mayor, ya que tanto la renta variable como la renta fija tendrían que valorar los nuevos niveles de tipos de interés.

Author:

Pascal Hügli

Pascal Hügli is the chief research officer at Schlossberg&Co, a Swiss asset manager focused on protecting its clients' wealth from unprecedented and increasing monetary socialism around the globe.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here