Mises Wire

Home | Wire | ¿Es la estabilidad de precios realmente algo bueno?

¿Es la estabilidad de precios realmente algo bueno?

  • potatoes and apples

Etiquetas Dinero y bancos

11/17/2021

Uno de los mandatos del Sistema de la Reserva Federal es lograr la estabilidad de los precios. Se sostiene que la estabilidad de los precios es la clave en lo que respecta a la estabilidad económica. ¿De qué se trata?

La idea de la estabilidad de los precios tiene su origen en la opinión de que las variaciones volátiles del nivel de precios impiden que los individuos perciban las señales del mercado transmitidas por los cambios en los precios relativos de los bienes y servicios.

Por ejemplo, debido a un aumento de la demanda de manzanas, los precios de éstas aumentan relativamente a los de las patatas. Este aumento del precio relativo impulsa a las empresas a aumentar la producción de manzanas en relación con la de patatas.

Al ser capaces de observar y responder a las señales del mercado transmitidas por los cambios en los precios relativos, se dice que las empresas pueden estar en sintonía con los deseos del mercado y, por tanto, promover una asignación eficiente de los recursos.

Se sostiene que mientras la tasa de aumento del nivel de precios sea estable y predecible, los individuos pueden identificar los cambios en los precios relativos y mantener así la asignación eficiente de los recursos. Sin embargo, cuando la tasa de aumento es inesperada, es decir, de carácter repentino, tiende a oscurecer los cambios en los precios relativos de los bienes y servicios. Esto, a su vez, hace que sea mucho más difícil para los individuos averiguar las verdaderas señales del mercado. En consecuencia, se produce una mala asignación de recursos y una pérdida de riqueza real.

Obsérvese que, según esta forma de pensar, los cambios en el nivel de precios no están relacionados con los cambios en los precios relativos. Las variaciones inestables del nivel de precios sólo ocultan, pero no afectan a las variaciones relativas de los precios de los bienes y servicios.

Por lo tanto, si de alguna manera se puede evitar que el nivel de precios oscurezca las señales del mercado, obviamente esto sentará las bases de la prosperidad económica. Por consiguiente, una política que pueda estabilizar el nivel de precios permitirá a las empresas observar los cambios de precios relativos. Esto, a su vez, permitirá a las empresas acatar los deseos de los consumidores.

La raíz de las políticas de estabilización de precios: neutralidad monetaria

En la base de las políticas de estabilización de precios está la opinión de que el dinero es neutral—es decir, que los cambios en el dinero sólo tienen un efecto en el nivel de precios y no tienen ningún efecto en la economía real.

Por ejemplo, si una manzana se cambia por dos patatas, el precio de una manzana es de dos patatas y el precio de una patata es de media manzana. Ahora bien, si una manzana se intercambia por un dólar, se deduce que el precio de una patata es de cincuenta céntimos. La introducción del dinero no altera el hecho de que el precio relativo de las patatas frente a las manzanas es de dos a uno. Así, el vendedor de una manzana obtendrá un dólar por ella, lo que a su vez le permitirá comprar dos patatas.

En el marco de la neutralidad monetaria, un aumento de la cantidad de dinero conduce a una caída proporcional de su poder adquisitivo, es decir, a un aumento del nivel de precios, mientras que una caída de la cantidad de dinero dará lugar a un aumento proporcional del poder adquisitivo del dinero, es decir, a una caída del nivel de precios. Nada de esto alterará el hecho de que una manzana se cambiará por dos patatas, en igualdad de condiciones.

Ahora, siguiendo esta lógica, si la cantidad de dinero se ha duplicado, el poder adquisitivo del dinero se va a reducir a la mitad, es decir, el nivel de precios se va a duplicar. Esto significa que ahora una manzana puede cambiarse por dos dólares y una patata por un dólar. A pesar de la duplicación de los precios, el vendedor de una manzana puede seguir comprando dos patatas con los dos dólares obtenidos.

Tenemos aquí una separación total entre los cambios en los precios relativos de los bienes (cuántas manzanas cambian por patata) y los cambios en el nivel de precios. ¿Por qué es problemática esta forma de pensar?

Cómo entra el nuevo dinero en la economía: el efecto Cantillon

Siguiendo el efecto Cantillon, cuando se inyecta nuevo dinero siempre hay primeros receptores que se benefician del nuevo dinero. Con más dinero a su disposición, los primeros receptores pueden adquirir una mayor cantidad de bienes mientras los precios de estos bienes no cambian.

A medida que el dinero empieza a circular, los precios de otros bienes comienzan a subir. En consecuencia, los receptores tardíos se benefician en menor medida de las inyecciones monetarias e incluso pueden encontrarse con que la mayoría de los precios han subido tanto que ahora pueden permitirse menos bienes.

El aumento de la oferta monetaria conduce a una redistribución de la riqueza desde los receptores posteriores, o no receptores del dinero, hacia los receptores anteriores. Obviamente, este desplazamiento de la riqueza altera la demanda de bienes y servicios de los individuos y, a su vez, altera los precios relativos de los bienes y servicios.

Los cambios en la oferta monetaria ponen en marcha una dinámica que da lugar a cambios en la demanda de bienes y en sus precios relativos. Por lo tanto, los cambios en la oferta monetaria no pueden ser neutrales en lo que respecta a los precios relativos de los bienes. Como subrayó Ludwig von Mises, «en un mundo vivo y cambiante, en un mundo de acción, no hay lugar para un dinero neutral. El dinero no es neutral o no existe».1

El nivel de precios no se puede determinar

Si un dólar se cambia por una barra de pan, podemos decir que el poder adquisitivo de un dólar es una barra de pan. Si un dólar se cambia por dos tomates, significa que el poder adquisitivo de un dólar es también de dos tomates.

Sin embargo, la información relativa al poder adquisitivo específico del dinero no permite establecer el poder adquisitivo total del dinero. No es posible establecer el poder adquisitivo total del dinero porque no podemos sumar los dos tomates y la barra de pan. Sólo podemos establecer el poder adquisitivo del dinero con respecto a un bien concreto en una transacción en un momento y lugar determinados.

El empleo de un índice de precios de peso fijo parece ofrecer una solución que evita el problema del cálculo directo de un precio medio. Mediante este índice, se sostiene, podríamos establecer los cambios en el poder adquisitivo global del dinero. El siguiente ejemplo ilustra la esencia de un índice de precios de peso fijo.

En el primer período, Tom compró cien hamburguesas a 2 dólares cada una. También compró cinco camisas a 20 $ cada una. Su gasto total en el período uno es de 300 dólares (2*100 + 20*5 = 300 dólares). Obsérvese que las hamburguesas tienen un peso de 0,67 de los desembolsos totales, mientras que las camisas tienen un peso de 0,33.

En el segundo período, las hamburguesas se cambian por 3 dólares, un aumento del 50 por ciento, mientras que las camisas se venden por 25 dólares, un aumento del 25 por ciento. Aplicando ponderaciones sin cambios, es decir, asumiendo un patrón de consumo sin cambios, encontraremos que el poder adquisitivo del dinero de Tom cayó un 41,7 por ciento (50%*0,67 + 25%*0,33 = 41,7%).

Si suponemos que el patrón de consumo de Tom es representativo del de un consumidor medio, podríamos decir que el poder adquisitivo global del dinero cayó un 41,7%.

Periódicamente, los estadísticos gubernamentales realizan extensas encuestas para establecer el patrón de gasto de un consumidor «típico» o «medio». Las ponderaciones obtenidas mediante este proceso sirven a su vez para establecer los cambios en el precio medio y, por tanto, en el poder adquisitivo del dinero.

Sin embargo, la suposición de que los pesos permanecen constantes durante un periodo prolongado no es aplicable en el mundo real. Este supuesto implica un individuo con preferencias congeladas, es decir, un robot. Según Mises, en el mundo de las preferencias congeladas la idea de que el poder adquisitivo del dinero pueda cambiar es contradictoria.2

Además, según Murray N. Rothbard,

Sólo hay compradores individuales, y cada uno de ellos ha comprado una proporción y un tipo de mercancías diferentes. Si una persona compra un televisor y otra va al cine, cada actividad es el resultado de diferentes escalas de valor, y cada una tiene efectos diferentes sobre las distintas mercancías. No existe una «persona media» que vaya en parte al cine y compre una parte de un televisor. Por lo tanto, no hay un «ama de casa media» que compre una determinada proporción de una totalidad de mercancías. Los bienes no se compran en su totalidad a cambio de dinero, sino sólo por individuos en transacciones individuales, y por tanto no puede haber un método científico para combinarlos.3

La opinión de que un índice de precios de peso variable podría aportar más realismo y permitir la estimación del poder adquisitivo del dinero también se equivoca.

Los cambios en los precios son impulsados por factores monetarios y no monetarios. Sin embargo, la influencia de estos factores en los precios está entrelazada y no puede separarse. En consecuencia, no es posible aislar los cambios en el poder adquisitivo del dinero de los cambios en este índice de precios. Sobre esto Rothbard escribió,

Esta afirmación se basa en el mito de que existe algún tipo de poder adquisitivo general del dinero o algún tipo de nivel de precios en un plano aparte de los precios específicos en transacciones concretas. Como hemos visto, esto es puramente falaz. No existe un «nivel de precios» y no hay forma de que el valor de cambio del dinero se manifieste sino en compras específicas de bienes, es decir, en precios específicos. No hay forma de separar ambos conceptos; cualquier conjunto de precios establece a la vez una relación de intercambio o valor de cambio objetivo entre una mercancía y otra y entre el dinero y una mercancía, y no hay forma de separar cuantitativamente estos elementos.

Es evidente, pues, que el valor de cambio del dinero no puede separarse cuantitativamente del valor de cambio de las mercancías. Puesto que el valor de cambio general, o [poder adquisitivo del dinero] PPM (por sus siglas en inglés), del dinero no puede definirse cuantitativamente y aislarse en ninguna situación histórica, y sus cambios no pueden definirse ni medirse, es obvio que no puede mantenerse estable. Si no sabemos qué es algo, no podemos actuar para mantenerlo constante.4

Además, según Mises, «en el campo de la praxeología y la economía no se puede dar ningún sentido a la noción de medida. En el estado hipotético de condiciones rígidas no hay cambios que medir. En el mundo real del cambio no hay puntos, dimensiones o relaciones fijas que puedan servir de patrón»5

Por tanto, podemos concluir que los distintos deflactores de precios que calculan los estadísticos gubernamentales son cifras arbitrarias.

Por qué las políticas de estabilización de precios conducen a una mayor inestabilidad

Ahora bien, la política monetaria de la Reserva Federal, que tiene por objeto estabilizar el nivel de precios, afecta implícitamente a la tasa de crecimiento de la oferta monetaria. Dado que los cambios en la oferta monetaria no son neutrales, esto significa que esta política equivale a manipular los precios relativos. La manipulación del llamado nivel de precios por parte de la Reserva Federal socava la capacidad de cálculo de las empresas, lo que da lugar a una mala asignación de recursos. Como resultado, una política de estabilización del llamado nivel de precios conduce a la sobreproducción de algunos bienes y a la infraproducción de otros.

Una política de estabilidad de precios genera varios efectos secundarios desagradables que emanan de la expansión monetaria utilizada para llevarla a cabo, como los ciclos de auge y caída y el empobrecimiento económico.6 Sin embargo, esto no es lo que nos dicen los estabilizadores, pues creen que el mayor mérito de regularizar los cambios en el nivel de precios es que permite fluctuaciones libres y transparentes de los precios relativos, lo que a su vez conduce a la asignación eficiente de los recursos escasos.

Conclusiones

En contra del pensamiento popular, no existe un nivel de precios que deba ser estabilizado por el banco central para promover la prosperidad económica. Conceptualmente, el nivel de precios no puede determinarse, a pesar de las sofisticadas matemáticas. Obviamente, si no sabemos qué es algo, es lógico que no podamos mantenerlo estable. Las políticas destinadas a estabilizar un nivel de precios desconocido sólo ahogan el uso eficiente de los escasos recursos y conducen al empobrecimiento económico.

  • 1. Ludwig von Mises, «The Non-neutrality of Money», en Money, Method, and the Market Process, ed. Margit von Mises (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute; Norwell, MA: Kluwer Academic Publishers, 1990).
  • 2. Ludwig von Mises, La acción humana: A Treatise on Economics, scholar's ed. (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 1998), p. 223.
  • 3. Murray N. Rothbard, Man, Economy, and State, with Power and Market, 2d scholar's ed. (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 2009), p. 846.
  • 4. Rothbard, Man, Economy, and State, with Power and Market, p. 849.
  • 5. Mises, Human Action, p. 223.
  • 6. Murray N. Rothbard, America's Great Depression, 5ª ed. (Auburn, AL: Mises Institute, 2000), p. 153. (Auburn, AL: Mises Institute, 2000), p. 153.
Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here