Mises Wire

Home | Wire | Es hora de que EEUU deje de cortejar el conflicto con Rusia

Es hora de que EEUU deje de cortejar el conflicto con Rusia

  • Kremlin

Al igual que ocurrió el pasado mes de abril, el número de tropas rusas en la frontera con Ucrania está aumentando. Al lado, en Bielorrusia, el asediado gobierno de Alexander Lukashenko está siendo acusado de lanzar un «ataque híbrido» contra su vecina Polonia. Mientras tanto, al sur, en Bosnia y Herzegovina se está gestando una crisis constitucional desde hace meses, con el líder serbobosnio Milorad Dodik dando aparentemente los últimos pasos hacia la separación de la República Srpska del gobierno central. Estos acontecimientos son preocupantes, especialmente en los dos últimos casos. Las obligaciones del tratado vinculan a Estados Unidos con Polonia, y Bosnia y Herzegovina, donde Estados Unidos intervino en múltiples ocasiones durante las guerras de desintegración de Yugoslavia en la década de 1990, se encuentran en las últimas fases de sus solicitudes de ingreso tanto en la OTAN como en la UE. Resulta demasiado fácil imaginar cómo Estados Unidos podría acabar involucrado en un conflicto evitable.

Al margen de las obligaciones de los tratados o los precedentes históricos, el equipo de política exterior de la administración Biden está dominado por internacionalistas liberales. Y al igual que su enfoque cada vez más agresivo y de suma cero con respecto a China es el equivocado en el Indo-Pacífico, hace tiempo que es contraproducente en el este y el sur de Europa. El deseo de los internacionalistas liberales de controlar el mundo es una peligrosa ilusión cuando se trata de los intereses de otras grandes potencias con armas nucleares, y aliena a poderosas poblaciones minoritarias que se sienten encerradas involuntariamente en sus actuales estados por la amenaza de intervención o represalias americanas.

Así pues, aunque el estamento militar, de seguridad nacional y de política exterior de EEUU probablemente sienta la necesidad de que EEUU se involucre en los diversos focos de crisis concurrentes en la región, la única política realista para la paz y la estabilidad en la región (para que el gobierno de EEUU pueda volver a centrarse en el Indo-Pacífico y enemistarse con China) es una basada en la desescalada, la descentralización y la aceptación tácita o abierta de una esfera de influencia rusa en su vecindad inmediata. Sin embargo, para que esto sea posible, los formuladores de políticas de EEUU deben reflexionar de forma realista sobre cómo deben verse sus diversas acciones desde el final de la Guerra Fría desde la perspectiva rusa, porque mientras que Rusia y sus aliados son casi siempre presentados como ominosos invasores de la paz de Europa, la realidad es que Rusia ve sus movimientos como defensivos, no ofensivos, y como respuestas directas a las acciones y políticas de EEUU y europeas.

Desde la expansión de la OTAN y de la UE hacia el este y el sur de Europa hasta el apoyo encubierto y abierto a las revoluciones de colores en lugares como Georgia y Ucrania, pasando por el bombardeo de Serbia y la realización de una guerra económica, Rusia se siente como si hubiera sido incesantemente golpeada y acosada por Estados Unidos y sus aliados desde el final de la Guerra Fría. Los rusos están resentidos por haber sido humillados durante su periodo de debilidad tras el colapso de la Unión Soviética, aunque habían recibido garantías de Estados Unidos de que no trasladaría sus fuerzas militares, las de la OTAN, a la antigua esfera soviética. Para la mayoría de los rusos, entonces y ahora, la década de 1990 fue un periodo de «privatización» depredadora, crimen organizado, trampas de deuda occidentales, escasez, pobreza, depresión y muerte. Y aunque Vladimir Putin reprime a la oposición política, las encuestas e informes externos fiables no dejan lugar a dudas sobre su auténtica popularidad entre una gran franja de la población.

Y aunque Putin es un autoritario, en contra de uno de los pilares legitimadores del internacionalismo liberal, que las democracias no luchan entre sí, los Estados de todo tipo compiten. Esas competencias pueden intensificarse, volverse violentas, y no hay razón para pensar que es sólo Putin el que tiene problemas con Estados Unidos. Cualquier estado grande y poderoso de Rusia, ya sea una dictadura o una democracia, tiene, hace y naturalmente buscaría afirmar su influencia en su región para realizar su máximo potencial. La realidad es que es Estados Unidos quien actúa como equilibrador externo en una región dominada regularmente por Moscú desde hace siglo y medio. Por lo tanto, si no se sale por completo de la región, lo que más necesita hacer Estados Unidos para disminuir el conflicto, o la probabilidad de un conflicto futuro, es aceptar que Rusia tiene intereses válidos en Europa Oriental y en los Balcanes. La única otra opción es otra Guerra Fría que todos debemos rezar para que no se caliente inadvertidamente.

En los tres casos que nos ocupan, Ucrania, Bielorrusia y Bosnia-Herzegovina, Rusia continuará actuando de forma premeditada e intencionada mientras perciba que Estados Unidos está motivado para impedir su influencia o perjudicar sus intereses. Ucrania no puede formar parte de la OTAN o de la UE sin una guerra mayor de la que ya existe en el país, una que implique directamente a las dos grandes potencias. Si no hay injerencia occidental, Lukashenko se quedará en Bielorrusia, pinchando a Polonia, una situación grosera pero no terriblemente destructiva, salvo los varios cientos de desafortunados refugiados. Si se les deja solos, Dodik y los serbios de Bosnia probablemente conseguirán al menos su independencia de facto del corrupto gobierno central dominado por bosnios y croatas. No hay necesidad de agravar ninguna de estas situaciones con declaraciones o posturas provocativas por parte de la administración Biden.

Putin, o cualquier gobierno ruso realista, podría convivir con un conjunto independiente de países balcánicos alineados de forma diversa y una Polonia independiente y orientada hacia el oeste, pero no con una Georgia, Ucrania o Bielorrusia hostiles. Piensa en cómo se sentiría Estados Unidos si Canadá empezara a invitar a los militares chinos a poner bases en Ontario: no importa lo que diga cualquier gobierno chino sobre sus intenciones, Washington lo rechazaría como algo totalmente inaceptable e intolerable. Esto deja a los antiguos estados soviéticos y ahora miembros de la OTAN, los países bálticos, como la única región en la que no hay una solución obvia tal y como están las cosas. Rusia no está contenta, pero tal vez la situación sería tolerable para Moscú si la política exterior de EEUU empezara a tomar forma siguiendo las líneas descritas anteriormente. Y se empieza por reconocer que —en comparación con otros regímenes— la Rusia de Putin no es «malvada», ni un actor especialmente malo. Más bien, el régimen ruso es como la mayoría de los otros regímenes. La diferencia es que, a diferencia de muchos regímenes, tiene la capacidad militar, económica, tecnológica y diplomática para perseguir el respeto que desea y la seguridad que cree merecer. En el caso de los rusos, creen que su sangre, derramada en la agotadora derrota en solitario en el frente oriental de lo mejor que podía ofrecer la maquinaria de guerra nazi, compró el derecho a exigir tales prerrogativas internacionales.

Author:

Joseph Solis-Mullen

A graduate of Spring Arbor University and the University of Illinois, Joseph Solis-Mullen is a political scientist and graduate student in the economics department at the University of Missouri. A writer and blogger, his work can be found at the Ludwig Von Mises Institute, Eurasian Review, Libertarian Institute, and Sage Advance. You can contact him through his website http://www.jsmwritings.com or find him on Twitter.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire