Mises Wire

Home | Wire | Entendiendo los mandatos de salario mínimo: los estudios empíricos no son suficientes

Entendiendo los mandatos de salario mínimo: los estudios empíricos no son suficientes

  • mcdonald's self-serve kiosk

Etiquetas Burocracia y RegulaciónTrabajadores y SalariosUnemployment

02/09/2021

El presidente Joe Biden ha prometido aumentar el salario mínimo de 7,25 a 15 dólares por hora.

Algunos economistas opinan que el aumento del salario mínimo podría provocar un aumento del desempleo. Otros economistas piensan que es poco probable que el aumento perjudique al mercado laboral. Por lo tanto, opinan que el aumento del salario mínimo podría elevar el nivel de vida de los trabajadores.

Por ejemplo, en un estudio realizado en la década de los noventa, los economistas David Card y Alan Krueger examinaron una subida del salario mínimo en Nueva Jersey comparando los restaurantes de comida rápida de esa zona y los de una zona adyacente de Pensilvania.1 No encontraron ningún impacto en el empleo.

Basándose en este estudio, muchos economistas de la corriente dominante han presionado para que se aumente el salario mínimo, ya que sostienen que va a aumentar el nivel de vida de los trabajadores.

En un estudio reciente, la Oficina Nacional de Investigación Económica (NBER) examinó un conjunto de investigaciones económicas sobre los aumentos del salario mínimo y refutó la idea de que los datos empíricos no muestran ningún impacto de los aumentos del salario mínimo. Los autores concluyen que en toda la investigación disponible sobre el tema que revisaron, hay una «clara preponderancia» de conclusiones que muestran un impacto de destrucción de empleo.

La documentación de las pérdidas de empleo es aún más pronunciada en el caso de los adolescentes, los adultos jóvenes y las personas con menos formación. «El conjunto de pruebas y sus conclusiones apuntan fuertemente a los efectos negativos de los salarios mínimos sobre el empleo de los trabajadores menos cualificados, especialmente para los tipos de estudios que se esperaría que revelaran estos efectos negativos sobre el empleo con mayor claridad», escribieron los economistas David Neumark y Peter Shirley.2

Dados los resultados contradictorios, ¿existe un enfoque alternativo para decidir si el aumento del salario mínimo supondrá un aumento o una reducción del empleo?

¿Pueden los datos históricos decirnos cómo funciona la economía?

Tenga en cuenta que los llamados datos que los analistas están viendo son una muestra de información histórica.

Según Ludwig von Mises en Acción Humana (pp. 41-49),

La historia no puede enseñarnos ninguna regla, principio o ley general. No hay forma de abstraer a posteriori de una experiencia histórica ninguna teoría o teorema sobre la conducta y la política humanas.

Además, en el libro The Ultimate Foundation of Economic Science (p. 74), Mises argumentó que,

Lo que podemos «observar» siempre son sólo fenómenos complejos. Lo que la historia económica, la observación o la experiencia pueden decirnos son hechos como estos Durante un período definido del pasado el minero Juan en las minas de carbón de la empresa X en el pueblo de Y ganó p dólares por una jornada de trabajo de n horas. No hay manera de que el conjunto de estos datos y otros similares conduzca a ninguna teoría sobre los factores que determinan la altura de los salarios.

Además,

El historiador no se limita a dejar que los acontecimientos hablen por sí mismos. Los ordena desde el aspecto de las ideas que subyacen a la formación de las nociones generales que utiliza en su presentación. No relata los hechos tal y como sucedieron, sino sólo los hechos relevantes.

A diferencia de las ciencias naturales, los hechos de la economía no pueden aislarse y descomponerse en sus elementos simples. Las realidades de la economía son hechos históricos complejos que han surgido a causa de muchos factores causales.

En las ciencias naturales, aunque un científico puede aislar varios hechos, no conoce las leyes que rigen estos hechos. Lo único que puede hacer es formular una hipótesis sobre la «verdadera ley» que rige el comportamiento de las distintas partículas identificadas. Sin embargo, nunca puede estar seguro de las «verdaderas» leyes de la naturaleza. Sobre esto escribió Murray Rothbard,

Las leyes sólo pueden ser hipotéticas. Su validez sólo puede determinarse deduciendo lógicamente de ellas los consecuentes, que pueden verificarse apelando a los hechos de laboratorio. Sin embargo, aunque las leyes expliquen los hechos y sus deducciones sean coherentes con ellos, las leyes de la física nunca pueden establecerse de forma absoluta. Porque alguna otra ley puede resultar más elegante o capaz de explicar una gama más amplia de hechos. En física, por tanto, las explicaciones postuladas tienen que ser hipotetizadas de tal manera que ellas o sus consecuentes puedan ser probadas empíricamente. Incluso entonces, las leyes sólo tienen una validez tentativa y no absoluta.3

En economía, sin embargo, no necesitamos formular hipótesis, ya que podemos determinar la esencia y el significado de la conducta de las personas. Por ejemplo, se puede observar que las personas realizan diversas actividades. Pueden realizar trabajos manuales, conducir coches, caminar por la calle o cenar en restaurantes. La esencia de estas actividades es que todas tienen un propósito.

Además, podemos establecer el significado de estas actividades. Así, el trabajo manual puede ser un medio para que algunas personas ganen dinero, lo que a su vez les permite alcanzar diversos objetivos como comprar alimentos o ropa.

Cenar en un restaurante puede ser un medio para establecer relaciones comerciales. Conducir un coche puede ser un medio para llegar a un determinado destino.

Las personas actúan en un marco de medios y fines; utilizan diversos medios para conseguir fines. De lo anterior también se desprende que las acciones de las personas son conscientes y tienen un propósito.

El conocimiento de que la acción humana es consciente y propositiva es cierto y no tentativo. Cualquiera que intente objetar esto, de hecho, se contradice a sí mismo, ya que se dedica a una acción consciente y con propósito para argumentar que las acciones humanas no son conscientes y con propósito.

También son válidas varias conclusiones derivadas de este conocimiento de la acción consciente y con propósito. La teoría de que la acción humana es consciente e intencionada se sostiene por sí misma, independientemente de lo que muestren los llamados datos. No hace falta decir que la teoría establecida no requiere ninguna verificación estadística.

A diferencia de las ciencias naturales, en economía no formulamos hipótesis, sino que conocemos la esencia de las cosas, es decir, que la acción humana es consciente y tiene un propósito. Por lo tanto, en economía no tenemos que establecer una hipótesis y luego probarla.

Por ejemplo, sabemos que, en igualdad de condiciones, un aumento de la demanda de pan provocará un aumento de su precio. No necesitamos una comprobación estadística de que esto es así.

Salario mínimo y desempleo

Dado que el objetivo final de cada individuo es el mantenimiento de su vida y su bienestar, es poco probable que un empresario pague a un trabajador más que el valor del producto que éste genera. Si un trabajador genera por hora un valor de 10 dólares para la empresa, el empresario no va a pagar más que esa cantidad.

Si el salario mínimo se establece en 15 dólares por hora mientras que el trabajador sólo puede generar un valor de 10 dólares por hora, será entonces ilegal que la empresa pague al trabajador menos del salario mínimo de 15 dólares por hora.

Por lo tanto, en ese caso, la empresa se vería obligada a despedir al trabajador, ya que emplearlo por 15 dólares la hora va a mermar la rentabilidad de la empresa.

Sólo mediante el aumento de los bienes de capital, es decir, mediante la mejora y la ampliación de las infraestructuras, la mano de obra puede ser más productiva y ganar un mayor salario por hora.

  • 1. David Card y Alan Krueger, «Minimum Wages and Employment», American Economic Review 84 (1994): 772-93.
  • 2. David Neumark y Peter Shirley, «Myth or Measurement: What Does the New Minimum Wage Research Say about Minimum Wages and Job Loss in the United States?» (NBER Working Paper 28388, enero de 2021).
  • 3. Murray N. Rothbard, «Towards a Reconstruction of Utility and Welfare Economics», en On Freedom and Free Enterprise: The Economics of Free Enterprise, ed. May Sennholz (Princeton, N.J.: D. Van Nostrand, 1956), p. 3.
Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
GoToVan via Flickr
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire