Mises Wire

Home | Wire | Entendiendo lo «privado» en «seguridad privada»

Entendiendo lo «privado» en «seguridad privada»

  • self-defense

Etiquetas Sistema Legal

06/17/2021

Recientemente, en las páginas de Mises Wire, Jason Morgan argumentó que la seguridad privada no es suficiente para garantizar la seguridad personal y que América necesita milicias. Aunque estoy de acuerdo con gran parte del espíritu del ensayo del Dr. Morgan, hay algunas cosas que deseo aclarar y decir en defensa de la seguridad privada.

Debemos tener claro lo que entendemos por «seguridad privada»

La palabra «privada» se utiliza a menudo para describir (y mezclar) cosas que son muy diferentes. El negocio privado de su barbero es muy distinto de una «prisión privada» (que yo considero que es más preciso denominar «prisión por contrato»). La primera es financiada voluntariamente por personas que buscan embellecer sus greñas, mientras que los únicos clientes de la segunda son los gobiernos financiados a través de los impuestos. Y si bien es cierto que los incentivos institucionales de la prisión por contrato son diferentes a los de una prisión gestionada directamente por empleados estatales, esto no significa que las prisiones por contrato formen parte de un mercado libre.

El mismo razonamiento se aplica a otras actividades centradas en el Estado: una guerra no empieza a parecerse a un mercado libre porque la libren mercenarios en lugar de hombres alistados. Del mismo modo, en el caso de la seguridad privada, el Estado que contrata la provisión de seguridad por parte de una empresa es significativamente distinto en muchos niveles de los individuos que contratan a esa misma empresa para proteger su vecindario, incluso en términos de autoridad legal, responsabilidad y rendición de cuentas.

Como señala Bruce Benson en To Serve and Protect, «el término privatización se utiliza a menudo como sinónimo de contratación de una empresa privada para la producción de algún bien o servicio que antes era producido exclusivamente por una agencia o burocracia del sector público. Pero la subcontratación es, a lo sumo, una privatización parcial o incompleta», porque la toma de decisiones sigue estando en el ámbito político, bajo la influencia de intereses especiales y de los políticos, y no de los ciudadanos particulares que actúan como compradores individuales.

La economía política de los diferentes marcos institucionales en los que se puede proporcionar seguridad contiene importantes distinciones que pueden perderse al llamar «privado» a cualquier cosa que no esté directamente financiada y proporcionada por el Estado.

El verdadero problema es no asumir la responsabilidad de nuestra propia seguridad

No es económicamente eficiente, ni sabio, contratar toda la seguridad propia. Esto debería ser un punto obvio. Incluso los multimillonarios cierran sus propias puertas en lugar de contratar a alguien para que lo haga. El alcance de la división del trabajo en términos de provisión de seguridad es limitado. Esto puede deberse a una serie de razones, como los problemas de agente principal y el riesgo de contraparte. Por lo tanto, la opción de poner a otra persona a cargo de nuestra propia seguridad nunca estuvo sobre la mesa. Si vamos a garantizar la seguridad de nosotros mismos, de nuestras familias y de nuestros barrios, tenemos que asumir la responsabilidad. Esto es lo que parece que defiende Morgan:

Debemos formar milicias de nuevo.... La milicia es una cultura más que una cadena de mando. El objetivo de una milicia es instanciar—tomando prestado el título del estudio de 2009 de James C. Scott sobre los montañeses de Zomia en el sudeste asiático—el «arte de no ser gobernado». No hablar con nadie del gobierno, mantener la pólvora seca, y si las cosas se ponen feas, entonces, bueno, ya sabes qué hacer.

Es decir, la idea tiene menos que ver con una estructura paramilitar y más con, en palabras de Ron Paul, una actitud de libertad y autosuficiencia. A la luz de esto, me parece engañoso enfatizar la «seguridad privada» como objeto de la insuficiencia y no la dependencia de terceros como tal. El Estado corrompe todo lo que toca, incluidas las milicias, como reconoce el Dr. Morgan. Estamos en una posición de desventaja si nuestro plan de seguridad depende de la benevolencia de otros, especialmente del Estado.

En última instancia, somos responsables de garantizar nuestra propia seguridad, y nuestros incentivos se alinean con los de terceros que pueden ser nuestros vecinos u otros con los que podemos contratar para que nos ayuden. En este sentido, la seguridad no es diferente de muchas otras cosas deseables. Al prepararse para una recesión económica, el consejo de un defensor de la libertad no suele ser «puedes depender de la red de seguridad del Estado del bienestar», ni tampoco «espera que la caridad voluntaria se ocupe de ti». Del mismo modo, nuestra seguridad no es algo que queramos esperar que otro nos proporcione.

Author:

Contact Tate Fegley

Tate Fegley is a Postdoctoral Associate at the Center for Governance and Markets at the University of Pittsburgh. Research Fellow at the Independent Institute.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire