Mises Wire

Home | Wire | Entendiendo la velocidad del dinero y los precios

Entendiendo la velocidad del dinero y los precios

  • vel

Etiquetas Dinero y bancos

10/22/2021

La tasa de crecimiento anual de la «oferta monetaria austriaca» de EEUU se disparó casi un 80% en febrero de 2021 (véase el gráfico). Ante un aumento tan masivo de la oferta monetaria, es tentador sugerir que esto sienta las bases para un aumento explosivo del crecimiento anual de los precios de los bienes y servicios en algún momento del futuro.

veloc

Algunos expertos opinan que lo que importa para el aumento del impulso de los precios no es sólo el incremento de la oferta monetaria, sino también la velocidad del dinero, es decir, la rapidez con la que circula. La velocidad de la MGA cayó a 2,4 en junio de este año, frente a 6,8 en enero de 2008. Según esta forma de pensar, una disminución de la velocidad del dinero va a compensar el fuerte aumento de la oferta monetaria. Por lo tanto, el efecto sobre el impulso de los precios de los bienes no va a ser tan dramático. ¿Cuál es la razón de ser de todo esto?

veloc

La visión popular de lo que es la velocidad

Según el pensamiento popular, la idea de velocidad es sencilla. Se sostiene que en cualquier intervalo de tiempo, como un año, una cantidad determinada de dinero puede utilizarse repetidamente para financiar las compras de bienes y servicios de la gente.

El dinero que una persona gasta en bienes y servicios en un momento dado, puede ser utilizado más tarde por el receptor de ese dinero para comprar otros bienes y servicios. Por ejemplo, durante un año, un billete de diez dólares puede utilizarse de la siguiente manera: un panadero, Juan, paga los diez dólares a un agricultor de tomates, Jorge. El agricultor de tomates utiliza el billete de diez dólares para comprar patatas a Bob, que utiliza el billete de diez dólares para comprar azúcar a Tom. Aquí los diez dólares sirvieron en tres transacciones. Esto significa que el billete de diez dólares se utilizó tres veces durante el año; su velocidad es, por tanto, tres.

Un billete de 10 dólares, que circula con una velocidad de 3, financió transacciones por valor de 30 dólares en ese año. Ahora bien, si en una economía se realizan transacciones por valor de 3 billones de dólares durante un año determinado y existe una reserva monetaria media de 500.000 millones de dólares durante ese año, entonces cada dólar se utiliza una media de seis veces durante el año (ya que 6*500.000 millones de dólares = 3 billones de dólares). Quinientos mil millones de dólares, por medio de un factor de velocidad, se han convertido efectivamente en 3 billones de dólares. Esto implica que la velocidad del dinero puede impulsar los medios de financiación. De ello se desprende que

Velocidad = Valor de las transacciones / stock de dinero

Esta expresión también puede presentarse como

V = P*T/M

Donde V representa la velocidad, P el precio medio, T el volumen de transacciones y M el stock de dinero. Esta expresión se puede reajustar multiplicando ambos lados de la ecuación por M. Esto, a su vez, nos dará la famosa ecuación del intercambio:

M*V = P*T

Esta ecuación establece que el dinero multiplicado por la velocidad es igual al valor de las transacciones. Muchos economistas emplean el PIB en lugar de P*T, concluyendo así que

M*V = PIB = P*(PIB real)

La ecuación de cambio parece ofrecer una gran cantidad de información sobre el estado de una economía. Por ejemplo, si se supone una velocidad estable, para un stock de dinero determinado se puede establecer el valor del PIB. Además, la información sobre el precio medio o el nivel de precios permite a los economistas establecer el estado de la producción real y su tasa de crecimiento. Obsérvese que, a partir de la ecuación de cambio, una caída de la velocidad del dinero (V) para un dinero determinado (M) se traduce en una disminución de la actividad económica representada por el PIB. Además, para un dinero dado (M) y un volumen de transacciones dado (T), una caída de la velocidad se traduce en una disminución del precio medio (P).

Para la mayoría de los economistas, la ecuación de intercambio se considera una herramienta analítica muy útil. Los debates que mantienen los economistas se refieren sobre todo a la estabilidad de la velocidad. Si la velocidad es estable, el dinero se convierte en una herramienta muy poderosa para el seguimiento de la economía. Sin embargo, la importancia del dinero como indicador económico disminuye cuando la velocidad se vuelve menos estable y, por tanto, menos predecible. Se sostiene que una velocidad inestable implica una demanda inestable de dinero, lo que hace mucho más difícil para el banco central dirigir la economía hacia la senda de la estabilidad económica.

¿Tiene sentido el concepto de velocidad del dinero?

De la ecuación de intercambio, es decir, M*V = PIB, se desprende que, para un stock de dinero dado, un aumento de la velocidad ayuda a financiar un valor mayor de las transacciones que el dinero podría haber hecho por sí mismo. Pero, en realidad, ni el dinero ni la velocidad tienen nada que ver con la financiación de las transacciones. He aquí la razón. Consideremos lo siguiente: un panadero, Juan, vendió diez barras de pan a un agricultor de tomates, Jorge, por diez dólares. Ahora, Juan cambia los diez dólares para comprar cinco kilos de patatas a Bob, el agricultor de patatas. ¿Cómo pagó Juan las patatas? Pagó con el pan que produjo.

Obsérvese que Juan el panadero financió la compra de patatas no con dinero, sino con pan. Pagó las patatas con su pan, utilizando el dinero para facilitar el intercambio. El dinero cumple aquí el papel de medio de intercambio y no el de medio de pago. (Juan ha cambiado pan por dinero y luego dinero por patatas, es decir, algo se cambia por algo con la ayuda del dinero).

El número de veces que el dinero ha cambiado de manos no tiene ninguna relevancia en la capacidad del panadero para financiar la compra de patatas. Lo que importa aquí es que posee pan que sirve como medio de pago para las patatas.

Imaginemos que el dinero y la velocidad fueran realmente los medios de financiación o los medios de pago. Si así fuera, la pobreza en todo el mundo podría haber desaparecido hace mucho tiempo. Si el aumento de la velocidad es un medio de financiación efectivo, entonces sería beneficioso para todos que el dinero circulara lo más rápido posible. Esto implica que cualquiera que retenga dinero debería ser clasificado como una amenaza para la sociedad, ya que frena la velocidad del dinero y, por tanto, la creación de riqueza real. Pero no tiene ningún sentido argumentar que el dinero circula, como dice el pensamiento popular. Siempre pertenece a alguien.

Según Ludwig von Mises, el dinero nunca circula como tal:

El dinero puede estar en proceso de transporte, puede viajar en trenes, barcos o aviones de un lugar a otro. Pero también en este caso está siempre sujeto al control de alguien, es la propiedad de alguien. (Acción humana, p. 403).

Por qué la velocidad no tiene nada que ver con el poder adquisitivo del dinero

¿Tiene la velocidad algo que ver con los precios de las mercancías? Según la ecuación del intercambio, para una M y un volumen de transacciones (T) dados, una caída de la velocidad V se traduce en una disminución de los precios medios (P), es decir, P= (M/T)*V. Esto es erróneo. Los precios son el resultado de las acciones intencionadas de los individuos. Así, Juan, el panadero, sostiene que aumentará su nivel de vida cambiando sus diez barras de pan por diez dólares, lo que le permitirá comprar cinco kilos de patatas a Bob, el agricultor de patatas. Del mismo modo, Bob ha llegado a la conclusión de que mediante diez dólares podrá asegurarse la compra de diez kilogramos de azúcar, lo que, según él, elevará su nivel de vida.

Al realizar un intercambio, tanto Juan como Bob pueden alcanzar sus objetivos y promover su respectivo bienestar. Juan ha llegado a la conclusión de que es un buen negocio intercambiar diez barras de pan por diez dólares, ya que le permitirá conseguir cinco kilogramos de patatas. Del mismo modo, Bob ha llegado a la conclusión de que diez dólares por sus cinco kilos de patatas es un buen precio, ya que le permitirá conseguir diez kilos de azúcar. Obsérvese que el precio es el resultado de diferentes fines, y de ahí la diferente importancia que ambas partes de un comercio asignan a los medios. Las acciones intencionadas de los individuos determinan los precios de las mercancías y no la velocidad. El hecho de que la llamada velocidad sea 3 o cualquier otro número no tiene nada que ver con los precios de las mercancías y el poder adquisitivo del dinero como tal. Según Mises,

Al analizar la ecuación de intercambio se supone que uno de sus elementos —la oferta total de dinero, el volumen de comercio, la velocidad de circulación— cambia, sin preguntarse cómo se producen esos cambios. No se reconoce que los cambios en estas magnitudes no surgen en la Volkswirtschaft [economía política, o más libremente «economía»] como tal, sino en las condiciones de los actores individuales, y que es la interacción de las reacciones de estos actores lo que da lugar a las alteraciones de la estructura de precios. Los economistas matemáticos se niegan a partir de la demanda y la oferta de dinero de los distintos individuos. En su lugar, introducen la noción espuria de la velocidad de circulación, elaborada según los patrones de la mecánica (Acción humana, p. 399).

La velocidad no tiene una existencia independiente

La velocidad no es una entidad independiente: es siempre el valor de las transacciones P*T dividido en dinero M, es decir, P*T/M. Sobre esto Rothbard escribió (Hombre, Estado y economía, p. 735), «Pero es absurdo dignificar cualquier cantidad con un lugar en una ecuación a menos que pueda ser definida independientemente de los otros términos en la ecuación».

Dado que V es P*T/M, se deduce que la ecuación de intercambio se reduce a M*(P*T)/M = P*T, que se reduce a P*T = P*T, y esto no es una obviedad muy interesante. Es como afirmar que diez dólares son diez dólares. Esta tautología no transmite ningún conocimiento nuevo de los hechos económicos. Dado que la velocidad no es una entidad independiente, como tal no causa nada y, por tanto, no puede compensar los efectos del crecimiento de la oferta monetaria. La velocidad tampoco puede aumentar los medios de financiación, como implica la ecuación del intercambio. Además, ni siquiera se puede establecer el poder adquisitivo medio del dinero. Por ejemplo, en una transacción el precio de un dólar se estableció como una barra de pan. En otra transacción, el precio de un dólar se estableció como medio kilo de patatas, mientras que en la tercera transacción el precio fue de un kilo de azúcar. Obsérvese que como el pan, las patatas y el azúcar no son conmensurables, no se puede establecer un precio medio del dinero.

Ahora bien, si no se puede establecer el precio medio del dinero, se deduce que tampoco se puede establecer el precio medio de las mercancías (P). En consecuencia, toda la ecuación de intercambio se desmorona. Conceptualmente, todo el asunto no es una proposición sostenible y cubrirlo con un ropaje matemático no puede hacerlo más sostenible. Además, ¿la llamada velocidad inestable implica una demanda inestable de dinero? El hecho de que la gente cambie su demanda de dinero no implica inestabilidad. Debido a los cambios en los objetivos de un individuo, éste puede decidir que en este momento le conviene tener menos dinero. En el futuro, puede decidir que el aumento de su demanda de dinero sería más útil para sus objetivos. ¿Qué puede haber de malo en ello? Lo mismo ocurre con otros bienes y servicios, cuya demanda cambia constantemente.

Conclusiones

En contra del pensamiento popular, la velocidad del dinero no tiene vida propia. No es una entidad independiente y, por tanto, no puede causar nada, y mucho menos compensar el efecto de los aumentos de la oferta monetaria en el impulso de los precios de los bienes. Además, la velocidad no puede reforzar los medios de financiación, tal y como se desprende de la ecuación de intercambio, que es seguida religiosamente por la mayoría de los economistas y comentaristas económicos.

Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire