Mises Wire

Home | Wire | Entendiendo el significado correcto de «igualdad»

Entendiendo el significado correcto de «igualdad»

  • equal

Etiquetas Teoría Política

[Una selección de Liberalismo.]

Igualdad

En ninguna parte es más clara y fácil de demostrar la diferencia entre el razonamiento del antiguo liberalismo y el del neoliberalismo que en su tratamiento del problema de la igualdad. Los liberales del siglo XVIII, guiados por las ideas de la ley natural y de la Ilustración, exigieron para todos la igualdad de derechos políticos y civiles porque asumieron que todos los hombres son iguales. Dios creó a todos los hombres iguales, dotándolos fundamentalmente de las mismas capacidades y talentos, insuflándoles a todos ellos el aliento de su espíritu. Todas las distinciones entre los hombres son sólo artificiales, producto de instituciones sociales, humanas, es decir, transitorias. Lo que es imperecedero en el hombre - su espíritu - es sin duda lo mismo en ricos y pobres, nobles y plebeyos, blancos y de color.

Sin embargo, nada es tan infundado como la afirmación de la supuesta igualdad de todos los miembros de la raza humana. Los hombres son totalmente desiguales. Incluso entre hermanos existen las más marcadas diferencias en atributos físicos y mentales. La naturaleza nunca se repite en sus creaciones; no produce nada por docenas, ni sus productos están estandarizados. Cada hombre que sale de su taller lleva la huella del individuo, lo único, lo que nunca se vuelve a repetir. Los hombres no son iguales, y la exigencia de igualdad ante la ley no puede en modo alguno basarse en la afirmación de que la igualdad de trato se debe a los iguales.

Hay dos razones distintas por las que todos los hombres deben recibir el mismo trato ante la ley. Una ya fue mencionada cuando analizamos las objeciones a la servidumbre involuntaria. Para que el trabajo humano alcance su máxima productividad, el trabajador debe ser libre, porque sólo el trabajador libre, disfrutando en forma de salario de los frutos de su propia industria, se esforzará al máximo. La segunda consideración a favor de la igualdad de todos los hombres ante la ley es el mantenimiento de la paz social. Ya se ha señalado que debe evitarse toda perturbación del desarrollo pacífico de la división del trabajo. Pero es casi imposible mantener una paz duradera en una sociedad en la que los derechos y deberes de las respectivas clases son diferentes. Quien niegue los derechos a una parte de la población debe estar siempre preparado para un ataque unido de los desposeídos a los privilegiados. Los privilegios de clase deben desaparecer para que el conflicto sobre ellos pueda cesar.

Por lo tanto, es bastante injustificable encontrar fallas en la manera en que el liberalismo puso en práctica su postulado de igualdad, sobre la base de que lo que creó fue sólo la igualdad ante la ley, y no la igualdad real. Todo el poder humano sería insuficiente para hacer a los hombres realmente iguales. Los hombres son y seguirán siendo siempre desiguales. Son las sobrias consideraciones de utilidad como las que hemos presentado aquí las que constituyen el argumento a favor de la igualdad de todos los hombres ante la ley. El liberalismo nunca ha pretendido nada más que esto, ni podría pedir nada más. Está más allá del poder humano hacer blanco a un negro. Pero al negro se le pueden conceder los mismos derechos que al hombre blanco y por lo tanto se le puede ofrecer la posibilidad de ganar tanto si produce tanto.

Pero, dicen los socialistas, no basta con hacer a los hombres iguales ante la ley. Para hacerlos realmente iguales, también hay que asignarles los mismos ingresos. No basta con abolir los privilegios de nacimiento y de rango. Hay que terminar el trabajo y eliminar el mayor y más importante privilegio de todos, el de la propiedad privada. Sólo entonces se realizará completamente el programa liberal, y un liberalismo consecuente conduce así en última instancia al socialismo, a la abolición de la propiedad privada de los medios de producción.

El privilegio es un arreglo institucional que favorece a algunos individuos o a un cierto grupo a expensas del resto. El privilegio existe, aunque perjudica a algunos —tal vez a la mayoría— y no beneficia a nadie excepto a aquellos para cuyo beneficio fue creado. En el orden feudal de la Edad Media, ciertos señores tenían el derecho hereditario de tener un cargo de juez. Eran jueces porque habían heredado el cargo, independientemente de si poseían las habilidades y cualidades de carácter que hacen que un hombre sea juez. A sus ojos este cargo no era más que una lucrativa fuente de ingresos. Aquí la judicatura era el privilegio de una clase de nacimiento noble.

Sin embargo, si, como en los estados modernos, los jueces siempre se encuentran en el círculo de los que tienen conocimientos y experiencia jurídica, esto no constituye un privilegio a favor de los abogados. Se da preferencia a los abogados, no por su bien, sino por el bienestar público, porque la gente opina generalmente que el conocimiento de la jurisprudencia es un requisito previo indispensable para ejercer la judicatura. La cuestión de si un determinado arreglo institucional debe o no considerarse como un privilegio concedido a un determinado grupo, clase o persona no se decide en función de si es ventajoso o no para ese grupo, clase o persona, sino en función de lo beneficioso que se considere que es para el público en general. El hecho de que en un barco en el mar un hombre sea capitán y los demás constituyan su tripulación y estén sujetos a su mando es ciertamente una ventaja para el capitán. Sin embargo, no es un privilegio del capitán si posee la capacidad de dirigir el barco entre los arrecifes en una tormenta y, por lo tanto, de ser útil no sólo para sí mismo, sino para toda la tripulación.

Para determinar si un arreglo institucional debe considerarse como un privilegio especial de un individuo o de una clase, la pregunta que debe hacerse no es si beneficia a tal o cual individuo o clase, sino sólo si es beneficioso para el público en general. Si llegamos a la conclusión de que sólo la propiedad privada de los medios de producción hace posible el desarrollo próspero de la sociedad humana, es evidente que esto equivale a decir que la propiedad privada no es un privilegio del dueño de la propiedad, sino una institución social para el bien y el beneficio de todos, aunque al mismo tiempo pueda ser especialmente agradable y ventajosa para algunos.

No es en nombre de los propietarios que el liberalismo favorece la preservación de la institución de la propiedad privada. No es porque la abolición de esa institución violaría los derechos de propiedad que los liberales quieren preservarla. Si consideraran que la abolición de la institución de la propiedad privada es de interés general, abogarían por su abolición, sin importar cuán perjudicial pueda ser esa política para los intereses de los propietarios. Sin embargo, la preservación de esa institución es en interés de todos los estratos de la sociedad. Incluso el pobre, que no puede llamar a nada suyo, vive incomparablemente mejor en nuestra sociedad de lo que lo haría en una que se mostraría incapaz de producir ni siquiera una fracción de lo que se produce en la nuestra.

La desigualdad de la riqueza y los ingresos

Lo que más se critica en nuestro orden social es la desigualdad en la distribución de la riqueza y los ingresos, Hay ricos y pobres; hay muy ricos y muy pobres. La salida no está muy lejos: la distribución equitativa de toda la riqueza.

La primera objeción a esta propuesta es que no ayudará mucho a la situación porque los de medios moderados superan con creces a los ricos, de modo que cada individuo podría esperar de tal distribución sólo un incremento bastante insignificante de su nivel de vida. Esto es ciertamente correcto, pero el argumento no es completo. Los que abogan por la igualdad en la distribución de los ingresos pasan por alto el punto más importante, a saber, que el total disponible para la distribución, el producto anual del trabajo social, no es independiente de la forma en que se divide. El hecho de que ese producto sea hoy tan grande como lo es, no es un fenómeno natural o tecnológico independiente de todas las condiciones sociales, sino que es enteramente el resultado de nuestras instituciones sociales. Sólo porque la desigualdad de la riqueza es posible en nuestro orden social, sólo porque estimula a cada uno a producir tanto como pueda y al menor costo, la humanidad tiene hoy a su disposición la riqueza anual total disponible para el consumo. Si se destruyera este incentivo, la productividad se reduciría tanto que la porción que una distribución igualitaria asignaría a cada individuo sería mucho menor que la que reciben hoy en día incluso los más pobres.

Sin embargo, la desigualdad en la distribución de los ingresos tiene todavía una segunda función tan importante como la ya mencionada: hace posible el lujo de los ricos.

Se han dicho y escrito muchas tonterías sobre el lujo. Contra el consumo de lujo se ha objetado que es injusto que algunos disfruten de gran abundancia mientras que otros están en la necesidad. Este argumento parece tener algún mérito. Pero sólo parece ser así. Porque si se puede demostrar que el consumo de lujo desempeña una función útil en el sistema de cooperación social, entonces el argumento resultará inválido. Esto, sin embargo, es lo que intentaremos demostrar.

Nuestra defensa del consumo de lujo no es, por supuesto, el argumento que uno escucha ocasionalmente, es decir, que reparte el dinero entre la gente. Si los ricos no se dieran el lujo, se dice, los pobres no tendrían ingresos. Esto es simplemente una tontería. Porque si no hubiera consumo de lujo, el capital y el trabajo que de otro modo se habrían aplicado a la producción de bienes de lujo produciría otros bienes: artículos de consumo masivo, artículos necesarios, en lugar de los «superfluos».

Para formarse una concepción correcta del significado social del consumo de lujo, uno debe primero darse cuenta de que el concepto de lujo es totalmente relativo. El lujo consiste en una forma de vida que contrasta con la de la gran masa de sus contemporáneos. La concepción del lujo es, por lo tanto, esencialmente histórica. Muchas cosas que nos parecen necesarias hoy en día se consideraron una vez como lujos. Cuando en la Edad Media, una aristocrática dama bizantina que se había casado con un dux veneciano utilizó un instrumento de oro, que podría llamarse el precursor del tenedor tal como lo conocemos hoy en día, en lugar de sus dedos, al comer sus comidas, los venecianos consideraron esto como un lujo sin Dios, y lo pensaron sólo cuando la dama fue golpeada por una terrible enfermedad; esto debe ser, supusieron, el castigo bien merecido de Dios por tal extravagancia antinatural. Hace dos o tres generaciones, incluso en Inglaterra, un baño interior era considerado un lujo; hoy en día, la casa de cada trabajador inglés del mejor tipo contiene uno. Hace treinta y cinco años no había automóviles; hace veinte años la posesión de tal vehículo era el signo de un modo de vida particularmente lujoso; hoy en los Estados Unidos incluso el trabajador tiene su Ford. Este es el curso de la historia económica. El lujo de hoy es la necesidad de mañana. Cada avance primero nace como el lujo de unos pocos ricos, sólo para convertirse, después de un tiempo, en la necesidad indispensable que todo el mundo da por sentado. El consumo de lujo proporciona a la industria el estímulo para descubrir e introducir nuevas cosas. Es uno de los factores dinámicos de nuestra economía. A él se deben las innovaciones progresivas por las que el nivel de vida de todos los estratos de la población se ha ido elevando gradualmente.

La mayoría de nosotros no simpatiza con el rico ocioso que pasa su vida en el placer sin hacer ningún trabajo. Pero incluso él cumple una función en la vida del organismo social. Es un ejemplo de lujo que despierta en la multitud la conciencia de nuevas necesidades y da a la industria el incentivo para satisfacerlas. Hubo un tiempo en que sólo los ricos podían permitirse el lujo de visitar países extranjeros. Schiller nunca vio las montañas suizas, que celebraba en Guillermo Tell, aunque lindaban con su patria suaba. Goethe no vio ni París, ni Viena, ni Londres. Hoy, sin embargo, cientos de miles viajan, y pronto millones lo harán.

Author:

Ludwig von Mises

Ludwig von Mises was the acknowledged leader of the Austrian school of economic thought, a prodigious originator in economic theory, and a prolific author. Mises's writings and lectures encompassed economic theory, history, epistemology, government, and political philosophy. His contributions to economic theory include important clarifications on the quantity theory of money, the theory of the trade cycle, the integration of monetary theory with economic theory in general, and a demonstration that socialism must fail because it cannot solve the problem of economic calculation. Mises was the first scholar to recognize that economics is part of a larger science in human action, a science that he called praxeology.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
marchmeena29 via Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire