Mises Wire

Home | Wire | En qué se equivocan los nuevos premios Nobel de economía

En qué se equivocan los nuevos premios Nobel de economía

  • calculator

Etiquetas Filosofía y MetodologíaPraxeología

10/12/2021

El Premio Nobel de Economía de este año ha sido concedido a David Card, de la Universidad de California en Berkeley, Joshua Angrist, del Instituto Tecnológico de Massachusetts, y Guido Imbens, de la Universidad de Stanford. Los galardonados, según el Comité Nobel, han hecho una importante contribución sobre cómo determinar la causa y el efecto a partir de datos observacionales.

Por ejemplo, ¿cómo afecta la imposición de un salario mínimo al empleo? Para responder a este tipo de preguntas, los economistas se basan en datos observacionales, pero con los datos observacionales surge un problema de identificación fundamental: la causa subyacente de cualquier correlación sigue sin estar clara.

Si observamos que los salarios mínimos y el desempleo están correlacionados, ¿se debe a que un salario mínimo provoca el desempleo? ¿O porque el desempleo y el menor crecimiento de los salarios en la parte inferior de la distribución salarial conducen a la introducción de un salario mínimo? ¿O porque hay una miríada de otros factores que afectan tanto al desempleo como a la decisión de introducir un salario mínimo? Sin embargo, una de las principales preocupaciones del enfoque de las ecuaciones estructurales es que, para establecer una relación causal, la estructura propuesta tiene que estar correctamente especificada.1

Según la mayoría de los comentaristas, el aumento del salario mínimo va a perjudicar al mercado laboral al aumentar el desempleo. En un estudio realizado en la década de 1990, los economistas David Card y Alan Krueger examinaron una subida del salario mínimo en Nueva Jersey comparando los restaurantes de comida rápida de allí y de una zona adyacente de Pensilvania.2 No encontraron ningún impacto en el empleo.

Al modificar los ensayos controlados aleatorios (ECA), nuestros premios Nobel, en particular Ingrist e Imbens, han resuelto supuestamente el problema de cómo determinar la causalidad a partir de los datos. Para el propósito de este artículo, no discutiremos los detalles empleados por los laureados para determinar la causa y el efecto a partir de los datos.

¿Pueden los datos históricos decirnos cómo funciona la economía?

Tenga en cuenta que los llamados datos que utilizan los analistas son una muestra de información histórica.

Según Ludwig von Mises en Acción humana (pp. 41-49),

La historia no puede enseñarnos ninguna regla, principio o ley general. No hay forma de abstraer a posteriori de una experiencia histórica ninguna teoría o teorema sobre la conducta y la política humanas.

Además, en The Ultimate Foundation of Economic Science (p. 74) Mises argumentó que

Lo que podemos «observar» son siempre sólo fenómenos complejos. Lo que la historia económica, la observación o la experiencia pueden decirnos son hechos como estos Durante un período definido del pasado el minero Juan en las minas de carbón de la empresa X en el pueblo de Y ganó p dólares por una jornada de trabajo de n horas. No hay manera de que el conjunto de estos datos y otros similares conduzca a ninguna teoría sobre los factores que determinan la altura de los salarios.

En las ciencias naturales, aunque un científico puede aislar varios hechos, no conoce las leyes que rigen estos hechos.

Lo único que puede hacer es formular una hipótesis sobre la «verdadera ley» que rige el comportamiento de las distintas partículas identificadas. Sin embargo, nunca puede estar seguro de las «verdaderas» leyes de la naturaleza. Sobre esto escribió Murray N. Rothbard,

Las leyes sólo pueden ser hipotéticas. Su validez sólo puede determinarse deduciendo lógicamente de ellas los consecuentes, que pueden verificarse apelando a los hechos de laboratorio. Sin embargo, aunque las leyes expliquen los hechos y sus deducciones sean coherentes con ellos, las leyes de la física nunca pueden establecerse de forma absoluta. Porque alguna otra ley puede resultar más elegante o capaz de explicar una gama más amplia de hechos. En física, por tanto, las explicaciones postuladas tienen que ser hipotetizadas de tal manera que ellas o sus consecuentes puedan ser probadas empíricamente. Incluso entonces, las leyes sólo tienen una validez tentativa y no absoluta.3

Sin embargo, en la economía no necesitamos formular hipótesis, ya que en la economía podemos determinar la esencia y el significado de la conducta de las personas.

Por ejemplo, se puede observar que las personas realizan diversas actividades. Pueden realizar trabajos manuales, conducir coches, caminar por la calle o cenar en restaurantes. La esencia de estas actividades es que todas tienen un propósito.

Además, podemos establecer el significado de estas actividades. Así, el trabajo manual puede ser un medio para que algunas personas ganen dinero, lo que a su vez les permite alcanzar diversos objetivos como comprar alimentos o ropa.

Cenar en un restaurante puede ser un medio para establecer relaciones comerciales. Conducir un coche puede ser un medio para llegar a un determinado destino. Las personas actúan en un marco de medios y fines; utilizan diversos medios para conseguir fines. De lo anterior también se desprende que las acciones de las personas son conscientes y tienen un propósito.

El conocimiento de que la acción humana es consciente y propositiva es cierto y no tentativo. Cualquiera que intente objetar esto, de hecho se contradice a sí mismo, ya que está involucrado en el acto intencional y consciente de argumentar que las acciones humanas no son conscientes y propositivas. También son válidas varias conclusiones derivadas de este conocimiento de la acción consciente y propositiva.

La teoría de que la acción humana es consciente y tiene un propósito se sostiene por sí misma, independientemente de lo que muestren los llamados datos.

Ni que decir tiene que la teoría establecida no requiere ninguna verificación estadística. A diferencia de las ciencias naturales, en economía no hacemos hipótesis. Conocemos la esencia de las cosas, es decir, que la acción humana es consciente y tiene un propósito. Por lo tanto, en economía no tenemos que establecer una hipótesis y luego probarla.

Dado que la economía trata de acciones humanas conscientes e intencionadas, podemos establecer que la causalidad emana de los seres humanos y no de factores externos. Por ejemplo, los individuos no responden mecánicamente a los cambios en los ingresos personales. Cada individuo lo hace de acuerdo con sus objetivos.

El salario mínimo y el desempleo

Dado que el objetivo final de cada individuo es el mantenimiento de su vida y su bienestar, es poco probable que un empresario pague a un trabajador más que el valor del producto que éste genera. Si un trabajador genera por hora un valor de 10 dólares para la empresa, el empresario no va a pagar más que esa cantidad.

Si el salario mínimo se fija en 15 dólares por hora y el trabajador sólo puede generar un valor de 10 dólares por hora, es ilegal que la empresa pague al trabajador menos del salario mínimo de 15 dólares por hora. En este caso, la empresa se vería obligada a despedir al trabajador, ya que emplearlo por 15 dólares la hora socavaría la rentabilidad de la empresa.

Un estudio que emplee métodos cuantitativos avanzados y concluya que el aumento del salario mínimo es inocuo para el mercado laboral es cuestionable. Dicho estudio implica que los individuos no buscan mejorar sus vidas y su bienestar.

Obsérvese que no es necesario realizar estudios cuantitativos para comprobar que el aumento del salario mínimo va a suponer un aumento del desempleo. Todo lo que se requiere es una discusión lógica que la mayoría de los seres humanos podrían seguir.

Conclusiones

Al contrario de lo que se suele pensar, no evaluamos una teoría en función de si se corresponde con los datos como tales, sino que, por el contrario, evaluamos los datos mediante una teoría.

El propósito de una teoría es proporcionar la esencia del tema de investigación. Es como un mapa de carreteras que proporciona información sobre un lugar concreto sin tener en cuenta varios factores no esenciales. Así, indica al lector cómo llegar al punto B desde el punto A. El mapa, sin embargo, no proporciona diversos detalles, como los árboles y las casas de los alrededores.

No hace falta una comprobación estadística para establecer el efecto del aumento del salario mínimo en el desempleo. Un simple análisis lógico demuestra que un aumento del salario mínimo va a socavar el mercado laboral.

Dado que la economía trata de acciones humanas conscientes y con propósito, podemos establecer que la causalidad emana de los seres humanos y no de factores externos.

  • 1. Answering Causal Questions Using Observational Data (Comité del Premio de Ciencias Económicas en Memoria de Alfred Nobel, 2021).
  • 2. David Card y Alan Krueger, «Minimum Wages and Employment», American Economic Review 84 (1994): 772-93.
  • 3. Murray N. Rothbard, «Towards a Reconstruction of Utility and Welfare Economics», en On Freedom and Free Enterprise: The Economics of Free Enterprise, ed. May Sennholz (Princeton, N.J.: D. Van Nostrand, 1956), p. 3.
Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here