Mises Wire

Home | Wire | En defensa de Turgot

En defensa de Turgot

  • phil

Etiquetas Historial mundial

12/10/2021

Murray Rothbard considera al economista y administrador francés del siglo XVIII Anne-Robert-Jacques Turgot como una figura grande y admirable, pero David Graeber y David Wengrow no están de acuerdo. En su libro recientemente publicado The Dawn of Everything (Farrar, Straus and Giroux, 2021), presentan a Turgot como una fuerza del mal. Sus ideas justificaban un falso sentimiento de superioridad occidental frente a pueblos supuestamente menos civilizados y, de ese modo, apoyaban las guerras de conquista contra ellos. En la columna de esta semana, me gustaría considerar su versión de la comparación de Turgot entre la sociedad moderna y la primitiva.

Graeber, que murió justo antes de que se publicara el libro, y Wengrow son antropólogos anarquistas de izquierda, amargamente opuestos al capitalismo, que consideran un sistema opresivo. Su principal queja contra el capitalismo es que obliga a la gente a ser productiva. El sistema presiona a las personas para que trabajen más y más horas con el fin de obtener más bienes materiales, aunque serían más felices con más ocio y una vida más sencilla. En resumen, el capitalismo embrutece la vida humana.

La opinión de Rothbard sobre Turgot no podría ser más diferente:

Al pasar a un análisis más detallado del proceso de mercado, Turgot señala que el interés propio es el motor principal de ese proceso, y que ... el interés individual en el mercado libre debe coincidir siempre con el interés general. El comprador seleccionará al vendedor que le dará el mejor precio por el producto más adecuado, y el vendedor venderá su mejor mercancía al precio más bajo de la competencia. Las restricciones gubernamentales y los privilegios especiales, en cambio, obligan a los consumidores a comprar productos más pobres a precios elevados.

Turgot concluye que «la libertad general de compra y venta es, por tanto, ... el único medio de asegurar, por un lado, al vendedor un precio suficiente para fomentar la producción y, por otro, al consumidor la mejor mercancía al precio más bajo». Turgot concluyó que el gobierno debía limitarse estrictamente a proteger a los individuos contra la «gran injusticia» y a la nación contra la invasión. «El gobierno debe proteger siempre la libertad natural del comprador para comprar, y del vendedor para vender».

Los individuos en el capitalismo persiguen libremente sus objetivos; dejando de lado las exigencias de la naturaleza, no están obligados a hacer nada.

¿Por qué Graeber y Wengrow tienen una visión tan negativa del mercado libre y de su defensor Turgot? Según cuentan, Turgot responde a Madame de Graffigny y a otros escritores franceses que destacan la libertad que poseen los pueblos nativos no tocados por la civilización:

Sí, reconoce Turgot, «todos amamos la idea de la libertad y la igualdad», en principio. Pero hay que tener en cuenta un contexto más amplio... la libertad y la igualdad de los salvajes no es un signo de su superioridad; es un signo de inferioridad, ya que sólo es posible en una sociedad en la que cada hogar es en gran medida autosuficiente y, por tanto, en la que todos son igualmente pobres.... A medida que las sociedades evolucionan, razona Turgot, la tecnología avanza. Las diferencias naturales de talentos y capacidades entre los individuos ... se vuelven más significativas, y finalmente forman la base de una división del trabajo cada vez más compleja. Pasamos de las sociedades simples... a nuestra compleja «civilización comercial», en la que la pobreza y la desposesión de algunos -por lamentable que sea- es, sin embargo, la condición necesaria para la prosperidad de la sociedad en su conjunto. (p. 60)

Esta versión de Turgot malinterpreta por completo su argumento. Turgot no dice que la división del trabajo disminuya la libertad, sino que aumenta la productividad. Lo hace aprovechando la especialización, y esto conduce a la desigualdad porque las diferencias naturales se desarrollarán más. Pero Turgot no afirma que el libre mercado conduzca a una sociedad jerárquica en la que unos deban dominar a otros. ¿Por qué habría de hacerlo? Graeber y Wengrow no nos lo dicen.

Podrían rebatir esto con dos puntos. En primer lugar, podrían negar que las sociedades primitivas fueran menos productivas que las sociedades comerciales modernas, pero esto no parece plausible. Argumentan que en muchas sociedades primitivas, la mayoría de la gente tenía abundancia de bienes, pero incluso si eso es cierto, no se deduce que una economía que utiliza la división del trabajo no sea más productiva: el argumento de la mayor productividad de la división del trabajo no depende de la premisa de que una sociedad sin esta característica esté empobrecida.

El segundo punto que podrían plantear contra Turgot es el siguiente. Según sus pruebas antropológicas, en algunas sociedades primitivas no había un gran número de pobres, pero es cierto que hay un gran número de pobres en las sociedades comerciales. ¿No demuestra esto que las sociedades primitivas eran en este aspecto mejores?

Este argumento pasa por alto el hecho de que, en comparación con el mundo moderno, los modos primitivos de organización social son capaces de soportar un número mucho menor de personas. Si la población aumentara, una sociedad primitiva igualitaria sería incapaz de hacer frente a la carga añadida; sólo la división del trabajo hace posible la supervivencia de las enormes poblaciones del mundo moderno. Los lectores recordarán, sin duda, que Mises formula un argumento paralelo en respuesta a las acusaciones de que la Revolución Industrial empeoró las condiciones de las masas (véase Acción humana, p. 617). Y si aún queda un gran número de pobres, la acumulación de capital que fomenta el libre mercado conduce a mejorar su situación. Graeber y Wengrow cometen un extraño error al deducir del argumento de Turgot de que la prosperidad general del mundo moderno es mayor que en épocas anteriores, aunque haya pobres, que él cree que el aumento de la prosperidad requiere la existencia de pobres.

Turgot presenta otro argumento al que Graeber y Wengrow no tienen una respuesta adecuada. Si se quiere imponer la igualdad en las condiciones modernas, la «única alternativa... sería una intervención estatal masiva, al estilo incaico, para crear una uniformidad de las condiciones sociales; una igualdad impuesta que sólo podría tener el efecto de aplastar toda iniciativa y, por lo tanto, resultar en una catástrofe económica y social» (parafraseado en la p. 60).

Graeber y Wengrow nos hablan de muchos descubrimientos notables que los antropólogos han hecho en los últimos años, pero no entienden que sus críticas a Turgot y al libre mercado se basan en falacias económicas elementales. Para ellos, la antropología es la ciencia maestra, y miran con condescendencia a quienes ignoran sus misterios. Como el Abt Vogler de Robert Browning, dicen: «Los demás pueden razonar, y bienvenidos; nosotros los músicos sabemos».

Author:

Contact David Gordon

David Gordon is Senior Fellow at the Mises Institute and editor of the Mises Review.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire