Mises Wire

Home | Wire | En comparación con Europa y China, Estados Unidos sigue siendo una apuesta segura

En comparación con Europa y China, Estados Unidos sigue siendo una apuesta segura

  • shanghai

Etiquetas Mercados financierosEconomía de EEUU

01/27/2021

Muchos expertos financieros se han apresurado a hacer lo que se ha considerado como llamadas de «Biden trade» basadas en las proyecciones de Associated Press, NBC News y otros medios de comunicación de una presidencia de Joe Biden. El «Biden trade» es un sinónimo de recomendación de invertir en activos que puedan beneficiarse de una presidencia demócrata a juzgar por las principales políticas anunciadas a lo largo de la campaña.

El primer riesgo para los inversores es hacer apuestas significativas en cambios radicales de política cuando el equilibrio de poder en la Cámara y el Senado puede inhibir muchos de los cambios de política que acaparan los titulares. Ya tenemos informes, por ejemplo, que muestran cómo las subidas de impuestos pueden detenerse debido a la combinación de un gobierno dividido y las negociaciones de un nuevo paquete de estímulo.

¿A qué apostaban los inversores al inicio de la administración de Trump?

El segundo riesgo para los inversores es seguir apuestas aparentemente bien argumentadas basadas en un resultado político que terminan creando el efecto contrario. En 2017, el premio Nobel Paul Krugman escribió sobre el mercado de valores después de una victoria de Trump: «Si la pregunta es cuándo se recuperarán los mercados, una respuesta de primera mano es nunca». El S&P 500 batió nuevos récords históricos en los tres años siguientes. Durante la presidencia de Trump se produjo un repunte de las acciones, un mínimo histórico en el rendimiento de la deuda estadounidense, niveles récord de empleo, aumento de los salarios reales y un fuerte crecimiento antes de la pandemia. Una situación similar ocurrió con el gobierno de Obama. Muchos inversores y expertos predijeron un aumento de las acciones renovables y un colapso del dólar y de las grandes empresas estadounidenses, y nada de eso ocurrió como se esperaba.

Lo que se predice para los años de Biden

¿Cuáles son los más llamados «oficios de Biden»? Esencialmente, podemos resumirlas de la siguiente manera: un dólar más débil basado en los agresivos planes fiscales y el gasto deficitario del equipo Biden-Harris, una sobreponderación de Europa y China basada en el esperado fin de los aranceles y las medidas comerciales, así como unos beneficios corporativos más débiles para las empresas estadounidenses debido a una mayor regulación y unos impuestos más altos. Lo que me sorprende es que muchos colegas del mundo de las finanzas y de la comunidad de analistas defienden la debilidad del dólar y el aumento de la deuda, así como unas peores perspectivas para la inversión y los negocios. Sin embargo, son resultados que perjudican a los consumidores, a los contribuyentes y a la creación de empleo.

El problema de invertir basándose en predicciones políticas

Sin embargo, debemos considerar las llamadas operaciones de Biden a la luz de la experiencia. Sabemos por el mandato de Obama-Biden que hacer apuestas agresivas relacionadas con la política puede ser un error notablemente grande.

A pesar de los llamamientos de consenso a favor de un dólar estadounidense más débil, entre el 20 de enero de 2009 y el 20 de enero de 2017, cuando Obama y Biden estaban en el poder, el índice del dólar estadounidense (DXY) subió un 16,8%, el índice del dólar ponderado por el comercio subió un 15,9%, y el dólar se fortaleció frente al euro un 20,6% y también se fortaleció frente al yuan.

La idea de que Biden acabará con los aranceles y el llamado proteccionismo también está desmentida por la historia. Según el Servicio de inteligencia geopolítica, Estados Unidos implementó más medidas proteccionistas que cualquier otro país del mundo durante la administración Obama, más de seiscientas medidas que limitan el libre comercio, incluyendo aranceles a los paneles solares y barreras comerciales a los capitales y productos importados.

También hay que recordar que la revolución del fracking en Estados Unidos y el mayor aumento de la producción nacional de petróleo se produjeron durante el mandato de Obama-Biden, mientras que las quiebras de la energía solar se dispararon a máximos históricos entre 2010 y 2017 a medida que los precios se desplomaban y la deuda se hacía impagable. El llamamiento a invertir en el espacio de las energías limpias basado en un cambio de política generó un enorme rendimiento inferior en relación con el S&P 500 y el Nasdaq. Las buenas y sólidas empresas de energías renovables lo hicieron relativamente bien, mientras que los líderes tecnológicos se fortalecieron, pero el llamamiento generalizado produjo un mero rendimiento del 2% en el Índice de Energías Limpias (NEX) en relación con un aumento del 182% en el S&P 500 y la friolera del 285% en el Nasdaq.

Los llamamientos a la mejora del rendimiento de China y Europa también pueden ser erróneos a juzgar por el pasado. Las acciones europeas (Stoxx 600) tuvieron un rendimiento inferior al del S&P 500 durante el mandato de Obama-Biden, obteniendo casi la mitad del rendimiento, ajustado por divisas, del índice general estadounidense. Algo similar ocurrió con las acciones chinas, ya que el índice general de China obtuvo un tercio del rendimiento del índice estadounidense. Los mercados emergentes también tuvieron un rendimiento muy inferior al S&P 500 y al Nasdaq.

Es probable que el crecimiento estadounidense decepcione

Otras propuestas suponen un gasto masivo, pero son sorprendentemente benévolas con el resultado del déficit y la deuda. Según el Comité para un Presupuesto Federal Responsable, las propuestas de Biden aumentarán el déficit estadounidense en 5,6 billones de dólares de 2021 a 2030 y hasta 8,3 billones. Por lo tanto, es probable que las predicciones de un efecto keynesiano masivo de los planes de gasto sean—de nuevo—erróneas, con estimaciones de crecimiento por debajo de las expectativas y una deuda que se dispara.

Puede que los inversores quieran creer en la varita mágica de un presidente, pero la realidad es que el nivel de independencia estatal de Estados Unidos, el sistema de controles y equilibrios, el control del Senado y la diversificación e innovación de los empresarios estadounidenses hacen casi imposible creer que las políticas radicales anunciadas se apliquen en toda su extensión prevista, y mucho menos que generen las estimaciones de consenso.

En comparación con Europa y China, Estados Unidos sigue siendo una apuesta más segura

Si podemos aprender algo del pasado es que la economía de Estados Unidos demuestra ser mucho más resistente de lo que predicen los analistas y que apostar en contra de Estados Unidos es una mala idea, incluso si la administración intenta avanzar en propuestas anti empresariales. Los pronósticos de la «ola azul» eran erróneos, y el probable resultado de estas elecciones puede demostrar que debemos prestar más atención a la realidad de la economía estadounidense y sus pequeñas y medianas empresas que a la política de titulares.

Author:

Daniel Lacalle

Daniel Lacalle, PhD, economist and fund manager, is the author of the bestselling books Freedom or Equality (2020), Escape from the Central Bank Trap (2017), The Energy World Is Flat (2015), and Life in the Financial Markets (2014).

He is a professor of global economy at IE Business School in Madrid.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire