Mises Wire

Home | Wire | En busca de la utopía

En busca de la utopía

  • utopia

Etiquetas Historial mundial

03/15/2021

La utopía se describe como una sociedad sin dolor ni pobreza. Se buscaba mucho antes de que Sir Thomas More acuñara la palabra en 1516 a partir de las palabras griegas ou y topos. Dado que su combinación se traduce como «colocar», More entendía que era inalcanzable. Tiene muchos nombres: Datong, Jardín del Edén, Atlántida y Nueva Jerusalén.

Para muchos, la utopía evoca imágenes del reino milenario de Cristo en la tierra o de los marxistas que comunican el mundo, y la guerra apocalíptica que precede a cada una. Esta guerra es entre el bien y el mal en el cristianismo y entre proletarios y capitalistas en el comunismo. La victoria pone fin a la alienación de los cristianos de Dios a través del pecado y el materialismo y de los proletarios de su verdadero ser a través de la división del trabajo y la especialización. Estos viajes son tan similares porque el comunismo secular evolucionó a partir del milenarismo cristiano.

El milenarismo cristiano y su influencia en el pensamiento comunista se detallan en «Karl Marx como escatólogo religioso» de Murray Rothbard.1 Según Rothbard, los movimientos milenaristas siguen un patrón. Los hombres que reclamaban la divinidad o la designación divina y predicaban la salvación colectiva y el apocalipsis venidero engrosaban sus filas con los pobres prometiéndoles un lugar en la utopía si creían y seguían. Establecieron colectivos de conformidad y propiedad. A medida que las necesidades se satisfacían con las distribuciones del almacén comunal, el trabajo y la producción caían en picado en estas comunas. En última instancia, estos movimientos terminaron cuando los almacenes se vaciaron.

El profesor Georg Wilhelm Friedrich Hegel amplió el milenarismo de las pequeñas comunas religiosas a un comunismo de Estado.2 Transformó el Estado, «el ideal divino en la tierra», como dijo, en una religión que puso fin a la alienación de la humanidad y Dios con su unificación en lo que denominó Hombre-Dios.

El marxismo como lucha religiosa

Los líderes modernos deben mucho a Hegel. Los presidentes Wilson y Nixon utilizaron esta nueva religión para imponer la moral al pueblo con prohibiciones sobre el alcohol y las drogas. La afirmación de Hegel «el Estado es la marcha de Dios por el mundo», sería el lema perfecto para la política exterior estadounidense del siglo XX. El apoyo reverencial de los demócratas a Clinton y Obama y el mismo de los republicanos a Reagan y Trump manifiestan el poder de estas sectas religiosas en EEUU.

El comunismo de Hegel fue secularizado por Karl Marx.3 El comunismo de Marx es una sociedad sin Dios, clases, dinero, propiedad personal y jerarquía. En ella, las personas contribuyen según sus capacidades en esfuerzos cooperativos para producir los bienes que la sociedad necesita y para distribuirlos según las necesidades. Para realizarla, los proletarios deben acabar con su alienación de su verdadero yo en un proceso de tres etapas. En la primera, los opresores capitalistas son derrocados en una revolución violenta. En la segunda, se establece el comunismo crudo,4 una dictadura despótica del proletariado, para liberar el ideal comunista que está aprisionado en nosotros por el materialismo y el individualismo. El aplastamiento de la diversidad en la uniformidad prepara el camino para la tercera y última etapa, el comunismo superior.

La historia demuestra que el comunismo superior nunca surge, porque los dictadores proletarios, como señaló Mijaíl Bakunin,5 dejan de ser proletarios una vez que obtienen el poder y se resisten a abandonarlo. Estos dictadores siguen un modelo. Ignorando la ley de los mercados, bajan los precios y suben los salarios con dictados vendidos con empatía populista y retórica encendida. Para cubrir el desempleo y la escasez resultantes, nacionalizan las empresas y las dirigen para que aumenten la producción, no hasta el nivel en el que los precios máximos se ajustan a la oferta, sino hasta el nivel en el que los precios máximos se ajustan a la demanda. Aumentan la producción de manera ineficiente, llenando las fábricas y las líneas de producción con proletarios ociosos.6 Las pérdidas que se producen por seguir los dictados en lugar de los mercados, como en el caso de la Oficina de Correos de Estados Unidos,7 se cubren con subsidios de dinero impreso inflado.8 Mientras se hace esto, los dictadores se distribuyen la generosidad de los almacenes comunales.9 El descontento que finalmente se levanta es aplastado con purgas,10 lo que consolida el poder y estanca la revolución en la distopía del comunismo burdo.11

Dado que el comunismo crudo es una distopía y que éste y el sistema de mercado son antónimos, ¿podría el sistema de mercado ser la utopía que las generaciones han buscado? Irónicamente, ambos se desarrollaron a partir del cristianismo. Mientras que el comunismo, como ya se ha comentado, evolucionó a partir de la salvación colectiva,12 el sistema de mercado surgió de ideas que incluían la salvación individual.13 La salvación individual fue una idea progresista en la Europa posromana. Dio lugar al individualismo, ya que hizo que los siervos fueran iguales a los nobles a los ojos de Dios. El auge del individualismo entre los aldeanos de las ciudades italianas medievales, así como su rechazo al feudalismo, la proximidad a las rutas comerciales internacionales y la continuación de los derechos de propiedad romanos,14 dieron lugar al sistema de mercado.15

El sistema de mercado, a diferencia del burdo dictador del comunismo, es un sistema de elección voluntaria y cooperación. En él, compradores y vendedores se reúnen en mercados para intercambiar bienes. Antes de la introducción del dinero, los intercambiadores hacían trueques. A medida que los mercados se volvieron suficientemente complejos, el trueque se volvió cada vez más ineficiente. Esto hizo necesaria la aparición de un nuevo bien, el dinero, que surgió de la competencia de las monedas.16 El dinero, al reducir el número de precios al número de bienes vendidos,17 aumentó de forma espectacular la eficacia de los intercambios.

La lucha entre el Estado y el mercado

Dado que el mercantilismo y su primo actual, el corporativismo, se desarrollaron en el sistema de mercado y en torno a él, la historia ha confundido los tres fenómenos. El mercantilismo y el corporativismo son sistemas en los que los individuos buscan y obtienen la protección del Estado frente a los numerosos competidores extranjeros y nacionales del sistema de mercado. Las licencias, las patentes, los impuestos, las subvenciones, las prohibiciones y las regulaciones que cartelizan las industrias son ejemplos de estas protecciones. Bajo el mercantilismo, los reyes y las reinas concedían derechos exclusivos a los comerciantes que accedían a recaudar sus impuestos.18 Bajo el corporativismo, estas protecciones se compran a los políticos con las contribuciones a las campañas.19 Aunque estas protecciones se venden como salvaguardias del bienestar, crean barreras de mercado y riesgos morales, hacen que los bienes y servicios sean más escasos de lo que serían de otro modo, hacen que los precios suban por las curvas de demanda y amplían los márgenes de los titulares.

El Estado y la jaula de seguridad que proporciona es el único mundo que conocemos. Hemos crecido en él. Como Brooks en The Shawshank Redemption (1994), hemos sido institucionalizados. Nos han engañado para que dependamos de esta jaula y de las migajas que el Estado arroja en ella. ¿Podríamos navegar por el mundo ajeno de la libertad pura? Con el tiempo, sí. Nos daríamos cuenta de que perseguir nuestras pasiones, experimentar, descubrir y cooperar en intercambios voluntarios de ideas y bienes es la sociedad justa que las generaciones han buscado. Sin embargo, no se hará realidad, ya que es una distopía para los burócratas, políticos y expertos a los que dejaría sin empleo. 

Author:

Hal Snarr

Hal W. Snarr is an assistant professor of economics at Westminster College in Salt Lake City, Utah.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire