Mises Wire

Home | Wire | Elizabeth Warren está muy equivocada sobre la inflación

Elizabeth Warren está muy equivocada sobre la inflación

  • Elizabeth Warren

Etiquetas Dinero y bancosEconomía de EEUU

Casi todos los que siguen las redes sociales están familiarizados con los últimos tweets de la senadora Elizabeth Warren, que ha pronunciado su veredicto sobre el aumento de los precios de los alimentos y la gasolina: son nada menos que el resultado de la codicia corporativa. De hecho, según Warren, no hay inflación, sino que las empresas suben los precios arbitrariamente en su implacable búsqueda de... beneficios.

En una entrevista del 21 de noviembre con Joy Reid, de la MSNBC, Warren declaró (más tarde, en Twitter):

Los precios han subido. ¿Por qué? Porque las gigantescas compañías petroleras como Chevon y ExxonMobil disfrutan duplicando sus beneficios. No se trata de la inflación. Se trata de que estos tipos están abusando de los precios y tenemos que denunciarlos.

Tres días después, se superó a sí misma, declarando:

¿Te preguntas por qué los comestibles de Acción de Gracias cuestan más este año? Es porque las empresas codiciosas están cobrando a los americanos un extra sólo para mantener los precios de sus acciones altos. Esto es indignante.

Para quienes conocen a Warren y sus anteriores declaraciones económicas, nada de esto es sorprendente. Hace una década, declaró que los éxitos empresariales se deben al gobierno, y no a las decisiones que hayan tomado los empresarios, y su historial en el Senado de EEUU dice mucho de su analfabetismo económico. Que afirme que todo lo que tienen que hacer las empresas para aumentar sus beneficios es subir los precios es una prueba de su bancarrota intelectual.

Sin embargo, a pesar del título, este artículo no trata de los puntos de vista económicos de Elizabeth Warren. Sin embargo, en su declaración, que sin duda hace buenas migas con los progresistas, hace una afirmación concreta: las empresas que desean aumentar sus beneficios y el valor de sus acciones simplemente tienen que subir los precios de lo que venden.

La afirmación de Warren plantea una pregunta obvia: Si los precios más altos siempre conducen a mayores beneficios, ¿por qué cualquier empresario dejaría pasar la oportunidad de obtener una mayor rentabilidad? De hecho, si los altos beneficios están ligados directamente a los precios más altos, entonces cabría esperar que surgiera una industria artesanal de bufetes de abogados que demandaran a las empresas por bajar sus precios, ya que cualquier empresa es libre de aumentar sus beneficios a voluntad. Hacer cualquier otra cosa es un incumplimiento del deber para con los accionistas.

No es que siga regularmente los decretos de Warren en Twitter, pero dudo seriamente que haya elogiado alguna vez a alguna empresa cuando baja sus precios (las petroleras suelen bajar los precios, por no hablar de las empresas tecnológicas). Dado que los precios más bajos no encajan en las narrativas progresistas de Warren, es dudoso que ella siquiera se dé cuenta cuando eso sucede, y si hemos de tomar en serio sus últimas declaraciones, entonces tendríamos que creer que tal evento no podría ocurrir porque ninguna empresa que maximice sus beneficios se impondría pérdidas a sí misma cuando son plenamente conscientes de una estrategia alternativa rentable.

Hay una serie de falacias en las misivas antimercado de Warren, y las examinaré desde el punto de vista austriaco, utilizando específicamente Hombre, economía y Estado de Murray Rothbard como norma. En primer lugar, examinaré su visión de los beneficios en sí mismos.

Como muchos progresistas americanos, Warren parece interpretar los beneficios empresariales como una extracción de riqueza de la comunidad en general. Rothbard escribió sobre lo que él llamaba los «altruistas» como condena de los beneficios:

También es peculiar que los críticos concentren generalmente su fuego en los beneficios («el motivo del beneficio»), y no en otras rentas del mercado, como los salarios. Es difícil ver algún sentido en las distinciones morales entre estos ingresos.

De hecho, los progresistas como Warren ven los mercados de una manera muy diferente a la de los austriacos como Rothbard. Para Warren, los mercados son entidades violentas y depredadoras sin más categoría moral que las arenas romanas. Rothbard, como es lógico, difiere:

[Los críticos pasan por alto el hecho de que el funcionamiento del mercado libre es muy diferente de la acción gubernamental. Cuando un gobierno actúa, los críticos individuales son impotentes para cambiar el resultado. Sólo pueden hacerlo si finalmente consiguen convencer a los gobernantes de que su decisión debe cambiarse; esto puede llevar mucho tiempo o ser totalmente imposible. En el mercado libre, sin embargo, no hay una decisión final impuesta por la fuerza; cada uno es libre de configurar sus propias decisiones y, por tanto, de cambiar significativamente los resultados del «mercado». En resumen, quien considere que el mercado ha sido demasiado cruel con ciertos empresarios o con cualquier otro receptor de ingresos es perfectamente libre de crear un fondo de ayuda para él por privar a sus semejantes de los beneficios necesarios. Pues el altruista consecuente debe afrontar el hecho de que los ingresos monetarios en el mercado reflejan los servicios a los demás, mientras que los ingresos psíquicos son una ganancia puramente personal, o «egoísta».

Los beneficios emprendedores, señala Rothbard, no se producen por un comportamiento nefasto de los productores, sino por el buen juicio que hacen los empresarios de éxito respecto al precio actual de los factores clave de la producción y el valor previsto de los productos finales que estos factores ayudan a crear. Escribe Rothbard:

¿Qué es lo que ha dado lugar a este beneficio realizado, a este beneficio ex post que satisface las expectativas ex ante del productor? El hecho de que los factores de producción en este proceso estuvieran infravalorados y subcapitalizados—infravalorados en la medida en que se compraron sus servicios unitarios, subcapitalizados en la medida en que los factores se compraron al por mayor.

Uno puede imaginarse a Warren y a otros progresistas respondiendo: «Puede que eso sea cierto en un mercado teóricamente competitivo, pero las compañías petroleras y las grandes empresas de alimentación no son emprendedores, sino que son monopolios que manipulan regularmente el mercado en su beneficio. Sus mercados no son competitivos, por lo que son libres de fijar los precios que quieran y nombrar sus propios beneficios».

Aunque las acusaciones de «manipulación del mercado» por parte de los monopolios rapaces son habituales entre los progresistas, identificar estas acciones de «manipulación» es difícil. La acusación estándar es que estas empresas consiguen mantener los suministros fuera del mercado, forzando así los precios de los bienes. El problema, por supuesto, es identificar casos concretos y también identificar adecuadamente los escenarios en los que esa «manipulación» es realmente posible.

Por ejemplo, los precios de los combustibles. Si las compañías petroleras y de gas retuvieran los suministros para conseguir aumentos temporales de los precios, tendrían que volver a liberar rápidamente esos suministros confiscados en el mercado (forzando la bajada de los precios), ya que estas compañías no disponen de zonas de almacenamiento secretas que les permitan reservar las cantidades masivas de combustible necesarias para conseguir lo que Warren y otros progresistas acusan de hacer a las empresas petroleras y de gas.

La única manera de que las empresas de combustibles obtengan el tipo de beneficios inesperados que Warren afirma que están obteniendo es que experimenten o bien aumentos imprevistos de la demanda que superen los suministros actuales o bien que se produzcan acontecimientos externos que amenacen los suministros futuros y aumenten rápidamente el valor de esos suministros actuales. Como señalé recientemente, el gobierno de Joe Biden está intentando paralizar las industrias del petróleo y el gas en el futuro en pos de su desacertada agenda ecológica, y uno de los efectos obvios de poner trabas a la regulación y de presentar cargos penales contra los ejecutivos de las empresas de combustibles por el supuesto calentamiento de la Tierra es garantizar la disminución de los suministros futuros de combustible. El resultado de tales acciones será forzar el aumento de los precios actuales de los combustibles. Como escribí en ese artículo:

Aunque algunos lo han calificado de «extralimitación normativa», no hay nada sorprendente ni chocante en ello. La respuesta de la administración Biden a todo lo que pueda relacionarse con el «cambio climático» va a ser de mano dura y expansiva, sobre todo porque los reguladores creen ahora que han sido designados casi divinamente para traer un mejor clima al planeta Tierra.

Las acciones de la administración Biden tienen el efecto de forzar la subida de los precios actuales porque los compradores saben que los intentos del gobierno de paralizar estas industrias significarán una severa disminución de los suministros en el futuro. Estas acciones hacen que aumente el valor de los inventarios actuales, lo que a corto plazo impulsará los beneficios de la industria. Dado que Warren apoya abiertamente el Green New Deal y otras medidas de este tipo, es en parte culpable del aumento de los precios de los combustibles, aunque se niegue a admitir que es parte del problema.

Para enfatizar aún más este punto, utilizo los ejemplos de Rothbard para comparar los intentos del gobierno de reducir la producción de petróleo y gas con las acciones de las empresas de café en América Latina de quemar parte de la cosecha del año para disfrutar de precios actuales más altos. Él escribe:

Pero, ¿no es la acción monopolizadora una restricción de la producción, y no es esta restricción un acto manifiestamente antisocial? Tomemos primero lo que parece ser el peor caso posible de tal acción: la destrucción real de parte de un producto por parte de un cártel. Esto se hace para aprovechar una curva de demanda inelástica y subir el precio para obtener un mayor ingreso monetario para todo el grupo. Podemos visualizar, por ejemplo, el caso de un cártel del café que quema grandes cantidades de café.

En primer lugar, este tipo de acciones seguramente se producirá en muy pocas ocasiones. La destrucción real de su producto es claramente un acto de gran despilfarro, incluso para el cártel; es obvio que los factores de producción que los cultivadores habían gastado en la producción del café se han gastado en vano. Es evidente que la producción de la cantidad total de café en sí misma ha resultado ser un error, y la quema del café es sólo la secuela y el reflejo del error. Sin embargo, debido a la incertidumbre del futuro, los errores se cometen a menudo. El hombre puede trabajar e invertir durante años en la producción de un bien que, puede resultar, los consumidores apenas desean. Si, por ejemplo, los gustos de los consumidores hubieran cambiado de tal manera que el café no fuera demandado por nadie, independientemente del precio, habría que destruirlo de nuevo, con o sin cártel.

En el caso de los combustibles, las empresas de petróleo y gas no están destruyendo los suministros actuales ni los esconden en bóvedas imaginarias. En cambio, tenemos un gobierno que hace lo que puede para asegurar que los futuros suministros de estos combustibles estarán menos disponibles y que las empresas están sobre aviso de que este presidente en particular cree que esas empresas ni siquiera deberían existir. Y, sin embargo, Warren y sus colegas se escandalizan, se escandalizan, de que la reducción de los suministros de petróleo y gas dirigida por el gobierno signifique un aumento de los precios actuales para los consumidores.

Además, contra Warren, deberíamos esperar que los precios de los combustibles y las materias primas aumenten sustancialmente durante los periodos de debilitamiento monetario deliberado por parte del gobierno (más conocido como inflación), ya que las materias primas han tenido históricamente mayores oscilaciones de precios durante los periodos de inflación y deflación y son muy sensibles a los cambios en el valor del dólar. Los mercados de materias primas como el petróleo y las cosechas son algunos de los más competitivos que se pueden encontrar.

Desgraciadamente, los principales responsables de este actual repunte de los precios de los combustibles y los alimentos son los mismos que señalan la culpa a otros. Jacob Hornbergeren su blog, ha señalado que la administración Biden está tomando una página de la administración de Jimmy Carter de hace más de cuarenta años, que culpaba del aumento de los precios a la empresa privada. Hornberger escribe:

Según un artículo del Washington Post, Biden está «considerando la posibilidad de intensificar el ataque a partes de las empresas americanas por el aumento de los precios.... La administración ampliaría las críticas a las grandes empresas de las industrias fuertemente concentradas por trasladar los precios más altos a los consumidores mientras se benefician de los altos beneficios»

Según el artículo, «la Casa Blanca dio un paso en esta dirección a principios de esta semana, con Biden instando a la Comisión Federal de Comercio a intensificar su investigación sobre el comportamiento anticompetitivo en la industria del petróleo y el gas, que el presidente alegó que estaba conduciendo a precios más altos para los conductores en la bomba».

Los lectores que, como yo, eran adultos en aquella época, recordarán que muchos congresistas y medios de comunicación pedían la nacionalización total de la industria petrolera, y que los progresistas de aquella época afirmaban (como ahora) que los mercados del petróleo no estaban sujetos a las leyes ordinarias de la economía. El hecho de que hayamos visto estas cosas refutadas enúltimas cuatro décadas no significa nada para las élites políticas, mediáticas y académicas que vomitan las mismas tonterías económicas que en los años 70.

Las explicaciones dadas por los austriacos de aquella época, como Murray Rothbard, siguen siendo válidas hoy en día. Estamos viendo los resultados naturales de una manipulación monetaria masiva que empequeñece todo lo que el Sistema de la Reserva Federal y sus aliados gubernamentales vieron a finales de la década de 1970, y una nueva generación de progresistas, como Elizabeth Warren, está desempolvando el viejo libro de jugadas y, con la ayuda de las élites de los medios de comunicación dominantes y del mundo académico, está difundiendo las viejas tonterías económicas mientras destruye los fundamentos de una economía de mercado. Uno los compara con los Borbones de la Francia de principios del siglo XIX después de haber sido restaurados en el poder tras la agitación de la Revolución francesa y los años de Napoleón. El estadista francés Charles-Maurice de Talleyrand escribió sobre ellos: «Ils n'ont rien appris, ni rien oublié. No han aprendido ni olvidado nada».

Author:

William L. Anderson

William L. Anderson is a professor emeritus of economics at Frostburg State University in Frostburg, Maryland. He currently works as an editor for the Mises Institute.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Gage Skidmore via Flickr
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here